A los 13 años, le negaron el aborto por violación; víctima busca reparación
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

A los 13 años fue violada, le negaron abortar y ahora podrían negarle la reparación del daño

Este 14 de noviembre se cumple el plazo para que las distintas autoridades señaladas acepten su responsabilidad en la violación de los derechos humanos de Silvia y su mamá y que con ello se pueda transitar hacia la reparación del daño.
Cuartoscuro
Por Dalila Sarabia
13 de noviembre, 2021
Comparte

Silvia tenía 13 años cuando el patrón de su mamá la agredió sexualmente.

Una tarde de diciembre de 2018, la adolescente le contó lo sucedido a su mamá, quien de inmediato la llevó al Centro de Salud Ahuatepec, —en Cuernavaca, Morelos—. Ahí, la doctora que las atendió les dijo que la menor “no tenía nada”, sin embargo, días después Silvia comenzó con un dolor abdominal. Acudieron a una farmacia de medicamentos genéricos en donde le recetaron pastillas para la gastritis.

La adolescente no tenía problemas estomacales, estaba embarazada y eso lo supo ella y su mamá hasta que visitaron a un tercer médico quien confirmó que tenía 15 semanas de gestación. Por más que pidieron ayuda para interrumpir legalmente el embarazo —producto de una violación—, en el Hospital General “Dr. José G. Parres”, de Cuernavaca, les negaron el acceso a su derecho.

Han pasado casi tres años, y aunque Silvia logró interrumpir su embarazo gracias al apoyo de organización GIRE que la ayudó a trasladarse a la Ciudad de México y poder ejercer su derecho, las autoridades sanitarias de Morelos tienen como plazo hasta este domingo 14 de noviembre para aceptar la recomendación que la Comisión de Derechos Humanos estatal emitió y en la que se acreditaron graves violaciones a los derechos humanos de la joven y su mamá. 

Solo a través de la aceptación de la recomendación y de la inscripción de Silvia y su familia en el Registro Estatal de Víctimas, la Comisión Estatal de Víctimas podrá realizar un plan individual de reparación integral del daño, de lo contrario, la agresión y el actuar omiso de las autoridades seguirá impune, obligando a Silvia y su familia a iniciar un nuevo proceso —el cual puede tomar años— hasta encontrar justicia. 

“Si no aceptan la recomendación lo único que le queda a Silvia y a su mamá es la impugnación ante la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH). De por sí ellas ya llevan casi tres años en este proceso y esto sería regresar casi al principio, simplemente porque las autoridades no se quieren hacer responsables de lo que les toca.

“El hospital podría ser pionero y poner el ejemplo al resto de hospitales y autoridades de salud del país al aceptar que cometió una violación a derechos humanos y que está dispuesto a no repetirlo y repararlo”, señala Rebeca Lorea, coordinadora de incidencia en políticas públicas de GIRE.

Leer más | La Corte ordena: Nunca más se deberá criminalizar a quien decida abortar

“No atendemos ese tipo de casos”

En 2018, Sara, mamá de Silvia comenzó a trabajar en una casa en donde ayudaba a lavar trastes. Desempeñó esta labor por alrededor de tres meses, tiempo en el que el esposo de su empleadora abusó sexualmente de su hija Silvia de 13 años. 

El 9 de diciembre de 2018 la niña le contó a su mamá lo que pasaba, así que al día siguiente acudieron al Centro de Salud Ahuatepec, en Cuernavaca, Morelos, para recibir atención médica. Una doctora de apellido Fierro concluyó que la menor “estaba bien y no tenía nada”.

De acuerdo con la relatoría de hechos contenida en la recomendación CDHM/SE/V5/061/151/2029,  madre e hija volvieron a este centro de salud el 28 de enero de 2019 porque Silvia continuaba con dolor en el abdomen. Las pastillas para la gastritis que le habían recetado días atrás no sirvieron de nada.

En esa ocasión fueron atendidas por el doctor Díaz quien después de revisarla y hacer algunas preguntas, les dijo que Silvia estaba embarazada.

Ese mismo día el médico las refirió al Centro de Salud y Género, Unidad Especializada de Cuernavaca en donde les entregaron varios escritos para la Fiscalía General del estado, para el Centro de Justicia para las Mujeres y para el Hospital General “Dr. José G. Parres”, todos ellos con el objetivo de denunciar la violación y que Silvia recibiera toda la atención médica a fin de que pudiera interrumpir su embarazo de conformidad con las disposiciones de la Norma Oficial Mexicana 046 que garantiza a las mujeres la interrupción del embarazo en caso de violación sexual.

Fue el 31 de enero de 2019 cuando Silvia y su mamá acudieron a la Fiscalía de Delitos Sexuales a presentar la denuncia por violación y solicitar la interrupción legal del embarazo. Se abrió la carpeta de investigación FDS/06/2019 y fueron referidas al Hospital General “Dr. José G. Parres” en donde no las atendieron y les pidieron volver al otro día.

“El 1 de febrero de 2019 acudieron nuevamente al hospital donde después de esperar varias horas les informaron que regresaran el 5 de febrero. El 5 de febrero de 2019 al acudir a dicho nosocomio le realizaron (a Silvia) un ultrasonido que decía que tenía 15 semanas de embarazo, sin embargo, el director del turno vespertino les dijo que ahí no les iban a ayudar a interrumpir el embarazo producto de la violación porque ahí no atendían ese tipo de casos y que mejor buscaran ayuda en otro lugar”, se lee en la recomendación.

En entrevista, Rebeca Lorea reprocha que para negar el aborto cuando la mujer ha sido violentada sexualmente, las autoridades solo buscan pretextos o apuestan por el silencio, pero nunca ofrecen a las víctimas ninguna justificación real.

Silvia y su mamá buscaron ayuda, y a través de GIRE pudieron viajar a la CDMX para la interrupción del embarazo, un derecho que les fue negado por los Servicios de Salud de Morelos, a través del Hospital General “Dr. José G. Parres”.

Tres meses después, el 2 de mayo de 2019, se solicitó la orden de aprehensión en contra del agresor de Silvia, sin embargo, esta fue negada por la juez de control. El Ministerio Público interpuso un recurso de apelación el cual fue admitido.

El 20 de enero de 2020 se solicitó de nueva cuenta la orden de aprehensión, misma que fue concedida, sin embargo, hasta el 28 de septiembre de 2021 —cuando la Comisión de Derechos Humanos de Morelos emite la recomendación— esta se encontraba pendiente de cumplimentar.

Hay que subrayar que esta no es la primera vez que los Servicios de Salud de Morelos y el Hospital General “Dr. José G. Parres” niegan el acceso a la interrupción legal del embarazo por violación. 

Un caso similar fue resuelto por la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) en el amparo en revisión 601/2017. A partir de la negativa de la interrupción legal de embarazo por parte de las autoridades de este hospital, la SCJN determinó la calidad de víctimas a las personas afectadas.

“Parece un déjà vu de un caso que llevamos hace cuatro años y que fue en el mismo hospital. Fue un caso prácticamente idéntico, una chica que tenía un embarazo producto de una violación, acude al mismo hospital Parres para solicitar un aborto al cual tiene derecho y le es negado sin justificación alguna.

“Al hospital le sigue importando poco porque cuatro años después tenemos un caso idéntico y en este caso, además, no están aceptando la recomendación  (…) el hospital y los Servicios de Salud de Morelos están mostrando un desdén muy preocupante hacia los derechos de las mujeres víctimas de violencia sexual”, lamentó la coordinadora de incidencia en políticas públicas de GIRE.

De acuerdo con la recomendación emitida por la Comisión de Derechos Humanos de Morelos, los Servicios de Salud de Morelos —como parte de la documentación del caso— negó su responsabilidad en el caso argumentando que cuando Silvia acudió al hospital se le practicó un ultrasonido. 

“Para este organismo, tales afirmaciones realizadas por la autoridad carecen de sentido, toda vez que el servicio médico solicitado por la adolescente consistía en la interrupción legal del embarazo y no así en la práctica de un simple ultrasonido; situación que se corrobora al tomar en consideración que la adolescente tuvo que realizarse el aborto en una institución diversa de las que dependen los Servicios de Salud Morelos”, subraya la Comisión de Derechos Humanos estatal.

Reparación del daño

Según detalló Lorea, al momento los Servicios de Salud de Morelos han aceptado parcialmente la recomendación emitida.

Este domingo 14 de noviembre se cumple el plazo que dio la Comisión de Derechos Humanos de Morelos para que las distintas autoridades señaladas acepten su responsabilidad en la violación de los derechos humanos de Silvia y su mamá y que con ello se pueda transitar hacia la reparación del daño.

Además de la inscripción de Silvia, su mamá y hermanos al Registro Estatal de Víctimas, la Comisión de Derechos Humanos de Morelos recomendó que a las víctimas se les ofrezca una disculpa pública en la que se reconozcan las violaciones cometidas en su agravio admitiendo que los hechos ocurridos atentaron contra sus derechos humanos; que el hospital capacite a los profesionales de la salud sobre la aplicación de la NOM 046 y que desarrolle campañas de sensibilización.

En el caso de la Fiscalía General del Estado, el organismo pidió que se lleven a cabo las investigaciones administrativas correspondientes en contra de aquellos servidores públicos que participaron en estos hechos, así como que den cumplimiento inmediato a la orden de aprehensión en contra del agresor de Silvia.

Animal Político buscó a la Comisión de Derechos Humanos de Morelos para conocer los avances en la aceptación de la recomendación, pero indicaron que no era posible compartir ningún detalle por protección a los datos personales. Solo comentaron que habían recibido nueva información que estarían notificando a la brevedad al abogado de Silvia y su mamá.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

COVID-19: lo que se sabe de la abrupta caída de casos en Sudamérica

Luego de haber sido el epicentro mundial de la pandemia, los países de América del Sur han registrado un fuerte descenso en los casos de COVID-19.
14 de septiembre, 2021
Comparte

A mediados de junio, mientras el resto del mundo experimentaba bajos números de infecciones por el nuevo coronavirus, América del Sur estaba convertida en el epicentro de la pandemia.

Siete de las 10 naciones del mundo con más muertes diarias per cápita estaban en la región: la tasa de Brasil era siete veces la de India, mientras que Colombia y Argentina sumaban una cifra que equivalía a tres veces la registrada en todo el continente africano.

Con apenas 5% de la población mundial, Sudamérica registraba una tasa de muertes per cápita que era equivalente a ocho veces la cifra mundial.

Pero eso ya es cosa del pasado.

A finales de junio, la cifra de contagios comenzó a descender de forma consistente hasta convertir a la región en una de las zonas del mundo donde la pandemia parece estar mejor controlada.

Así, mientras para este lunes el promedio semanal de casos confirmados por cada 100.000 habitantes era de 52 en Reino Unido y de 43 en Estados Unidos, Brasil solamente llegaba a 8, Argentina a 6 y Colombia a 3, de acuerdo con cifras de Our World in Data.

Países como Uruguay, que a inicios de junio llegó a tener 100 casos por cada 100.000 habitantes, ahora solamente tienen 4; mientras que Paraguay que registró hasta 40 casos ahora no llega ni a 1 por cada 100.000 habitantes.

Evolución de casos de covid-19 en Sudamérica. Número de contagios promedio diarios por cada 100.000 habitantes. Evolución de los casos confirmados de covid-19 en Sudamerica entre junio y septiembre de 2021. .

Esta disminución de contagios ha sido clave para que Sudamérica sea en la actualidad una de las regiones del mundo que está registrando menos casos de covid-19.

Pero ¿cómo se explica esta abrupta caída de los contagios en Sudamérica?

Entre la inmunidad y otras incógnitas

“Lo primero que le diría es que creo que no lo tenemos del todo claro“, responde Andrés Vecino, investigador en sistemas de salud del Departamento de Salud Internacional de la Escuela de Salud Pública John Hopkins (Estados Unidos).

El investigador recuerda que esta no es la primera vez que ocurre un descenso de casos que parece anunciar que se acerca el final de la pandemia y luego se produce otra ola de contagios que demuestra que no era así.

“Es importante decir que no sabemos exactamente qué es esto y que el hecho de que estén bajando los casos ahora no quiere decir que vaya a pasar en el futuro. Quiero recordar lo que pasó en India, donde había un conteo de casos relativamente bajo para su población y después vimos el gran incremento de casos con la variante delta”, advierte el experto a BBC Mundo.

Una mujer prepara una vacuna en Argentina.

Getty Images
En los últimos meses, los países de Sudamérica han avanzado en las vacunaciones.

La doctora Carla Domingues, que dirigió el programa de inmunización de Brasil hasta 2019, hizo recientemente una advertencia similar. “Es un fenómeno que no sabemos cómo explicar”, dijo esta epidemióloga al diario The New York Times.

No obstante, los especialistas dan algunas claves: entre ellas, la vacunación. Los países sudamericanos han acelerado el ritmo de las inoculaciones en los últimos tiempos, algo que según numerosos expertos podría haber contribuido a frenar los contagios.

Vecino coincide, pero no apunta solamente hacia las vacunas sino, de forma más amplia, a la inmunidad adquirida por parte de la población de la región tanto por vía de las inyecciones como de los contagios.

“Creo que hay más o menos consenso en que es posible que la reducción de casos en Sudamérica puede estar relacionada con algún grado de inmunidad de la población”, destaca.

El experto explica que las diferentes vacunas que se han estado aplicando en los países de la región son un elemento importante a considerar, como también lo es la inmunidad alcanzada por quienes ya tuvieron la infección.

“Muchas personas en algunos de esos países se han infectado. Un estudio reciente que hicieron en 12 ciudades de Colombia muestra que el 89% de las personas de esas localidades ya se infectaron. Con eso uno empieza a pensar que es posible que en algunos sitios haya unos niveles de infección tan altos que ya empezamos a ver una reducción de la enfermedad”, indica el experto.

Vecino advierte que, dado que la población no es homogénea, este dato no puede interpretarse como que 9 de cada 10 personas que uno encuentre en las calles de esas ciudades ya tuvo covid-19, por lo que no hay que confiarse.

“Los individuos se relacionan en grupos, entonces es posible que haya grupos de personas que todavía, por ejemplo, no se hayan infectado ni hayan sido vacunadas y esos grupos de personas pueden tener brotes si llega, por ejemplo, una variante altamente transmisible como la omega, como la delta o como la gama -las 3 que ya están en Latinoamérica-, por lo que pueden obviamente causar un incremento en casos y muertes”, explica.

“Habiendo dicho eso, es posible que el nivel de inmunidad adquirido por las vacunas y por la infección previa sea una de las razones por las cuales estamos viendo menor transmisión hoy”, agrega.

Aplicando las medidas correctas

Ciro Ugarte, director de Emergencias en Salud de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), confirma por su parte que hubo una disminución de los casos y las muertes en casi todos los países de Sudamérica, con excepción de Venezuela.

Ugarte explica que la OPS está trabajando con los ministerios de Salud y con los expertos de la región para estudiar estas tendencias, así como las razones por las cuales se ha mantenido este descenso, y apunta al endurecimiento de las medidas de control luego del incremento significativo de los casos en la región entre finales de 2020 y los primeros meses de 2021.

Los países implementaron medidas mucho más estrictas respecto al distanciamiento físico, al movimiento de personas, al uso mandatario de mascarillas, iniciaron la vacunación y la ampliaron a otros grupos, principalmente a aquellos que estaban en mayor riesgo. Todo esto puede explicar en parte esta tendencia”, incide Ugarte en respuesta a una consulta de BBC Mundo.

El director, sin embargo, previno a la región en contra de caer en la complacencia.

“Hemos visto que cuando los casos disminuyen es porque estamos haciendo bien las cosas. Es decir, estamos implementando las medidas de salud pública que se ha probado una y otra vez que siguen sirviendo”, destaca.

“Lo peor que nos podría ocurrir y que podría ocurrir con los países de América del Sur es que ahora que están con menos casos relajen las medidas porque eso es una gran oportunidad para el virus para transmitirse de persona a persona”, alerta.

Personas usando mascarillas en el metro de Medellín.

Getty Images
La OPS insta a que los países de la región mantengan las medidas de precacución para evitar los contagios.

Así, aunque el número de casos sea bajo en estos momentos, Ugarte considera que lo procedente es no bajar la guardia:

“Nuestra recomendación a toda la población de América del Sur que está viendo que la transmisión es cada vez menor es tomar en cuenta que estamos en esa fase porque se han tomado las medidas adecuadas. No las relajemos”.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=UoFBS1ABim4

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.