Somos válidas: mujeres trans en Guadalajara denuncian agresiones
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

'Existimos y somos válidas': mujeres trans en Guadalajara denuncian agresiones y discurso de odio

Dea y Zafiro son dos mujeres que denunciaron haber sido agredidas en el parque rojo, por un grupo que promueve la transfobia.
Cuartoscuro
20 de noviembre, 2021
Comparte

Dea y Zafiro son dos jóvenes que denunciaron haber sido agredidas el pasado sábado 13 de noviembre, mientras transitaban por el Parque Revolución, también conocido como “parque rojo”, en Guadalajara, Jalisco.

Aquel día, relató la pareja, acudieron a comprar maquillaje a la Mercadita Resistencia Femista GDL, pero durante unos 15 minutos las amenazaron e incluso las atacaron físicamente con un bate de béisbol y aparatos de choques eléctricos.

¿El motivo? Zafiro es mujer transgénero. Al acudir al área donde está una colectiva feminista separatista, le dijeron que tenía pene y que no podía estar ahí. 

Ellas contaron a Animal Político que fueron rodeadas por alrededor de 20 mujeres que no les permitían avanzar y que querían obligarlas a irse. 

Dea se traslada en una silla de ruedas. Cuando finalmente les permitieron salir de ahí, tuvieron que atravesar un área verde, lo que complicó la situación: “Tuve que maniobrar para salir con la silla de ruedas”, explicó Zafiro.

A la postre denunciaron lo ocurrido en sus redes sociales. “Nos empezaron a gritar consignas en contra de las mujeres trans e insultos”, publicó Dea. “En verdad nos hicieron sentir vulnerables”. 

El caso llegó ante las autoridades, que emitieron pronunciamientos en contra del odio y la discriminación.  

En tanto, integrantes de la Mercadita Resistencia Femista GDL negaron haberlas golpeado y que en los videos se aprecia que fueron alrededor de 6 o 7 mujeres las que las rodearon.

Lee más: Asesinan a mujer trans dentro de su domicilio en Ensenada, Baja California

El “parque rojo”

Desde abril, la Colectiva Raíz Violeta organiza la Mercadita Resistencia Feminista, una “manifestación feminista y separatista” que se ubica todos los sábado en el Parque Revolución, en la Calzada del Federalismo, cerca del centro de la ciudad.

A decir de ellas, el área ocupada corresponde a no más del 15% del total del parque, que está acordonada, señalizada y con lonas que hacen referencia al separatismo.

Esta protesta semanal ha sido criticada por discriminar a integrantes de la comunidad LGBTTTIQ+, en específico a las mujeres transexuales, por lo que han sido llamadas TERFS que es el acrónimo para Trans-Exclusionary Radical Feminist que en su traducción literal al español significa “Feminista Radical Trans-Excluyente”.

“No está permitido el ingreso a hombres mayores de 12 años, incluyendo transfemeninos”, señalan en su reglamento, publicado en redes sociales. 

Integrantes de la Mercadita Resistencia Femista GDL respondieron a Animal Político que se trata de “un espacio de protesta tomado por feministas radicales y abolicionistas, una protesta contra la violencia económica hacia las mujeres”, en la que convergen mujeres que promueven sus productos y servicios, “de mujeres y para mujeres exclusivamente”. 

En redes sociales, Dea denunció directamente a esta colectiva y las nombró responsables de lo que pudiera sucederles a ella y a Zafiro. 

Mostró las capturas de unos comentarios en Facebook que, presuntamente a nombre de la colectiva, ofrecían una recompensa por cada persona trans a la que arrojaran ácido, capturas que, ella misma precisó, se publicaron días antes de la agresión 

“​​Si yo hice responsable a ellas fue por el discurso de odio que comparten, porque el día del ataque nos decían que no debíamos estar ahí”, explicó Dea Molina. 

Mercadita Resistencia Feminista publicó en sus redes sociales un comunicado en el que se deslindaron de esos comentarios y aseguraron que la persona que los emitió “no forma parte ni del colectivo de bazareñas ni de ninguna de las colectivas que apoyan a la mercadita”.

Aseguran que a Dea se le indicó que era bienvenida pero a Zafiro no y que “ya habían sido varias ocasiones en que el ingreso le había sido negado”.

Al respecto, Dea y Zafiro aseguran que jamás les habían dicho nada, que ya habían estado ahí y que su única intención era comprar cosas: “estábamos buscando maquillaje”.

Condenan agresiones

Este sábado, colectivos Trans y LGBTTTIQ+ convocaron a una concentración pacífica en contra de la transfobia en el “parque rojo”.

Ahí, la Colectiva Resistencia contra la Violencia emitió un pronunciamiento sobre lo ocurrido a Dea y Zafiro.

“Repudiamos cualquier acto violento, esta manifestación es pacífica. Queremos alzar la voz y ejercer nuestro derecho a la protesta por una calidad de vida más digna y en contra de agresiones hacia la comunidad LGBTT y hacia todas las personas que han sido excluidas de los espacios públicos”.

Exigieron que la Mercadita resistencia sea el espacio feminista seguro que inicialmente se había planteado ser, “un espacio donde ejercemos autogestión en protesta de la violencia económica que ejerce el estado contra las mujeres, sin clasismo, sin transfobia, o cualquier tipo de discriminación”

Aseguraron que su postura como colectiva feminista transincluyente “es mantener una lucha en pro de la seguridad y el libre desarrollo de todes”.

La denuncia

El pasado martes, Dea informó a través de su cuenta de Twitter: “Ya quedó la denuncia ante la #SecretaríadeDiversidadSexual para que no quede impune la violencia ejercida por estás ‘feministas’ que incitan al odio”.

La Secretaría de Igualdad Sustantiva entre Mujeres y Hombres del Gobierno de Jalisco también publicó en sus redes sociales un comunicado en el que reprueban los actos de violencia de género, discriminación y discurso de odio.

María Elena García, subsecretaria de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencias, publicó también en su cuenta de Twitter que ambas mujeres fueron atendidas por la institución, y ya le daban seguimiento al caso.

Te podría interesar: Atacan con ácido a mujer trans en centro de Guadalajara; hospital le niega atención

Dea y Zafiro dicen que con el antecedente de ataques que ha habido en Jalisco a las personas trans, tienen miedo de que el tema se haya hecho tan viral, pero que también tienen miedo de seguir siendo discriminadas y atacadas, y no alzar la voz.

En redes sociales, diversas colectivas feministas a nivel nacional manifestaron su postura y denunciaron esta discriminación, argumentando que las mujeres trans también pertenecen a la comunidad feminista.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

El caso de Enrique "Kiki" Camarena, el agente de la DEA por el que EU perseguía a Caro Quintero

De origen mexicano y nacionalizado estadounidense, el agente especial le había dado uno de los peores golpes al cartel de Guadalajara.
16 de julio, 2022
Comparte

El día que el cuerpo de Enrique Camarena fue encontrado, todo cambió. El Kiki, como se le conocía, fue el primer agente de la historia de la DEA en ser asesinado.

El crimen ocurrió el 9 de febrero de 1985 y provocó, según expertos, la mayor crisis diplomática entre México y Estados Unidos en la historia reciente.

El narcotraficante mexicano Rafael Caro Quintero fue condenado por el crimen, ocurrido pocos meses después de que Camarena descubriera un gran plantío de marihuana en el estado de Sinaloa.

Pero Caro Quintero logró la libertad en 2013. La DEA lanzó entonces una recompensa de US$20 millones por información que ayudara a capturarlo de nuevo.

Este viernes, nueve años después, se dio su captura en México por el mismo delito.

Rafael Caro Quintero (centro) detenido en Sinaloa

Reuters
Rafael Caro Quintero fue detectado entre los arbustos por un perro policía.

En la Administración para el Control de Drogas de EE.UU. (DEA, por su sigla en inglés) Camarena es considerado un héroe, y la recaptura de su asesino era un asunto pendiente.

Pero ¿quién era este agente que murió a los 37 años y cómo resultó cercano al cartel de Guadalajara?

El Kiki

Camarena nació el 26 de julio de 1947 en Mexicali, Baja California (México). A los 9 años se mudó junto a su familia del otro lado de la frontera a la localidad hermana de Calexico, California.

Al terminar la escuela secundaria se alistó en la Marina estadounidense, donde estuvo dos años.

Un tiempo después fue bombero y luego se unió al Departamento de Policía de Calexico. Allí pasó a trabajar en una ciudad cercana como investigador de narcóticos.

En 1974 se convirtió en agente especial de la DEA.

El cuerpo de Enrique Camarena fue trasladado de México a Estados Unidos.

Getty Images
El cuerpo de Enrique Camarena fue trasladado de México a Estados Unidos.

Siete años después, en 1981, fue asignado para trabajar en Guadalajara en la investigación de la ruta de marihuana y cocaína hacia Estados Unidos.

La misión

Por esos años, narcotraficantes mexicanos y estadounidenses llevaban en avionetas la droga de un lado al otro de la frontera.

La demanda aumentaba cada vez más y los mexicanos se especializaban en las rutas que lograban llegar hasta EE.UU.

Fue ahí cuando los principales carteles se aliaron con sus pares colombianos para traficar cocaína, una sustancia que ocupaba mucho menos espacio y que multiplicaba las ganancias de forma astronómica.

La capital de Jalisco, entonces, se convirtió en el centro del tráfico de drogas en México.

“Llegó a Guadalajara un boom de inversiones incluso a través de grandes empresarios que empezaron a lavar mucho dinero, sobre todo en construcciones inmobiliarias, agencias de automóviles, comercios, bancos”, le contó Felipe Cobián Rosales a BBC Mundo en 2013.

Este fue el panorama que encontraron Camarena y otros agentes desplegados en la ciudad.

Kiki permaneció un año y medio en México. Personas que le conocieron en esa época cuentan que logró acercarse a algunos jefes del cartel de Guadalajara, especialmente a Rafael Caro Quintero y Ernesto Fonseca Carrillo.

No está claro si ellos supieron que se trataba de un agente encubierto, pero según estableció la Procuraduría (fiscalía) General de la República (PGR) la orden para asesinarlo fue por venganza.

El crimen

Camarena había decidido investigar por aire el negocio de las drogas en el norte de México y volando en una avioneta pilotada por Alfredo Zavala descubrió en medio del desierto un gran espacio verde con plantas perfectamente sembradas.

Se acercó y confirmó que allí se hallaba lo que buscaba: casi mil hectáreas de marihuana que valían -en el mercado estadounidense de la época- unos US$8.000 millones.

En noviembre de 1984, 450 soldados ingresaron en el rancho conocido como El Búfalo en el estado de Chihuahua.

Meses después, cuando salía del consulado estadounidense en Guadalajara para almorzar con su esposa, Camarena fue secuestrado por cinco hombres que lo metieron en un auto.

Lo llevaron a una casa, lo torturaron y lo mataron.

Los cuerpos de Enrique Camarena y el piloto Alfredo Zavala envueltos en bolsas en una camioneta en México.

Getty Images
Los cuerpos de Enrique Camarena y el piloto Alfredo Zavala fueron hallados en el estado de Michoacán semanas después de que desaparecieran.

Su cuerpo apareció cuatro semanas después en el estado vecino de Michoacán.

Pese a que las autoridades señalaron en todo momento la responsabilidad de Caro Quintero, exagentes de la DEA señalaron a la CIA como partícipes del asesinato, algo que quedó plasmado en la serie documental de Amazon The Last Narc (“El último narco”).

En su momento se supo que, al investigarse el caso, se descubrió una extensa red de protección al cartel de Guadalajara donde participaron jefes de policía, mandos militares y funcionarios de alto nivel del gobierno mexicano.

Entre lo que más llamó la atención fue el hecho de que Caro Quintero y otros jefes del cartel, por ejemplo, portaban identificaciones de la Dirección Federal de Seguridad (DFS), que entonces era la principal agencia mexicana de inteligencia para combatir el narcotráfico.

Además, el rancho El Búfalo era protegido por un comandante de la Policía Judicial Federal, Rafael Aguilar Guajardo, quien años después fundó el cartel de Juárez.

De ahí que la recaptura de Caro Quintero, en julio de 2022, represente un hecho histórico para el caso.

“El Kiki personalizó lo mejor de la DEA, era un agente tenaz que persiguió sin descanso a los carteles de la droga en México”, escribió en un comunicado dirigido a los trabajadores de la DEA Anne Milgram, titular de la agencia.

“Kiki es un héroe”, enfatizó la funcionaria tras conocerse la recaptura y pedido de extradición del principal incriminado en asesinar, por primera vez, a un agente especial.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=yP0AgFBUKVQ

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.