Pocas pruebas COVID y mucha demanda ante cuarta ola de contagios
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Pocas pruebas COVID en México y mucha demanda ante cuarta ola de contagios

De acuerdo con datos de la plataforma Our World in Data, de la Universidad de Oxford, en México, al primero de enero de 2022, se realizan 122 pruebas por millón de habitantes, mientras que en Reino Unido se hacen 20 mil pruebas por millón.
Cuartoscuro
4 de enero, 2022
Comparte

A las 10:45 de la mañana de este lunes 3 de enero ya no hay posibilidad de hacerse una prueba COVID-19 en el Centro de Salud T-II Tezozomoc, en la alcaldía Azcapotzalco, en la Ciudad de México. Solo había 35 pruebas disponibles para este día y las fichas ya se repartieron. 

“Ahorita ya no hay pruebas. Ya se repartieron las fichas para hacerlas. Venga mañana. La gente empieza a formarse desde las 6”, dice el policía de la entrada, mientras una de las enfermeras lo escucha, parada detrás de él, y confirma lo que dice. 

A esa hora, a las 10:45, todavía hay seis personas formadas en la fila, de las que alcanzaron ficha. Llevan más de cinco horas esperando por una prueba en este centro de salud, pero al menos podrán acceder a una. “Yo llegué a las 6:15 y sí alcancé ficha todavía, las empezaron a repartir como a las 8 de la mañana, y sí mucha gente ha venido y ya no ha alcanzado”, dice una de las señoras que esperan pasar al test en el centro de salud. 

Esta baja disponibilidad de pruebas se da en momentos en los que hay un aumento de contagios en el país. La Secretaría de Salud federal registró un incremento del 63% en el número de casos de COVID en las últimas semanas. 

En el Módulo de Atención Respiratoria del Seguro Social (MARSS), en la Unidad de Medicina Familiar (UMF) 13 del IMSS, también en la alcaldía Azcapotzalco, pasadas las 10 de la mañana de este lunes 3 de enero hay en fila 23 personas esperando por una prueba. 

“Llevamos aquí poco más de una hora y apenas han pasado unas seis personas, no sabemos a qué hora vamos a salir, pero al menos nos dicen que sí tendremos acceso a la prueba, sobre todo porque somos derechohabientes y usuarios de esta clínica y nos darán prioridad a nosotros”, dice la mujer que ocupa el lugar seis en la fila. 

El policía de la entrada corrige lo que dice la mujer y asegura que hasta ahora nadie se ha quedado sin prueba, pero que sí se tiene que hacer una fila de varias horas porque con cada persona se tardan unos 20 minutos y un poco más si resulta positiva, en ese caso hay que determinar el tipo de atención que requerirá y si se le debe referir a otro sitio o no. 

De cuántas pruebas hay disponibles aquí para este lunes dice que no puede dar esa información y lo mismo repiten las enfermeras del lugar. Animal Político solicitó al IMSS la cifra de cuántas pruebas se hacen por día en sus clínicas, pero hasta el cierre de esta edición no hubo respuesta. 

Los quioscos del gobierno de la Ciudad de México para pruebas COVID que en los repuntes pasados de contagios estaban instalados afuera del metro Etiopía y en las explanadas de las alcaldías de Cuauhtémoc, Gustavo A. Madero, Benito Juárez e Iztacalco, y que se retiraron con el descenso de casos, no se han vuelto a instalar. 

La oficina de comunicación social de la Secretaría de Salud de la capital dice a Animal Político que los quioscos se retiraron conforme la demanda de pruebas se redujo, pero en los próximos días se volverán a instalar, aunque no precisaron fecha. 

El número de pruebas que se hizo este lunes en la capital fue de más de 8 mil 500. El domingo 2 de enero se hicieron mil 781, con un 25% de positividad. Mientras que el 30 de diciembre se realizaron 7 mil 538, con 19.6% de positividad. En diciembre de 2020, el gobierno de la capital del país hacía más de 20 mil pruebas por día. 

De acuerdo con datos de la plataforma Our World in Data, de la Universidad de Oxford, en México, al primero de enero de 2022, se realizan 122 pruebas por millón de habitantes, de las que en promedio 32 resultan positivas a SarsCoV2 (positividad de 26%). 

En Reino Unido, en cambio, se hacen 20 mil 602 pruebas por millón de habitantes, con una positividad de 9.98%. Francia hace 15 mil 191 e Italia 14 mil 507 pruebas por millón de habitantes con una positividad de 10.6% y 8.18%. Mientras que en Estados Unidos se hacen 4 mil 119 pruebas por millón de habitantes y la positividad es de 19.84%. 

Desde este fin de semana la Ciudad de México y la zona conurbada lució largas filas de espera en farmacias privadas para hacerse una prueba COVID, donde acuden las personas que pueden pagarlas, el costo ronda los 300 pesos. 

Este domingo 2 de enero, a la 1:45 de la tarde, había una fila de 43 personas en la farmacia San Pablo de Satélite, en Naucalpan, Estado de México, esperando hacerse la prueba y otra cantidad similar esperando su resultado. 

Aunque este domingo se hizo publica una circular interna del ISSSTE donde se alerta a directivos de hospitales no solo por el alza de contagios sino también por un posible incremento de hospitalizaciones -por el impacto no solo de la nueva variante de COVID, ómicron, que parece ser más contagiosa, pero menos grave, sino por la presencia también de delta- el presidente Andrés Manuel López Obrador y la jefa de gobierno Claudia Sheinbaum insistieron en que no habrá ese aumento en los ingresos a hospital ni alza en muertes. 

“Adelanto, porque tengo el informe diario, de que sí están incrementándose los contagios por esta nueva variante (ómicron), pero afortunadamente no hay incremento en la hospitalización y lo más importante no hay fallecimientos… Pensamos que van a aumentar los contagios, pero no tiene la gravedad, esta variante, que la otra que nos afectó mucho”, dijo este lunes el primer mandatario.  

En tanto que la jefa de gobierno de la Ciudad de México aseguró que en la capital del país no hay ninguna alarma porque las hospitalizaciones y muertes se mantienen estables y reiteró, en conferencia de prensa, que no habrá restricciones adicionales y la estrategia se centrará en el avance de la vacunación con dosis de refuerzo. 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Covid: cómo funciona y por qué es importante la dosis de refuerzo contra la variante Ómicron

Dos dosis de la vacuna de covid ya no son suficientes para mantener al margen la nueva variante del coronavirus ómicron. ¿Cómo puede una tercera dosis darnos protección adicional?
14 de diciembre, 2021
Comparte

La muy mutada variante ómicron ha propinado un golpe serio a la habilidad de las vacunas para protegernos del contagio del virus que produce Covid.

Dos dosis de algunas vacunas no ofrecen casi ninguna protección contra una infección de ómicron, aunque todavía reducen considerablemente el riesgo de que te enfermes de gravedad y tengas que recibir asistencia hospitalaria.

Todas las vacunas se desarrollaron para combatir la primera versión del virus que surgió hace dos años.

¿Puede entonces una tercera vacuna o dosis de refuerzo de esas mismas vacunas originales marcar el cambio, o será que ómicron ya burló la protección que nos pueden dar?

Afortunadamente para nosotros, aunque que el contenido de las jeringas puede ser idéntico, una dosis de refuerzo no es simplemente más de lo mismo para el sistema inmune.

La protección que te da una tercera dosis es mayor, más amplia y con más memoria que la que tenías antes.

Escuela de covid

El sistema inmune tiene que aprender cómo se combate el coronavirus.

Una opción es que descubra cómo hacerlo sobre la marcha, cuando realmente te encuentras con el virus. Sin embargo, existe el riesgo de que se equivoque y termines seriamente grave.

Las vacunas funcionan más como asistir a la escuela: un entorno seguro donde tu sistema inmune puede aprender más sobre covid.

La primera dosis es la educación de escuela primaria que te da las bases fundamentales.

La segunda y tercera dosis son comparables a enviar tu sistema inmune a la escuela secundaria y a la universidad para profundizar dramáticamente su conocimiento. No es que se esté simplemente repitiendo la escuela primaria una y otra vez.

“El sistema inmune queda con un conocimiento y entendimiento más profundo del virus”, explicó el profesor Jonathan Ball, un virólogo de la Universidad de Nottingham, Inglaterra.

Dijo que a pesar de todo lo que se habla de los viles trucos de ómicron, un sistema inmune altamente entrenado presenta “un ambiente increíblemente difícil y hostil” para el virus y sus variantes.

Una clase de universidad

Getty Images
Una dosis de refuerzo es como enviar al sistema inmune a educarse en la universidad.

Los anticuerpos son los principales beneficiarios de esta educación.

Esas son unas proteínas pegajosas que se adhieren al exterior del coronavirus. Los anticuerpos neutralizantes pueden entorpecer el virus para que no pueda invadir tus células. Otros permanecen allí como el equivalente de una señal de luz intermitente de neón que anuncia: “maten este virus”.

Una serie de estudios de laboratorio y datos del mundo real mostraron que los anticuerpos neutralizantes que tienes después de recibir dos dosis de una vacuna de covid eran menos efectivos contra la variante ómicron.

El profesor Danny Altmann, un inmunólogo del Imperial College en Londres, dijo que quedabas con “absolutamente nada” y eras “presa fácil para una infección”.

Así que, hay que regresar a las clases.

Cada dosis de la vacuna desata otra ola de evolución de anticuerpos en el sistema inmune. Va en busca de mejores anticuerpos que puedan adherirse más firmemente al virus. Es un proceso llamado maduración de la afinidad.

“Tus anticuerpos adquieren mejor forma a medida que pasa el tiempo, se vuelven más refinados y más sofisticados”, comentó el profesor Altmann.

Si estos anticuerpos pueden adherirse más fuertemente al coronavirus, les quedaría más difícil a las mutaciones de ómicron ayudarle a liberarse. Y aunque la nueva variante ha mutado considerablemente, sigue siendo el mismo virus fundamental y tiene partes que no han cambiado nada.

Dosis adicionales de la vacuna también hacen que el sistema inmune amplíe su repertorio de anticuerpos a medida que encuentra nuevas maneras de atacar el virus.

Punto de vacunación en España, con una fila de personas esperando

Getty Images
Varios países han acelerado sus programas de vacunación contra la covid, ofreciendo en particular las dosis de refuerzo.

Cuestión de números

No se trata únicamente de la calidad de los anticuerpos, también aumenta la cantidad con las dosis de refuerzo.

“Tienes más (anticuerpos), su concentración en la sangre aumenta y no sabemos por cuánto tiempo, pero entre más veces te vacunes la memoria inmune perdura más“, señaló el profesor Charles Bangham de Imperial College.

El impacto de todo esto está claro en los mismos estudios que demostraron que dos dosis eran más débiles contra ómicron. La protección contra los síntomas de covid aumentó casi al 75% después de la tercera dosis.

En otras áreas del sistema inmune, la dosis de refuerzo también les están dando a nuestro cuerpo la delantera contra futuras variantes.

Las células B son la parte del cuerpo que produce anticuerpos en masa. Después de la dosis de refuerzo, algunas se desarrollan para producir esos anticuerpos súperpegajosos y altamente refinados. Otros pueden detectar el coronavirus, pero se mantienen sin madurar y flexibles.

“Estos pueden salir en diferentes direcciones y cuando proliferan empiezan a perseguir la nueva variante”, dijo el profesor Ball.

Y luego vienen las células T que, una vez más, se vuelven más abundantes y mejor preparadas para atacar los virus de la covid en respuesta a la dosis de refuerzo.

Ilustración de anticuerpos atacando un coronavirus

Getty Images

Las células T usan un truco diferente para detectar el virus y patrullar nuestro cuerpo en busca de cualquier señal de que las células están siendo infectadas de covid. Las células T reconocen parte del coronavirus que el mismo virus encuentra más difícil de mutar.

Así que, mientras ómicron se escabulle de nuestro sistema inmune, cada dosis de vacuna y, en efecto, cada infección, nos están dando a las defensas de nuestro cuerpo más herramientas para darle caza.

Todo esto es un buen augurio para las vacunas que nos protegen de enfermarnos gravemente.

“La inmunidad contra un virus casi nunca es absoluta -casi siempre te puedes volver a reinfectar y lo que quieres es que esa infección sea tan trivial que ni sabrás que la tienes o es muy leve”, concluyó el profesor Bangham.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=iTN15a4nWBw&t=4s

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.