Personal contratado por Insabi para el Hospital General denuncia maltratos
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Personal contratado por Insabi para el Hospital General denuncia que no les dan vacaciones y los maltratan

Además siguen firmando contratos solo por tres meses y nadie les asegura que les darán uno permanente, como ha prometido el presidente.
Cuartoscuro
10 de diciembre, 2021
Comparte

Enfermeras y enfermeros que trabajan en el Hospital General de México Dr. Eduardo Liceaga, contratados por el Instituto de Salud para el Bienestar (Insabi) para atender la contingencia sanitaria, denuncian que pese a tener más de un año laborando no les han dado vacaciones, además aseguran que reciben malos tratos y discriminación por parte de jefes y compañeros que sí tienen base, mientras ellos siguen con contratos de solo tres meses y en la incertidumbre de no saber si les darán uno definitivo o no.

Este personal de enfermería es parte de los recursos humanos que ingresaron a los hospitales para atender la pandemia y sobre los que el presidente Andrés Manuel López Obrador ha asegurado que no se quedaran sin empleo, algo que todavía reiteró este primero de diciembre, en el informe por sus tres años de gobierno.

Sin embargo, enfermeras y enfermeros del Hospital General de México contaron a Animal Político, bajo condición de omitir sus nombres reales por temor a represalias laborales, que no solo no saben si de verdad se quedarán con un trabajo fijo, sino que, aun cuando la crisis sanitaria ya no está a tope, en el hospital los mandan a las áreas críticas a cubrir los roles más pesados y no tienen a nadie con quién quejarse. “Nos dicen que no tenemos derecho a nada porque somos eventuales y somos Insabi”, asegura el enfermero Raúl, algo que corroboraron otras cuatro de sus compañeras en la misma situación.

Te puede interesar: Insabi planea entregar medicamentos hasta el domicilio de los pacientes

“Yo entré desde abril de 2020 y no me han dado vacaciones. Por grupos en Facebook nos hemos enterado de que hay oficios de parte del Insabi (de los que Animal Político tiene copia) de que merecemos esos días de descanso, pero preguntamos en la jefatura de enfermería del hospital o en recursos humanos y nos dicen que no saben nada. Hemos llamado a teléfonos del Insabi y enviado correos y no nos responden”, dice el enfermero Raúl.

En otros hospitales, como el Instituto Nacional de Nutrición, asegura Mónica, otra enfermera, sí les dan vacaciones. “Lo sabemos por los mismos compañeros, y aquí en el Hospital General a los médicos se las dieron, pero a nosotros al personal de enfermería Insabi no”.

Este portal preguntó a un enfermero del Hospital General de Tlapa, en Guerrero, también contratado por Insabi para la emergencia, si a él le habían dado vacaciones a lo que respondió que tuvo ya dos semanas de descanso. También se le preguntó a una médica Insabi del Hospital General de Milpa Alta, en la Ciudad de México, quien también confirmó que sí ha tenido días de asueto.

Animal Político pidió una entrevista al Insabi para saber por qué no se le han dado vacaciones al personal de enfermería contratado para laborar en la contingencia sanitaria en el Hospital General de México, por qué se permite que tengan una carga de trabajo excesiva y cuándo se le dará un contrato permanente, como prometió el presidente.

A través de su oficina de comunicación y por escrito, el Insabi respondió que: “en relación con el personal que labora en el Hospital General de México Dr Eduardo Liceaga se informa que es el área de recursos humanos del nosocomio quien se encarga de la administración del personal. “El Insabi no tiene injerencia en los procesos administrativos del hospital y si algún trabajador tiene alguna duda con sus derechos, deberá dirigirse y resolverla con recursos humanos de su unidad médica”.

La única participación que tiene el Insabi, dice la respuesta de la oficina de comunicación, es en la transferencia de recursos financieros, lo que suele provocar confusión entre el personal de salud contratado.

Un día después de que Animal Político recibió esta respuesta, el área de recursos humanos del Hospital General les confirmó a los enfermeros que en efecto no son personal Insabi, sino personal de esta institución.

 “Lo que nos dijeron como excusa es que no les habían informado que aunque entramos como Insabi, ya somos personal del hospital, pero respecto a las vacaciones solo nos dijeron que lo van a checar y de los contratos permanentes nadie nos da razón”, explica Raúl.

 Ni el Hospital General de México, ni la Secretaría de Salud respondieron a las peticiones de entrevista de este portal para aclarar el tema. En tanto que el Insabi solo reiteró que desde el ingreso del personal, ellos solo se encargan de los contratos y de los recursos para pagar los sueldos, pero las reglas de contratación y la operación de los recursos humanos las maneja cada hospital.

Malas condiciones y discriminación

A los enfermeros del Hospital General de México, además de no darles vacaciones, los obligan a trabajar todos los días festivos y fines de semana. “Los que tienen contratos de base o son interinos (contratados también de forma eventual pero por parte del sindicato) se rolan para trabajar unos un día festivo y otros otro. Nosotros tenemos que venir todos esos días y no nos pagan doble. Descansamos entre semana y trabajamos todos los fines. Y es muy difícil que nos den permiso para ausentarnos o cambiar un día si tenemos un compromiso o una emergencia”, señala Mónica, otra de las enfermeras.

Los entrevistados aseguran que están agotados después de atender a los enfermos COVID en los peores meses de la pandemia y que ahora tienen que rolarse por áreas como urgencias, infectología, oncología, hematología.

“Mientras a los compañeros de base los mandan a consulta externa, nosotros nos las tenemos que arreglar con los pacientes más complicados, de los que nos toca atender hasta a ocho, así no se les puede dar una buena calidad de atención”, sostiene la enfermera Martha.

Esta situación se agudizó desde hace unas dos semanas, cuando llegó el sindicato a indicarles a los interinos que como a ellos no se les paga bono por riesgo, no tienen porqué entrar a áreas donde pueden tener un contagio. “Como a nosotros nos dan el pago por mínimo riesgo, resulta que somos nosotros los que debemos entrar y el trabajo se nos ha duplicado y, claro, a nosotros no hay sindicato ni nadie que nos defienda”, afirma Clara.

Lee más: Insabi debe más de 74 mdp a unidades médicas y prestadores de servicios por atenciones externas

Los retardos son otro problema. “Nosotros no podemos llegar cinco minutos tarde porque ya nos regresan, aunque hay compañeros que vienen de muy lejos, pero los de base sí pueden llegar tarde y los jefes se hacen de la vista gorda. A nosotros luego ni tiempo de ir a desayunar nos dan”, asegura Martha.

Además, este personal de enfermería se queja de un ambiente de trabajo tenso con los mismos compañeros de base e interinos, quienes, acusan, marcan la diferencia y los discriminan. “Dicen que nosotros no deberíamos estar trabajando aquí, que no hemos pasado el proceso ni los exámenes que les hacen a ellos y que no tenemos los conocimientos, pero si no hemos pasado ese proceso es justo porque no tenemos contrato fijo y porque no nos dan la oportunidad de hacerlo para ya tener una certidumbre en el trabajo”, se queja Carla.

El personal resume que se sienten como los apestados del hospital y que están agotados físicamente, por la carga de trabajo que tuvieron en los peores días de la pandemia y el peso del trabajo de ahora, pero también están cansados mentalmente, algo a lo que contribuye la incertidumbre de firmar contratos cada tres meses, que nunca saben cuando ya no se renovarán.

“Nuestro contrato se termina ahora el 31 de diciembre y nadie nos asegura que habrá otro. El pasado, por ejemplo, terminaba el 30 de septiembre, pasó semana y media después de esa fecha y en recursos humanos del hospital no seguían diciendo que aún no les habían dado ninguna indicación de si nos renovarían el contrato, pero que nos siguiéramos presentando a trabajar, así nos traen”, dice Clara.

Raúl explica que cuando preguntan cuándo se les contratará, en el hospital les responden que hay una larga lista de espera de personas que hicieron el trámite y los exámenes para ingresar antes de que llegaran ellos. En otros hospitales, como el de Tlapa y el de Milpa Alta, el personal contratado por la emergencia sigue también firmando contratos solo por tres meses.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Rescatan en México a niños de un campamento perteneciente a Lev Tahor, grupo judío ortodoxo

El grupo de Lev Tahor se extiende actualmente por Israel, EU, Macedonia del Norte, Marruecos, México y Guatemala.
29 de septiembre, 2022
Comparte

La policía de México sacó a un grupo de niños y adolescentes de un campamento en la jungla, perteneciente a un grupo judío ultraortodoxo en el país, según pudo saber la BBC.

Los agentes arrestaron a dos miembros de Lev Tahor sospechosos de estar involucrados en tráfico de personas y cometer ofensas sexuales graves, incluyendo violación, informó el Ministerio de Relaciones Exteriores de Israel.

Uno de los menores rescatado del campamento, de 3 años de edad, fue puesto en un vuelo con destino a Israel.

El grupo Lev Tahor (Corazón Puro en hebreo) se conoce por sus prácticas extremas y por imponer un régimen estricto a sus miembros.

Aboga por los matrimonios infantiles, impone castigos severos a las transgresiones más pequeñas y les pide a las mujeres y a las niñas desde los 3 años de edad que se cubran completamente con túnicas.

Los lineamientos le han ganado el apodo del Talibán judío, debido a las similitudes que su código de vestimenta tiene con el que impone el grupo islamista sunita que controla Afganistán.

El operativo

La policía entró en el campamento, situado unos 17 kilómetros al norte de la ciudad de Tapachula, en el estado de Chiapas, en la mañana del pasado viernes.

Un niño saca su mano por debajo de una cerca a manera de protesta.

Reuters
Se vio a varios miembros de la secta Lev Tahor protestando en las instalaciones donde los mantienen, en el estado de Chiapas.

Un juez federal dio la orden de arrestar a varios líderes del grupo de los cuales se sospecha la participación en abuso a menores, después de una investigación llevada a cabo por la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada.

Una fuente israelí con conexiones al operativo de rescate dijo que los niños y niñas fueron separados rápidamente del resto del grupo, ante el temor de que otros miembros los pusieran en riesgo al intentar impedir el rescate.

Se encontró a 26 miembros del grupo en el campamento, dentro de los cuales había israelíes con ciudadanía doble de países que incluían Canadá, EE.UU. y Guatemala, explicó el Ministerio de Relaciones Exteriores israelí.

Agregó que en el operativo se arrestó a un ciudadano canadiense y un ciudadano israelí. Otros dos miembros requeridos por la justicia se encuentran a la fuga después de abandonar el campamento dos días antes dela acción policial.

Otros cinco fueron detenidos por presunta violación de las leyes migratorias.

El resto de los miembros de la secta se encuentran en instalaciones de la Secretaría de Bienestar de México, a la espera de la decisión que se tome con ellos, dijo la Cancillería israelí.

El menor de 3 años era el hijo de un israelí, Yisrael Amir, quien abandonó el grupo anteriormente. Amir voló con su hijo a Israel este lunes.

“Culto peligroso”

Niñas de la secta

Raffi Berg
Hay niños de hasta 3 años en la secta Lev Tahor.

La policía de México trabajó en conjunto con un grupo de cuatro voluntarios de Israel, incluyendo exagentes del Mossad, para llevar a cabo la operación.

La unidad élite de policía que llevó a cabo la redada “de manera muy cuidadosa y sin acudir a métodos violentos” incluía agentes masculinos y femeninos por el gran número de mujeres y niños en la secta, dijo la fuente israelí.

“Las autoridades mexicanas cumplieron con su labor de la mejor manera posible”, añadió.

La operación echó a andar aproximadamente hace dos años, cuando Amir y otros familiares de miembros de la secta le pidieron ayuda a los exagentes del Mossad.

El equipo viajó entre Israel y Guatemala, donde la agrupación religiosa se instaló en 2014, y llevó a cabo operaciones de seguimiento en colaboración con autoridades locales, agencias de seguridad y un investigador privado guatemalteco.

En enero, unos 40 o 50 miembros de la secta cruzaron la frontera de forma ilegal hacia México, donde se les siguió hasta una zona selvática en el norte de Tapachula.

El grupo en Guatemala

El liderazgo del grupo en Guatemala está en el centro de la investigación de un caso de secuestro desde 2018, cuando dos menores que fueron llevados a Nueva York por su madre luego de escapar de la comunidad fueron raptados nuevamente.

Fueron rescatados tres semanas después en México.

Nueve miembros de la secta fueron acusados por este caso:

  • Cuatro -incluido el hijo del fundador de la secta y actual líder, Nachman Helbrans- están en prisión.
  • Uno fue condenado, pero quedó en libertad por sentencia cumplida.
  • Se espera que otro sea sentenciado en noviembre.
  • Otros dos están a la espera de juicio y uno está bajo custodia en Guatemala.

El rabino Shlomo Helbrans formó Lev Tahor en Israel en 1988 y luego se mudó a EE.UU.

Estuvo preso dos años después de ser sentenciado por secuestro en 1994. Se ahogó en México en 2017.

El grupo cuenta con unos 350 miembros y ha sido obligado a mudarse de país en país en los últimos años después de estar bajo escrutinio de las autoridades locales.

Actualmente se extiende por Israel, EE.UU., Macedonia del Norte, Marruecos, México y Guatemala. Por lo menos 70 u 80 de sus miembros permanecen en el país centroamericano.

Mientras algunos describen a Lev Tahor como ultraortodoxo, el grupo sigue sus propias reglas y ha sido considerado un “culto peligroso” por una corte israelí.

Sus líderes niegan haber violado leyes locales y dicen que son perseguidos por sus convicciones.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=ccR7nBO-7w0&list=PLLhUyPZ7578fO1FAne436D26PBdXhqG4p&index=22

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.