Los manglares revelan nuestro pasado climático y dan pistas sobre el futuro
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Imagen de Ben Meissner.

Los manglares revelan nuestro pasado climático y dan pistas sobre el futuro

Un nuevo estudio concluye que la presencia de manglares fluviales junto a un río en el sur de México fue el resultado del aumento del nivel del mar provocado por el cambio climático durante el período del Pleistoceno, hace unos 115 000 a 130 000 años.
Imagen de Ben Meissner.
Por John C. Cannon
12 de diciembre, 2021
Comparte

Exequiel Ezcurra tenía dudas cuando escuchó por primera vez a Carlos Burelo-Ramos, botánico de la Universidad de México en Tabasco, hablar de la posibilidad de que hubiese manglares en el río San Pedro Mártir en el sur de México. El mangle rojo (Rhizophora mangle) habita en entornos de agua dulce —la bahía de Cochinos en Cuba y los Everglades de Florida son dos ejemplos destacados—.

Sin embargo, ¿manglares que se encuentran al menos 170 kilómetros tierra adentro? Eso parecía poco probable.

“Probablemente te equivocaste en su identificación botánica porque no parece plausible que los manglares crezcan en un río con agua dulce a semejante distancia de la costa”, dijo Ezcurra, profesor de ecología de la Universidad de California, Riverside, a Burelo-Ramos.

Lee: Manglares en peligro: así ha sido la destrucción de estos ecosistemas en México

Sin embargo, un confiado Burelo-Ramos respondió y le dijo respetuosamente a Ezcurra, “soy un buen taxónomo. Conozco mis plantas y esto es mangle rojo”.

“Eso despertó mi curiosidad”, dijo Ezcurra a Mongabay. Efectivamente, en un viaje a San Pedro Mártir con sus hijas encontró mangle rojo, el cual, a diferencia de otras especies de manglares que crecen en el Golfo de México, puede establecerse en hábitats que carecen de sal, al menos la variedad de cloruro de sodio dominante en los océanos del mundo. Los árboles existen sobre una piedra caliza rica en calcio conocida como karst, que investigaciones anteriores han demostrado que sostiene árboles de mangle amantes de la sal.

Sin embargo, el mangle rojo no fue la única especie que habita en la costa que encontró en el medio del estado de Tabasco, en la base de la península de Yucatán. Encontró palmeras costeras y palisandros, helecho de cuero dorado (Acrostichum aureum), uben amigo (Coccoloba barbadensis) y la orquídea la flor de cacho (Myrmecophila tibicinis). En resumen, fue como si “todo un ecosistema costero” hubiera sido trasplantado desde el Golfo de México a este lugar en el río San Pedro Mártir.

El primer paso de Ezcurra fue volver a ponerse en contacto con Burelo-Ramos. “Tienes toda la razón”, le dijo. “Deberíamos estudiar lo que está pasando”.

El equipo interdisciplinario que reunieron descubrió no solo cómo llegó el ecosistema a este lugar, sino también nuevas perspectivas sobre el poder que un clima cambiante puede ejercer sobre todas las formas de vida, incluidos nosotros. Sus hallazgos, publicados el 12 de octubre en la revista científica Proceedings of the National Academy of Sciences, sugieren que los niveles más altos del mar como resultado del deshielo global —debido a la subida de las temperaturas hace unos 115 000 a 130 000 años— fueron los responsables de la aparición de manglares en esta parte de México. Esencialmente, pensaron que este ecosistema se encontraba en una antigua costa en un mundo más cálido.

Investigaciones anteriores han presentado varias “hipótesis descabelladas” para explicar cómo terminaron los manglares tierra adentro, dijo Ezcurra. Quizás los huracanes o las aves los llevaron tierra adentro. Sin embargo, las semillas de los manglares son grandes y amargas, lo que lo hace menos probable que llegasen con el viento o en el vientre de un ave. Otros especularon que los maya podrían haberlos plantado aquí, pero transportarlos un par de cientos de kilómetros tierra adentro habría requerido mucho esfuerzo por poco beneficio aparente, dijo Ezcurra.

El propio ciclo de la vida natural de los manglares ofreció al equipo una ruta más plausible. Las plántulas pueden flotar como corchos en el agua durante un año o más antes de hundirse hasta el fondo y echar una maraña de raíces en los suelos costeros fangosos. Ezcurra y sus compañeros se preguntaban si las aguas del Golfo de México podrían haber subido lo suficiente como para llevar las semillas de mangle a donde existen hoy en día en el río San Pedro Mártir.

“¿Hubo algún evento por el que el océano pudo haberse elevado 10 metros por encima del nivel que tenemos ahora?”, dijo Ezcurra.

A stand of red mangroves sits in the calm, calcium-rich, fresh waters of the San Pedro Mártir River, Tabasco, Mexico. Image by Ben Meissner.

Un rodal de manglares rojos se encuentra en las tranquilas aguas dulces y ricas en calcio del río San Pedro Mártir, Tabasco, México. Imagen de Ben Meissner.

Sabían que, hace poco más de 100 000 años, los glaciares, los casquetes de hielo y las capas de hielo se habían retirado durante una oleada de temperaturas cálidas —lo que los científicos llaman el último período interglacial durante el período del Pleistoceno—. Ese deshielo llevó a un aumento de entre 6 y 9 m (20-30 pies) del nivel del mar, potencialmente suficiente para explicar la actual posición de los manglares. Después, el modelado por ordenador sugirió que este era un escenario probable.

Aun así, el equipo quería más pruebas para reforzar esta “hipótesis de trabajo”, dijo Ezcurra. Por ejemplo, ¿podrían mostrar que los mangles rojos en el San Pedro Mártir estaban relacionados con los que existían río abajo?

Para responder esta pregunta, el equipo sondeó el ADN de los árboles y lo comparó con las poblaciones de mangle rojo alrededor de la península de Yucatán. De hecho, los resultados mostraron que los mangles en las riberas del río San Pedro Mártir eran más parecidos a aquellos que se encontraron a lo largo de los márgenes del Golfo de México, en vez de a los mangles rojos del lado caribeño de la península.

Sin embargo, su análisis no acabo ahí. Mediante la profundización hasta el nivel de las bases del ADN, esos compuestos químicos que son la base para diferencias sutiles (y a veces no tan sutiles) dentro y entre especies, el equipo fue capaz de determinar cuándo tiempo hace que las variantes costeras y ribereñas de manglar se habían separado entre sí. El equipo estaba utilizando el código genético de la planta como un “reloj molecular”, dijo Ezcurra.

“Hay una historia completa del Pleistoceno escrita en el ADN”, dijo. Luego, el análisis fijó el momento de la división en alrededor de 100 000 años atrás, salvo unos pocos miles de años. En otras palabras, estaba dentro del espacio de tiempo durante el cual empezó una nueva glaciación, provocada por temperaturas más frías.

Los investigadores también examinaron los sedimentos en el área de los manglares en el San Pedro Mártir. La grava redondeada que encontraron en las canteras locales se parece más a lo que encontrarías en el océano que en el lecho de un río. También notaron la presencia de conchas de ostras que son indistinguibles del ubicuo ostión de Virginia (Crassostrea virginica) que, hasta el día de hoy, frecuenta los estuarios a lo largo del Golfo. Estos hallazgos llevaron a los investigadores a concluir “inequívocamente” que los manglares existen en los bordes de lo que una vez fue una antigua laguna costera y conspiran para dejar atrás esta “reliquia” de un tiempo diferente en nuestro planeta.

Sin embargo, más recientemente, la persistencia del ecosistema de los manglares en el San Pedro Mártir era mucho menos segura. En la década de los 70, el impulso por entregar los bosques de América Central y América del Sur a la agricultura y el pasto encontró su camino hasta Tabasco. Se talaron la mayoría de los bosques del estado, pero las excavadoras del equipo se vieron obstaculizadas por los suelos pantanos de los manglares y los dejaron como estaban.

Sin embargo, las granjas que los reemplazaron pronto se paralizaron una vez que la fina capa superior de suelo fértil que se encontró en las antiguas selvas tropicales se secó.

“Detrás quedan solo campos erosionados donde antes crecían magníficas selvas tropicales”, dijo Ezcurra. “Es una historia trágica de desarrollo equivocado”.

El declive del paisaje ha dejado a la población de Tabasco empobrecida, dijo.

“Es una historia verdaderamente triste”, dijo Ezcurra, “pero nos gustaría pensar que quizás los hallazgos en el río San Pedro traigan una nota esperanzadora”.

Los manglares todavía están allí, sus sistemas de raíces retorcidas que sujetan las orillas del río y ayudan a suministrar agua limpia para la población que permanece allí. Y, como hacen a lo largo de las costas por todo el mundo, incuban poblaciones de alevines que sirven como una importante fuente de alimento.

Sirven como un recordatorio de los importantes servicios que brindan los manglares dondequiera que se encuentren, dijo Ezcurra. Aun así, el descubrimiento de cómo acabaron a lo largo del río San Pedro Mártir también es un augurio, que presagia cómo la actual ronda de cambio climático podría alterar la faz del mundo que habitamos.

“Deberíamos tomar estas cosas más en serio, sin ser alarmistas”, dijo Ezcurra. “El aumento del nivel del mar está sucediendo”.

Este trabajo se publicó originalmente en Mongabay 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Quiénes son los Tequileros, banda criminal a la que se le atribuye la masacre de 20 personas en Guerrero

Un grupo delictivo muy violento llevó a cabo una masacre en Guerrero. Las autoridades apuntan a los Tequileros, una banda que la mayor parte del tiempo ha pasado desapercibida.
8 de octubre, 2022
Comparte

Los Tequileros son un grupo muy local, pero que han llegado a ejercer mucha violencia.

Su influencia se limitaba a dos o tres municipios del estado de Guerrero, en la región de Tierra Caliente, donde se registra una alta producción y trasiego de drogas.

El pasado miércoles, una banda armada llevó a cabo una masacre a gran escala que llamó la atención más allá de México y las autoridades apuntan a los Tequileros como presuntos autores.

Los atacantes asesinaron con armas de grueso calibre al presidente municipal de San Miguel Totolapan, Conrado Mendoza, así como otros cinco funcionarios municipales y familiares y civiles que estaban reunidos en esa localidad.

También mataron al exalcalde Juan Mendoza, que era padre del actual presidente local. En total, 20 personas perdieron la vida, informó el jueves el subsecretario de Seguridad Pública federal, Ricardo Mejía.

“Ahí hay una disputa con un grupo criminal conocido como la Familia Michoacana, cuyas cabezas apodadas el Pez y el Fresa son los líderes criminales de esa región”, detalló el funcionario al adelantar los primeros indicios de la investigación.

foto de primer plano de Conrado Mendoza Almeda

Gobierno de San Miguel Totolapan
Conrado Mendoza fue asesinado en el ataque ocurrido el 6 de octubre.

La disputa entre los Tequileros y la Familia Michoacana viene desde hace una década, pero se ha dado fuera de la atención pública nacional, salvo cuando se han producido enfrentamientos como el del miércoles, le explica a BBC Mundo el experto en seguridad Víctor Sánchez.

“Como hay esa combinación de poca atención gubernamental y procesos de infiltración de las autoridades de larga data, se da una especie de bomba de tiempo. Al no incluir su acción en ciudades grandes, como Acapulco, no llaman tanto la atención de las autoridades o de los medios, salvo cuando se desborda el problema”, explica Sánchez.

El Tequilero

El nombre del grupo viene de su fundador, Raybel Jacobo de Almonte, alias el Tequilero.

Desde la década de 2000, encabezó las acciones de tráfico de drogas en San Miguel Totolapan, el cual es un municipio con alta producción de opio, “uno de los de más alta producción en México”, describe Sánchez.

Raybel Jacobo "el Tequilero"

PGR
Se presume que Raybel Jacobo de Almonte, alias el Tequilero, murió en 2018.

Se encuentra en la región de Tierra Caliente, la cual se extiende también al vecino estado de Michoacán, el cual históricamente ha sido dominado por el grupo la Familia Michoacana y grupos derivados, como los Caballeros Templarios.

En la década pasada, la lucha por el control de una región altamente productiva en sembradíos de marihuana y amapola llegó a las puertas de San Miguel Totolapan.

En esa disputa, el Tequilero presuntamente murió en 2018 tras un enfrentamiento. Hasta hoy se asume que Raybel Jacobo de Almonte falleció, pese a que su cuerpo nunca fue identificado.

“Es una organización que perdió algo de fuerza con el supuesto abatimiento de su líder, pero vemos que no desapareció, que siguió presente”, explica Sánchez.

“Pero por concentrar su fuerza en un solo municipio difícilmente llegan los medios de comunicación, salvo en estos casos en los que se ve un incremento de la violencia o situaciones de violencia paradigmática”.

Map

No obstante, los Tequileros han usado la violencia para realizar secuestros y extorsiones en San Miguel Totolapan, Ajuchitlán del Progreso y partes de Arcelia.

En la actualidad, hombres identificados por sus apodos, el Vago y la Mula, son quienes asumieron el liderazgo de los Tequileros.

En 2020, la Mula afirmó en un video que habían efectuado un pacto con el cartel Jalisco Nueva Generación, que rivaliza con la Familia Michoacana. Pero para Sánchez, solo es una alianza menor para traficar droga.

¿Por qué el ataque en su “territorio”?

Desde la década pasada había sospechas de que las autoridades en San Miguel Totolapan colaboraban con los Tequileros.

La reciente filtración de documentos de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) da muestra de ello.

El informe confidencial de 2014 titulado “Presidentes municipales del estado de Guerrero con presuntos vínculos con el narcotráfico” identifica a Saúl Beltrán Orozco.

Denuncias obtenidas por la Sedena dicen que era “compadre” de Raybel Jacobo de Almonte, “dirigente del grupo delictivo a quien protege y proporciona información”.

Como ocurre en muchas localidades pequeñas del país, “hay una captura del aparato municipal para la obtención de rentas a través de la colocación de funcionario municipales”, explica Sánchez.

Varias personas en un cortejo fúnebre en San Miguel Totolapan

Getty Images
Una hipótesis del caso señala que el alcalde Conrado Mendoza creó un acuerdo con la Familia Michpacana.

El ataque del pasado miércoles contra Conrado Mendoza se dio cuando este presuntamente iba a sostener una reunión con José Alfredo Hurtado Olascoaga, el Fresa, líder local de la Familia Michoacana.

El propio Hurtado Olascoaga publicó el jueves un video en el que señala que estaba por bajar de su vehículo para reunirse con Mendoza cuando se desató el ataque del que pudo huir.

El ataque, presume Sánchez, se da por “una especie de venganza por haber cambiado de bando”.

Como en otras regiones de México capturadas por grupos delictivos, en San Miguel Totolapan se combinan factores que favorecen a esas bandas: poco empleo o inversiones, pobreza y corrupción de autoridades.

Por eso Sánchez señala que crean “bombas de tiempo” que de tanto en tanto explotan.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.