Morena contra el INE: viejas críticas y heridas sin sanar
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Morena contra el INE: viejas críticas y heridas sin sanar

En lo que iba a ser una comparecencia para que Lorenzo Córdova justificara el presupuesto de 24.6 mil millones de pesos que solicitaron el INE para 2022, Morena y el PT desempolvaron viejas críticas.
Cuartoscuro
6 de noviembre, 2021
Comparte

Lorenzo Córdova los fildeó en su propio juego, en su cancha y en su casa. Hacía 16 años que un presidente del INE no comparecía ante el Pleno de la Cámara de Diputados. Los titulares del árbitro electoral habían sido llamados, pero no acudían.

Córdova quiso ir.

En nombre del presidente Andrés Manuel López Obrador, los morenistas y petistas le advirtieron al funcionario electoral que no se trataba de una cordial invitación al recinto legislativo –donde Morena y sus aliados tienen mayoría–, sino de un citatorio, una llamada de atención, una exigencia a rendir cuentas, porque, le dijeron, el INE ha actuado con excesos.

Lee: Diputados usaron estos dichos falsos y engañosos en la comparecencia de Lorenzo Córdova en San Lázaro

Le lanzaron bolas de todo tipo: críticas, descalificaciones, insultos, gritos. Le dijeron “traidor”, “mentiroso”, “bravucón”, “lengua floja”, “monaguillo”, “farsante”, “ególatra”, “cínico”, “sinvergüenza”.

Dos morenistas –Óscar Cantón Zetina y Hamlet García Almaguer– le negaron el saludo y le dejaron la mano extendida en la tribuna.

“¡Groseros!”, los reprendieron los panistas y perredistas desde sus curules.

“Supongo que cuando tienen invitados a su casa los tratan de esa forma. Qué pena por sus invitados”, comentó la diputada Elizabeth Pérez, del PRD.

Córdova bateaba.

“Yo no voy a ser quien le falte al respeto a esta soberanía”, dijo.

Apenas entró al Salón del Pleno, pasadas las 11:30 de la mañana, acompañado de seis integrantes del Consejo General, el diputado Pablo Amílcar Sandoval abordó a Córdova y le entregó un ejemplar de la Constitución Política, dejando ver que los morenistas llevaban las espadas desenfundadas.

“No es una Constitución que deba interpretarse para beneficio de unos cuantos. Entiendo que usted conoce todo esto, pero lamentablemente no lo respeta, porque es un traidor a la democracia”, le lanzó el hermano de la destituida exsecretaria Irma Eréndira Sandoval.

“Siempre la hemos respetado”, le reviró Córdova al diputado morenista, quien fue investigado por el mal ejercicio de los programas sociales que tenía a su cargo como superdelegado de Guerrero.

Cuando la comitiva de consejeros electorales atravesó el Salón del Pleno, comenzó la embestida.

“¡Traidores!”, “¡que se bajen el sueldo!”, les gritaron morenistas y petistas.

Más tarde sacarían los carteles: “INE rico con pueblo pobre”, “INE al servicio de los conservadores”, “Lorenzo le cuesta a México 2 millones de pesos al año”. Hasta imprimieron una enorme réplica de un cheque a nombre de Córdova.

Los consejeros electorales que acompañaron al presidente del INE se sentaron frente a la tribuna, en primera fila, desde donde oyeron, en silencio, la andanada.

Cuatro consejeras se ausentaron por compromisos: Dania Ravel, Norma de la Cruz, Adriana Favela y Carla Humphrey, esta última para atender su boda con el titular de la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF), Santiago Nieto, este sábado en la ciudad de Antigua, Guatemala, según confirmaron fuentes del árbitro electoral.

En lo que iba a ser una comparecencia para que Córdova justificara el presupuesto de 24.6 mil millones de pesos que solicitó el INE para 2022, Morena y el PT desempolvaron viejas críticas y mostraron heridas sin sanar.

Lee: Así gastará el INE los 3 mil 830 mdp de la consulta de revocación de mandato

El petista Gerardo Fernández Noroña le reclamó a Córdova que el Consejo General haya revocado las candidaturas a gobernador de Félix Salgado Macedonio en Guerrero y de Raúl Morón en Michoacán.

“Sólo les faltaba cantar que ‘un violador no será gobernador’”, se mofó Noroña. “Pero un violador de derechos humanos y garantías constitucionales es presidente del órgano electoral”, dijo el petista, a quien el INE sancionó por cometer violencia política de género.

Diputados de Morena mencionaron varias veces a Arnaldo Córdova, historiador y politólogo de izquierda, para insinuar que el hijo no estaba a la altura de su padre.

“Yo fui compañero, hace 40 años, del diputado federal Arnaldo Córdova; ése sí era demócrata, ¿de donde te nació lo farsante?”, le soltó Cantón Zetina.

“Debe ser muy duro no llenar las expectativas. ¡Larga vida a Arnaldo Córdova!”, arengó Noroña.

Córdova, sentado en la tribuna, se levantó y aplaudió la mención.

“Hace siete años lamentablemente mi padre falleció, y entiendo que hay aquí muchos que, tal vez con ciencias o recurriendo a recursos ocultistas, han hablado con él. Yo no. Si lo hacen, salúdenlo y díganle que, en los tiempos que corren, hace mucha falta gentes de izquierda formadas como él”, reviró.

El grupo mayoritario le exigió a Córdova que se disculpara y renunciara por haberse burlado, en 2014, de un líder indígena. El funcionario electoral se volvió a disculpar –lo hizo públicamente en 2015– y acotó que, en los hechos, el INE ya aprobó acuerdos para elevar la representación de candidatos indígenas en el Congreso.

Le machacaron reitereadamente que no se bajara el sueldo y que ganara tres veces más que el presidente López Obrador. Córdova dijo que derechos laborales eran una conquista, precisamente, del movimiento de izquierda, y que la decisión sobre el salario de los consejeros electorales estaba en manos de la Suprema Corte de Justicia.

Los partidos de oposición no tardaron en jugar a la defensa.

“Por cierto, Jaime Cárdenas, que participó con ustedes, fue el primer consejero electoral que se amparó para no bajarse el sueldo. Recuérdenlo”, les dijo Marco Aguilar Coronado, del PAN, en alusión a un litigio por el que Cárdenas pretendía tener una pensión vitalicia a su salida del extitno IFE.

Córdova y Jorge Álvarez Máynez se pasaron la pelota.

Máynez, de Movimiento Ciudadano (MC), cuestionó al presidente del INE si era verdad que Morena había donado el 50% de sus prerrogativas para la adquisición de vacunas contra el COVID, como prometió el dirigente morenista, Mario Delgado, en spots divulgados miles de veces en medios masivos.

Córdova aclaró que este año, de su presupuesto de 2 mil 244 millones de pesos, Morena sólo devolvió 150 millones, esto es, el 6.6%.

“Debería de darles vergüenza haber hecho campaña prometiendo regresar un dinero que se quedaron, debería de darles vergüenza hablar de despilfarro”, aprovechó Máynez el pase.

El diputado morenista Hamlet García Almaguer, vinculado a la iglesia de La Luz del Mundo, pidió a la secretaria de la Mesa Directiva que leyera la definición de “traidor” en el diccionario.

“¡Son los de Morena!”, se oyó entre los panistas.

Los morenistas se encendieron con la crítica. El diputado Juan Ramiro Robledo Ruiz amagó con una reforma electoral que regrese el INE a lo que era el IFE.

“No pensé que el consejero presidente del INE necesitara defensores, dijo la petista Lilia Aguilar.

“La mayoría de consejeros responde a los intereses de los que hoy les estuvieron aplaudiendo; hoy lo recibieron (a Córdova) como si fuera una gente de ellos, como si fuera secretario de Estado de Felipe Calderón, y así se comportó él también”, dijo el vicecoordinador de Morena, Leoney Godoy.

La comparecencia de Córdova duró cinco horas. Casi a la mitad del debate, el presidente de la Mesa Directiva, el morenista Sergio Gutiérrez, le dijo que podía responder por escrito a los cuestionamientos, si así lo deseaba.

Córdova quiso seguir respondiendo desde la tribuna.

Después de las críticas y descalificaciones, el petista Benjamín Robles Montoya le hizo una petición al presidente del INE.

“Doctor Córdova, bájele dos rayitas, no nos venga a regañar, está usted ante la soberanía popular”.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Alejandro Madrigal, el científico mexicano honrado en el cumpleaños de la reina Isabel II

Dos veces al año, en Reino Unido, se entregan honores para reconocer los aportes extraordinarios y el servicio al país de personas de diferentes ámbitos. Este año, en la lista está incluido un médico mexicano. Esta es su historia.
3 de junio, 2022
Comparte

Cuando en su adolescencia Alejandro Madrigal iba de puerta en puerta vendiendo ropa y zapatos para ayudar a mantener a su familia, poco se imaginaba que sería condecorado por la reina de Inglaterra.

“Tuve que buscar todo tipo de oficios”, cuenta este doctor mexicano. “Pero fue un periodo que me ayudó mucho y vino la medicina a buscarme”.

Y se “enamoró” de ella. Las ganas “locas” por estudiar no se comparaban con las que frustró un maestro de primaria que le pegaba con una regla por escribir con la mano izquierda.

Con su “zurdera y dislexia”, llegó a universidades como Harvard, Stanford y University College of London (UCL), y se convirtió en una eminencia mundial en el trasplante de médula ósea.

Y es su aporte al campo científico el que le abrió un espacio en la lista de figuras cuyos logros y servicios al país son reconocidos por la monarca.

“No lo podía creer, uno nunca espera que estas cosas lleguen”, dice Madrigal a BBC Mundo con la carta en la mano.

Reina Isabel II

EPA
Isabel II cumple 70 años en el trono británico.

En la misiva, se le informaba que su nombre le había sido “recomendado a su Majestad la Reina para el honor de Oficial de la Orden del Imperio Británico (OBE) en la lista de honores del cumpleaños de 2022″.

OBE significa Officer of the Most Excellent Order of the British Empire y es una de las categorías de un sistema de reconocimiento a la labor extraordinaria de civiles y miembros de las Fuerzas Armadas.

Madrigal fue el fundador y director científico, por 27 años, del Instituto de Investigación de la fundación británica Anthony Nolan, que se especializa en combatir el cáncer de sangre.

Como investigador y profesor ha hecho contribuciones en el campo de la hematología en el University College of London y en el Hospital Royal Free de la Universidad de Londres.

Lideró la Asociación Europea de Trasplante de Médula Ósea y ha recibido múltiples distinciones.

Esta es su historia.

El recuerdo del maestro

Madrigal creció en la Ciudad de México y tiene recuerdos muy bonitos de su infancia en familia, no así de la primaria.

Madrigal cuando era niño

Cortesía: Alejandro Madrigal
Madrigal creció en Ciudad de México, vivió en la colonia Juárez.

“Llegué muy emocionado y contento al primer día de escuela porque veía que mi hermano mayor regresaba muy feliz a la casa”.

“Cuando el maestro Méndez me vio agarrar el lápiz con la mano izquierda, me dijo que eso no lo podía hacer en su salón”.

Intentó escribir con la mano derecha, pero inconscientemente pasó el lápiz a la izquierda, algo que el docente interpretó como un “acto de rebeldía”.

Le arrebató el lápiz y le dijo que no toleraría a “insolentes”.

“Además, con la dislexia empecé a tener problemas para escribir ciertas palabras. El maestro me ponía en el pizarrón a escribir horas y horas con la mano derecha”.

“Me decía una frase que siempre me molestó: ‘La vergüenza la llevas en la suela de los zapatos’, y me hacía sentar en el fondo del salón, viendo a la pared”.

Junto a sus hermanos.

Cortesía: Alejandro Madrigal
Junto a sus hermanos.

Los intentos de escribir con la mano izquierda terminaron muchas veces en insultos, golpes con una regla sobre la palma de la mano y días sin recreo.

“Con suerte la educación ha cambiado, pero fue un periodo bastante difícil que me llevó a un inicio en el sistema educativo muy complicado”.

Odiaba la primaria, no me sentía diestro en muchas cosas, el futbol no se me daba y la secundaria tampoco fue de lo mejor”.

Una misión

A los 17 años, sufrió “una de las pérdidas más grandes”.

Su padre murió de un infarto cuando se encontraba en uno de sus tantos viajes por el país vendiendo diferentes tipos de productos.

Como sus otros tres hermanos, tuvo que trabajar.

Madrigal en el día de su graduación en la UNAM.

Cortesía: Alejandro Madrigal
Madrigal en el día de su graduación en la UNAM.

Esa es la época en la que iba de casa en casa con un maleta llena de cosas, en la que fue mesero y en la que intentó abrir un restaurante con su familia, que “fracasó”.

Se ganó una beca para estudiar computación y eso le permitió conseguir un trabajo en programación.

“Empecé a estudiar como loco, terminé la preparatoria con grado de excelencia y luego vino la UNAM”.

“Como Neruda dice en su poema que la poesía vino a buscarlo, yo digo que la medicina me encontró. Ya sentía que tenía una misión”.

Con 19 años, iba a la universidad en la mañana y poco antes de las 3:00 de la tarde se salía de la clase.

“Tenía que recorrer prácticamente toda Ciudad de México para llegar al trabajo. A veces me tenía que ir de aventón porque no tenía para el camión”.

Su jornada laboral terminaba en la noche y repasaba las materias en la madrugada. “Pero estaba enamorado de mi carrera“.

“La mejor universidad del mundo”

La situación económica en la casa comenzó a mejorar y las buenas calificaciones se volvieron, “para su sorpresa”, una constante.

En el día de su boda.

Cortesía: Alejandro Madrigal
Conoció a María Elena cuando tenía 14 años y se casó a los 23. Ha sido un gran apoyo en su carrera.

Se fue a Tijuana a hacer las prácticas en un hospital.

“Un maestro me preguntó qué iba a hacer después y le respondí que quería ir a la mejor universidad del mundo”.

“Se rió y me dijo: ‘¿Y cuál es esa universidad?’, y le contesté: ‘Pues, no sé, ¿cuál sería?’. A lo que me respondió: ‘Harvard’, y le dije: ‘Ah, bueno, esa, voy para allá'”.

El docente se volvió a reír y le dijo: “Alejandro, te estoy invitando a almorzar, tienes un agujero en el zapato, y ¿vas a ir a Harvard?”.

La respuesta fue un contundente: “Sí”.

Y lo consiguió. Harvard lo aceptó, tras ganarse una beca de la Organización Mundial de la Salud.

Madrigal en Harvard

Cortesía: Alejandro Madrigal
En Harvard conoció a dos grandes científicos: Baruj Benacerraf y Edmond Yunis.

En la universidad estadounidense conoció a los profesores Baruj Benacerraf, Premio Nobel de Medicina nacido en Venezuela, y Edmond Yunis, destacado investigador de inmunología y cáncer, que se convertiría en su mentor.

“Llegué con un inglés básico, lo estudiaba cada vez que podía. A veces, no les entendía nada, la ventaja era que Edmond es colombiano”.

“Estaba en Harvard y era la persona más feliz del mundo”.

Como una margarita

Después vino el doctorado en la Universidad de Londres, el postdoctorado en la Universidad de Stanford y una oportunidad laboral que vio en un anuncio de la revista Nature y que terminó marcando su destino.

Alejandro Madrigal en la Universidad de Londres

Cortesía: Alejandro Madrigal
En Londres, ciudad que se convirtió en su hogar.

Entre unos 60 candidatos, fue escogido para liderar, desde 1993, la investigación científica en la organización Anthony Nolan, creada en 1974.

El hijo de su fundadora, Shirley Nolan, había nacido con un raro trastorno sanguíneo llamado síndrome de Wiskott-Aldrich y la única manera de salvarlo era con un trasplante de médula ósea.

Como ningún familiar era compatible, comenzó la búsqueda de un donante, pero no lo encontró y Anthony murió, a los siete años, en 1979.

En el proceso de búsqueda, Shirley ayudó a concebir un sistema pionero: el primer registro de donantes de médula ósea en el mundo para el tratamiento de leucemia y otros tipos de cáncer.

De acuerdo con la organización, ese registro “ha ayudado a 22 mil personas a recibir un trasplante que les salvó la vida”.

Shirley Nolan junto a su hijo Anthony.

Evening Standard/Hulton Archive/Getty Images
Shirley Nolan junto a su hijo Anthony.

La flor favorita de Anthony era la margarita.

“Shirley la puso como símbolo (de la fundación) porque una margarita tiene muchos pétalos y, aunque le quites uno, seguirá siendo una margarita: puedes dar médula”.

“Ese mensaje lo llevé a todo el mundo, a las conferencias que iba, y empecé a generar registros, a ayudar a varios países a crearlos y actualmente hay 40 millones de donantes en todo el mundo”, cuenta Madrigal.

Formando en el camino

El doctor también ayudó a establecer el primer banco de cordón umbilical de Reino Unido, con fines de trasplante e investigación.

Madrigal junto a estudiantes

Cortesía: Alejandro Madrigal
El primer grupo de investigadores que ayudó a formar cuando arrancó como director del Instituto de Investigación de la fundación Anthony Nolan. Eran estudiantes de doctorado y posdoctorado que procedían de México, Venezuela, Alemania e Inglaterra.

“En el Antony Nolan hay unos 10 mil cordones y eso ha permitido salvar a muchos pacientes”, indica Madrigal.

En 2020, fue nombrado miembro honorario de la Sociedad Europea de Trasplante de Sangre y Médula Ósea en reconocimiento a sus aportes en el campo del trasplante de células madres hematopoyéticas (HSCT).

“Tuve la fortuna de estudiar en universidades muy reconocidas y por eso me dicen que tengo muy buen pedigrí, pero cuando me preguntan cuál es la universidad que más quiero, digo que es la UNAM“, cuenta.

“Me abrió las puertas y me cambió el universo”.

Madrigal dando una conferencia

Cortesía: Alejandro Madrigal
Madrigal ha visitado decenas de ciudades para ofrecer conferencias.

El investigador ha publicado más de 500 artículos en revistas especializadas y ha dictado cientos de conferencias en más de 50 países.

En su casa, muestra los cuadros que ha pintado y los dos libros que ha escrito: Nosotros y Días de rabia.

Libros

Mariana Castineiras/BBC Mundo

Dice que su “pelea a muerte” es contra el cáncer.

Actualmente, trabaja en un proyecto para desarrollar terapias celulares contra diferentes tipos de esa enfermedad, no solo leucemia.

Tras el retiro de Madrigal de Anthony Nolan, su directora, Henny Braund, ofreció un discurso en su honor.

Enumeró varios logros y añadió que su legado iba más allá de lo científico: “Más que cualquier cosa, su contribución al mundo de los individuos a los que se les ha dado una segunda oportunidad de vida, directamente gracias a su investigación, no se puede subestimar”.

Y concluyó: “En nombre de Anthony Nolan, la comunidad científica global, los pacientes cuyas vidas has salvado, nunca serás olvidado. Gracias”.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=Sgamt2D5CMs

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.