Aseguradora negó cubrir a niño por vivir con Síndrome de Down
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
DIF Jalisco

Tener Síndrome de Down no es razón para negar un seguro: la lucha de una madre contra la discriminación

Delia Ortiz libró una batalla legal de dos años para exigir que una aseguradora brindara sus servicios a su hijo. La empresa se negó a hacerlo solo porque el menor es una persona con discapacidad, una práctica que Delia considera necesario erradicar.
DIF Jalisco
18 de febrero, 2022
Comparte

Buzz es un niño con Síndrome de Down. No se llama así, pero su madre, Delia Ortiz, pide proteger su identidad. Así que para este reportaje, se elige el nombre del superhéroe favorito del niño de ocho años: Buzz Lightyear, el personaje de Toy Story que hizo famosa la frase: “¡Hasta el infinito… y más allá!”. 

Precisamente, Delia dice que esa frase es la que mejor define a su hijo. “Es un niño súper activo; le encanta correr, nadar, escalar, y se esfuerza mucho para hacer todo lo que hacen los demás niños. Por eso, la frase de Buzz Lightyear lo define muy bien —recalca la mujer—. Porque para mi hijo no existen los límites”. 

Sin embargo, la sociedad que lo rodea no ve las cosas de la misma manera.

“No sabes la cantidad de veces que escucho comentarios del tipo: ‘No, es que esta no es la escuela que su hijo necesita’. ‘No, es que no tenemos el personal cualificado para atenderlo…’”, lamenta la mujer.  

A finales de 2019, Buzz fue víctima de otro acto de discriminación. Aunque esa vez no se trató de un comentario velado, denuncia Delia, sino de una discriminación directa por parte de la Aseguradora Banorte, compañía con la que inició una disputa legal a finales de 2019 luego de que esta le negara la renovación de la póliza de gastos médicos a su hijo.

Más de dos años después, la disputa continúa vigente, aunque previo a la publicación de este reportaje y después de que se les buscó para conocer su versión sobre este reportaje, Banorte contactó a Delia para negociar la renovación de la póliza de Buzz. No obstante, la mujer precisa que, más allá de su caso particular, el punto central de su petición es que el banco revise sus procesos internos para evitar otros posibles casos de discriminación como el que denuncia que sufrió su hijo.  

El caso de Buzz

En entrevista, Delia explica que, cuando Buzz y su hermana gemela nacieron, los incluyó dentro de una póliza colectiva de gastos médicos con esa aseguradora. En aquel entonces, entregó toda la documentación médica y no tuvo problema. Pero cuando el niño contaba con seis años, Delia quiso migrar de una póliza colectiva a una individual, y ahí empezó la pesadilla.

“Como ya tenía su seguro desde el nacimiento, el paso hacia una póliza individual me parecía un trámite sencillo”, expone la mujer. 

Pero no fue así. Una ejecutiva de ventas le mandó un correo diciéndole que la aseguradora requería de mucha más información sobre la condición de su hijo. 

Delia entregó el expediente médico de Buzz y el cariotipo, el estudio genómico donde se dictamina que nació con un cromosoma extra —una condición que también se conoce como Trisomía 21—. Y poco después, la aseguradora le contestó en una línea por correo electrónico que no le renovaría la póliza. 

“Se rechaza la solicitud debido a que el solicitante presenta características desfavorables sugestivas de agravación de riesgo”, informó la aseguradora. 

Aunque no mencionaba explícitamente el Síndrome de Down como la razón por la que rechazaba renovar la póliza del seguro, para Delia está muy claro que el motivo fue ese, puesto que la respuesta se dio luego de entregar el cariotipo y los estudios clínicos relacionados con el Síndrome de Down. 

Así que, a partir de esta respuesta, Delia acudió a la justicia.

El camino no fue sencillo. En primer lugar, la autoridad judicial no quiso aceptar el amparo indirecto que interpuso Delia alegando que esta herramienta legal no aplica contra una aseguradora, debido a que se trata de una empresa privada, un particular, y no de un ente del Estado mexicano.  

Sin embargo, en marzo de 2021, la Suprema Corte de Justicia de la Nación ya había discutido este tema a raíz de otro amparo interpuesto por Gabriel, un hombre de 37 años que también acudió a la justicia ante la negativa de otra aseguradora de incluir en la póliza a su bebé con Síndrome de Down. 

Tras atraer el caso, la Primera Sala de la Suprema Corte resolvió que un tribunal de distrito debía admitir la demanda de amparo de Gabriel, al considerar que las aseguradoras, si bien son privadas, dan servicios de salud que le corresponden al Estado brindar, y que, por lo tanto, sí pueden ser sujetas a un juicio de amparo ante una inconformidad de la ciudadanía.  

Además, con esta resolución, la Suprema Corte recordaba a las aseguradoras que deben cumplir la amplia normativa vigente que protege los derechos en México de las personas con discapacidad, como lo son la misma Constitución —que prohíbe la discriminación—, la Ley General para la Inclusión de Personas con Discapacidad o la Ley para Prevenir y Eliminar la Discriminación.  

“Fue una decisión histórica”, asegura Gabriel en entrevista. 

Luego de que el amparo de Delia también fuera aceptado, un tribunal colegiado emitió en septiembre de 2021 un fallo, en el que básicamente le dice a la aseguradora que el motivo para negarle el seguro a Buzz no puede ser la condición de discapacidad.

A partir de esta resolución, la aseguradora contestó que, derivado de las medidas cautelares que la justicia dictaminó para proteger a Buzz durante el tiempo que durara el litigio, ya había emitido las pólizas de los años 2020 y 2021, y que, por lo tanto, daba por concluido el asunto.   

Entonces, Delia cuenta que, antes de que todas las partes dieran por cerrado el caso, se contactó de nuevo con la aseguradora por correo electrónico para solicitar la renovación de la póliza para este 2022. “Pero la respuesta fue: ‘crí, crí, crí…’”, dice la mujer imitando el sonido de los grillos en mitad del silencio. “¡Nadie me daba respuesta!”.  

Es decir, apunta la mujer, la aseguradora se quitó el asunto de encima alegando que ya cumplió dándole a su hijo las pólizas de 2020 y 2021, aunque esto fue por mandato judicial y no como una forma de la compañía de aceptar el error y el posible acto de discriminación. Y luego, la aseguradora se zafó del asunto cortando la comunicación con ella para no renovar la póliza de Buzz.

Ante esta situación, Delia dice que está valorando si continúa o no con el proceso legal, ante lo que entiende es una “respuesta insatisfactoria” tanto por parte de la aseguradora como de la justicia, que, si bien le dijo a la aseguradora que no podía discriminar en su respuesta, no señaló de manera tajante en su resolución que la compañía hubiera incurrido en discriminación.    

No obstante, más allá de la decisión que tome acerca del proceso, la mujer dice que lo más importante de este caso es haber dejado claro el mensaje de que, como sociedad, “no podemos invisibilizar la discriminación”.  

“No puede ser que, en pleno siglo XXI, aun sea más fácil asegurar algo material, como un coche, que a tu hijo”, lamenta Delia, que pide al resto de ciudadanos que también aporten su grano de arena en esta lucha contra la discriminación.

Previo a la publicación de este reportaje, Animal Político buscó a Banorte para conocer su postura. Por medio de un correo electrónico, la aseguradora insistió en que “cumplió a cabalidad con la resolución del juez del caso, renovando la póliza del menor hasta el 31 de diciembre de 2021”. 

“De manera complementaria, Banorte ya entró en contacto con la madre del menor para hacerle una oferta por una nueva póliza de seguro de gastos médicos mayores para el año 2022”, añadió el banco. 

Delia, como ya se expuso, insiste en que, más allá de su caso en particular, el punto central de su petición es que el banco revise sus procesos internos para evitar incurrir en otros posibles casos de discriminación en contra de personas con discapacidad. 

Te puede interesar | Rechazan vacunar a joven con síndrome de Down; Salud dice que prepara plan de vacunación

“Mi hijo no está enfermo, tiene una condición diferente”

Gabriel, el padre del menor cuyo caso llegó hasta la Suprema Corte tras la negativa de otra aseguradora a incluir en la póliza a su bebé con Síndrome de Down, lamenta que en esa lucha contra la discriminación aún hay mucha falta de información.   

Por ejemplo, en su caso la respuesta que le dio la compañía de seguros para negarle la póliza a su hijo —Gabriel junior— fue que este “tenía padecimientos sistémicos”. 

“Pero un padecimiento sistémico es una enfermedad que alguien tiene en todo el cuerpo. Y mi hijo no está enfermo. Mi hijo lo que tiene es Síndrome de Down, que no es una enfermedad, sino una condición diferente”, plantea Gabriel, que explica que “hay niños con Down que pueden estar muy enfermos, y niños con Down que no tienen absolutamente nada”, a los cuales no habría ningún motivo para negarles el seguro de gastos médicos.

“Es decir, si yo voy a una aseguradora a solicitar un seguro y me dicen que no porque tengo obesidad, o porque tengo cáncer, pues me lo pueden decir. Y si una persona con discapacidad va y también tiene obesidad o cáncer, también le pueden decir que no. Pero lo que nunca podrán hacer es decirle que no porque presenta una condición de discapacidad. Eso es discriminatorio”.   

Paulina Jiménez Ochoa es abogada, activista en pro de los derechos humanos y persona con discapacidad visual. En entrevista, dice que, mientras persista la confusión entre discapacidad y enfermedad, la puerta para la discriminación seguirá abierta. Y no solo en México. En España, por ejemplo, en diciembre pasado una organización civil también denunció a la aseguradora ING Direct por supuesto trato discriminatorio, ya que esta niega otorgar pólizas de seguro a aquellos usuarios que superen el 33% de discapacidad.

“Evidentemente, puede haber enfermedades que deriven en una discapacidad, pero la discapacidad no es sinónimo de enfermedad en automático. Y si esto no se tiene claro, entonces seguirá abierta la puerta a miles de interpretaciones y a que las aseguradoras no hagan efectivas las pólizas”, advierte la abogada.  

Libertad Hernández, activista y directora del medio digital Dis-Capacidad.com, recuerda que el tema de la discriminación en México es un asunto que ha venido persistiendo desde muchas décadas atrás.

Así lo corroboran también las cifras oficiales. Enrique Ventura Marcial, director de admisibilidad, orientación y formación del Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred), detalla en entrevista que entre 2002 y el pasado 2021 abrieron 1 mil 680 expedientes por presuntos casos de discriminación a personas con discapacidad, siendo el ámbito educativo donde más quejas recibieron (493), seguido del laboral (428). 

Ventura Marcial dice que, en el ámbito educativo, especialmente en las escuelas privadas, sucede algo similar a lo que pasa con las aseguradoras: que, al ser entes privados, alegan que pueden reservarse el derecho de decidir a quién le dan la atención y a quién no, argumentando “que no tienen el personal ni la capacidad para atender a personas con discapacidad”. Sin embargo, recuerda Marcial, estas escuelas privadas también ofrecen un servicio que es inherente al Estado mexicano, como las aseguradoras, por lo que también deben ajustarse a toda la normativa que prohíbe la discriminación. 

“Un pasito para adelante, dos para atrás”

Ahora bien, matiza Libertad Hernández, más allá de las estadísticas oficiales de quejas, la cifra negra de casos es, probablemente, mucho mayor. 

“¿Por qué persiste la discriminación? —se pregunta Hernández—. Pues porque no se han cambiado modos, formas de pensar y de actuar, y porque tenemos una inercia histórica que es muy difícil cambiar”. 

Ante esta situación, Libertad Hernández considera que se requiere de un papel mucho más activo de los tres niveles de gobierno, para generar más políticas públicas destinadas a favorecer la inclusión de las personas con discapacidad. 

“Eso es lo que deberían de estar haciendo. Sin embargo, vemos que no está ahí su discurso. Porque, por un lado, vemos que hablan de derechos humanos, pero, por otro, su política se reduce a ‘denles una ayuda’”. 

“Es decir —añade Hernández—, parece que lo que nos dicen es: ‘Estas personas con una ayudita económica ya tienen suficiente, o con la entrega de una silla de ruedas, pues ya se pueden dar por atendidas y tomadas en cuenta’”. 

El último ejemplo, dice la activista, de que la población con discapacidad solo es tomada en cuenta en momentos puntuales fue el pasado diciembre, cuando se celebró el Día Internacional de las Personas con Discapacidad. 

“Dentro de la sociedad civil, muchos comentan que es el único día en que las personas con discapacidad existen. El único día en que el Ejecutivo, el Legislativo y el Poder Judicial se enteran de que existen estas personas”, comenta irónica Libertad Hernández. 

En diciembre, el Senado de la República aprobó una reforma a la Ley de Instituciones de Seguros y Finanzas para que las aseguradoras no puedan negarse a asegurar a una persona por su discapacidad, como pasó en los casos de Buzz y Gabriel. 

“Esto se aprobó el día de las personas con discapacidad, pero luego se pasó a la Cámara de Diputados. Y ahí, una vez pasada la euforia, sigue sin aprobarse, y tampoco sabemos cuándo se aprobará. Y mientras tanto, ahí nos quedamos con unas autoridades que dan un paso para adelante y dos para atrás”, concluye la activista. 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Rusia y Ucrania: 5 escenarios de cómo podría terminar la guerra

A estas alturas de la invasión rusa a Ucrania no hay señales todavía de cómo podría llegar a su fin el conflicto. BBC Mundo te cuenta cuáles son las opciones más plausibles y cuáles serían sus implicaciones.
4 de marzo, 2022
Comparte

En medio de la niebla de la guerra, puede ser difícil ver el camino a seguir. Las noticias que llegan sobre los lugares donde se está combatiendo, los ruidos diplomáticos, la aflicción de los refugiados y desplazados… todo esto puede ser abrumador.

Pero demos un paso atrás por un momento y consideremos cómo podría desarrollarse el conflicto entre Rusia y Ucrania.

¿Cuáles son algunos de los posibles escenarios que están examinando los políticos y los jefes militares? Pocos pueden predecir el futuro con certeza; no obstante, aquí hay algunos posibles resultados. La mayoría son sombríos.

Guerra corta

En este escenario, Rusia escala sus operaciones militares. Hay más ataques indiscriminados de artillería y cohetes en todo Ucrania. La fuerza de aviación rusa, que hasta ahora ha desempeñado un papel discreto, lanza devastadores bombardeos aéreos.

Los ataques cibernéticos masivos se extienden por Ucrania y tienen como objetivo la infraestructura nacional clave. Se cortan los suministros de energía y las redes de comunicaciones. Mueren miles de civiles.

A pesar de la valiente resistencia, Kiev cae en cuestión de días. El gobierno es reemplazado por un régimen títere pro-Moscú. El presidente ucraniano, Volodymyr Zelensky, es asesinado o huye, al oeste de Ucrania o incluso al extranjero, para establecer un gobierno en el exilio.

El presidente ruso, Vladimir Putin, declara la victoria y retira algunas fuerzas, dejando suficientes para mantener cierto control. Miles de refugiados continúan huyendo hacia el oeste. Ucrania se une a Bielorrusia como estado satélite de Moscú.

Este resultado no es de ninguna manera imposible, pero dependería de que cambien varios factores como un mejor desempeño de las fuerzas rusas, un mayor despliegue de las mismas y el desvanecimiento del extraordinario espíritu de lucha de Ucrania.

Putin podría lograr un cambio de régimen en Kiev y el fin de la integración occidental de Ucrania. Pero cualquier gobierno prorruso sería ilegítimo y vulnerable a la insurgencia.

Ese resultado seguiría siendo inestable y la posibilidad de que estallara de nuevo el conflicto sería alta.

Guerra larga

Quizás lo más probable es que esto se convierta en una guerra prolongada. Tal vez las fuerzas rusas se atasquen, obstaculizadas por la baja moral, la mala logística y un liderazgo inepto.

Tal vez las fuerzas rusas tarden más en asegurar ciudades como Kiev, cuyos defensores luchan por cada calle. Se produce un largo asedio.

La confrontación trae ecos de la larga y brutal lucha de Rusia en la década de 1990 para apoderarse -y destruir en gran medida- Grozny, la capital de Chechenia.

Chechenos durante la ocupación rusa de Grozny.

Getty Images
La lucha de Moscú para mantener bajo su control a Chechenia fue larga y sangrienta.

E incluso una vez que las fuerzas rusas hayan logrado cierta presencia en las ciudades de Ucrania, quizás les cueste mantener el control.

Tal vez Rusia no pueda proporcionar suficientes tropas para cubrir un país tan vasto.

Entonces, las fuerzas defensivas de Ucrania se transforman en una insurgencia eficaz, bien motivada y apoyada por las poblaciones locales. Occidente continúa proporcionando armas y municiones.

Y luego, quizás después de muchos años, puede ser con un nuevo liderazgo en Moscú, las fuerzas rusas finalmente abandonan Ucrania, doblegadas y ensangrentadas, al igual que sus predecesores abandonaron Afganistán en 1989 después de una década luchando contra los insurgentes islamistas.

Guerra europea

¿Sería posible que esta guerra se extendiera más allá de las fronteras de Ucrania?

El presidente Putin podría tratar de recuperar más partes del antiguo imperio de Rusia enviando tropas a ex repúblicas soviéticas como Moldavia y Georgia, que no forman parte de la OTAN.

O simplemente podría haber un error de cálculo y una escalada. Putin podría declarar que el suministro de armas occidentales a las fuerzas ucranianas es un acto de agresión que justifica represalias.

Podría amenazar con enviar tropas a los estados bálticos, que son miembros de la OTAN, como Lituania, para establecer un corredor terrestre con el enclave costero ruso de Kaliningrado.

Vista de la plaza frente al Ayuntamiento de Járkiv, destrozada por los ataques rusos.

Getty Images
La plaza frente al Ayuntamiento de Járkiv fue destrozada por los bombardeos rusos.

Esto sería enormemente peligroso e implicaría el riesgo de una guerra con la OTAN. Según el artículo 5 de los estatutos de la alianza militar, un ataque contra un miembro es un ataque contra todos.

Pero Putin podría asumir ese riesgo si sintiera que es la única forma de salvar su liderazgo. Si tal vez se enfrentara a la derrota en Ucrania, podría verse tentado a escalar aún más.

Ahora sabemos que el líder ruso está dispuesto a romper las normas internacionales establecidas.

Esta misma lógica se puede aplicar al uso de armas nucleares. Esta semana, Putin puso sus fuerzas nucleares en un nivel más alto de alerta.

La mayoría de los analistas dudan de que esto signifique que su uso es probable o inminente. Pero fue un recordatorio de que la doctrina rusa permite el posible uso de armas nucleares tácticas en el campo de batalla.

Solución diplomática

¿Habrá, a pesar de todo, todavía una posible solución diplomática?

“Las armas están hablando ahora, pero el camino del diálogo siempre debe permanecer abierto”, dijo el secretario general de la ONU, António Guterres. Ciertamente, el diálogo continúa.

El presidente de Francia, Emmanuel Macron, ha hablado con el presidente Putin por teléfono.

Los diplomáticos dicen que están tanteando a Moscú. Y, sorprendentemente, funcionarios rusos y ucranianos se han reunido para conversar en dos ocasiones.

Putin conversa por videoconferencia con Macron.

Getty Images
El presidente de Francia, Emmanuel Macron, ha estado en contacto con Putin.

Es posible que no hayan progresado mucho.

Apenas el jueves llegaron a un principio de acuerdo para crear corredores humanitarios y evacuar a la población civil de las zonas más afectadas, pero en todo caso, al permitir las conversaciones, Putin parece haber aceptado al menos la posibilidad de un alto el fuego negociado.

La pregunta clave es si Occidente puede ofrecer lo que los diplomáticos denominan como “una rampa de salida”, un término estadounidense para referirse a una salida de una autopista.

Los diplomáticos dicen que es importante que el líder ruso sepa qué se necesitaría para que se levanten las sanciones occidentales para que de esa manera finalmente sea posible un acuerdo que permita salvar las caras.

Consideremos este escenario. La guerra va mal para Rusia. Las sanciones comienzan a inquietar a Moscú. La oposición crece a medida que las bolsas para cadáveres regresan a casa.

Putin se pregunta si ha mordido más de lo que puede masticar. Juzga que continuar la guerra puede ser una amenaza mayor para su liderazgo que la humillación de terminarla.

Un soldado ucraniano patrulla frente al monumento de la Independencia en Kiev.

Getty Images

China interviene, presionando a Moscú para que se comprometa, advirtiendo que no comprará petróleo y gas rusos a menos que reduzca la escalada. Así que Putin comienza a buscar una salida.

Mientras tanto, las autoridades ucranianas ven la continua destrucción de su país y concluyen que el compromiso político podría ser mejor que una pérdida de vidas tan devastadora.

Entonces los diplomáticos se involucran y se hace un trato. Ucrania, digamos, acepta la soberanía rusa sobre Crimea y partes del Donbás. A su vez, Putin acepta la independencia de Ucrania y su derecho a profundizar los lazos con Europa.

Esto puede no parecer probable. Pero no está más allá del reino de lo posible que tal escenario pueda surgir de los restos de un conflicto sangriento.

Putin derrocado

¿Y el propio Vladimir Putin? Cuando lanzó su invasión, declaró: “Estamos listos para cualquier resultado”.

Pero ¿y si ese resultado fuera que él perdiera poder? Puede parecer impensable. Sin embargo, el mundo ha cambiado en los últimos días y ahora se piensa en esas cosas.

Lawrence Freedman, profesor emérito de Estudios de Guerra en el King’s College de Londres, escribió esta semana: “Ahora es tan probable que haya un cambio de régimen en Moscú como en Kiev”.

¿Por qué podría decir esto? Bueno, tal vez Putin persigue una guerra desastrosa. Mueren miles de soldados rusos. Las sanciones económicas hacen daño a Rusia. Putin pierde apoyo popular.

Policías detienen en Moscú a la cantante Olga Romanovskaya por participar en una protesta contra le guerra.

Getty Images
En Rusia también ha habido protestas en contra de la invasión de Ucrania.

Tal vez exista la amenaza de la revolución popular. Él utiliza las fuerzas de seguridad internas de Rusia para suprimir esa oposición.

Pero esto se hace muy duro, y suficientes miembros de la élite militar, política y económica de Rusia se vuelven contra él.

Occidente deja en claro que si Putin se va y es reemplazado por un líder más moderado, Rusia verá el levantamiento de algunas sanciones y el restablecimiento de relaciones diplomáticas normales.

Hay un golpe palaciego y Putin está fuera.

Nuevamente, esto puede no parecer probable en este momento. Pero puede que no sea inverosímil si las personas que se han beneficiado de Putin ya no creen que él puede defender sus intereses.

Conclusión

Estos escenarios no son mutuamente excluyentes: algunos aspectos de cada uno podrían combinarse para producir resultados diferentes.

Pero como sea que se desarrolle este conflicto, el mundo ha cambiado. No volverá al statu quo anterior.

La relación de Rusia con el mundo exterior será diferente. Las actitudes europeas hacia la seguridad se transformarán.

Y el orden internacional liberal basado en reglas podría haber redescubierto para qué servía desde un principio.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=_g8wqDqtsSs

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.