Eliminan documento con el que CDMX defendió la entrega de ivermectina
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Eliminan artículo con el que CDMX defendió entrega de ivermectina; es poco ético y autoritario: gobierno capitalino

Según confirmó la Secretaría de Salud capitalina, al menos hasta septiembre de 2021 se siguió entregando ivermectina a pacientes con COVID-19.
Cuartoscuro
4 de febrero, 2022
Comparte

Este viernes 4 de febrero, el sitio SocArXiv decidió retirar de su sitio el artículo, “La ivermectina y las probabilidades de hospitalización por Covid-19: evidencia de un análisis cuasi-experimental basado en una intervención pública en la Ciudad de México” a través del cual el Gobierno de la Ciudad de México defendió la entrega de ivermectina a pacientes enfermos de COVID-19.

Se trata de una acción sin precedentes porque el sitio —que ya se había pronunciado sobre lo engañoso del análisis— dijo que no contaban con una política para retirar documentos.

En un texto firmado por Philip N. Cohen, director de SocArXiv, se explica que este artículo es potencialmente más dañino que otros que el sitio haya alojado.

“A la luz de los daños demostrables como los asociados con este documento, y en respuesta a una oleada comunitaria que nos suplica que actuemos, retiramos este documento”, señala el también fundador de SocArXiv.

La decisión de retirar el análisis “cuasi experimental” que firmaron José Merino, Eduardo Clark, Lila Petersen y Saúl Caballero de la Agencia de Innovación Pública (ADIP); Oliva López, secretaria de Salud de la Ciudad de México y  Víctor Hugo Borja, actual titular de la Unidad de Educación e Investigación del IMSS, se debió a cuatro consideraciones que hizo el sitio:

  1. Está difundiendo información errónea, promoviendo un tratamiento médico no probado en medio de una pandemia mundial.

 

  1. El artículo forma parte de un programa gubernamental que dispensa (o dispensaba) medicamentos no probados de manera poco ética, aparentemente sin el debido consentimiento o las protecciones éticas apropiadas de acuerdo con los estándares de investigación en seres humanos, y lo justifica.

 

  1. El documento es una investigación médica que pretende estudiar los efectos de un medicamento en el resultado de una enfermedad, y no está propiamente dentro del alcance del tema de SocArXiv.

 

  1. Los autores no revelaron adecuadamente sus conflictos de interés.

 

Este martes 2 de febrero, Animal Político dio a conocer que el Gobierno capitalino había gastado 29 millones de pesos en la compra de medicamentos no aprobados ni autorizados para el tratamiento de COVID-19 como azitromicina,  ivermectina y ácido acetilsalicílico. Fármacos no recomendados por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y prohibidos por más de 30 países.

También se dio a conocer que el artículo con el que el Gobierno de Claudia Sheinbaum justificaba la entrega de ivermectina en kits médicos había sido desacreditado por el propio sitio SocArXiv que lo había alojado en su página. El 8 de diciembre de 2021, Philip N. Cohen, director del sitio, escribió una carta aclaratoria en la que definió al documento como de muy mala calidad y engañoso.

Tras la publicación, el profesor de sociología de la Universidad de California, Juan Pablo Pardo-Guerra, escribió un hilo en Twitter en el que pidió a SocArXiv que eliminara el artículo y que se les prohibiera a los autores que pudieran publicar en la plataforma.

Esto llevó al director de SocArXiv  Philip N. Cohen, a presentar el tema al Comité Directivo para contar con una mayor discusión.

“No soy un investigador médico, aunque soy un científico social razonablemente bien versado en investigación de salud pública. No proporcionaré una revisión académica de la investigación sobre la ivermectina. Sin embargo, está claro, del registro de declaraciones autorizadas de agencias de salud pública nacionales y mundiales que, en la actualidad, la ivermectina no debe usarse como tratamiento o preventivo para COVID-19 fuera de estudios clínicos cuidadosamente controlados, lo que claramente no fue así”.

Entre las declaraciones con las cuales fundamentaron su decisión de retirar eL artículo están las comunicaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS), el Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos; Institutos Nacionales de Estados Unidos, la Agencia Europea de Medicamentos y la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos.

“A la luz de esta revisión, un programa para distribuir públicamente ivermectina a personas infectadas con COVID-19, fuera de un estudio controlado, parece poco ético. El documento es parte de dicho programa, y actualmente sirve como parte de su justificación”, subraya Philip N. Cohen.

“Para resumir, no hay pruebas suficientes de que la ivermectina sea eficaz para tratar la COVID-19; el estudio tiene un valor científico mínimo en el mejor de los casos; el paper es parte de un programa poco ético del gobierno de la Ciudad de México para dispensar cientos de miles de dosis de un medicamento inapropiado a personas enfermas de COVID-19, que posiblemente continúa hasta el presente; los autores del artículo lo han promovido como evidencia de que su intervención médica es efectiva”.

Según confirmó la Secretaría de Salud capitalina, al menos hasta septiembre de 2021 se siguió entregando ivermectina a pacientes con COVID-19.

“Esta es la primera vez que usamos nuestra prerrogativa como administradores de servicios para retirar un paper de SocArXiv. Aunque rechazamos muchos documentos, de acuerdo con nuestra política de moderación, no tenemos una política para retirar documentos de manera unilateral después de que se hayan publicado. No queremos hacer política en torno a un solo caso, pero sí queremos responder a esta situación”, agregan.

“Estamos retirando el documento y reemplazándolo con una ‘lápida’ que incluye los metadatos del documento. Hacemos esto para evitar que el paper cause daños adicionales y tomamos este incidente como un impulso para desarrollar una política más integral para situaciones futuras. Los metadatos servirán como referencia para las personas que siguen las citas del artículo en nuestro sitio”.

Ante la petición de prohibirles a los autores volver a publicar algo, el sitio informó que dejaban de lado este requerimiento que aplican solo a personas que violan repetidamente las reglas.

“Poco ético y autoritario”: reclama gobierno de CDMX

El director de la Agencia de Innovación Pública (ADIP), José Antonio Peña Merino —principal autor del documento— divulgó una carta en su cuenta de Twitter en la que, con los otros autores, se dicen “profundamente preocupados” por la eliminación del documento, acción que consideraron “una indulgencia en insinuaciones políticas en lugar de un examen en evidencia científica”.

“Su decisión de retirar el documento se basa en argumentos erróneos, falta de comprensión y varias declaraciones falsas”, se expone en la respuesta.

Defienden que el estudio fue observacional y lo que hicieron fue una evaluación de la política de distribuir ivermectina y supervisión médica remota. No es un ensayo clínico, subraya.

“Como estudio observacional, por supuesto que hay espacio para sesgos en la estimación, tanto de factores de confusión observados como no observados. En cuanto a la primera, utilizamos el sexo, la edad, los síntomas y las comorbilidades; sin embargo, la principal preocupación estaba relacionada con las diferencias de período entre los grupos comparados y las tasas de hospitalización entre períodos. Informamos esto en el documento e intentamos corregirlo en algunas especificaciones del modelo”, exponen los autores.

Reprochan que la decisión de eliminar el artículo del sitio web se haya basado en un hilo de Twitter del profesor Juan Pablo Pardo-Guerra.

“Si lo hubieras leído con más atención, habrías descubierto que cuando el replicó nuestro código, logró exactamente los mismos resultados (tanto para un trabajo ‘engañoso’), y cuando re-especificó nuestro modelo (que pretende corregir por las diferencias de periodos)”, sostienen.

“Por lo tanto, no tienes ningún sustento metodológico para la decisión a la que has llegado (de eliminar el documento)”.

Incluso, en la carta firmada por los autores,ccon excepción de Saúl Caballero, quien firma el artículo pero no la carta, cuestionan otras motivaciones del director de SocArXiv para eliminar su trabajo.

“Nos parece extremadamente poco ético, colonialista y autoritario que en ausencia de un argumento serio, cierres una obra por motivaciones políticas debido a las divisiones actuales en tu propio país”, se lee en la carta que envía Peña Merino.

También le cuestiona a Philip N. Cohen qué hará con los 148 estudios, 97 artículos revisados por pares, 78 con resultados que comparan grupos de tratamiento y control y en apoyo del uso de ivermectina desde que se realizó el de ellos.

Así como los dichos de Tasuku Honjo, ganador del Premio Nobel de Medicina 2018, para el uso y la evaluación científica adecuada de la ivermectina, ademas de los ensayos clínicos sobre los efectos de la ivermectina en COVID-19 que se están realizando actualmente en la Universidad de Oxford, la Universidad de Duke y la Universidad de Kitasato / Kowa Pharmaceuticals.

Ya en la parte final del texto adjuntan sus datos y el repositorio donde se encuentra el código que replica el estudio. Una liga distinta a la que se entregó cuando se publicó el artículo y que se pudo confirmar que ya no estaba disponible.

Insistieron que al momento de la implementación de esta política pública, que comenzó el 28 de diciembre de 2020 y concluyó en septiembre de 2021, se estaba construyendo evidencia sobre el uso de ivermectina para tratar COVID-19 con resultados positivos de Perú e India.

“Debería tener vergüenza y presentar su renuncia a su cargo en SocArXiv. Su comportamiento en este caso ha sido profundamente poco científico y poco ético, y contrario al compromiso de generar evidencia asociado con su publicación”, concluye la carta firmada por Peña Merino, Victor Hugo Borja, Oliva López Arellano, Jorge Alfredo Ochoa, Eduardo Clark y Lila Patersen.

Minutos después de que Peña Merino subiera la carta en su cuenta de Twitter, el director del sitio SocArXiv la retomó en sus redes sociales.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

La carrera por los 'minerales del futuro' que pueden influir en la seguridad nacional de los países

Si el petróleo marcó la historia del siglo XX, expertos anticipan que los minerales utilizados para producir energías más limpias marcarán el siglo XXI y sus precios subirán a niveles récord. La guerra en Ucrania está acelerando el proceso por motivos geopolíticos.
21 de abril, 2022
Comparte

Fueron 18 minutos de caos.

A las 5:42 de la mañana del 8 de marzo el precio del níquel comenzó a subir tan rápido que causó pánico en la Bolsa de Metales de Londres.

En solo 18 minutos escaló hasta superar los US$100.000 la tonelada en un salto sin precedentes que provocó la suspensión de las operaciones del metal.

Antes de romper ese récord, el valor del metal ya venía experimentando un aumento del 250% en las últimas 24 horas.

El episodio marcó la primera gran crisis de los metales desde que la invasión rusa a Ucrania sacudió los mercados globales.

La impactante subida, vinculada a las sanciones impuestas por Occidente a Rusia y los movimientos especulativos en los contratos a futuro, dejó claro que metales como el níquel, esenciales en la transición hacia una economía menos contaminante, se han vuelto esenciales en un mundo que ya no confía en la dependencia de los combustibles fósiles.

Rusia, unos de los grandes exportadores de gas y petróleo, demostró que por la dependencia que tienen muchos países de sus exportaciones, especialmente los europeos, los combustibles son un arma de guerra en medio de las duras presiones económicas que EE.UU. y sus aliados le han impuesto al Kremlin para que ponga fin a la invasión de Ucrania.

Empleada con láminas de níquel en Kola Mining and Metallurgical Company, en la región de Murmansk, Rusia.

Getty Images
Rusia es el tercer productor mundial de níquel.

“Construir un futuro de energía limpia producida en EE.UU. ayudará a salvaguardar nuestra seguridad nacional”, dijo el presidente Joe Biden el 31 de marzo.

“Necesitamos poner fin a nuestra dependencia a largo plazo de China y otros países para obtener insumos que impulsen el futuro”, apuntó el mandatario tras anunciar que invocaría la Ley de Producción para la Defensa para apoyar la producción y el procesamiento local de minerales utilizados en la fabricación de baterías eléctricas y almacenamiento de energías renovables.

Entre ellos, apuntó la Casa Blanca, están el litio, níquel, grafito, manganeso y cobalto.

Las armas energéticas de Rusia

Pero hay muchos más. De acuerdo a sus propias necesidades, cada país tiene distintos minerales en la mira para competir mejor por una cuota de mercado en la transición energética hacia una economía más electrificada.

Los expertos advierten que aquellas naciones que se queden ancladas en la exportación de petróleo, gas y carbón, corren el riesgo de volverse cada vez menos competitivos.

Vladimir Putin

Getty Images
El 40% del gas que compra Europa viene de Rusia.

Basta con mirar el caso de Rusia, cuyo poder económico reside en gran medida en los combustibles fósiles: es el segundo mayor productor de gas del mundo y el tercero de petróleo.

Sin embargo, en la carrera por los metales que tendrán un papel crucial en el desarrollo económico futuro, Rusia tiene sus ventajas: es el segundo mayor exportador de cobalto a nivel mundial, el segundo de platino y el tercero de níquel.

Pese a que Rusia tiene cartas para jugar en este nuevo escenario, lo cierto, dicen los expertos, es que la extracción de los superminerales está altamente concentrada en otros países.

La inmensa mayoría del cobalto que existe en el mundo viene de la República Democrática del Congo, el níquel de Indonesia, el litio de Australia, el cobre de Chile y las tierras raras de China.

Los expertos consideran al menos 17 minerales críticos para la transición energética del mundo y, por lo tanto, aquellos países con la capacidad para extraerlos o procesarlos tienen una mayor ventaja.

De los 17, la Agencia Internacional de Energía (IEA por sus siglas en inglés) estima que los más cruciales son el litio, el níquel, el cobalto, el cobre, el grafito y el conjunto de tierras raras.

¿Quiénes dominan la producción de estos minerales?

Para el año 2040, la demanda por esos minerales escalará velozmente, dice Tae-Yoon Kim, analista de la Agencia Internacional de Energía (IEA, por sus siglas en inglés) y autor principal del informe “El rol de los minerales críticos en la transición hacia energías limpias”.

Para estimar qué naciones podrían ser las más beneficiadas con la transición energética, el experto distingue entre aquellos países líderes en la extracción de los minerales y los que son líderes en su procesamiento.

Productores metales

BBC

Si bien la extracción está dividida entre varias naciones, hay un solo país que domina el procesamiento de todos esos minerales: China.

“Es difícil saber qué países serán los más beneficiados en la transición energética porque dependerá de dónde se ubiquen en la cadena de producción”, dice el experto en diálogo con BBC Mundo.

Lo que sí está claro es que estamos en un momento crucial. Mientras el petróleo marcó la historia del siglo XX, los minerales de la transición energética podrían marcar la historia del siglo XXI.

En ese sentido, agrega el experto, “son los minerales del futuro”.

Trabajador carga bolsa con cobalto en Kolwezi, Congo.

Getty Images
Más de dos tercios de la extracción de cobalto se hace en Congo.

No es nada raro entonces que en medio de la guerra, y con el hambre de minerales previsto para las próximas dos décadas, Estados Unidos y Europa encendieran los motores de la transición energética para disminuir su dependencia actual y futura de países como China y Rusia.

El peor dolor de cabeza lo tienen los países europeos que ahora están contra la espada y la pared porque el 40% del gas que consumen viene de Rusia.

“Europa le está financiando los caprichos a Putin”, le dijo a BBC Mundo en marzo Ángel Saz-Carranza, director del Centro de Economía Global y Geopolítica de Esade (EsadeGeo), en España.

Los cuatro más codiciados

Aunque los metales son necesarios para las baterías eléctricas, también son clave para el almacenamiento de distintos tipos de energía, para la actividad industrial y, en definitiva, para una economía más electrificada donde nuevos jugadores -estatales y privados- verán emerger grandes riquezas.

“Si la oferta no logra abastecer un aumento de la demanda por estos metales los precios se van a disparar”, le dice a BBC Mundo Lukas Boer, investigador del Instituto Alemán de Investigación Económica.

Proyecciones precio metales

BBC

Un factor esencial es que los proyectos mineros para extraer estos metales pueden tomar más de una década (en promedio 16 años) en estar operativos y, por lo tanto, es probable que en la década que viene la escasez sea aún mayor, explica Boer, quien junto a Andrea Pescatori y Martin Stuermer publicaron a fines del año pasado la investigación “Los metales de la transición energética”.

Además de las tierras raras, señala el estudio, los cuatro metales más codiciados serán el níquel, el cobalto, el litio y el cobre, cuyos precios podrían alcanzar récord históricos por largos períodos de tiempo, una tendencia que rompe con los habituales ciclos de alza y caída del valor en los mercados internacionales.

El valor total de la producción de estos metales puede aumentar más de cuatro veces entre el 2021 y el 2040, en un escenario de cero emisiones netas hacia la mitad de este siglo.

Cobalto

Getty Images
Al cobalto le llaman el “oro azul”.

Tanto así, que los productores de estos cuatro metales por sí solos podrían generar ingresos similares a los del sector petrolero durante los próximos 20 años, argumenta Boer, dependiendo de cómo evolucione un contexto internacional que actualmente está lleno de incertidumbre.

“Estos metales pueden ser el nuevo petróleo”, apunta Boer. Y “China se ha convertido en el mayor jugador invirtiendo en otros países como, por ejemplo, en la producción de cobalto en Congo”.

China lleva la delantera

En el nuevo escenario bélico y la necesidad de Occidente de disminuir su dependencia energética, hay países que pueden suministrar suplir parte de la demanda que se necesita para acelerar la transición.

Kwasi Ampofo, jefe de Metales y Minería en el centro de investigación BloombergNEF, sostiene que China está en una muy buena posición para beneficiarse del cambio.

China podría ser el mayor ganador si decide encaminar la producción de metales de Rusia a través de sus refinerías y luego venderla a otros países”, le dice a BBC Mundo.

Extracción de minerales raros en China

Getty Images
En China tiene lugar la mayor parte de la extracción y procesamiento de minerales raros del mundo.

Otros países han estado moviendo las piezas del tablero. En el caso del níquel, Indonesia ha estado ampliando su capacidad de producción en los últimos dos años, agrega, y puede seguir aumentándola para cubrir el déficit de Rusia.

De hecho, el níquel es el metal más expuesto a cualquier suspensión del suministro en Rusia, país que genera alrededor del 9% de la producción global.

“Cualquier interrupción a través de sanciones o reducción de la producción tendrá un impacto significativo en el precio”, argumenta Ampofo, especialmente porque la demanda de níquel para baterías eléctricas aumentará significativamente este año.

Por otro lado, si se producen interrupciones en la producción de los metales del grupo del Platino (PGM, por sus siglas en inglés), los productores de Sudáfrica pueden llenar el vacío con suministro adicional, apunta.

En la batalla por controlar la producción de los metales del futuro hay espacios donde China ha puesto el acelerador: aunque más de dos tercios de toda la producción mundial está en Congo, las empresas chinas poseen o financian la mayoría de las minas más grandes del país.

Es este escenario, si Occidente no avanza más rápido, se expone a perder la carrera.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=IMfPjrdMnf4

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.