Los manglares revelan nuestro pasado climático y dan pistas sobre el futuro
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Imagen de Ben Meissner.

Los manglares revelan nuestro pasado climático y dan pistas sobre el futuro

Un nuevo estudio concluye que la presencia de manglares fluviales junto a un río en el sur de México fue el resultado del aumento del nivel del mar provocado por el cambio climático durante el período del Pleistoceno, hace unos 115 000 a 130 000 años.
Imagen de Ben Meissner.
Por John C. Cannon
12 de diciembre, 2021
Comparte

Exequiel Ezcurra tenía dudas cuando escuchó por primera vez a Carlos Burelo-Ramos, botánico de la Universidad de México en Tabasco, hablar de la posibilidad de que hubiese manglares en el río San Pedro Mártir en el sur de México. El mangle rojo (Rhizophora mangle) habita en entornos de agua dulce —la bahía de Cochinos en Cuba y los Everglades de Florida son dos ejemplos destacados—.

Sin embargo, ¿manglares que se encuentran al menos 170 kilómetros tierra adentro? Eso parecía poco probable.

“Probablemente te equivocaste en su identificación botánica porque no parece plausible que los manglares crezcan en un río con agua dulce a semejante distancia de la costa”, dijo Ezcurra, profesor de ecología de la Universidad de California, Riverside, a Burelo-Ramos.

Lee: Manglares en peligro: así ha sido la destrucción de estos ecosistemas en México

Sin embargo, un confiado Burelo-Ramos respondió y le dijo respetuosamente a Ezcurra, “soy un buen taxónomo. Conozco mis plantas y esto es mangle rojo”.

“Eso despertó mi curiosidad”, dijo Ezcurra a Mongabay. Efectivamente, en un viaje a San Pedro Mártir con sus hijas encontró mangle rojo, el cual, a diferencia de otras especies de manglares que crecen en el Golfo de México, puede establecerse en hábitats que carecen de sal, al menos la variedad de cloruro de sodio dominante en los océanos del mundo. Los árboles existen sobre una piedra caliza rica en calcio conocida como karst, que investigaciones anteriores han demostrado que sostiene árboles de mangle amantes de la sal.

Sin embargo, el mangle rojo no fue la única especie que habita en la costa que encontró en el medio del estado de Tabasco, en la base de la península de Yucatán. Encontró palmeras costeras y palisandros, helecho de cuero dorado (Acrostichum aureum), uben amigo (Coccoloba barbadensis) y la orquídea la flor de cacho (Myrmecophila tibicinis). En resumen, fue como si “todo un ecosistema costero” hubiera sido trasplantado desde el Golfo de México a este lugar en el río San Pedro Mártir.

El primer paso de Ezcurra fue volver a ponerse en contacto con Burelo-Ramos. “Tienes toda la razón”, le dijo. “Deberíamos estudiar lo que está pasando”.

El equipo interdisciplinario que reunieron descubrió no solo cómo llegó el ecosistema a este lugar, sino también nuevas perspectivas sobre el poder que un clima cambiante puede ejercer sobre todas las formas de vida, incluidos nosotros. Sus hallazgos, publicados el 12 de octubre en la revista científica Proceedings of the National Academy of Sciences, sugieren que los niveles más altos del mar como resultado del deshielo global —debido a la subida de las temperaturas hace unos 115 000 a 130 000 años— fueron los responsables de la aparición de manglares en esta parte de México. Esencialmente, pensaron que este ecosistema se encontraba en una antigua costa en un mundo más cálido.

Investigaciones anteriores han presentado varias “hipótesis descabelladas” para explicar cómo terminaron los manglares tierra adentro, dijo Ezcurra. Quizás los huracanes o las aves los llevaron tierra adentro. Sin embargo, las semillas de los manglares son grandes y amargas, lo que lo hace menos probable que llegasen con el viento o en el vientre de un ave. Otros especularon que los maya podrían haberlos plantado aquí, pero transportarlos un par de cientos de kilómetros tierra adentro habría requerido mucho esfuerzo por poco beneficio aparente, dijo Ezcurra.

El propio ciclo de la vida natural de los manglares ofreció al equipo una ruta más plausible. Las plántulas pueden flotar como corchos en el agua durante un año o más antes de hundirse hasta el fondo y echar una maraña de raíces en los suelos costeros fangosos. Ezcurra y sus compañeros se preguntaban si las aguas del Golfo de México podrían haber subido lo suficiente como para llevar las semillas de mangle a donde existen hoy en día en el río San Pedro Mártir.

“¿Hubo algún evento por el que el océano pudo haberse elevado 10 metros por encima del nivel que tenemos ahora?”, dijo Ezcurra.

A stand of red mangroves sits in the calm, calcium-rich, fresh waters of the San Pedro Mártir River, Tabasco, Mexico. Image by Ben Meissner.

Un rodal de manglares rojos se encuentra en las tranquilas aguas dulces y ricas en calcio del río San Pedro Mártir, Tabasco, México. Imagen de Ben Meissner.

Sabían que, hace poco más de 100 000 años, los glaciares, los casquetes de hielo y las capas de hielo se habían retirado durante una oleada de temperaturas cálidas —lo que los científicos llaman el último período interglacial durante el período del Pleistoceno—. Ese deshielo llevó a un aumento de entre 6 y 9 m (20-30 pies) del nivel del mar, potencialmente suficiente para explicar la actual posición de los manglares. Después, el modelado por ordenador sugirió que este era un escenario probable.

Aun así, el equipo quería más pruebas para reforzar esta “hipótesis de trabajo”, dijo Ezcurra. Por ejemplo, ¿podrían mostrar que los mangles rojos en el San Pedro Mártir estaban relacionados con los que existían río abajo?

Para responder esta pregunta, el equipo sondeó el ADN de los árboles y lo comparó con las poblaciones de mangle rojo alrededor de la península de Yucatán. De hecho, los resultados mostraron que los mangles en las riberas del río San Pedro Mártir eran más parecidos a aquellos que se encontraron a lo largo de los márgenes del Golfo de México, en vez de a los mangles rojos del lado caribeño de la península.

Sin embargo, su análisis no acabo ahí. Mediante la profundización hasta el nivel de las bases del ADN, esos compuestos químicos que son la base para diferencias sutiles (y a veces no tan sutiles) dentro y entre especies, el equipo fue capaz de determinar cuándo tiempo hace que las variantes costeras y ribereñas de manglar se habían separado entre sí. El equipo estaba utilizando el código genético de la planta como un “reloj molecular”, dijo Ezcurra.

“Hay una historia completa del Pleistoceno escrita en el ADN”, dijo. Luego, el análisis fijó el momento de la división en alrededor de 100 000 años atrás, salvo unos pocos miles de años. En otras palabras, estaba dentro del espacio de tiempo durante el cual empezó una nueva glaciación, provocada por temperaturas más frías.

Los investigadores también examinaron los sedimentos en el área de los manglares en el San Pedro Mártir. La grava redondeada que encontraron en las canteras locales se parece más a lo que encontrarías en el océano que en el lecho de un río. También notaron la presencia de conchas de ostras que son indistinguibles del ubicuo ostión de Virginia (Crassostrea virginica) que, hasta el día de hoy, frecuenta los estuarios a lo largo del Golfo. Estos hallazgos llevaron a los investigadores a concluir “inequívocamente” que los manglares existen en los bordes de lo que una vez fue una antigua laguna costera y conspiran para dejar atrás esta “reliquia” de un tiempo diferente en nuestro planeta.

Sin embargo, más recientemente, la persistencia del ecosistema de los manglares en el San Pedro Mártir era mucho menos segura. En la década de los 70, el impulso por entregar los bosques de América Central y América del Sur a la agricultura y el pasto encontró su camino hasta Tabasco. Se talaron la mayoría de los bosques del estado, pero las excavadoras del equipo se vieron obstaculizadas por los suelos pantanos de los manglares y los dejaron como estaban.

Sin embargo, las granjas que los reemplazaron pronto se paralizaron una vez que la fina capa superior de suelo fértil que se encontró en las antiguas selvas tropicales se secó.

“Detrás quedan solo campos erosionados donde antes crecían magníficas selvas tropicales”, dijo Ezcurra. “Es una historia trágica de desarrollo equivocado”.

El declive del paisaje ha dejado a la población de Tabasco empobrecida, dijo.

“Es una historia verdaderamente triste”, dijo Ezcurra, “pero nos gustaría pensar que quizás los hallazgos en el río San Pedro traigan una nota esperanzadora”.

Los manglares todavía están allí, sus sistemas de raíces retorcidas que sujetan las orillas del río y ayudan a suministrar agua limpia para la población que permanece allí. Y, como hacen a lo largo de las costas por todo el mundo, incuban poblaciones de alevines que sirven como una importante fuente de alimento.

Sirven como un recordatorio de los importantes servicios que brindan los manglares dondequiera que se encuentren, dijo Ezcurra. Aun así, el descubrimiento de cómo acabaron a lo largo del río San Pedro Mártir también es un augurio, que presagia cómo la actual ronda de cambio climático podría alterar la faz del mundo que habitamos.

“Deberíamos tomar estas cosas más en serio, sin ser alarmistas”, dijo Ezcurra. “El aumento del nivel del mar está sucediendo”.

Este trabajo se publicó originalmente en Mongabay 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

COVID: el país que solo ha vacunado a 3% de su población y destruirá un millón de dosis

Nigeria es uno de los países de África más atrasados en la vacunación contra la covid-19, entre las razones están las donaciones de vacunas a punto de expirar que ha recibido,así como otros factores. Su caso no es único en África.
9 de diciembre, 2021
Comparte

Es el país más poblado de África pero también uno de los más rezagados del continente en la vacunación contra el coronavirus.

Solo cerca del 3% de la población de Nigeria ha recibido las dos dosis de las vacunas contra la covid-19, una tasa muy baja, incluso comparada con otros países de África.

Sudáfrica, por ejemplo, tiene el 24% de población completamente vacunada.

Sin embargo, se ha reportado que Nigeria tiene una gran reserva de vacunas vencidas que no ha utilizado. Y que, de acuerdo con la agencia de noticias Reuters, podrían alcanzar el millón de dosis.

El Ministerio de Salud nigeriano dice que todas las vacunas vencidas han sido retiradas y serán destruidas.

¿Qué vacunas se han enviado a Nigeria?

Nigeria, como otros países africanos, tuvo dificultades para acceder a las vacunas contra la covid-19 a principios de este año, porque los fabricantes les dieron prioridad a las naciones más ricas, que habían subscrito acuerdos prematuramente.

Muchas naciones africanas también dependían del plan Covax, que a principios de año experimentó dificultades para cumplir con sus compromisos de suministro de vacunas, especialmente en toda África.

Vacunación en Abuya, Nigeria.

Getty Images
Nigeria lanzó el mes pasado una campaña de vacunación masiva para alentar a más personas a vacunarse.

Pero en las últimas semanas, la entrega ha mejorado: los países más ricos comenzaron a liberar las reservas que tenían, en gran parte a través del sistema Covax.

Nigeria recibió 700.000 dosis de la vacuna AstraZeneca de Reino Unido en agosto, 800.000 de Canadá en septiembre y otras 500.000 de Francia en octubre.

Aproximadamente al mismo tiempo, Nigeria también recibió cuatro millones de dosis de Moderna y 3.6 millones de dosis de Pfeizer de Estados Unidos.

Prueba de vacunación en Nigeria

Getty Images
El gobierno de Nigeria exige prueba de vacunación para entrar a algunos edificios públicos.

¿Cuánto tiempo se pueden conservar las vacunas?

Las dosis de AstraZeneca normalmente serían seguras de conservar durante al menos seis meses desde el momento de la fabricación, en condiciones adecuadas.

Pero el Ministerio de Salud de Nigeria dice que algunas de las vacunas donadas le fueron entregadas próximas a expirar, lo que plantea serios desafíos logísticos.

“Esto nos dejó muy poco tiempo, en algunos casos solo semanas, para usarlas, después del tiempo para transportarlas, distribuirlas y entregárselas a los usuarios”, afirmó el ministro de Salud, Osagie Ehanire.

Debido a que las vacunas pueden llegar una tras otra, ocasionalmente surgieron cuellos de botella, agregó.

El gobierno ahora dice que las vacunas caducadas serán destruidas y “declina cortésmente todas las donaciones de vacunas a las que les queda poco tiempo antes de expirar o aquellas que no pueden entregarse a tiempo”.

Vacuna contra la covid.

Getty Images

¿Las vacunas vencidas han sido un problema en otros lugares?

Otros países africanos también se han quedado con vacunas caducadas, incluyendo Malaui y Sudán del Sur.

Por su parte, República Democrática del Congo devolvió las vacunas no utilizadas para que fueran distribuidas en otros países y evitar su vencimiento.

En julio, la Organización Mundial de la Salud (OMS) dijo que unas 450.000 dosis habían expirado en ocho países africanos, antes de que pudieran administrarse debido a las breves fechas de caducidad.

La OMS y los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de África pidieron recientemente un cambio en la forma en que se realizan las donaciones de vacunas, para evitar el desperdicio.

“Tener que planificar con poca antelación y garantizar el consumo de dosis con una vida útil corta aumenta exponencialmente la carga logística sobre los sistemas de salud que ya están sobrecargados”, dijeron en un comunicado.

Las dos organizaciones han pedido que las vacunas donadas tengan un mínimo de dos meses y medio de vida útil para cuando lleguen al país beneficiario.

Y que los países receptores estén al tanto de las donaciones un mes antes de que se entreguen. Además, esperan que sean enviadas con suministros esenciales adicionales como jeringas.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=7kpmPxW9Soc&t=1s

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.