Testigo clave en supuestos sobornos, implicado en la Estafa Maestra
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Testigo clave de la FGR en el caso de supuestos sobornos para reformas, implicado en posible lavado y la Estafa Maestra

Desde 2020, Caraveo Opengo fue denunciado por operaciones millonarias inusuales; pero no se ha procedido en su contra. Tiene nexos con el empresario paquistaní responsable de un cargamento de vacunas falsas descubierto en Campeche.
Cuartoscuro
23 de febrero, 2022
Comparte

El único testigo de la Fiscalía General de la República (FGR) que ha confirmado la versión del exdirector de Pemex, Emilio Lozoya Austin, sobre los supuestos sobornos pagados a legisladores para aprobar la reforma energética, está implicado en millonarias operaciones de posible lavado de dinero y transferencias de recursos irregulares desde una universidad vinculada al caso de La Estafa Maestra.

Se trata de Rafael Jesús Caraveo Opengo, exsecretario técnico del Senado y excolaborador en el sexenio pasado del entonces senador del PAN Jorge Luis Lavalle Maury, preso actualmente en el Reclusorio Norte. Gracias a sus declaraciones, Caraveo ha logrado hasta ahora que no se proceda judicialmente en su contra. 

Una investigación de la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) que derivó en dos denuncias penales y administrativas —y a la que este medio tuvo acceso— reporta que Caraveo tiene ingresos económicos inusuales en 17 cuentas bancarias por 18 millones de pesos entre 2014 y 2017, distintos a los 6 millones que percibía de salario en el Senado.

Entre esos recursos se encuentran 9 millones de pesos provenientes de la Universidad Tecnológica de Campeche, institución implicada —de acuerdo con investigaciones de la Auditoría Superior de la Federación (ASF)— en el posible desvío de decenas de millones de pesos con el mecanismo conocido como “La estafa maestra”.

No solo eso. En la denuncia se reportan vínculos legales y financieros de Caraveo con el empresario Mohammad Yusuf Amdani, un millonario de origen paquistaní que, según la UIF, podía tener hasta conexiones con grupos supuestamente ligados a actividades terroristas. Recientemente, dicho empresario estuvo implicado en el traslado de un cargamento de vacunas apócrifas contra COVID en México.

Ante la posibilidad de que los recursos y las actividades de Caraveo tengan un origen posiblemente ilícito, la UIF presentó desde 2020 denuncias no solo en FGR sino en la Contraloría del Senado. Hasta la fecha, ninguna instancia ha actuado en su contra. La FGR ha decidido darle un trato de testigo colaborador a propósito de las declaraciones que ha rendido hasta la fecha y que permitieron mantener en prisión preventiva a su exjefe, Lavalle.

Caraveo es una de las personas que aparecen en el video que se publicó en redes sociales en agosto de 2020, donde se le ve recibiendo una maleta con fajos de dinero en el interior de una oficina. En las tres declaraciones que Caraveo ha rendido ante la FGR, asentadas en la carpeta de investigación FED/SEIDF/CGI-CDMX/0000865/2020 (y de las que Animal Político obtuvo copias completas), detalla que fueron hasta nueve entregas de este tipo en las que participó por órdenes del entonces senador.

La persona que entregó dichos recursos, según Caraveo, es Francisco Olascoaga Rodríguez, exfuncionario de Pemex en la gestión de Lozoya. Dicho exfuncionario ha negado, sin embargo, haber tenido conocimiento de que se entregaran sobornos a legisladores para aprobar la reforma energética.

Un campechano “muy confiado”

“Las costumbres que tenemos en mi tierra natal Campeche son de confianza, pues somos gente abierta, alegre y muy confiados, por lo que nunca tuve sospecha de que los actos en que me vi involucrado se trataran de actos de corrupción”.

Así fue como Caraveo intentó justificar el haber participado en diversas ocasiones en la recepción de millones de pesos en efectivo por supuestas instrucciones de su entonces jefe, Lavalle. Esto, no sin antes —dice él— haber expresado su supuesta inconformidad debido al riesgo que representaba el trasladar o recibir tanto dinero.

En su primera declaración fechada el 4 de septiembre de 2020, luego de que ya se había filtrado el video donde aparece recibiendo el dinero, esta persona señala ser un contador y abogado que aceptó un cargo en el Senado como secretario técnico del Consejo de Administración en septiembre de 2012 por invitación de Lavalle, a quien conocía desde 1999.

Según Caraveo, él no estaba seguro de trabajar en el Senado debido a que tenía su despacho contable en Campeche y gozaba de estabilidad familiar y económica. Sin embargo, asegura que aceptó debido a la gratitud que tenía hacia el panista, quien en algún momento le dio trabajo en el área de contabilidad de una maquiladora.

En esa primera declaración, Caraveo describe distintas ocasiones en las cuales, por instrucciones de Lavalle, aceptó recoger bolsas y maletas repletas de dinero en efectivo. Narra que al principio las entregas se hacían dentro de una camioneta que se estacionaba cerca del Senado, y que quien le entregaba el dinero era José Velasco Herrera, entonces jefe de ayudantes de Lozoya en Pemex.

Posteriormente, las entregas del dinero dejaron de hacerse en la calle y se efectuaron en una oficina ubicada en Montes Urales 425 (perteneciente a Pemex), y en ellas identificó a Olascoaga como la persona que entregaba los recursos y le pedía firmar un recibo. El dinero se llevaba luego a oficinas del Senado, al edificio ubicado en Reforma 222 o a un departamento de Lavalle “cerca del Senado”.

El exfuncionario insiste en su declaración en que estas tareas lo incomodaban pues no formaban parte de las responsabilidades para las cuales fue contratado, situación que le repitió en varias ocasiones a Lavalle quien, por aquel momento, “estaba enfocado en temas de la reforma energética”. 

En su segunda declaración fechada el 27 de octubre de 2020, Caraveo detalla que fueron ocho las entregas de dinero a las que él acudió en 2014 y donde se firmaron recibos. El monto total de lo que recibió asciende a 97 millones 190 mil pesos. Insiste en que todo era por instrucción de Lavalle.

El 18 de marzo de 2021, Caraveo compareció por tercera vez, en esta ocasión para corregir su dicho sobre que Lavalle tenía un departamento cerca del Senado donde había recibido el dinero. Dijo que al “hacer un ejercicio de memoria” se había acordado de la dirección exacta de dicho departamento, ubicado en el 327 de la avenida Gabriel Mancera, en la colonia Del Valle. Incluso, se acordó del número de departamento y de quien se lo rentaba al entonces senador.

Millones y estafas

De acuerdo con la denuncia presentada por la UIF por posibles operaciones con recursos de procedencia ilícita ante la FGR y el Senado, entre 2013 y 2019 Caraveo reportó ingresos por 33 millones de pesos. Y de 2014 a 2017, lapso en el que se desempeñó como funcionario en el Senado, sus ingresos ascendieron a 24 millones de pesos, aunque de ellos solo 6.2 millones corresponden a su salario en el Legislativo.

“Llama la atención que aun cuando por el desempeño de un cargo público dicho sujeto percibe un monto específico, en la información proporcionada a la autoridad hacendaria indica percepciones casi 300% más altas que sus sueldos o salarios”, indica la denuncia de la UIF asentada en el oficio 110/383/2020.

Al rastrear el origen de esos recursos, la UIF identifica que 12 empresas y organismos distintos (varios de ellos con sede en Campeche), tanto públicos como privados, reportan haberle enviado a Caraveo 15 millones 264 mil pesos por conceptos de salarios y servicios profesionales prestados, justo en el mismo lapso en que trabajaba para el Senado.

“Para esta Unidad de Inteligencia Financiera resulta irregular que una persona que se desempeña como servidor público en el Senado de la República con sede en Ciudad de México, materialmente realice funciones y preste servicios profesionales en otras 12 instancias, tanto públicas como privadas, en una diversa entidad federativa y que por dichos empleos o prestación de servicios profesionales obtenga remuneraciones casi tres veces mayores a las obtenidas por su cargo público”, se añade en la denuncia.

Entre las instancias que transfirieron recursos a Caraveo, la que reporta la mayor cantidad de dinero es la Universidad Tecnológica de Campeche, que entre 2014 y 2016 le mandó 9 millones 930 mil 616 pesos. De esos recursos, 6 millones corresponden solo a 2014, hecho que la UIF considera “altamente inusual” debido a lo que significa erogar recursos tan altos para una sola persona en un solo año.

La Universidad Tecnológica de Campeche (UTC) está bajo investigación desde hace varios años debido a posibles hechos de corrupción y hasta desvíos de recursos. De acuerdo con datos de la ASF, existen al menos 176 millones de pesos de recursos federales transferidos a dicho plantel cuyo uso y destino no se han esclarecido.

Los resultados de cuatro auditorías practicadas a dicha institución, tres de ellas forenses ante la sospecha de irregularidades serias y reiteradas, arrojan que la mayor proporción de anomalías está relacionada con recursos que la universidad recibe a través de excepciones al artículo 1 de la Ley de Adquisiciones, que permite asignar dinero a estos planteles sin licitaciones.

El problema es que los servicios asignados a la UTC no fueron realizados por dicho plantel, sino canalizados a terceros —con la respectiva transferencia de recursos— que no cumplieron con ellos. Se trata exactamente del mismo mecanismo de corrupción documentado en el reportaje de “La estafa maestra”.

La UIF además añade que se identificaron 11 millones 522 mil pesos ingresados a las 17 cuentas bancarias de Caraveo donde no es posible identificar su procedencia, por lo que urge a la fiscalía que se identifique el origen de estos.

Otra irregularidad que la UIF alerta sobre Caraveo es que su firma aparece como autorizada para realizar movimientos en la cuenta 109990372 contratada con BBVA Bancomer a nombre de Operadora de Hoteles Ocean View, donde el apoderado es el empresario de origen paquistaní y nacionalidad hondureña Mohammad Yusuf Amdani.

“Yusuf Amdani fue nombrado como partícipe de terrorismo y punto de contacto en América Central para Al Qaeda, en tal sentido, no resulta lógico que una persona que se ha desempeñado como servidor público federal, tenga relaciones con personas relacionadas con dichas actividades”, indica la UIF en su denuncia.

El nombre de este empresario cobró relevancia pública el año pasado luego de que se descubriera en el Aeropuerto Internacional de Campeche un cargamento clandestino de 5 mil 700 dosis de la vacuna rusa Sputnik V escondido en dos hieleras, y que tenía como destino San Pedro Sula, Honduras. La investigación reveló que no eran vacunas robadas sino apócrifas y que la persona que estaba coordinando dicho envío era justamente Yusuf Amdani. 

La prensa en Honduras identifica al empresario como uno de los hombres más cercanos al expresidente Juan Orlando Hernández, quien apenas la semana pasada fue detenido en cumplimiento de una solicitud de extradición de Estados Unidos, que lo reclama para investigarlo y procesarlo por presuntos nexos con el narcotráfico.

Testigo clave para Lozoya

En una denuncia presentada el 11 de agosto de 2020, Lozoya señaló que dinero proveniente de sobornos de Odebrecht se había utilizado para comprar votos de legisladores y conseguir la aprobación de la reforma energética. Lozoya añadió que tenía testigos que podrían corroborar esta situación, así como videos y recibos.

Hasta ahora esta hipótesis no ha podido ser probada plenamente. De hecho, en la acusación final por el caso Odebrecht presentada en contra de Lozoya, la fiscalía solo valida que los recursos de la constructora fueron usados para beneficio y enriquecimiento del exdirector de Pemex. No obstante, la otra carpeta iniciada a partir de la denuncia de Lozoya permanece abierta, y hasta ahora por dicha indagatoria se mantiene en prisión preventiva al exsenador Lavalle, y se prevé solicitar una orden de aprehensión en contra del excandidato presidencial Ricardo Anaya.

El único testigo ofrecido por Lozoya que ha respaldado la versión de que se realizaron múltiples entregas de dinero a legisladores de oposición es justamente Caraveo, quien incluso describió fechas precisas y montos, y reconoció los recibos que amparan dichas entregas, de los que solo se tienen copias. No obstante, ni Caraveo ni nadie confirma que ese dinero viniera de Odebrecht.

La otra persona implicada directamente en una de las entregas, y que aparece en el video donde se aprecia a Caraveo, es Francisco Olascoaga, quien, sin embargo, no ha querido confirmar ante la FGR estos hechos. En cambio, los abogados de Lavalle sí lograron entrevistar a dicho exfuncionario y ya lo ofrecieron como prueba en el proceso.

En dicho testimonio, niega haber participado en entregas de recursos relacionados con la aprobación de la reforma energética y no respalda la versión de Lozoya sobre estas operaciones. Admite que conoce a Caraveo, pero también niega los detalles dados por este sobre las distintas entregas en efectivo.

“Yo no tuve trato ni con senadores ni con empresarios ni con diputados o cualquier otra persona que estuviera metida en la reforma (energética), ni siquiera como acompañante del director general (Lozoya)”, señala Olascoaga en la referida entrevista.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Rusia y Ucrania: las extremas medidas de seguridad que buscan proteger al presidente Putin

Cientos de guardaespaldas que lo vigilan día y noche, un chequeo exhaustivo de lo que come y toma, y la ausencia de los teléfonos inteligentes son algunas medidas que se toman para resguardar la seguridad del presidente ruso.
23 de marzo, 2022
Comparte

Nada es improvisado en la vida de Vladimir Putin.

Cada paso que da el presidente de Rusia es vigilado de cerca por cientos de guardaespaldas que lo acompañan las 24 horas del día.

Su comida es preparada sigilosamente y todo lo que bebe debe ser chequeado previamente por sus asesores más cercanos.

Y es que el antiguo oficial de la KGB —el servicio de seguridad soviético— sabe muy bien de las amenazas que hay a su alrededor, sobre todo en tiempos de guerra.

Putin está liderando la invasión de su país a Ucrania y esto supone algunos riesgos adicionales hacia su seguridad.

Pero… ¿Quiénes están realmente a cargo de protegerlo? ¿Y cuáles son las algunas de las medidas que se toman para mantenerlo a salvo? Aquí te contamos lo que se sabe al respecto.

Extenso equipo de seguridad

Dentro de los múltiples servicios de seguridad que operan actualmente en Rusia, hay uno que está especialmente dedicado a proteger al presidente y a su familia: el Servicio de Seguridad Presidencial de Rusia.

Este escuadrón depende del Servicio Federal de Protección de Rusia (FSO), que tiene su origen en la antigua KGB, y que también protege a otros funcionarios de alto rango rusos, entre ellos, al Primer Ministro, Mikhail Mishustin.

De allí vienen los hombres vestidos de negro con auriculares en las orejas que le hacen sombra al presidente día y noche.

Según Russia Beyond, un medio de propiedad del gobierno ruso, cuando estos agentes lo acompañan en actividades al exterior, se organizan en cuatro círculos.

El círculo más cercano está compuesto por sus guardaespaldas personales.

El segundo círculo está integrado por guardias que pasan desapercibidos entre el público. El tercero, rodea el perímetro de la multitud, evitando que entren personas sospechosas.

Y el cuarto y último, son francotiradores situados en los techos de los edificios circundantes.

Un francotirador del FSO ubicado en una de las paredes del Kremlin, en el centro de Moscú.

Getty Images
Un francotirador del FSO ubicado en una de las paredes del Kremlin, en el centro de Moscú.

Estos agentes también lo acompañan cuando Putin se traslada de un lugar a otro.

“A Putin no le gustan los helicópteros; se suele trasladar con una caravana masiva, con motociclistas, muchos autos grandes negros, camiones, etc. Para este tramo, se bloquea cualquier dron que pueda haber en el espacio aéreo y se detiene el tráfico”, explica a BBC Mundo Mark Galeotti, experto en seguridad rusa y director de Mayak Intelligence, una consultora que se dedica a analizar los asuntos de seguridad de este país.

El Servicio de Seguridad Presidencial de Rusia es apoyado por la Guardia Nacional de Rusia, o Rosgvardia, que fue formada por el propio Putin hace solo seis años y que algunos la han calificado como una suerte de “ejército personal” del mandatario.

Es independiente de las Fuerzas Armadas rusas y, aunque su misión oficial es asegurar las fronteras, combatir el terrorismo y proteger el orden público, entre otras, en la práctica una de sus tareas más importante es proteger a Putin de eventuales amenazas.

“Todos saben que son en gran medida guardaespaldas personales de Putin”, dice a BBC Mundo Stephen Hall, académico experto en Rusia de la Universidad de Bath, Reino Unido.

“Y el presidente está muy protegido por ellos y por el resto de los servicios de seguridad”, añade.

Viktor Zolotov, un antiguo guardaespaldas de Putin, dirige la Guardia Nacional.

Getty Images
Viktor Zolotov, un antiguo guardaespaldas de Putin, dirige la Guardia Nacional.

Actualmente, quien dirige la Guardia Nacional es Viktor Zolotov, un antiguo guardaespaldas de Putin. Él es un aliado leal al presidente y en los últimos años ha aumentado en alrededor de 400.000 los efectivos que forman parte de esta fuerza de seguridad.

“Es un número enorme, las unidades de seguridad para presidentes como el de Estados Unidos no están ni cerca de esa cifra”, indica Hall.

¿Qué medidas se toman para proteger a Putin?

Aunque es difícil saber hasta qué punto llegan las medidas que buscan proteger a Putin, el propio Kremlin y expertos en seguridad rusa han entregados algunas luces al respecto.

Uno de los asuntos que es tratado con más precaución es la comida.

De acuerdo con Mark Galeotti, ante el temor de envenenamiento, Putin cuenta con un catador personal que chequea todo lo que el mandatario va a comer.

El presidente Putin en una cena oficial.

Getty Images

“Es parte de un estilo que más se acerca a un monarca medieval que a un presidente moderno”, le dice a BBC Mundo.

Además, cuando viaja fuera de Rusia, el equipo del presidente se encarga de todo lo que consume.

“Se llevan toda la comida y bebida que él va a consumir. Así, por ejemplo, si hay un brindis oficial con champaña, él toma de la botella que su equipo le trae, no de la del resto”, explica Galeotti.

Stephen Hall, por su parte, afirma que sus guardaespaldas personales observan de cerca cómo le cocinan para evitar cualquier riesgo.

Teléfonos inteligentes

Otra de las medidas que buscan protegerlo es el bloqueo de los teléfonos inteligentes dentro del Kremlin.

El propio presidente ruso ha confirmado que no usa estos aparatos.

En 2020, en una entrevista con la agencia estatal de noticias rusa TASS, lo admitió señalando además que, si se quería conectar con alguien, existía una línea oficial para hacerlo.

Sus asesores también lo han admitido. El portavoz del Kremlin, Dmitry Peskov, ha dicho en repetidas ocasiones que Putin no usa móbiles pues “no tiene demasiado tiempo”.

Pero lo cierto es que entre las razones que explican la reticencia de Putin a usar esta tecnología es que desconfía profundamente de Internet.

En el pasado, de hecho, ha indicado que Internet es un “proyecto de la CIA” —la agencia de inteligencia estadounidense— y ha llamado a los rusos a no realizar búsquedas por Google pues considera que los norteamericanos están monitoreando toda la información.

“Putin apenas usa Internet, es bien sabido que no le gustan los teléfonos. Y bueno, seamos honestos, desde el punto de vista de la seguridad, Putin tiene toda la razón. Los teléfonos inteligentes no son muy seguros”, señala Galeotti.

Ante esto, el académico afirma que Putin se informa a través de archivos de papel que le entregan sus asesores.

El presidente ruso no usa teléfonos inteligentes.

Getty Images
El presidente ruso no usa teléfonos inteligentes.

“Comienza su día con tres documentos informativos de seguridad. Uno es de lo que está pasando en el mundo, otro es de lo que está pasando en Rusia y, el tercero, es sobre lo que está sucediendo dentro de la élite”, comenta.

“Para él, esta es la información más importante y la que va a definir su día”.

“Recuerdo haber hablado con diplomáticos y personeros del ministerio de Relaciones Exteriores que me dijeron estar frustrados porque si ellos tienen una información que choca con la de sus servicios de inteligencia, Putin tenderá a asumir que sus espías tienen la razón y que los diplomáticos están equivocados”, agrega.

Aislamiento y pandemia

Actualmente, el acceso a Vladimir Putin es extremadamente limitado.

Los pocos líderes que se reúnen con él, deben hacerlo respetando varios metros de distancia. Recordada es la cita con su homólogo de Francia, Emmanuel Macron, quien debió sentarse en el otro extremo de una larga mesa.

Parte de estas medidas son herencia de la pandemia de coronavirus que terminaron por aislarlo aún más.

La reunión entre Putin y Macron

Getty Images

Según el servicio ruso de la BBC, entre las medidas que se han implementado durante este período se encuentran: una cuarentena obligatoria de dos semanas a cualquier persona que quiera verlo; riguroso régimen de control médico, que incluye periódicos test PCR, para todos quienes lo rodean; y la reducción casi total de su asistencia a eventos públicos.

El 15 de marzo recién pasado, el secretario de prensa del gobierno ruso, Dmitry Peskov, confirmó que todas las medidas anti-covid relacionadas con la seguridad de Putin continúan intactas hasta que los “expertos” lo “consideren apropiado”.

Y es que en Rusia su salud personal es vista como un asunto de seguridad nacional.

En entrevista con el programa Today de BBC Radio 4, el general James Clapper —que supervisó la CIA, el FBI, la NSA y se desempeñó como uno de los principales asesores del presidente Barack Obama— confirmó que Putin ha estado aislado.

“Putin ha estado en gran medida aislado, particularmente en los últimos dos años con la pandemia, y lo que agrava es el hecho de que tiene muy pocas personas que realmente tienen acceso a él, lo que hace que sea muy difícil recopilar inteligencia en la que tienes fe y confianza”, dijo.

Una visión similar tiene Galeotti. “Putin vive muy aislado. El círculo de personas que lo rodea ha disminuido drásticamente“, indica.

Vladimir Putin bajándose de un auto junto a su guardaespaldas.

Getty Images

“Ya no viaja por el país y su aparición en eventos públicos es bastante inusual. Los guardias de seguridad son de las pocas personas con las que Putin tiene una relación personal”, señala.

Según Galeotti, esto explica, en parte, por qué muchos de ellos han sido nombrados posteriormente en altos cargos (como es el caso de Viktor Zolotov, en la Guardia Nacional).

Algunos analistas en inteligencia afirman que las extremas medidas de seguridad que rodean a Putin se explican en parte por una “paranoia” genuinamente rusa.

Otros, dicen que el mandatario, con su experiencia en la KGB, sabe mejor que nadie lo importante que es resguardar su propia seguridad.

Sea como sea, todo indica que su protección y aislamiento solo va en aumento. Y que, tal como dice Galeotti, en el Kremlin se hacen las cosas “como Putin quiere que se hagan”.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=mgQpEqOidTY&t=195s

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.