CEAV operará en 2022 con déficit de más de 1600 mdp; peligran pagos
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

CEAV operará en 2022 con déficit de más de mil 600 millones; peligran pagos y contrataciones

Un diagnóstico interno revela que la CEAV requiere para el año que viene más de 2 mil 500 millones, pero se aprobaron menos de mil. No hay dinero suficiente para contratar a casi 150 funcionarios y garantizar pagos a 3 mil victimas.
Cuartoscuro
8 de diciembre, 2021
Comparte

La Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas (CEAV) operará en 2022 con un déficit presupuestal de más de 1 mil 600 millones de pesos. Se trata de recursos que se habían solicitado, entre otras cosas, para garantizar los pagos por reparaciones del daño a casi 3 mil víctimas y contratar a casi 150 funcionarios. Sin embargo, dichos recursos no fueron aprobados.

En una sesión privada realizada el pasado 12 de agosto la Junta de Gobierno de la CEAV, encabezada por el subsecretario de Derecho Humanos de la Secretaría de Gobernación, Alejandro Encinas, había aprobado el anteproyecto de presupuesto de 2 mil 575 millones de pesos para el ejercicio 2022. Dicha propuesta fue enviada para su consideración a la Secretaría de Hacienda.

Pero el presupuesto que finalmente aprobó la Cámara de Diputados para la CEAV fue de 958.2 millones de pesos, es decir, un recorte del 62.8 por ciento respecto a lo que había planteado la propia Comisión para su correcto funcionamiento.

Este déficit presupuestal se suma a múltiples dificultades que ha venido acumulando la CEAV, desde la ausencia de una persona que la encabece por más de año y medio, hasta la acumulación de juicios de amparo en su contra por no cumplir con resoluciones o pagos de reparaciones, la falta de personal en diversas áreas clave, entre otros.

Te puede interesar: La CEAV dejó de indemnizar a víctimas de militares en 2020; reparaciones cayeron 100%

De acuerdo con el acta de la sesión extraordinaria de la Junta de Gobierno de la CEAV realizada el pasado 12 de agosto, y de la que Animal Político tiene copia, el anteproyecto de presupuesto– aprobado por unanimidad por los 12 integrantes de la junta de Gobierno – fijó en 2 mil 575 millones 720 pesos el presupuesto que requería el organismo para 2022.

Al tomar la palabra el subsecretario Encinas advirtió que dicho presupuesto representaba un incremento superior al 200 por ciento respecto a los 843 millones con los cuales había funcionado la comisión en 2021. Dijo que esta alza en los recursos era necesaria por el incremento en el número de personas inscritas en el Registro Nacional de Víctimas, pero además por dos situaciones “extraordinarias”.

La primera de ellas fue la eliminación del fideicomiso del Fondo de Atención a Víctimas y por ende de los recursos que ahí estaban destinados para cubrir las indemnizaciones y reparaciones del daño, sumado a la eliminación de la subcontratación de personal vía “outsourcing” con la cual había operado permanentemente la CEAV. 

Y el segundo motivo es la necesidad que tiene la CEAV de cubrir montos de reparaciones del daño que unilateralmente ha venido fijando la Suprema corte de Justicia de la Nación en casos como el de la Guardería ABC o el de la llamada “Guerra Sucia”. Son resoluciones derivadas de demandas de amparo que la comisión está obligada a cubrir por orden judicial.

El director General de Administración y Finanzas de la CEAV, Hanzel Homero Alvízar Buñuelos, detalló que con el incremento de recursos se buscaba, por un lado, abrir plazas para el personal que ya no es posible mantener subcontratado. Esto luego de que dicho esquema fuera prohibido tras una reforma legal.

“La razón de la variación es el decreto que salió este año y que obliga a cambiar el esquema de contratación de algunas personas que colaboran en la institución, y que estaban mediante outsourcing. Es necesario migrar a esas personas a un esquema de plazas eventuales. Estamos hablando en total de 147 plazas”, dijo el directivo.

También se requería de presupuesto para otorgar servicios de mantenimiento a los equipos informáticos, de nómina y otros con los que cuenta a Comisión y que por años no han recibido el servicio adecuado. “Son equipos que por mucho tiempo no se les ha dado mantenimiento y que si bien siguen funcionado no se quiere poner en riesgo la operación de la Comisión ni la atención a las víctimas”.

Pero el incremento más importante, añadió Alvízar Buñuelos, tiene que ver con la necesidad de garantizar los apoyos económicos a las víctimas, desde traslados e indemnizaciones, hasta reparaciones del daño. Reveló, por ejemplo, que tan solo por medidas de alimentación y alojamiento se requiere de 40 millones de pesos al mes.

“Es importante que quede de manifiesto el ejercicio que se está haciendo desde la CEAV para garantizar que los apoyos que requieren las víctimas estén ahí y con independencia de la extinción de fideicomiso, se mantengan como ha sido este año y estén todos los recursos para las víctimas” dijo el funcionario.

Además de lo anterior se contemplaba invertir en el reforzamiento de los servicios que se otorgan en los distintos centros de atención a víctimas ubicados en los diversos estados del país.

Casi 3 mil víctimas en riesgo 

Durante la sesión de la Junta de Gobierno los funcionarios de la CEAV revelaron que existe un cúmulo de aproximadamente 3 mil potenciales casos de víctimas cuyos pagos de reparaciones e indemnizaciones están pendientes. En algunos casos se trata de nuevas víctimas, pero la mayoría son situaciones que vienen acumulándose desde años anteriores y que no han recibido los recursos a los que tenían derecho.

La Directora General de Asuntos Jurídicos, Grisel Galeano García, expuso que para garantizar el cumplimiento tan solo de estos apoyos era necesario contar con un presupuesto de al menos 90 millones de pesos mensuales, es decir, poco más de mil 80 millones de pesos en el año. 

Sin embargo, al enviar el proyecto de presupuesto al Congreso la Secretaría de Hacienda desestimó lo que había aprobado la Junta de Gobierno de la CEAV y propuso un presupuesto de 968 millones de pesos, apenas un incremento superior al 11 por ciento respecto al año anterior. A ello la Cámara de Diputados le recortó otros diez millones de pesos, para dejarlo en 958 millones.

Reyna Velasco, abogada experta en representación de víctimas, dijo que esta decisión solo viene a perpetuar los problemas que ya de por si enfrentan las víctimas que por años han tenido que litigar en contra de la propia comisión para, primero, destrabar sus casos y se les reconozcan los beneficios a los que tienen derecho, y después para que se les pague.

“Las víctimas constantemente tienen que recurrir a los amparos para que los jueces les cuantifiquen bien los montos a los que tienen derecho y ahora la cosa se ve todavía peor. De por si este año (2021) ha sido ya un completo desastre no solo porque no haya fondo para víctimas, sino por la escasez de recursos para que opere la propia CEAV. Y quien sale perdiendo aquí siempre son las víctimas”, dijo la abogada.

Como ejemplo de esto la abogada dijo que existen cuatro casos de víctimas del atentado con granadas ocurrido en Morelia, Michoacán desde septiembre de 2008 y que a la fecha siguen peleando con amparos que la CEAV diversas situaciones, desde el reconocimiento de su calidad de víctimas hasta la cuantificación adecuada de los daños. Se trata de proceso que se alargan porque, además, la Comisión promueve recursos en contra de las resoluciones de los jueces.

Los problemas en estos casos no solo es el hecho del pago sino temas burocráticos como la lentitud para incluir a las víctimas en los registros, o la cuantificación inadecuada de los montos de indemnizaciones.

“La CEAV ha venido dilatado el cumplimiento muchas de las veces solicitado prorrogas que no tienen razón de ser pues se entiende que los expedientes de estas víctimas ya deberían estar integrados. Y en los que se encuentran en tramite la constante es la misma, son amparo promovidos por omisiones en la integración de expedientes y emisión de resoluciones de compensación o reparación del daño” dijo Velasco.

Lee más: CEAV se desploma: caen más de 80% las reparaciones a víctimas; funcionarios laboran sin contrato

Año y medio sin comisionado

En junio de 2020 la comisionada Ejecutiva de Atención a Víctimas, Mara Gómez Pérez, renunció al cargo en medio de una crisis por los recursos presupuestales denunciados por la propia funcionaria, y por el reclamo de diversos colectivos y víctimas que acusaban malos tratos y falta de apoyos. 

Desde entonces el país no ha tenido a una nueva comisionada o comisionado. Al frente de la CEAV quedó de encargado de despacho, Andrés Vázquez, quien un semestre después también presentó su renuncia al cargo.

La responsabilidad de que la CEAV continúe sin titular recae directamente en el Senado de la República el cual no ha nombrado al sucesor. Esto pese a que el Ejecutivo envió desde principios de año la propuesta de tres personas para encabezar al organismo, los cuales comparecieron en marzo ante la Cámara Alta.

En su momento, autoridades del Senado indicaron a este medio que el retraso obedecía a que no se podían llevar a cabo sesiones presenciales del pleno debido a la contingencia sanitaria. No obstante, desde agosto dichas sesiones se reanudaron y el nombramiento continúa sin poder llevarse a cabo.

El pasado 5 de diciembre el senador Ricardo Monreal, presidente de la junta de Coordinación Política del Senado, señaló en un tuit que confía en que la designación de la nueva persona titular de la CEAV pueda materializarse entre esta y la próxima semana antes de que concluya el periodo de sesiones.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

El enigma de los cubos de uranio que los nazis utilizaban para crear su programa nuclear

La carrera nuclear entre Alemania y Estados Unidos durante la Segunda Guerra Mundial tiene un misterioso capítulo. Para algunos es solo una curiosidad histórica, para otros fue el comienzo de la peligrosa era en la que hoy está sumergida la humanidad.
4 de diciembre, 2021
Comparte

En la Segunda Guerra Mundial, Alemania y Estados Unidos competían en una feroz batalla para ver quién lograba desarrollar primero un programa nuclear.

En los primeros años de la década de los 40 varios equipos de científicos alemanes comenzaron a producir miles cubos de uranio que serían el núcleo de los reactores que estaban desarrollando como parte del incipiente programa nuclear nazi.

Los alemanes estaban lejos de lograr una bomba atómica, pero confiaban en que estos experimentos les sirvieran para ponerse en ventaja sobre Estados Unidos.

De hecho, la fisión nuclear fue descubierta en 1938 en Berlín.

Fueron los alemanes Otto Hahn y Fritz Strassmann los primeros en saber cómo se podía dividir un átomo, y que al hacerlo se liberaría una gran cantidad de energía.

Años después, sin embargo, el Proyecto Manhattan y su bomba atómica demostró que en realidad los estadounidenses estaban muchísimo más adelantados que los alemanes en tecnología atómica.

Los cubos de uranio, sin embargo, guardan claves sobre el secretismo y el recelo entre ambos países por la carrera nuclear.

Dispositivo para lograr fisión nuclear.

Getty
La fisión nuclear se descubrió en Alemania en 1938.

Hoy es un misterio el paradero de la inmensa mayoría de los miles de cubos que se fabricaron.

“Es difícil saber lo que ocurrió con estos cubos”, le dice a BBC Mundo Alex Wellerstein, historiador especialista en armas nucleares del Instituto de Tecnología Stevens, en Estados Unidos.

“Los registros que hay no son los mejores”.

En Estados Unidos, solo se han identificado una decena de ellos, lo cual los convierte en un preciado tesoro para los investigadores que intentan reconstruir los comienzos de la era nuclear.

Experimento fallido

Uno de los equipos que experimentaban con los cubos de uranio estaba liderado por el físico Werner Heisenberg, pionero de la mecánica cuántica y ganador del Nobel en 1932.

Werner Heisenberg

Getty
Werner Heisenberg lideraba uno de los laboratorios donde se experimentaba con los cubos de uranio.

El proyecto de Heisenberg y sus colegas consistía en atar 664 de estos cubos de 5 cm a unos cables colgantes y sumergirlos en agua pesada.

El agua pesada está formada por oxígeno y deuterio, un isótopo del hidrógeno que tiene el doble de masa que el hidrógeno ordinario.

La idea es que al sumergir los cubos se desatara una reacción en cadena, pero el experimento no funcionó.

Según Timothy Koeth, investigador de la Universidad de Maryland que le ha seguido el rastro a los cubos, Heisenberg habría necesitado 50% más de uranio y mayor cantidad de agua pesada para que el diseño funcionara.

“A pesar de ser el lugar de nacimiento de la física nuclear y tener casi dos años de ventaja respecto a EE.UU., no había una amenaza inminente de una Alemania nuclear al final de la guerra”, dice Koeth en un artículo del Instituto Estadounidense de Física.

Bomba nuclear

Getty
El desarrollo de la bomba atómica demostró que Estados Unidos tenía un programa nuclear mucho más avanzado que Alemania.

Material confiscado

En 1945, mientras los alemanes intentaban refinar sus esfuerzos, Estados Unidos y los Aliados ganaron la guerra.

En ese momento, Estados Unidos conformó una misión para recolectar información y confiscar material relacionado con los avances de los alemanes en materia nuclear.

Así fue como tropas estadounidenses llegaron hasta el laboratorio de Heisenberg en la pequeña población de Haigerloch.

Más de 600 cubos de uranio fueron confiscados y enviados a Estados Unidos, según un informe del Laboratorio Nacional del Noroeste Pacífico de Estados Unidos (PNNL, por sus siglas en inglés).

La idea era conocer qué tan avanzados estaban los alemanes en tecnología nuclear y también evitar que los cubos cayeran en manos de los soviéticos, según explica Wellerstein.

Al final, a los científicos estadounidenses el hallazgo de los cubos les sirvió para darse cuenta de que los alemanes estaban rezagados en materia nuclear.

Perdidos

Hoy todavía se desconoce el paradero de la gran mayoría de los cubos.

Se cree que varios de ellos se utilizaron en el desarrollo de armas nucleares de Estados Unidos.

Según Wellerstein, algunas personas comenzaron a regalar los cubos como souvenires, otros científicos los utilizaron como material de análisis y otros cayeron en el mercado negro.

Otros más permanecen como material de colección.

En 2019, la revista Physics Today logró rastrear la ubicación de 7 cubos que según quienes los tienen pertenecieron a los experimentos nucleares de los nazis.

Tres de ellos están en Alemania: uno en el Museo Atomkeller, en Haigerloch, donde antes estuvo el laboratorio de Heinsenberg; otro está en el Museo de Mineralogía de la Universidad de Bonn; y el tercero en la Oficina Federal de Protección contra la Radiación, en Berlín.

Otros dos están en el Museo Nacional de Historia Americana en Washington D.C.; y otro en la Universidad de Harvard.

La revista indica que al parecer un sexto cubo estuvo Instituto Tecnológico de Rochester, pero debido a un cambio en las normas de almacenamiento de material radioactivo, el cubo fue desechado.

Un séptimo cubo está en manos del PNNL, y aunque se le conoce como “el cubo de Heisenberg”, los investigadores no están 100% seguros de su procedencia.

Otro de los cubos lo tiene el propio Koeth, quien lo recibió como un curioso regalo de cumpleaños en 2013.

Brittany Robertson

ANDREA STARR/PNNL
Brittany Robertson trabaja en la identificación de los cubos de uranio.

Koeth colabora junto con el PNNL para averiguar el paradero de los cientos o miles de cubos que aún permanecen perdidos y para conocer más detalles acerca de cómo llegaron a Estados Unidos.

En busca del pedigrí

Más allá de su valor histórico y simbólico, “realmente los cubos no son muy valiosos, no puedes hacer nada con ellos“, dice Wellerstein.

Tampoco son peligrosos, ya que generan una radiación muy débil. Después de agarrar uno de ellos, “basta con lavarte las manos”, dice el experto.

En agosto de 2021, Jon Schwantes y Brittany Robertson, investigadores del PNNL, presentaron un proyecto en el que describen cómo trabajan para identificar el “pedigrí” de varios de los cubos que se han encontrado.

Según explica Schwantes, la idea es comparar distintos cubos e intentar clasificarlos.

Hiroshima

Getty
Estados Unidos desarrolló su programa nuclear en parte por miedo a los avances de los nazis en esta tecnología. (Foto de Hiroshima tras la bomba atómica de 1945).

Para ello, combinan métodos forenses y radiocronometría, que es la versión nuclear de la técnica que utilizan los geólogos para determinar la edad de una muestra con base en el contenido de isótopos radioactivos.

Miedo

Los expertos coinciden en que Estados Unidos desarrolló velozmente su programa nuclear en gran parte por miedo a que los alemanes lo lograran antes que ellos.

Y aunque algunos ven estos cubos como una curiosidad histórica, otros lo ven como el desencadenante de la peligrosa era de armas nucleares en la que hoy está atrapada el mundo.

“Las armas nucleares, la energía nuclear, la Guerra Fría, el planeta como un rehén nuclear, todo esto fue motivado por el esfuerzo que se generó a partir de estos 600 y tantos cubos” dice Koeth en un artículo de la cadena NPR.

En todo caso las dos grandes preguntas sobre cientos o miles de estos cubos siguen sin respuesta: cuántos existen todavía y dónde están.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=AiYSDL3nOI8

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.