Desabasto de medicinas y falta de atención aumenta 40% gastos en salud
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Gobierno de México

Desabasto de medicamentos y falta de atención en las instituciones incrementa hasta 40% el gasto de bolsillo en salud.

Las personas tienen que poner de su bolsa y acudir a consultas privadas o comprar fármacos porque no encuentran la atención adecuada en el sistema público sanitario, no tienen acceso a esto o no les surten las recetas.
Gobierno de México
3 de marzo, 2022
Comparte

En México más de 31 millones de personas no tienen derecho a servicios médicos públicos, y los que sí los tienen enfrentan atención deficiente y desabasto en los medicamentos. Durante 2020 y 2021 se otorgaron la mitad de las consultas médicas que en 2017 y no se surtieron efectivamente 9.7% del total de las recetas expedidas por las instituciones públicas de salud. Esto ha provocado que el gasto de bolsillo para enfrentar las enfermedades suba en las familias mexicanas un 40%.

Así lo muestra el informe Radiografía del Desabasto en México, elaborado por la organización Cero Desabasto, en colaboración con el Centro de Investigación Económica y Presupuestaria (Ciep) y el Instituto de Investigación e Innovación Farmacéutica (Inefam). 

Tan solo en 2020, explicó Judith Senyacen Méndez, coordinadora de Salud y Finanzas Públicas de Ciep, durante la presentación del informe, 5 millones de personas más que en 2018 tuvieron que pagar por recibir consulta o medicamentos. 

Animal Político logró encontrar precisamente uno de estos casos. A la señora Silvia Valerio, de 69 años, no le surtieron completas sus recetas en la Clínica 186 del IMSS, en Tlalnepantla, Estado de México. Durante noviembre y diciembre de 2021 no había el fármaco Clopidogrel, que se usa para prevenir problemas graves del corazón y los vasos sanguíneos. Su esposo tuvo que comprarlo en la farmacia, la caja con 14 tabletas le costó 278 pesos en presentación genérica. 

Tampoco le dieron Levetiracetam, para controlar crisis convulsivas, ni ipatropio, un broncodilator que facilita la respiración. Por ambos medicamentos, la familia tuvo que pagar en la farmacia 672 pesos. 

El gasto de bolsillo promedio en las familias se incrementó 40%, de acuerdo con datos de Ciep, al pasar de 2 mil 358 en 2018 a 3 mil 299 en 2020. Este gasto se compone de tres conceptos: gasto en atención primaria o ambulatoria, atención hospitalaria y medicamentos sin receta

En términos porcentuales, el mayor incremento se presentó en el gasto en medicamentos con 68% más que en 2018 y pasó de un gasto promedio de 376 pesos en ese año a 632 en 2020. En términos absolutos, la atención primaria tuvo el mayor aumento con una diferencia de 604 pesos.

Quienes más impacto tienen son las personas de menores ingresos y mayor condición de vulnerabilidad. El mayor incremento en el gasto de bolsillo se presenta en el decil X que tiene mayor capacidad de pago. Sin embargo, en términos porcentuales, los hogares de menores ingresos son los que enfrentaron mayores aumentos en el gasto de bolsillo por conceptos de salud. 

En los deciles I-VI (los de menores ingresos), los aumentos por concepto de compra de medicamentos sin receta superan el 90%; el más alto se presenta en el decil III con un incremento de 125% al pasar de un gasto de 244 pesos en 2018 a 549 en 2020.

Las personas tienen que poner de su bolsillo para enfrentar problemas de salud porque no encuentran la atención adecuada en el sistema público sanitario, no tienen acceso a esto o no les surten las recetas. 

Caídas en la atención y escasez de fármacos

En México, explicó Méndez, desde 2016 la tasa de atención del sistema público era inferior al 50%. Solo 4 de cada 10 personas que reportaban tener una necesidad de atención, la encontraban en el sistema público.  

Con la pandemia por Covid-19, el uso de los servicios públicos se redujo al pasar de 44.6% en 2018 a 33.3% en 2020. Esto significa que alrededor de 7 de cada 10 personas que tuvieron una necesidad de salud se atendieron en el sistema privado, lo que conlleva a un gasto de bolsillo en los hogares. 

Todos los subsistemas de salud reportaron caídas en la tasa de atención; sin embargo, en Pemex la tasa alcanza 43% mientras que en el IMSS-Bienestar, a donde acude la población más desprotegida, esa tasa es de 12%.

Andrés Castañeda, coordinador de la organización Cero Desabasto explicó que hay una coyuntura que ha permitido llegar a este escenario de desabasto y falta de atención: el cambio del modelo de compra de medicamentos, el cambio del Seguro Popular al Instituto de Salud para el Bienestar y la pandemia de COVID-19. 

Estos sucesos, entre otros, han impactado de manera negativa el acceso a los servicios de salud en México. Por ejemplo, la cantidad de las atenciones ofrecidas por las unidades de la Secretaría de Salud se redujeron considerablemente al grado de que durante 2020 y 2021 se otorgaron la mitad de las consultas que en 2017 y se practicaron cerca de medio millón de procedimientos quirúrgicos menos.

Además, en México, de acuerdo con datos del censo de población y vivienda 2020 del INEGI, más de 31 millones de personas no tienen derecho a los servicios médicos. 

La exclusión de servicios de salud afectó en mayor medida a los hogares más pobres, a población indígena y a quienes viven en zonas rurales. Entre 2018 y 2020, quedaron excluidas del acceso a la salud 2 millones de personas indígenas, 4.8 millones de personas en zonas rurales, 12.5 millones de personas en condición de pobreza y 4 millones de personas en pobreza extrema.

En tanto que el número de recetas surtidas en las principales instituciones públicas de salud ha ido disminuyendo en los últimos años. El peor escenario se ha tenido en 2021, de acuerdo con el informe Radiografía del Desabasto, el año pasado no se surtieron efectivamente un poco más de 24 millones de recetas en las principales instituciones de seguridad social (IMSS, ISSSTE, Pemex, Sedena y Semar) Esto representa un 9.7% de recetas no surtidas. 

Tan solo en el IMSS se negaron más de 18 millones de recetas en 2021, esto equivale a que no se surtiera medicamento más de un mes; mientras que en 2017, el número de recetas no surtidas era apenas de 1.7 millones. 

Además del gasto de bolsillo, el desabasto tiene otras implicaciones, señala el informe, como alentar el mercado negro. En septiembre de 2021 se registraron 187 denuncias anónimas de medicamentos robados y falsificados, lo que significa un incremento del 136.7% con respecto a las 79 de 2020.

Sobre los cambios en el modelo de compra de medicamentos, Enrique Martinez, de Inefam, explicó que los resultados observados en 2021 exhiben un deterioro en el desempeño de la compra pública, denotando una caída en piezas, aproximada en 5.9% (apenas 1,078 mdpz) respecto a 2020, con un precio promedio unitario de 59.39 pesos.

Las adjudicaciones directas muestran la mayor participación en número de eventos con más de 70% respecto al total de los analizados por Inefam. Hacia 2021, crecen prácticamente al triple respecto a 2017, concentran más del 80% de procedimientos y explican más del 53% de piezas adquiridas, ganando terreno a las licitaciones (incluidas las consolidadas), que llegaron a concentrar más de 80% históricamente. 

Como consecuencia, las adjudicaciones directas se convirtieron en la principal vía de pago en 2020 y 2021, con más de 40 mil millones de pesos en cada año, lo que representa más de 60% del total de importes. 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Elecciones en EU: quién ganó, quién perdió y qué significan los resultados hasta ahora

Fue, tal como se había predicho, una buena noche para los republicanos, pero sus esperanzas de un marea roja que los llevaría a la victoria en decenas de contiendas, hasta el momento no se ha materializado.
9 de noviembre, 2022
Comparte

Horas después del cierre de las primeras urnas, aún quedan por conocerse los resultados de muchas contiendas clave en las elecciones de mitad de término en Estados Unidos y el control del Senado, en particular, aún está en juego.

Fue, como se predijo, una buena noche para los republicanos, pero sus esperanzas de un maremoto que los llevaría a la victoria en decenas de contiendas hasta ahora no se ha materializado.

Ya han perdido un escaño en el Senado, en Pensilvania, y necesitan que se volteen dos de los tres estados de Nevada, Arizona y Georgia, para tomar el control de esa cámara.

Aquí compartimos algunos de los puntos clave hasta el momento.

1. Republicanos en camino a ganar la Cámara de Representantes

Aunque los demócratas han ganado algunas contiendas reñidas, parece que los republicanos están en camino de obtener la mayoría en la Cámara de Representantes. La pregunta, sin embargo, es qué tan grande será la mayoría.

Gracias a su desempeño sorprendentemente fuerte en 2020, los republicanos estaban a solo un puñado de escaños de la mayoría. Y comenzaron estas elecciones con una ventaja incorporada después de rediseñar algunas fronteras nuevas en los distritos electorales en estados conservadores.

Con cualquier forma de mayoría, los republicanos podrán darle un portazo a la agenda legislativa demócrata y aumentar las investigaciones sobre el gobierno de Biden. Eso es una victoria desde cualquier punto de vista.

Pero si el margen es estrecho, los republicanos tendrán que ejercer una increíble habilidad táctica y estratégica para mantener unido a su partido en las votaciones más importantes.

2. Florida reelige al republicano Ron DeSantis

Hace cuatro años, Ron DeSantis ganó la gobernación de Florida por una fracción de uno por ciento sobre el demócrata Andrew Gillum.

Después de cuatro años de su liderazgo conservador, donde se inclinó por temas culturales candentes como los derechos de las personas transgénero y la “teoría crítica de la raza”, criticó las restricciones de la pandemia de coronavirus y se convirtió en un elemento fijo en los medios de comunicación conservadores, ganó la reelección por un cómodo margen.

Cómo lo hizo es particularmente notable.

En 2018, perdió el bastión demócrata del condado de Miami-Dade por un 20 %. Este año, está en camino de ser el primer candidato republicano a gobernador en ganar en el área de mayoría hispana desde Jeb Bush en 2002. Incluso podría hacerlo por un porcentaje de dos dígitos.

La decisión de DeSantis de volver a trazar los límites de los distritos del estado para favorecer en gran medida a los candidatos republicanos también ha dado dividendos a nivel nacional: le ha dado a su partido al menos dos de los cinco escaños que necesita para ganar el control de la Cámara de Representantes.

Reelección de DeSantis

Getty Images

Estos éxitos contribuirán en gran medida a proporcionar al gobernador de Florida un trampolín desde el cual lanzar una campaña presidencial, si así lo desea.

Como para enfatizar esto, la multitud en el mitin de victoria de DeSantis el martes por la noche coreó “dos años más”, un reconocimiento tácito de que si su hombre decidiera postularse para candidato a presidente, tendría que renunciar como gobernador en la mitad de su mandato de cuatro años.

Si DeSantis quiere ganar la nominación presidencial republicana en 2024, es posible que tenga que pasar por el residente republicano más destacado de su estado, el expresidente Donald Trump, para hacerlo.

3. Noche mixta para Trump

Es posible que Donald Trump no haya estado en las papeletas de votación, pero aun así las ha ensombrecido. El martes, temprano por la noche, el expresidente pronunció un breve discurso desde su casa en Mar-a-Lago y reclamó una abrumadora victoria para los candidatos que respaldaba.

La verdad, sin embargo, es más complicada. En las contiendas de más alto perfil, donde respaldó a los candidatos sobre las opciones republicanas más convencionales, sus elecciones han tenido problemas.

Donald Trump

Getty Images

Mehmet Oz perdió su carrera por el Senado en Pensilvania. Herschel Walker parece dirigirse a una segunda vuelta en Georgia. Blake Masters está rezagado en Arizona. Solo JD Vance en Ohio obtuvo una clara victoria, aunque por un margen más estrecho de lo que sugeriría el estado de tendencia conservadora.

Los republicanos van a cuestionar sus instintos políticos después del martes por la noche. Y si lanza una nueva candidatura a la presidencia la próxima semana, será con desventaja.

4. Decepción para las estrellas demócratas

En 2018, Beto O’Rourke en Texas y Stacey Abrams en Georgia perdieron sus contiendas estatales, pero se ganaron el corazón de los demócratas con la estrechez de sus derrotas. Su capacidad para recaudar millones de dólares en fondos de campaña y construir bases impresionantes hizo que muchos de la izquierda los consideraran el futuro del partido.

Stacey Abrams

Getty Images
Stacey Abrams concedió su derrota.

Los partidarios esperaban poder escalar la montaña proverbial cuando ambos se postularon para el cargo en sus estados de origen nuevamente este año. Ambos se quedaron cortos.

Abrams, quien perdió por poco ante el republicano Matt Kemp hace cuatro años, terminará muy por detrás de él esta vez. O’Rourke perdió su carrera ante el gobernador republicano Greg Abbott por un margen mayor que el que perdió ante el senador Ted Cruz.

Los demócratas tendrán que ir en busca de nuevas estrellas.

5. Triunfo de John Fetterman en Pensilvania

John Fetterman

Getty Images

La contienda entre John Fetterman y su rival republicano Mehmet Oz fue una de las de más alto perfil de la elección, con giros y vueltas en una campaña que involucró de todo, desde afirmaciones sobre la matanza de cachorros hasta preguntas sobre la salud del candidato demócrata.

Fetterman tenía una gran ventaja al principio de la campaña, pero sufrió un derrame cerebral en mayo.

Permaneció fuera del ojo público durante meses, y en su lugar utilizó anuncios de televisión y una campaña agresivamente sarcástica en las redes sociales para generar una ventaja en las encuestas sobre su oponente, el famoso cirujano Oz, a quien describió como un político oportunista superrico de fuera del estado.

En octubre, un informe de que el republicano había realizado experimentos con cachorros generó memes en las redes sociales.

Pero la reticencia de Fetterman a participar en entrevistas televisadas generó dudas sobre su salud y estado físico para servir como senador, y esto pareció haberse reflejado en las encuestas que se ajustaron drásticamente en los últimos días de la contienda.

A pesar de las dificultades, Fetterman salió victorioso.

*Anthony Zurcher, de BBC News en Washington, contribuyó con información y análisis para este artículo.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.