Deserta militar acusado de matar a joven en Nuevo Laredo, Tamaulipas
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Deserta un militar acusado de matar a un joven en Nuevo Laredo y otro oficial no está localizado

La audiencia judicial estaba prevista para el próximo 20 de diciembre pero tuvo que ser pospuesta. Elementos de la secretaría de la Defensa acudieron al domicilio de la esposa de la víctima para ofrecer un trato un mes antes de que el soldado abandonara el cuartel.
Cuartoscuro
16 de diciembre, 2021
Comparte

Las peores sospechas de Angélica García Hernández, de 26 años, se cumplieron el miércoles 15 de diciembre. Faltaba menos de una semana para la audiencia de imputación contra dos militares acusados del asesinato de su esposo, prevista para el lunes, cuando le anunciaron que no tendría lugar. Uno de los soldados, José María Ortiz, desertó hace tres meses mientras que el otro, Ranulfo Citlalan Martínez, no está localizable, según le informó el juzgado de Reynosa.

Ahora la Fiscalía General de la República (FGR) tiene tres días para actuar o el caso quedará archivado. Después será el juez quien determine si dicta una orden de busca y captura contra los elementos castrenses.

Javier Flores del Ángel, de 26 años, murió de dos disparos el 27 de febrero en Nuevo Laredo, Tamaulipas. Manejaba su vehículo junto a otros tres amigos cuando fue atacado por una patrulla del Ejército. Los soldados alegaron que habían sido agredidos desde el coche, pero la investigación probó que era mentira.

“Les avisamos que no queríamos que los militares fueran a desertar. Les pedimos, estuvimos desde antes mencionando que no les fueran a dejar ir, que los hacíamos responsables a ellos, que les estaban dando muchas oportunidades”, dice García Hernández en entrevista telefónica.

Ocurrió lo que ella ya había vaticinado: que sin medidas cautelares, al menos uno de los militares colgó el uniforme para evitar la acción de la justicia mientras que el otro no está localizable en las instalaciones del Décimo Sexto Regimiento de Caballería Motorizado ubicado en Nuevo Laredo. Esto implica que podría haber sido trasladado a otro destino y que ahora la FGR deberá pedir la colaboración de la Secretaría de la Defensa (Sedena) para dar con su paradero.

“Da la sensación de que el Ejército está actuando de forma maliciosa, que protege a estos elementos y está buscando dilatar el proceso”, denunció el abogado Carlos Aguilar, representante de la familia de la víctima.

Ambos militares iban a ser imputados por los delitos de detención arbitraria y homicidio. La deserción del soldado se produjo el 15 de septiembre, según documentos oficiales. Un mes atrás, el 13 de agosto, oficiales de la Sedena llegaron a casa de García Hernández por última vez a ofrecer un acuerdo económico. Era la cuarta vez que lo hacían. También lo intentaron ante la FGR.

Se trata de una práctica habitual realizada por el Ejército y la Guardia Nacional: dinero a cambio de impunidad. Ellos pagan los gastos funerarios y una cantidad económica que puede llegar al millón de pesos a cambio de que los familiares desistan de mantener la acusación.

Animal Político documentó que se habían obtenido al menos 187 acuerdos de estas características desde 2010. La Sedena se negó a aportar los montos abonados a cada víctima.

“Yo les dije que no estaba interesada, pero el proceso se alargaba porque me decían que tenía que hablar con los abogados de Sedena”, dice la viuda.

Recuerda perfectamente que en la última visita fue sobre las 17:30 horas porque lo anotó en un cuaderno. Dice que los oficiales tocaron la puerta con “mucha fuerza”, como si fueran a tirarla abajo. Luego le informaron de que venían a “reparar el daño”. Pero para ella, con un bebé de ocho meses a su cargo y una nueva vida con su esposo recién iniciada, no había nada que reparar.

En el caso del segundo militar, la Sedena alegó que no se encuentra en el cuartel de Nuevo Laredo pero tampoco dijo si está en otro destacamento, por lo que el juez solicitó al fiscal que investigue su paradero.

Animal Político solicitó su versión a la Sedena y la FGR pero al cierre de la edición no había recibido respuesta.

Mintieron en su declaración

El relato de los hechos del asesinato de Javier Flores del Ángel no es distinto al de otros homicidios en los que intervienen las Fuerzas Armadas.

El vehículo circulaba en la colonia Colinas del Sur cuando fue perseguido por varios vehículos militares que le cerraron el paso y le tirotearon. Los soldados alegaron haber sido atacados desde el coche que manejaba la víctima. De hecho, en sus declaraciones ante la FGR, a las que Animal Político tuvo acceso, usaron la misma expresión para justificar sus disparos: apretaron el gatillo “ante la agresión real e inminente”. José María “O”, soldado de 21 años, disparó ocho balas, mientras que el uniformado no, cabo de Caballería de 39, apretó el gatillo en dos ocasiones. Ambos mintieron. No hubo rastros de disparos procedentes del coche de las víctimas y la prueba de radizonato de sodio, que sirve para saber si alguien empleó un arma recientemente, dio negativa.

En los hechos participaron al menos 16 militares pertenecientes al Operativo de Bases Mixtas La Ribereña que viajaban en tres vehículos Cheyenne y un sandcat. Sin embargo, solo fueron señalados dos, que son los que reconocieron haber bajado de su auto y disparado contra la víctima.

“Se le estaban dando todas las garantías a los militares investigados a pesar de que mintieron en su declaración”, denunció Raymundo Ramos, presidente del Comité de Derechos Humanos de Nuevo Laredo, la organización que acompaña a la viuda desde que los militares mataron a su esposo. En su opinión, las dilaciones prueban la falta de voluntad para investigar. “Si a la Sedena le interesara garantizar el estado de derecho y colaborar en la investigación no tenía necesidad de mover a uno de los acusados”, dijo.

Sobre la FGR, consideró que “imputa a los que dispararon directamente. Ni al superior que ordenó falsear los documentos ni impedir los primeros auxilios. Pero el Ministerio Público no tiene interés en investigar”.

El presidente Andrés Manuel López Obrador ha sido señalado por otorgar un poder excesivo al Ejército mientras niega las vulneraciones a los derechos humanos perpetradas por los oficiales. Su última defensa de los uniformes llegó el pasado 1 de diciembre, cuando reivindicó que los militares ya no cometen “torturas, desapariciones forzadas ni ejecuciones extrajudiciales”.

Pero Angélica García Hernández sabe que eso no es cierto. Que hay militares que siguen matando y que, además, logran evadir la acción de la justicia. Cuenta la joven que cuando le notificaron que la audiencia no tendría lugar, que al menos uno de los asesinos de su esposo estaba huido, se derrumbó. “Me siento frustrada, decepcionada del sistema que se maneja en México”, dice. Pero después de todas las trabas, todavía tiene ganas de luchar. Y una petición:,”que no quede impune la muerte de mi esposo”.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Getty Images

COVID: ¿qué tan efectivas son las vacunas contra la variante ómicron?

Te explicamos cómo los investigadores calculan cuánto previenen las vacunas la COVID, qué influye en las tasas de efectividad y eficacia de estas y cómo ómicron está cambiando las cosas.
Getty Images
21 de diciembre, 2021
Comparte

La pandemia ha traído muchos términos e ideas engañosas a la vida de todos.

Dos conceptos particularmente complicados son la eficacia y efectividad de las vacunas. No son lo mismo.

Y a medida que pasa el tiempo y surgen nuevas variantes como ómicron, la una y la otra también van cambiando.

Melissa Hawkins es epidemióloga e investigadora de salud pública en la American University, en Washington.

Ella explica la forma en la que los investigadores calculan cuánto previenen las vacunas la enfermedad, qué influye en las tasas de efectividad y eficacia, y cómo ómicron está cambiando las cosas.


¿Qué hacen las vacunas?

Una vacuna activa el sistema inmunológico para producir anticuerpos que permanecen en el cuerpo para luchar contra la exposición a un virus en el futuro.

Las tres vacunas aprobadas actualmente para su uso en Estados Unidos, las de Pfizer-BioNTech, Moderna y Johnson & Johnson, mostraron éxito en los ensayos clínicos.

Los ensayos clínicos se utilizan para calcular la eficacia de una vacuna, pero no necesariamente representan condiciones del mundo real.

Getty Images
Los ensayos clínicos se utilizan para calcular la eficacia de una vacuna, pero no necesariamente representan condiciones del mundo real.

¿Cuál es la diferencia entre la eficacia y la efectividad de una vacuna?

Todas las vacunas nuevas deben someterse a ensayos clínicos en los que los investigadores prueban las vacunas en miles de personas para examinar si funcionan y son seguras.

La eficacia es la medida de qué tan bien funciona una vacuna en los ensayos clínicos. Los investigadores diseñan los ensayos para incluir dos grupos de personas: los que reciben la vacuna y los que reciben un placebo. Calculan la eficacia de la vacuna comparando cuántos casos de la enfermedad ocurren en cada grupo, vacunados versus placebo.

La efectividad, por otro lado, describe qué tan bien se desempeña una vacuna en el mundo real. Se calcula de la misma manera, comparando enfermedades entre personas vacunadas y no vacunadas.

La eficacia y la efectividad suelen estar próximas entre sí, pero no son necesariamente iguales. El funcionamiento de las vacunas variará un poco de los resultados del ensayo una vez que millones de personas se vacunen.

Muchos factores influyen en el rendimiento de una vacuna en el mundo real. Nuevas variantes como delta y ómicron pueden cambiar las cosas.

El número y la edad de las personas inscritas en los ensayos son importantes. Y la salud de las personas que reciben la vacuna también.

La proporción de la población que se inocula también puede influir en su eficacia.

Las vacunas con eficacia moderada e incluso baja pueden funcionar muy bien a nivel de población.

Del mismo modo, las vacunas con alta eficacia en ensayos clínicos, como las vacunas contra el coronavirus, pueden tener menor efectividad y un pequeño impacto si no hay una alta aceptación de la vacuna en la población.

La distinción entre eficacia y efectividad es importante: una describe la reducción del riesgo lograda por las vacunas en los ensayos clínicos y la otra describe cómo esto puede variar en poblaciones con diferente exposición y niveles de transmisión.

Los investigadores pueden calcular ambos, pero no pueden diseñar un estudio que mida ambos simultáneamente.

¿Cómo se calcula la eficacia y la efectividad?

Tanto Pfizer como Moderna informaron que sus vacunas demostraron una eficacia superior al 90% para prevenir la infección sintomática por covid-19.

Dicho de otra manera, entre los individuos que recibieron la vacuna en los ensayos clínicos, el riesgo de contraer covid-19 se redujo en un 90% en comparación con aquellos que no recibieron la vacuna.

Imagínense cómo se realiza un ensayo de la vacuna: se seleccionan al azar a mil personas para que reciban la vacuna en un grupo. Y otras mil personas para recibir un placebo en otro grupo.

El 2,5% de las personas en el grupo de los vacunados contrajo covid-19 en comparación con el 50% en el grupo de los no vacunados. Esto significa que la vacuna tiene una eficacia del 95%.

Esto se determina así: (50% – 2,5%) / 50% = 0,95. Por lo tanto, ese 95% hace referencia a cuánto se reduce la incidencia de la enfermedad en el grupo de los vacunados.

Sin embargo, que una vacuna tenga una eficacia del 95% no significa que el 5% de las personas vacunadas contraerá covid-19. Es una noticia aún mejor: su riesgo de enfermarse se reduce en un 95%.

La eficacia de la vacuna se calcula exactamente de la misma manera, pero se determina mediante estudios observacionales.

Al principio las vacunas tenían una eficacia superior al 90% para prevenir enfermedades graves en el mundo real. Pero, por su propia naturaleza, los virus cambian y esto puede alterar la efectividad.

Por ejemplo, un estudio encontró que para agosto de 2021, cuando la variante delta estaba aumentando, la vacuna Pfizer tenía un 53% de efectividad para prevenir la covid más grave entre los residentes de hogares de ancianos que habían sido vacunados a principios de 2021.

En este caso, la edad, los problemas de salud, la inmunidad menguante y la nueva variante fueron factores que redujeron la efectividad.

Ómicron

Getty Images
Las nuevas variantes del coronavirus son todas ligeramente diferentes de la cepa original en la que se basaron las vacunas, por lo que la inmunidad a las variantes puede ser diferente.

¿Qué pasa con la variante ómicron?

Los datos preliminares sobre ómicron y las vacunas están llegando rápidamente y revelan una menor efectividad de la vacuna.

Las mejores estimaciones sugieren que las vacunan tienen una eficacia de entre 30 y 40% en la prevención de infecciones y un 70% de eficacia en la prevención de enfermedades graves.

Un estudio llevado a cabo en Alemania que no ha sido revisado formalmente por pares encontró que los anticuerpos en sangre recolectados de personas completamente vacunadas con Moderna y Pfizer mostraron una eficacia reducida para neutralizar la variante ómicron.

Otros estudios llevados a cabo en Sudáfrica e Inglaterra, que tampoco y que están a la espera de ser revisados formalmente por pares, mostraron una disminución significativa en la eficacia de los anticuerpos contra la variante ómicron.

Se esperan más infecciones disruptivas, con una menor capacidad del sistema inmunológico para reconocer ómicron en comparación con otras variantes.

Muchas personas en el mundo no tienen oportunidad para obtener la dosis de refuerzo.

Getty Images
Muchas personas en el mundo no tienen oportunidad para obtener la dosis de refuerzo.

¿Los refuerzos aumentan la inmunidad contra ómicron?

Los datos iniciales establecen que una tercera dosis ayudaría a estimular la respuesta inmune y la protección contra ómicron, con estimaciones de efectividad de entre el 70 y el 75%.

Pfizer ha informado que las personas que han recibido dos dosis de su vacuna son susceptibles a la infección por ómicron, pero que una tercera inyección mejora la actividad de los anticuerpos contra el virus.

Esto se basó en experimentos de laboratorio que utilizaron sangre de personas que recibieron la vacuna.

Las dosis de refuerzo pueden aumentar la cantidad de anticuerpos y la capacidad del sistema inmunológico de una persona para protegerse contra ómicron. Sin embargo, gran parte del mundo no tiene acceso a dosis de refuerzo.

¿Qué significa todo esto?

A pesar de la menor eficacia de las vacunas contra ómicron, está claro que las vacunas funcionan y se encuentran entre los mayores logros de salud pública.

Las vacunas tienen distintos niveles de eficacia y siguen siendo útiles.

La vacuna contra la gripe generalmente tiene una efectividad del 40 al 60% y previene enfermedades en millones de personas y hospitalizaciones en más de 100.000 personas en EE.UU. anualmente.

Protegen no solo a quienes están vacunados, sino también a quienes no pueden vacunarse.

Las personas vacunadas tienen menos probabilidades de transmitir covid-19, lo que reduce las nuevas infecciones y ofrece protección a la sociedad en general.

*Melissa Hawkins es profesora de Salud Pública en la American University.

Esta nota apareció originalmente en The Conversation y se publica aquí bajo una licencia de Creative Commons. Puedes leer el artículo original aquí.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=XT3T-3-D7MI&t=9s

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.