Investigadores de desapariciones a manos de la Marina sufrieron 2 atentados
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Investigadores de las desapariciones forzosas de Marina sufrieron dos atentados en Nuevo Laredo en 2018

Un soldado que protegía la comitiva murió tras un ataque armado. Documentos a los que tuvo acceso Animal Político revelan cómo se registraron las agresiones, pero no ofrecen hipótesis sobre quién fue responsable.
Cuartoscuro
3 de diciembre, 2021
Comparte

El equipo de investigadores de la antigua Procuraduría General del Estado (actual Fiscalía General de la República) que investigaban las desapariciones de 47 personas a manos de elementos de la secretaría de Marina (Semar) en Nuevo Laredo, Tamaulipas, sufrieron dos atentados cuando realizaban diligencias en el municipio fronterizo a mediados de 2018.

En concreto, fueron atacados por sujetos armados en los meses de junio y julio, justo cuando comenzaban las pesquisas sobre las desapariciones y poco después de que se anunciase la retirada de 267 marinos por las crecientes denuncias sobre violaciones a los derechos humanos perpetradas por el personal naval. En el segundo de los ataques murió un soldado que formaba parte de la comitiva, mientras que en el primero no hubo que lamentar heridos. Ambos atentados aparecen en sendos registros incluidos en varias de las carpetas de investigación sobre las desapariciones a las que Animal Político tuvo acceso a través de solicitud de transparencia. En los informes no se indica ninguna hipótesis sobre los posibles responsables.

Te puede interesar: Detienen a 3 hombres presuntamente relacionados con secuestro de marinos en Jalisco

El primero de los atentados tuvo lugar pasadas las 14:00 horas del 12 de junio de 2018. Según el registro de los hechos, la comitiva, formada por coches de la PGR custodiados por jeeps militares, se encontraba realizando diligencias sobre la desaparición del joven Brandon Eduardo Nevárez García, de 18 años, visto por última vez tres meses antes y cuya familia señaló a la Marina como responsable.

Tras salir de un Oxxo, los agentes observaron movimientos sospechosos de una persona que portaba “una radio o un arma”. Al subir en los vehículos se dieron cuenta de que les seguía una camioneta de color rojo, a la que se unen otros dos autos: un Ford color dorado y un jeep blanco. Luego de constatar que estaban siendo perseguidos y que les apuntaban con un arma, los investigadores aceleraron su marcha. Sin embargo, fueron interceptados por personas que lanzaron las denominadas “poncha llantas” al piso, lo que provocó que una de las camionetas terminase en un lote de camiones, mientras que el resto logró ponerse a salvo.

Los agentes trataron de huir a través de un camino de terracería, pero fueron interceptados por al menos 12 civiles armados que les interrogaron por el motivo de su presencia en el lugar. Los atacantes sustrajeron las armas reglamentarias que portaban tres policías ministeriales y, al escuchar las sirenas de policía que se acercaban, abandonaron el lugar.

Encerrados en un centro comercial

El segundo ataque se registró apenas un mes después, el 9 de julio. Aquel día la comitiva se dirigió desde las instalaciones del 16 Regimiento de Caballería Motorizado, ubicado en Nuevo Laredo, hacia la base de operaciones Nueva Colombia, ubicada en Anáhuac, Nuevo León. Este se ubicaba en el kilómetro 27 de la carretera Nuevo Laredo-Piedras Negras y es uno de los tres centros de operaciones con los que contaba la Armada de México en las inmediaciones de la zona.

Pasadas las 15.00 horas y tras realizar diversas diligencias en la base de Marina, el grupo, formado por tres vehículos del Ejército custodiando a los agentes de la extinta PGR, vio cómo el conductor de una pick up color negro apuntaba con su arma al segundo carro militar. De ahí el convoy se dirigió a la base Nuevo Laredo Sur tras recoger a varios peritos por las instalaciones de la PGR. Allí, nuevamente, realizaron inspecciones de las armas, vehículos y equipos de radio.

Tras abandonar el lugar se registró un nuevo ataque. “Al encontrarnos circulando en el carril central a la mitad de una curva pronunciada, en el carril izquierdo (alta velocidad) se detuvo un vehículo stratus color blanco, cuatro puertas, sin poder ver las placas, escuchando detonaciones de arma de fuego, procediendo a detener la marcha tratando de protegernos con el ángulo trasero de una de las unidades de Sedena, y al mismo tiempo una camioneta pick up doble cabina, línea Lobo, color negra, se incorpora al boulevard Constituyentes y continúan las detonaciones de arma de fuego, procediendo a resguardarnos al piso del vehículo”, relata el documento.

Según el informe, el convoy logró escapar del lugar, pero al circular sobre la carretera Monterrey Nuevo Laredo fueron alcanzados nuevamente por la camioneta negra y otros vehículos (un jeep rojo y una pick up blanca) que continuaron con la agresión armada. “Una de las unidades de Sedena toma la punta y coloca su unidad atravesándola en los carriles de circulación para proteger el convoy, al encontranos en fuego expuestos decidimos realizar maniobra de protección y nos incorporamos al estacionamiento del centro comercial Paseo Reforma, donde detuvimos el vehículo e ingresamos a la plaza (…) puesto que las detonaciones se escuchaban cada vez más cerca”, prosigue el relato.

Los oficiales se encerraron en el Walmart que bajó sus puertas de seguridad hasta que media hora después la zona fue acordonada por la policía. En registro señala que uno de los soldados resultó herido, pero dos fuentes diferentes que hablaron extraoficialmente confirmaron a Animal Político que no pudo recuperarse y que falleció.

Lee más: Corredor Interoceánico del Istmo será operado por empresa a cargo de la Marina

Sin datos sobre detenidos

Animal Político pidió un comentario a la FGR pero al cierre de la edición no había recibido respuesta. El informe no hace referencia a quién podría ser el responsable. Nuevo Laredo es un municipio con fuerte presencia del crimen organizado y donde opera especialmente el cartel del Noreste, una escisión de Los Zetas, antiguo brazo armado del cartel del Golfo y que operó de forma independiente desde principios de este siglo. No hay datos sobre detenciones o señalamientos por estos ataques.

La Fiscalía tiene abiertas 34 carpetas de investigación por la desaparición forzada de 47 personas en Nuevo Laredo entre los meses de febrero y mayo de 2018. En abril de este año 30 marinos fueron vinculados a proceso por las desapariciones de tres víctimas: Julio César Viramontes Arredondo, José Luis Bautista Carrillo, Jorge Antonio Hernández Domínguez y Juan Carlos Zaragoza González.

El 13 de julio, la Semar ofreció un acto de disculpa en Nuevo Laredo y se comprometió a compensar a las familias, aunque hasta el momento sus elementos no han ofrecido información sobre el paradero de las personas que faltan. Seis meses después de las detenciones de los elementos navales, un juez de Tamaulipas aceptó un amparo presentado por 12 de ellos y los puso en libertad, dando orden de que se repita el proceso y se dicte un nuevo auto. Entre los excarcelados se encuentra Alfredo Reyes Mondragón, considerado el principal mando de la Unidad de Operaciones Especiales de la Marina en Nuevo Laredo. Tanto las familias como la FGR anunciaron su intención de recurrir la sentencia.

Los atentados sufridos por los investigadores, desconocidos hasta ahora, son un nuevo capítulo de uno de los casos más importantes de violaciones a los derechos humanos en México en los últimos años y que todavía mantiene las principales interrogantes: dónde están los desaparecidos, quiénes fueron los responsables y quién dio las órdenes.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Qué son las armas nucleares ‘tácticas’ y cuán probable es que Rusia las use

El presidente de Rusia, Vladimir Putin, vuelve a generar temores sobre el uso de armas nucleares en el campo de batalla.
23 de septiembre, 2022
Comparte

El presidente de Rusia, Vladimir Putin, declaró estar dispuesto a usar armas nucleares para defender el territorio nacional, aumentando la preocupación de que podría lanzar un arma nuclear pequeña o “táctica” en Ucrania.

No es la primera vez que Putin hace ese tipo de amenazas. Al comienzo de su incursión en Ucrania, el mandatario ruso afirmó que estaba movilizando las “fuerzas de disuasión”, lo que se interpretó como sus armas nucleares, particularmente las armas tácticas.

Pero el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, inmediatamente advirtió a su homólogo que, de hacerlo, sería la más seria escalada militar desde la Segunda Guerra Mundial.

¿Qué son las armas nucleares tácticas?

Las armas nucleares tácticas son pequeñas ojivas nucleares con sistemas de lanzamientos destinados a usarse en el campo de batalla o en un ataque limitado.

Están diseñadas para destruir objetivos enemigos en un área específica sin causar una amplia descarga radiactiva.

Esto las distingue de las armas nucleares “estratégicas” de largo alcance que, durante la Guerra Fría, las dos superpotencias enfrentadas, Estados Unidos y la Unión Soviética, amenazaron con lanzar.

Las armas nucleares tácticas varían enormemente en tamaño y potencia.

La más pequeña puede ser de un kilotón o menos (equivalente a mil toneladas del explosivo TNT).

Las más grandes pueden llegar a los 100 kilotones.

Los efectos dependerían del tamaño de la ojiva, qué tan lejos del suelo detone y el entorno local.

Pero como comparación, la bomba que mató a unas 146.000 personas en Hiroshima, Japón, durante la Segunda Guerra Mundial, fue de 15 kilotones.

Misil de crucero Kalibr de Rusia

Getty Images
Los misiles de crucero Kalibr de Rusia pueden transportar ojivas nucleares y convencionales. Se pueden lanzar desde barcos o aviones y tienen un alcance de 1.500-2.500 km.

¿Qué armas nucleares tácticas tiene Rusia?

Según la inteligencia estadounidense, Rusia tiene unas 2.000 armas nucleares tácticas.

Estas se pueden colocar en varios tipos de misiles que normalmente se utilizan para lanzar bombas convencionales.

Incluso se pueden disparar como proyectiles de artillería en un campo de batalla.

También se han desarrollado para aviones y barcos, por ejemplo, torpedos y cargas de profundidad para apuntar a submarinos.

EE.UU. dice que recientemente Rusia ha hecho una gran inversión en este tipo de armas para mejorar su alcance y precisión.

Se cree que estas ojivas están en instalaciones de almacenamiento, en lugar de desplegadas y listas para disparar.

Sistemas rusos capaces de transportar armas nucleares tácticas

BBC

¿Cuándo se han usado armas nucleares tácticas?

Las armas nucleares tácticas jamás han sido utilizadas en conflicto.

Las potencias nucleares como EE.UU. y Rusia han encontrado igualmente la manera efectiva de destruir grandes objetivos en el campo de batalla usando municiones convencionales.

Además, hasta ahora ningún país con potencial atómico ha estado dispuesto a ser el responsable de desatar una guerra nuclear absoluta por usar armas nucleares tácticas.

Sin embargo, la preocupación de la comunidad internacional es que Rusia podría estar dispuesta a usar armas tácticas más pequeñas en lugar de misiles estratégicos más grandes.

“Es posible que crean que el uso de armas más pequeñas no cruza la línea roja que transforma el conflicto bélico en un conflicto nuclear, dice Patricia Lewis, jefa del programa de seguridad internacional en el grupo de expertos Chatham House.

“Podrían verlo como un uso de fuerzas convencionales”.

Artillería Malka.

Getty Images
Las fuerzas rusas pueden disparar pequeñas ojivas nucleares usando artillería convencional.

¿Qué tan preocupantes son las amenazas nucleares de Putin?

Putin ha hecho más de una referencia a las armas nucleares que tiene Rusia, aparentemente para intentar crear una sensación de miedo.

En febrero de 2022, poco antes de la invasión a Ucrania, el presidente Putin puso a las fuerzas nucleares rusas en “alerta de combate especial” y realizó ejercicios nucleares de alto perfil.

Más recientemente, dijo: “Si la integridad territorial de nuestro país se ve amenazada, sin duda usaremos todos los medios disponibles para protejer a Rusia y nuestro pueblo. Esto no es un farol”.

Rusia planea anexar las regiones del sur y oriente de Ucrania que tiene ocupadas. En Lugansk, Donetsk, Jersón y Zaporiyia, en el este del país, ya inició los polémicos referendos para crear “repúblicas populares”, al tiempo que Putin reiteró defender la integridad territorial a toda costa.

Los espías estadounidenses ven esto como una señal dirigida a Occidente para persuadirlo de que no intervenga en Ucrania, no como una señal de que está planeando una guerra nuclear.

Pero a otros les preocupa que si Rusia sufre más reveses, podría verse tentada a utilizar un arma táctica más pequeña en Ucrania para forzar un cambio con el propósito de salir del estancamiento o evitar la derrota.

“Estoy legítimamente preocupado que en esa circunstancia, Putin podría usar un arma nuclear -muy probablemente sobre el terreno en Ucrania para aterrorizar a todo el mundo y salirse con la suya. No hemos llegado a ese punto todavía”, dice James Acton, un experto en temas nucleares del Fondo Carnegie para la Paz Internacional Pace en Washington DC.

Número total de ojivas nucleares

BBC

¿Cómo ha respondido Estados Unidos?

El presidente de EE.UU., Joe Biden, advirtió a Rusia de no usar armas nucleares en la guerra en Ucrania.

Durante una entrevista con el canal nociticioso CBS, Biden afirmó que dicha acción “cambiaría el rostro de la guerra de una manera nunca vista desde la Segunda Guerra Mundial”, añadiendo que tendría grandes consecuencias.

Es difícil predecir cómo responderían Estados Unidos y la OTAN a cualquier uso de armas nucleares.

Es posible que no quieran intensificar la situación aún más y arriesgarse a una guerra nuclear total, pero también pueden querer trazar una línea.

Esto podría significar una dura respuesta convencional en lugar de nuclear.

Sin embargo, hay una razón por la que Rusia podría no usar armas nucleares: China.

“Rusia depende en gran medida del apoyo chino” dice la doctora Heather Williams, experta nuclear de Kings College en Londres.

“Pero China tiene una doctrina respecto a las armas nucleares de “no ser el primero que las usa”. Por lo que si Putin lo hiciera sería increíblemente difícil para China apoyarlo”.

“Si las usa, probablemente perdería a China”, señala la experta.

“Una vez que ha cruzado el umbral nuclear, no hay un punto de parada obvio”, añade, por su parte, James Acton.

“No creo que nadie pueda decir cómo sería ese mundo”.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=pssIzBbUotE

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.