Guardia Nacional investiga a elementos por quejarse en WhatsApp
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Guardia Nacional investiga a sus elementos por quejarse de operativos en WhatsApp; monitorea sus redes

Áreas de inteligencia castrense identificaron críticas en redes sociales de elementos de la GN y ordenaron que estos sean identificados y sancionados. Acusan que se daña “la buena imagen” de la institución.
Cuartoscuro
18 de noviembre, 2021
Comparte

La Guardia Nacional (GN) ordenó poner en marcha una investigación interna a sus propios elementos para identificar y sancionar a los responsables de haber emitido o compartido mensajes en la aplicación WhatsApp, en los que se critican decisiones tomadas por el alto mando militar como los relevos de personal en las carreteras del país, o el uso de los guardias para perseguir migrantes o vigilar bancos del bienestar.

Incluso se ordenó a todas las comandancias estatales (encabezadas por militares) y a sus áreas de inteligencia monitorear los mensajes que elementos de la institución difundan en redes sociales bajo el argumento de que “ponen en entredicho la buena imagen de esta Institución de seguridad pública”.

Dichas órdenes se dieron a través de un oficio con carácter de “extra-urgente” fechado el pasado 29 de octubre y dirigido a todas las comandancias estatales, el cual fue firmado por el Coronel de Caballería Diplomado de Estado Mayor y Jefe de Sección de inteligencia de la GN, Napoleón Jiménez Amezcua, en representación del General Retirado Comandante de la GN, Luis Rodríguez Bucio.

En el documento, al que Animal Político tuvo acceso, se advierte —por las firmas de los funcionarios militares— que fueron las áreas de inteligencia del Ejército las que identificaron en servicios de mensajería y redes sociales la difusión de los mensajes de presuntos elementos de esta corporación exponiendo críticas a las estrategias implementadas recientemente.

Incluso se refiere que el asunto fue abordado a través de una “teleconferencia” urgente de la que no se dan mayores detalles, pero que dio como resultado la orden de identificar a los autores de los mensajes, aplicarles los correctivos que correspondan y monitorear la emisión de otros mensajes. Ello con estricto apego, se precisa, al respeto a los derechos humanos y la Ley Nacional de Uso de la Fuerza.

La abogada Adriana Herrera, especialista en Derecho militar y Fuerzas Armadas dijo que estos documentos (de los que se le mostraron copias) prueban la intervención de áreas como el Estado Mayor de la Defensa Nacional en una corporación de seguridad pública, pero además abren la puerta a actividades de espionaje a sus propios efectivos por los aparatos militares responsables de ello.

Este medio solicitó a la Guardia Nacional un posicionamiento oficial sobre estos hechos y conocer, por ejemplo, qué correctivos se tomaron en contra de los elementos responsables de los mensajes. Hasta la publicación de esta nota no se ha recibido respuesta.

El mensaje que molestó al Ejército

De acuerdo con el oficio formado por Jiménez Amezcua, durante las tareas de “monitoreo de redes sociales” que rutinariamente realiza el personal de la Subjefatura de Inteligencia del Estado Mayor de la Defensa Nacional (una instancia de la Sedena), se detectó un mensaje en la aplicación de mensajería “Whatsapp” en donde se criticaban decisiones tomadas sobre la Guardia Nacional.

En el documento se transcribe en cuatro cuartillas el contenido de dicho mensaje titulado “NO tiremos la toalla”. Comienza criticando el relevo de expolicias federales dentro de la Guardia Nacional que estaban destinados a labores de seguridad en carreteras en Jalisco y Guanajuato, y su sustitución por policías militares.

A continuación, el mensaje hace referencia a las cuatro acciones que México está obligado a cumplir en el marco del Programa Sectorial de Comunicaciones y Transportes 2020-2024, y cuestiona que los militares a cargo de la Guardia Nacional puedan cumplir con dicho objetivo.

“Compañeros ¿De verdad creen ustedes que al general secretario de la Defensa Crescencio Sandoval, quien es el artífice intelectual de este desgarriate llamado Guardia Nacional… le interese o tenga conciencia de todo esto? Naturalmente no. Ellos lo que quieren es el control de las carreteras y los aeropuertos” añade el mensaje.

Con términos por momentos despectivos, en dicho mensaje se cuestiona a los militares enrolados en la Guardia Nacional, e incluso se acusa que ellos fueron traídos “con engaños” a esta fuerza de seguridad. Después pide “a los compañeros” que no acepten los ofrecimientos y que traten de tramitar amparos en contra de sus cambios de adscripciones o quejas ante la CNDH.

“Hasta ellos (los militares) están enojados. Les prometieron que en seis meses regresaban a sus cuarteles o barracas y no es así. Andan de gaseros, cuidando vacunas, cuidando los esqueléticos bancos del bienestar, cuidando pipas y lo peor: correteando y madreando a migrantes”, indica el mensaje de WhatsApp transcrito.

Finalmente, el mensaje vuelve a criticar la sustitución que se hará de los exfederales asignados a la Guardia Nacional para la vigilancia en carreteras de 18 estados, y afirma que el trabajo de hasta cinco mil personas está en riesgo. El mensaje, según la transcripción, concluye señalando diversas disposiciones administrativas que se están violando con dichos relevos y reitera la invitación a promover acciones legales.

Animal Político publicó el pasado 27 de septiembre que la estrategia mencionada es que la policía militar controle, para junio de 2022, la seguridad en 55 aeropuertos nacionales e internacionales y 202 estaciones carreteras. Esto en lugar de los exfederales civiles adscritos a la GN que siguen a cargo de dichas funciones.

La respuesta: vigilancia, advertencias y sanciones

Sin hacer referencia alguna a las quejas promovidas en el mensaje, la Comandancia de la Guardia Nacional ordenó a las comandancias estatales emprender cinco acciones enfocadas a identificar a los elementos implicados en el intercambio de mensajes, sancionarlos conforme corresponda y prevenir la difusión de otro tipo de mensajes.

“Se ordena active sus órganos de búsqueda de información para ubicar, identificar, verificar y localizar el origen del citado mensaje” señala la primera instrucción girada por la comandancia.

Después se indica que en caso de que se confirme que dicho mensaje fue emitido “se tomen las acciones disciplinarias correspondientes con el personal de la GN involucrado”, y se informe al órgano de control interno. Se recalca en negritas que dicha actuación deberá ser con “apego irrestricto a los derechos humanos”.

Como tercer punto se ordena mantener un monitoreo permanente sobre las publicaciones en redes sociales para cuidar un impacto negativo en la imagen de la GN, y que “se ponga en entredicho la buena imagen” de la corporación.

En seguida se solicita a las comandancias estatales “concientizar a la totalidad del personal” sobre las “consecuencias legales y administrativas” a las que pueden hacerse acreedores por la difusión de este tipo de mensajes. Finalmente pide que se ratifique al personal de la GN que esta es una institución que actúa bajo los principios de legalidad, objetividad, eficiencia, profesionalismo, honradez y respeto a los derechos humanos.

Espionaje y control militar

La especialista en Derecho militar Adriana Herrera examinó los oficios y advirtió dos cosas: la intervención militar en esta corporación y el inminente riesgo de espionaje a las comunicaciones privadas de sus propios elementos.

En primera instancia la experta llamó la atención de que el oficio en el que se ordena implementar estas vigilancia y sanciones esté firmado por Amezcua utilizando su grado militar (coronel de caballería) y no privilegiando su grado policial, suponiendo que realmente lo tenga.

“Si es de la GN debieron haberle puesto su nombre y su grado policial que, en este caso de coronel sería el equivalente a inspector general. Debería decir inspector general jefe de la sección de inteligencia, sin embargo, le ponen el grado militar. Y esto es revelador de cómo operan realmente bajo la estructura castrense y no civil”, indica la experta.

A ellos se suma que de todos estos oficios se marca copia a instancias de la Secretaría de la Defensa Nacional pese a que la GN es una policía desconcentrada de la Secretaría de Seguridad Ciudadana. De hecho, la marca de agua del documento corresponde a la 1ra Brigada de Policía Militar, adscrita a la Defensa.

En octubre de 2020 Animal Político publicó que los jefes de la Guardia Nacional eran en realidad mandos militares que seguían subordinados a la Defensa Nacional y que, en realidad, no estaban separados de esa institución armada.

Una situación más delicada, añade Herrera, es que en los oficios se advierte la intervención de la subjefatura de Inteligencia del Estado Mayor de la Defensa Nacional, situación que permite presumir que detrás de estas tareas de monitoreo podría existir un espionaje a efectivos que, además, en el papel son policías civiles y no militares.

“Es claro que aquí hubo un trabajo de inteligencia para identificar el mensaje de WhatsApp, sustraerlo y transcribir el contenido. Es decir, ellos siguen utilizando sus mecanismos de espionaje para recabar información de inteligencia y usando medios que son ilegales e inconstitucionales. Y con los cuales se piensan tomar medidas y acciones”, alertó Herrera.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

3 consejos para 'burlar' los algoritmos que te seleccionan cuando buscas trabajo

Aunque los algoritmos pueden jugar en tu contra cuando postulas a un empleo, existen maneras de aumentar tus posibilidades de quedar seleccionado.
25 de octubre, 2021
Comparte

A veces no son tus habilidades o tu experiencia las que pueden llevarte a conseguir un empleo cuando te postulas a un puesto de trabajo por el que están compitiendo cientos de candidatos.

Al menos no en la primera etapa de selección.

Las firmas que tienen que lidiar con complejos procesos de selección han delegado esa labor a sistemas de inteligencia artificial que escanean tu currículum y deciden si quedas eliminado o sigues en el proceso.

Son software de contratación predictiva que aplican ciertos criterios predeterminados de manera automática, según las características del puesto de trabajo.

Estas herramientas conocidas como ATS (Applicant Tracking System) funcionan sobre la base de palabras clave que define cada compañía de acuerdo al perfil del candidato que buscan y otros mecanismos de descarte.

Aunque hay diferentes tipos de ATS, en general operan de manera bastante similar.

“Buscan una mayor eficiencia en el procesamiento de datos”, le dice a BBC Mundo Hong Qu, director de investigación y académico de la Universidad de Stanford.

Estos sistemas les permiten a las firmas ahorrar tiempo y dinero.

Pero también les pueden jugar en contra cuando el algoritmo, por sus limitaciones, decide eliminar a buenos candidatos o cuando desarrolla sesgos basados en la repetición de patrones, agrega Qu.

Estos son algunos consejos para ganar a los algoritmos.

1-Usar palabras clave

Los algoritmos buscan palabras clave relacionadas con categorías como habilidades, experiencia, resultados o educación, y las ponderan de acuerdo con los requisitos del empleo.

Pero, según los parámetros que le haya entregado la empresa, puede incluir otros filtros más específicos.

Mujer ocn computador
Getty Images

Para utilizar las palabras clave, el primer paso es comparar tu currículum con la descripción de la oferta laboral.

De hecho, puedes repetir términos y expresiones contenidas en dicha oferta, adaptándolas a tu perfil.

A fin de cuentas, el algoritmo va a escanear en busca de aquellos atributos.

“Cuando incluyas palabras clave en tu currículum, trata de usar siempre el mismo lenguaje que se menciona en la descripción del trabajo”, escribió Liz Guarneros, asesora laboral en LinkedIn.

También aconseja utilizar estas palabras en el contexto adecuado y no rellenar espacios con ellas solo para que las identifique la máquina.

“Si bien esto puede ayudarte a superar el filtro inicial y sus algoritmos, no funcionará a tu favor cuando llegues a un reclutador”, apunta.

2-Incluir logros con resultados cuantificables

“Es muy importante ser específico”, dice el profesor Ku.

Por ejemplo, nombrar los programas computacionales que manejas, en vez de escribir que tienes “experiencia en análisis de datos”, sin dar detalles.

Los expertos aconsejan enfocarse en logros a través de ejemplos concretos, evitando una simple enumeración de responsabilidades.

En vez de decir: “Responsable de la supervisión de la estrategia de ventas. Las ventas aumentaron significativamente”, es mejor decir: “Dirigí un equipo de 10 personas encargado de supervisar la estrategia de ventas. Las ventas aumentaron un 20% en seis meses”.

Mujer con escaner en la cara

Getty Images

Para que tu currículum tenga un mayor impacto frente a los algoritmos, es preciso indagar qué está buscando la compañía y cómo habitualmente mide los resultados.

“Investiga cómo esa empresa mide el éxito. Averigua cuáles son las métricas de éxito“, señala Ku.

No todas las firmas evalúan de la misma manera el desempeño laboral.

En ese sentido, la investigación previa es clave. Tienes que decirle al algoritmo lo que “quiere escuchar”.

Otro elemento importante, agrega, es que incluyas en el currículum algo que te distinga del resto.

Imagina qué cosas tendrán en común quienes están postulando al empleo y luego piensa qué elemento diferenciador puedes ofrecer.

3-Utiliza un formato simple

Muchas personas fallan en el reclutamiento por algo muy simple: la legibilidad de su currículum.

Para que el algoritmo no te elimine, es esencial que el formato de tu currículum sea simple y “descifrable” por el sistema.

Fotos de varias personas

Getty Images
¿Es justo que una computadora rechace o apruebe tu solicitud de empleo?

En algunos sistemas ATS los currículums en formato PDF no funcionan.

Evita usar cualquier formato complicado. Cuanto más simple, mejor. Es decir, suele ser recomendable utilizar el formato Word.

Evita escribir tu currículum en dos columnas. Usa el formato estándar para que la máquina lea todo de corrido.

No incluyas fotos, gráficos o tablas. Deja de lado cualquier estilo creativo o muy sofisticado. Aunque te parezca aburrido, opta por un formato minimalista, sin distracciones, fácil de leer.

Utiliza títulos convencionales para dividir la información. Elige la manera tradicional, como por ejemplo, “Experiencia Laboral” o “Educación”.

Y siempre escribe la experiencia laboral en orden cronológico inverso.

Talento perdido

El estudio de la Escuela de Negocios de la Universidad de Harvard “Trabajadores ocultos: talento sin utilizar”, publicado en septiembre, señala que los algoritmos dejan fuera del proceso de reclutamiento a millones de trabajadores, algunos de los cuales podrían ser adecuados.

Por ejemplo, hay casos de hospitales en EE.UU. donde un algoritmo buscó que el postulante tuviese la habilidad de hacer “programación computacional”, cuando en realidad, la descripción del trabajo requería que el profesional ingresara los datos de un paciente en el computador.

Hombre con algoritmos

Getty Images

O también está el caso de un software que buscaba experiencia en “atención al cliente”, cuando la empresa requería reparadores de líneas de transmisión eléctrica.

Otros inconvenientes detectados por la investigación apuntan a que los algoritmos rechazan o dan una baja puntuación a las personas que tienen espacios en blanco o lagunas en su experiencia laboral.

El problema es que a veces se debe a un embarazo o al cambio de casa de una ciudad a otra. Son circunstancias extraordinarias que la máquina solo interpretará como un “vacío”.

Debido a problemas como éstos, hay desarrolladores de software que han estado buscando maneras de mejorar los algoritmos.

Incluso algunas empresas del sector tecnológico han eliminado el requisito de tener un título profesional para algunos puestos si el candidato cumple con el perfil que se busca.

El sesgo de los algoritmos

Desde otra perspectiva, los softwares pueden estar menos sesgados que los evaluadores humanos porque pueden programarse para ignorar características como la edad, el sexo y la raza.

Pero también puede ocurrir al revés.

Robot

Getty Images

“La inteligencia artificial también funciona con sesgos porque los algoritmos están entrenados para trabajar según patrones de éxito que se repiten en el tiempo”, explica Hong Qu.

“Los algoritmos amplifican los patrones del pasado y en ese proceso pueden discriminar por raza, género o edad“, explica el creador de AI Blindspot, un sistema que ayuda a los desarrolladores de software a reconocer sesgos que pueden afectar la toma de decisiones.

Por ejemplo, si en el pasado el 90% de los seleccionados para un empleo fueron de raza blanca, agrega, el algoritmo repetirá ese patrón por la manera en que funciona el aprendizaje de las máquinas.

O el algoritmo puede aprender por sí mismo a dar prioridad a candidatos que asistieron a las mismas universidades.

Pese a esas dificultades, los sistemas de inteligencia artificial siguen desarrollándose velozmente para ajustarse cada vez más a lo que buscan las empresas.

Lo que aconsejan los expertos es que, aunque los procesos sean largos y extenuantes, no hay que rendirse.

Y hay que tener en cuenta que si no has logrado pasar el primer filtro de selección, eso no implica que no seas un buen candidato.

Quizás con unos buenos ajustes a tu currículum, se abran nuevas posibilidades.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=RSJrBEhdZxw

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.