Emilio Lozoya no probó que dinero de Odebrecht fuera para reformas
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro Archivo

Emilio Lozoya declaró cuatro veces que el dinero de Odebrecht era para reformas, pero no aportó pruebas

Dos testigos clave mencionados por el exdirector de Pemex están muertos; los restantes no ratifican esa hipótesis o se han negado a declarar. Directivo de Odebrecht que entregó el dinero tampoco reconoció esos pagos y contradice los dichos de Lozoya.
Cuartoscuro Archivo
17 de febrero, 2022
Comparte

Entre agosto de 2020 y julio de 2021, el exdirector de Pemex, Emilio Lozoya Austin, compareció cuatro veces ante la Fiscalía General de la República (FGR). En esas comparecencias, repitió hasta en 15 ocasiones que en el sexenio de Enrique Peña Nieto se había sobornado a legisladores para aprobar la reforma energética, y que el dinero para ello provenía de la constructora Odebrecht. Dijo que todos sabían que el dinero era para eso: la empresa brasileña, los legisladores, el presidente, los secretarios y él mismo.

Sin embargo, no ha podido probarlo hasta la fecha.

Al contrario, sus dichos chocan con la evidencia documentada por la FGR: el dinero que llegó a las cuentas proporcionadas por el propio Lozoya ahí sigue, o fue invertido para propiedades de él mismo u otros gastos; los tres testigos que ofreció para corroborar su versión rechazan saber de dónde venía el dinero; mientras que las declaraciones de los exfuncionarios de Odebrecht sostienen que los sobornos eran para contratos y que el beneficiario era el exdirector de Pemex.

Las únicas dos personas mencionadas por Lozoya en sus declaraciones, que supuestamente sabían que el dinero venía de Odebrecht y lo convirtieron en efectivo, no lo pueden ratificar ante la fiscalía porque están muertas.

Animal Político tiene copia de las cuatro declaraciones completas que Lozoya rindió ante el Ministerio Público, así como de las comparecencias de los testigos que ofreció: tres declaraciones de Rafael Jesús Caraveo Opengo (exfuncionario del Senado), dos de Norberto Gallardo Vargas (escolta y chofer de Lozoya), una de Froylán Gracia Galicia y otra de Miguel Pérez Esquivel, ambos exfuncionarios de Pemex. 

Los testimonios revelan que, de todos los que han declarado, Lozoya era el único que sabía que el dinero de Odebrecht era —supuestamente— para comprar votos en favor de la reforma energética. Froylán sabía que se estaba pagando a legisladores para agilizar la reforma, pero desconocía de dónde venían los recursos. El resto solo reconoce que participó en entregas de dinero, sin saber siquiera de dónde venía o que podría haber estado cometiendo un delito.

En la acusación final que la FGR presentó contra Lozoya por el caso Odebrecht en enero pasado, no se hace mención alguna de que el dinero de la constructora tuviera como destinatarios finales a los legisladores. De hecho, la fiscalía concluye que él y su familia fueron los beneficiarios de esos recursos, y por ese motivo ha pedido al juez que le imponga casi medio siglo de prisión.

No obstante, la carpeta de investigación iniciada en contra de los legisladores denunciados por Lozoya, bajo el número FED/SEIDF/CGI-CDMX/0000865/2020, continúa abierta y en integración. Entre ellos se encuentran el exsenador Jorge Luis Lavalle, encarcelado desde hace 10 meses en el Reclusorio Norte, y el excandidato presidencial Ricardo Anaya, en contra del cual la FGR alista una solicitud de orden de captura.

Dichos y contradicciones de Lozoya

En su primera denuncia y declaración, fechada el 11 de agosto de 2020, Lozoya confesó que él había recibido dinero de Odebrecht. No obstante, dijo que solo se había quedado con millón y medio de dólares, y que el resto del dinero que la constructora envió se había utilizado para otros fines.

Principalmente, asegura el exdirector de Pemex, el dinero se usó para impulsar la aprobación de las reformas estructurales, y en específico la energética. De hecho, en más de una decena de ocasiones de esta primera comparecencia, aseguró que los sobornos no eran para ganar contratos sino para ganar influencia en el gobierno de Peña y agilizar la aprobación de dicha reforma.

“Los recursos ofrecidos no fueron una contraprestación para la obtención de dicho contrato (…) la intención de Odebrecht en dar esos recursos era más bien la de posicionarse, así como comprometer e influenciar al gobierno para, más tarde, hacer realidad la reforma energética”, dice el exdirector de Pemex.

Sin embargo, el propio Lozoya modifica en diversos momentos los detalles de esa hipótesis. Señala, por ejemplo, que la empresa brasileña transfirió 3 millones 150 mil dólares en 2014, pero que de ellos la mitad fue para pagar consultores internacionales de la campaña de Peña Nieto, y que la otra mitad se los quedó el mismo. 

Agrega que, supuestamente, hubo un pago de 850 mil dólares extra pero que estos no fueron enviados por Odebrecht, sino que fueron entregados directamente y en efectivo por Fabiola Tapia, una empresaria de Hidalgo que fue socia de la constructora brasileña. Según Lozoya, este dinero se lo transferiría Odebrecht posteriormente.

La FGR, en el cierre de la indagatoria en contra de Lozoya (que se seguía de manera paralela a la de los sobornos a los legisladores), no valida nada de eso. Por el contrario, sostiene que todo el dinero fue transferido a empresas y números de cuenta proporcionados por el exdirector de Pemex.

En ese primer testimonio, Lozoya señala que entre 2013 y 2014 Odebrecht transfirió a otra empresa 6 millones de dólares en varios movimientos. El exfuncionario reconoce que él dio el número de cuenta de dicha compañía, pero repite y sostiene que lo hizo por instrucciones del exsecretario de Hacienda, Luis Videgaray, y que el dinero no estaba condicionado a la adjudicación de ningún contrato.

Respecto de esos recursos, la investigación de la FGR sustentada en declaraciones de seis exdirectivos de Odebrecht y en documentos bancarios aportados por las instituciones financieras solo confirma que dicho monto es correcto. Sin embargo, contradice la lógica expuesta por el exdirector de Pemex. El exjefe de la división de Odebrecht en México, Luis Weyll, sostiene, por ejemplo, que el dinero sí estaba condicionado a la obtención de un contrato de servicios en la refinería de Tula en Hidalgo, y prueba de ello es que de los 6 millones prometidos solo dos fueron transferidos inicialmente. El resto fue enviado solo después de que dicha adjudicación quedó materializada.

En otra parte de ese testimonio, Lozoya asegura que el propio Weyll entregó en 2014 un total de 84 millones de pesos en efectivo. Y aunque por un lado sostiene que ese dinero se usó para el soborno de los legisladores, por el otro reconoce que el dinero era más bien un “incentivo” para que no se modificara el contrato de la planta Etileno XXI, que la constructora junto con su filial Braskem habían obtenido en el sexenio de Felipe Calderón.

Lee: Meade niega que él haya aprobado un contrato con filial de Odebrecht para el proyecto Etileno XXI

Según el exdirector de Pemex, esos recursos fueron entregados directamente por Weyll a Rodrigo Arteaga Santoyo, quien era su secretario particular. De dichos recursos, 32 millones se entregaron a un representante de Videgaray, mientras que el resto se usó para repartirlo en los presuntos sobornos a los entonces legisladores del PAN.

Según Lozoya, fue justamente de estos recursos en efectivo de donde se tomó el dinero para repartirlo a los legisladores. Una de esas entregas quedó grabada en un video que Lozoya entregó como evidencia. El dinero, según el exdirector de Pemex, lo repartieron su exjefe de ayudantes, José Velasco Herrera, y tras su fallecimiento su sucesor en el cargo, Francisco Olascoaga Rodríguez.

En testimonios posteriores fechados el 4 de septiembre y 8 de agosto de 2020, Lozoya insiste en esta versión aunque matiza en que “al parecer” fueron 84 millones, y reconoce que no está seguro sobre si estos pagos efectuados por Weyll eran del conocimiento Odebrecht. En su última declaración, fechada el 15 de julio de 2021, agrega que parte del dinero fue entregado a los exdirectores de Pemex Carlos Treviño y José Antonio González Anaya, lo que no mencionó originalmente.

La FGR no valida ninguna información relacionada con el pago de estos 84 millones en el cierre de la investigación final contra Lozoya. Esos pagos ni siquiera se mencionan. Las declaraciones de referido Weyll y de los otros exdirectivos de Odebrecht solo confirman los poco más de 10 millones de dólares transferidos 2012 y 2014 a las cuentas proporcionadas por Lozoya.

Sin testigos ni pruebas

En su segunda declaración rendida ante la FGR en septiembre de 2020, Lozoya reconoció que no había logrado convencer a dos de sus testigos para que se presentaran voluntariamente a testificar ante el Ministerio Público. Se trataba de sus excolaboradores en Pemex, Rodrigo Arteaga Santoyo y Francisco Olascoaga.

El testimonio de Arteaga Santoyo era especialmente relevante debido a que —según Lozoya— era la persona que había recibido directamente de Weyll los 84 millones de pesos en efectivo, y quien tenía los originales de los recibos que se firmaban en cada entrega de dinero y que probaban, efectivamente, que todas las entregas ocurrieron.

Lozoya y sus abogados pidieron entonces apoyo de la fiscalía para que esta los citara directamente. Autoridades federales confirmaron a este medio que dichas personas sí fueron ubicadas, pero se negaron a ratificar cualquiera de los señalamientos vertidos por Lozoya y también rechazaron contar con los recibos.

De hecho, en la audiencia de abril de 2021 en la que el exsenador Jorge Luis Lavalle fue vinculado a proceso por este caso, sus abogados defensores señalaron que habían logrado obtener entrevistas con ambos personajes en las que rechazaban que hubieran participado en alguna trama delictiva.

Lee: Juez abre proceso al exsenador Lavalle Maury por sobornos de Odebrecht y lo deja preso

En sus comparecencias, Lozoya refiere que hay una persona que sabía que Odebrecht estaba entregando dinero en efectivo: Fabiola Tapia, exsocia de la constructora en México, y quien supuestamente puso de su bolsa los millones de dólares en efectivo por adelantado. Personal a cargo de dicha mujer se encargó, posteriormente, de entregarle el dinero a Velasco Herrera, el hombre en quien más confiaba Lozoya.

Ni Tapia ni Velasco pueden confirmar esta versión porque están muertos. Velasco falleció en diciembre de 2013 de un infarto, mientras que Tapia perdió la vida en 2014 a causa de una insuficiencia renal. La empresaria tiene un hermano que también fue socio de Odebrecht; sin embargo, según Lozoya, él no estaba enterado de las irregularidades.

Hay cuatro personas que sí declararon ante la FGR, pero ninguna dice saber de dónde venían los recursos que entregaron. Rafael Caraveo Opengo, por ejemplo, quien aparece en el video filtrado recibiendo el dinero, confirma que periódicamente recibía sumas en efectivo, pero sostiene que “nunca supo el origen o procedencia” de dichos recursos.

Miguel Pérez Esquivel declara que acompañó al fallecido Velasco a algunas entregas de recursos, pero aclara que nunca vio quién se lo entregaba. Norberto Gallardo Vargas, exescolta de Lozoya, sostiene que “las entregas de dinero las hice por órdenes superiores, desconociendo la razón, motivo y la posible ilicitud de esos hechos”.

El que da más detalles es Froylán Gracia, quien por invitación de Lozoya ocupó un alto cargo en Pemex. Sin embargo, pese a que declara que este le contó que por presuntas órdenes de Peña y Videgaray se estaban comprando votos de legisladores para aprobar la reforma, dijo desconocer de dónde salía el dinero.

“Él (Lozoya) me dijo que le habían instruido hacer entregas de dinero en efectivo, sin especificar las condiciones en que se harían dichas entregas de dinero ni la procedencia de los recursos para comprar voluntades, hechos que nunca fueron de mi conocimiento”, señala en su declaración fechada el 9 de septiembre de 2020.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

"No soy yo, es mi tiroides": la montaña rusa emocional de las mujeres con problemas hormonales

Esta glándula es "la batería" del cuerpo y provoca síntomas, muchas veces ignorados o mal diagnosticados, tanto si funciona mucho como si funciona poco. El 80% de las personas que sufren estos síntomas son mujeres.
7 de abril, 2022
Comparte

Quiero acostarme con mi pareja, pero mi libido dice no. Quiero levantarme pronto, hacer mil cosas, pero ya no puedo hacer las cosas como antes. Quiero leer un libro, pero la neblina mental lo impide. Quiero estar tranquila, pero algo me hace gritar al que tengo enfrente, patalear, rabiar. Quiero bajar de peso, lo intento, me esfuerzo, pero no puedo. Quiero estar feliz, tengo motivos, pero algo, como un succionador de energía y alegría se interpone. Quiero bajarme de esta montaña rusa de síntomas y emociones.

Laura, Eirene y Loreta viven en países tan dispares como Chile, España y Croacia, pero, según cuentan a BBC Mundo, el párrafo anterior resume buena parte de lo que han vivido en los últimos años. También pasaron por un largo camino hasta dar con lo que tenían.

“Con 17 años empecé a tener síntomas locos. Vértigos, un zumbido en el oído, me sentía muy mal al entrenar. Pensaban que era epilepsia. Después de medio año de pruebas, vieron que era la tiroides”, cuenta Loreta.

El caso de Eirene empezó por problemas estomacales en 2009, endoscopias, gastroscopias, colonoscopias, una doctora que le dijo que se estaba inventando una enfermedad, hasta que, en la década siguiente, le dieron su diagnóstico.

Laura escuchó cómo un médico le decía que estaba gorda porque “los venezolanos lo están porque comen muchas arepas” y ha visto a siete u ocho médicos para encontrar un tratamiento que no le suponga un shock hormonal.

Las tres tienen hipotiroidismo autoinmune.

Una mariposa que controla tu energía

La tiroides es una glándula con forma de mariposa ubicada en el cuello. Su trabajo es producir hormonas esenciales para ayudar al cuerpo a usar energía, mantenerse caliente y mantener el funcionamiento correcto del cerebro, corazón, músculos y otros órganos.

Doctora inspecciona el cuello de una mujer

Getty Images
El hipotiroidismo es más frecuente y está infradiagnosticado

“Es como la batería del cuerpo. Si funciona mucho o poco, hay síntomas”, cuenta a BBC Mundo la endocrinóloga Paloma Gil. Si funciona poco, aparece el hipotiroidisimo y se siente “como un juguete al que se le acaban las pilas, se cansa más fácilmente“; si funciona demasiado, se produce hipertiroidismo y la persona puede estar “como si alguien le huiera dado una dosis extra de cafeína, acelerado”.

Ambos, hipo e hipertiroidismo, tienen multitud de sintomas: caída de pelo, pérdida de energía, cambios de humor repentinos, pérdida o ganancia de peso, cambios en la menstruación, en la piel, olvidos y neblina mental.

“El problema es que son inespecíficos”, comenta el doctor Francisco Javier Santamaría, miembro de la Sociedad Española de Endocrinología. Por ejemplo, en el caso del hipotiroidismo “se puede confundir con tener una mala racha o una depresión”.

El hipotiroidismo es más frecuente y, cuenta Santamaría, está infradiagnosticado. “La incidencia es de más o menos un 10% de la población que la sufre. La mitad de ellos no está diagnosticado”. Es una dolencia principalmente femenina: “El 80% de las personas que padecen de tiroides son mujeres”.

“No somos un órgano separado de un cuerpo”

Un tratamiento muy habitual es la levotiroxina, una pastilla que regula el desajuste de la tiroides. “Una vez que se ponen las hormonas bien se puede hacer una vida normal“, explica la doctora Gil.

Dubujo de dos personas que cargan un celular con muy poca batería

Getty Images
Muchas mujeres con hipotiroidismo aseguran que se cansan mucho y se les hace difícil estar al 100 %

Pero no ocurre así con Loreta, Eirene y Laura, que, aunque están bajo control médico y con tratamiento, siguen teniendo síntomas.

“A veces estoy deprimida, todo te cansa mucho. Es difícil combinar esta enfermedad con el ritmo de vida actual”, se queja Loreta, mientras que Laura, una persona muy activa, tiene días que debe trabajar tumbada en la cama. “Trato de hacer todo lo mejor que puedo, sin presión. Pero es muy difícil estar bien a 100%”, añade Eirene.

Loreta ha visto su condición agravarse, tiene nódulos y puede que le extirpen parte de su tiroides. “El médico (el actual) me dijo que había cosas que me pasaban, como no poder enfocarme, no poder mantener una conversación, eran por esto. Siempre me digo ‘yo no soy así. Es mi tiroides'”.

“Normalmente la mayoría de los pacientes, el 80 o 90% se normaliza. Pero hay casos que no llegan a estar 100% normal”, apunta el doctor Santamaría.

“Hay casos que son más complejos. La mayor parte de los hipotiroidismos son de tipo autoinmune y, aunque tomes medicación, esta autoinmunidad sigue afectando a otros órganos”, sostiene el doctor Santamaría.

Esto significa que nuestro sistema acaba atacándose a sí mismo. “Produces anticuerpos y atacas a otras cosas, vas contra el folículo del pelo, te da vitíligo, problemas en el intestino…”

Además, apunta Santamaría, la hormona tiroidea afecta a todo, incluso al sistema nervioso: “Hay mucha labilidad emocional, irritación. Aunque hayas corregido la tiroides, puede persistir esa clínica (síntomas).

En definitiva, muchos pacientes no encuentran respuestas.

Un camino autodidacta

Las tres pacientes entrevistadas por BBC Mundo acusan que el problema es que no hay tantos médicos actualizados ni tampoco hay un tratamiento integrativo de la tiroides. “Todo está relacionado, no somos un órgano separado del cuerpo”, dice Eirene.

Loreta, Eirene y Laura sintieron que no estaban recibiendo todas las respuestas que necesitaban. Las tres emprendieron un camino autodidacta de libros, videos, cursos, lleno de informaciones contradictoriasy soluciones a base de ensayo-error.

Las tres acudieron a algo que, saben, es un privilegio: un médico privado que les dedique más tiempo y les lleve su control rutinario. Y tanto Laura como Eirene, acudieron específicamente a especialistas en medicina integral para que revisaran todos su síntomas y los trataran en conjunto.

Una mujer apoya su cabeza sobre su escritorio

Getty Images
Quienes llegan a la consulta de la doctora García aseguran que “quieren llegar a todo” y no pueden

Isabel García es médica especialista en endocrinología y nutrición con una visión integrativa. Asegura que a su consulta acuden muchas personas cansadas de dar vueltas y “dañadas por médicos a los que dicen que no se encuentan bien a pesar de que las analíticas aparezcan correctas. Ahí hay otras cosas que evaluar”.

“Las enfermedades tienen una causa, una raíz. Muchas veces no se solucionan con solo una pastilla. Hay que ver a la persona”, sostiene García y apunta que un problema es que en las facultades y en las consultas médicas “no se habla del componente emocional ni de la importancia de la alimentación y los hábitos”.

Una pequeña guía

Los tres especialistas consultados advierten que, en ningún caso, se debe tomar medicamentos o suplementos sin supervisión médica.

La doctora García promueve en su consulta la eliminación de los tóxicos, que puede ir desde algunos empastes dentales que contienen mercurio hasta reemplazar los túper de plástico por otros de cristal o los jabones líquidos por pastilla. Esto son cambios que, por el ritmo de vida, las condiciones económicas, el contexto social que se tenga no están siempre al alcance de todos.

Pero también propone cambios en la alimentación mucho más asequibles, como eliminar el azúcar y los ultraprocesados y todo aquello que considera inflamatorio, como el gluten o la leche de vaca, además de tomar el sol, esencial para la vitamina D, así como hacer ejercicio de fuerza “pero poco a poco, porque el ejercicio es algo que estresa mucho al cuerpo”.

Una mujer medita sentada en el suelo

Getty Images
El autoconocimiento, meditar y ser autocompasiva puede ayudar a llevar una enfermedad autoinmune

Por la tipología de mujeres que llegan a su consulta -“mujeres de mediana edad, que quieren llegar a todo y no les da la vida, con una carga mental y emocional fuerte”- García recomienda pequeños gestos diarios: dormir sin el teléfono móvil en la habitación, disminuir el consumo de internet, delegar y decir que no, hacer algo a nivel personal que nos motive, como meditar, ir a terapia, aprender a gestionar nuestras emociones y conectar con una misma.

“Cambiando algo de la dieta y bajando el estrés, los cambios son espectaculares”, observa la doctora García.

Conocerse mejor y ser autocompasiva

Eirene, Loreta y Laura coinciden en un proceso que califican de esencial: autoconocimiento.

“Es clave saber cuándo algo es molestia mía y cuándo son las hormonas”, dice Laura. “Conócete, escribe cada vez que sientas un cambio de humor, aprende de la enfermedad. Si no te conoces, no sabes si el casancio lo tienes porque sí, la semana estuvo fuerte, o porque hay algo yendo mal”.

También es esencial buscar redes de apoyo y explicar a nuestro entorno el problema. “Hay mucha incomprensión. Eres la floja, la rara que come raro, que no bebe alcohol”, explica Eirene, quien modificó radicalmente su dieta y estilo de vida eliminando todos los tóxicos posibles e inlcuyendo una dieta antiinflamatoria.

Laura agradece que apareciera su hipotiroidismo para darle la oportunidad de mirar hacia adentro. Y aconseja: “Esto es una enfermedad silenciosa, pero quien te grita es tu cuerpo. Escúchalo, abrázalo, sé comprensiva contigo misma y, es clave, ten autocompasión”.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=8B-mGZ9rNPk&list=PLLhUyPZ7578eok-8–DpsTmkXaK8WZokl&index=26

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.