El gobierno arranca plan B en salud tras fracaso del Insabi
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Arranca plan B del gobierno para dar atención en salud a población sin seguridad social, tras fracaso del Insabi

El Insabi no pudo con la tarea de llevar servicios de salud y medicamentos gratuitos a la población sin seguridad social y este viernes es oficialmente relevado por el IMSS-Bienestar.
Cuartoscuro
1 de abril, 2022
Comparte

Este viernes 1 de abril arranca oficialmente en el estado de Nayarit el nuevo esquema que el gobierno federal usará, a través del IMSS Bienestar, para llevar servicios de salud a la población sin seguridad social. Es el principio del fin del Instituto de Salud para el Bienestar (Insabi), que a más de dos años de arrancar operaciones, no pudo cumplir con esta la que era su principal tarea.

Cuando se anunció que se eliminaría el Seguro Popular y lo sustituiría el Insabi, el gobierno federal aseguró que a través de este Instituto se llevarían servicios de salud y medicamentos gratuitos a toda la población que no contara con seguridad social, incluido el tercer nivel de atención, que abarca la de alta especialidad. 

El Insabi entró en funciones el 1 de enero de 2020, después de una reforma a la Ley General de Salud. De acuerdo con el decreto con el que se creó, el 29 de noviembre de 2019, el Instituto y las entidades federativas celebrarían acuerdos de coordinación para que estas ejecutaran la prestación gratuita de servicios y medicamentos a las personas sin cobertura en salud.

Pero “Insabi no logró la talla de operación del Seguro Popular, porque no logró otorgar las consultas médicas, ni el número de egresos hospitalarios y tampoco las urgencias, y esto no fue solo por el cierre de servicios de la pandemia y el enfoque en COVID, desde 2019 empezó a bajar el número de atenciones porque ya no existía el Seguro Popular y el Insabi se estaba conceptualizando”, asegura Mariana Campos, coordinadora del Programa de Gasto Público y Rendición de Cuentas de México Evalúa. 

Te puede interesar: Los servicios de salud se restablecen en hospitales, pero aún enfrentan el rezago que dejó el COVID-19

Los números de enero de 2022 ya marcaban la muerte del Insabi, de acuerdo con un análisis realizado precisamente por México Evalúa, en el que se señala que la situación observada en este mes bien puede lucir como la antesala del cierre del programa: el gasto total del Insabi fue de sólo 34 millones de pesos (mdp), una caída de 94% (544 mdp) frente a enero de 2021 o de 99% (3,486 mdp) frente a enero de 2019, cuando todavía existía el Seguro Popular.

Si bien a inicios de 2022, dice el análisis, se tenían presupuestados 6.6 mil millones de pesos (mmdp) para el Insabi, el subejercicio de recursos fue casi total. Esto puede deberse a una transferencia anticipada de recursos del Insabi hacia el IMSS-Bienestar. De ser correcta esta hipótesis se habrían transferido recursos al IMSS antes de que este se hiciera cargo de las obligaciones del Insabi.

A la par del menor gasto, apunta México Evalúa, las consultas médicas del Insabi –que atiende a las personas más vulnerables del país– sufrieron otro descalabro en enero. La atención total fue de 996 mil consultas, una caída de 30% (431 mil consultas) menos que en enero de 2021 u 83% (4.7 millones de consultas) menos que en enero de 2019.

En enero de 2022 las consultas para atender enfermedades crónico-degenerativas –como cáncer, diabetes y VIH/sida– fue de sólo 229 mil, una caída de 41% (159 mil consultas) frente a enero de 2021 o de 78% (828 mil consultas) frente a enero de 2019. 

Judith Senyasen Méndez, coordinadora de Salud y Finanzas del Centro de Investigación Económica y Presupuestaria (Ciep), apunta que en realidad las caídas en las consultas venían ya desde 2015, pero en 2020 el descenso fue casi del 50%, cuando en años anteriores fueron de 7 u 8%, esto solo en lo que se refiere a personas sin seguridad social. 

Un análisis por año del Ciep informa que el presupuesto para la población sin seguridad social pasó de 31.8% del gasto total en salud en 2017 a 28.6% en 2021 con el Insabi, la menor proporción desde 2016. Además, en 2021, el presupuesto del Instituto fue 5.6% menor a lo ejercido por el Seguro Popular en 2017, cuando este cubría solamente a 53.5 millones de mexicanos. En tanto, la población objetivo de Insabi es 68.1 millones de personas.

El presupuesto del Insabi, dice Méndez, no era congruente con el objetivo de cubrir a toda la población sin seguridad social, incluso el gasto per cápita para esta población pasó de 3 mil 656 pesos en 2019 a 2 mil 911 pesos en 2021, una contracción de 20.3%.

Janet Oropeza, del programa de Rendición de Cuentas de Fundar, señala que otra causa de preocupación es que la cobertura limitada que tenía el Fondo de Gastos Catastróficos del Seguro Popular (para enfermedades que implican un alto costo en su atención) a 66 padecimientos no se amplió en realidad con el cambio al Fondo de Salud para el Bienestar del Insabi. 

“De acuerdo con las reglas de operación de este fondo entre 2 y 3% del gasto sería para otras enfermedades, además de las 66 que ya se cubrían, pero todavía hay muchos padecimientos que no se cubren y el gasto de este fondo se topó a no más de 32 mil millones de pesos, que considerando a los 66 millones de personas que se pretende cubrir y los padecimientos que puedan tener será insuficiente”, apunta Oropeza. 

Arranca el nuevo modelo

En Nayarit, el IMSS-Bienestar, que entra para relevar al Insabi, operará los 16 hospitales del estado, más el Hospital de La Mujer que está por concluirse, y 261 centros de salud de primer nivel, donde estarán inscritos 4 mil 627 trabajadores. La inversión inicial para este programa en el estado será de mil 438 millones de pesos para nómina del personal, equipamiento e infraestructura.

El gobierno federal no ha presentado un documento para conocer cuál es el plan general para que ahora el IMSS-Bienestar se encargue de atender a la población sin seguridad social en todas las entidades, lo que se ha anunciado es que se firmarán acuerdos de colaboración con los estados que así lo deseen para que cedan su infraestructura física y humana al Instituto Mexicano del Seguro Social.

Estos acuerdos, aclara Janet Oropeza, del Programa de Rendición de Cuentas de Fundar, son diferentes a los que se firmaron con Insabi, porque esos solo se hicieron para la transferencia de recursos a las entidades. 

En el caso de Nayarit, el 17 de marzo pasado, el secretario federal de Salud, Jorge Alcocer, el director general del IMSS, Zoé Robledo, y el gobernador del estado, Miguel Ángel Navarro Quintero, firmaron el acta de integración de la mesa de transición para concretar la transferencia de los servicios estatales de salud a partir del 1º de abril, por conducto del programa IMSS-Bienestar.

De hecho, desde el 30 de diciembre de 2021 se publicó en el periódico oficial del gobierno de Nayarit, el decreto que autoriza al gobernador para que, a través de la Secretaría de Administración y Finanzas, desincorpore del patrimonio del estado diversos bienes inmuebles ubicados en la entidad a favor del Instituto Mexicano del Seguro Social, IMSS-Bienestar.

Esto, dice el decreto, para evitar la fragmentación de los servicios de salud en Nayarit y que, a través del Programa IMSS-BIENESTAR, se amplíen y se presten los servicios, mediante la federalización, a las personas sin seguridad social.

En total se desincorporan 135 bienes, entre estos cinco dedicados a otorgar servicios de segundo nivel, como el Hospital Básico Comunitario Las Varas, el Hospital General Santiago Ixcuintla, Hospital General Rosa Morada y el Hospital Mixto Jesús María.

El Poder Ejecutivo Estatal, dice el decreto, suscribirá con el Instituto Mexicano del Seguro Social los acuerdos necesarios para garantizar la prestación de los servicios de salud a la población residente en el Estado de Nayarit que no cuente con seguridad social.

Los otros dos estados que firmaron ya un convenio marco para federalizar a su sector salud y ofrecer servicios está población a través del IMSS Bienestar son Tlaxcala y Colima. Pero no se ha dado fecha del arranque oficial en esas entidades.

Lee más: El Insabi no acreditó la cobertura de medicinas para los estados, advierte la ASF

Actualmente, el programa IMSS Bienestar opera en 19 estados de la República y otorga a 11.6 millones de personas que viven en zonas rurales o urbanas marginadas servicios de salud de primer y segundo nivel que incluyen especialidades de cirugía general, gineco-obstetricia, medicina interna, pediatría, anestesiología, medicina familiar y epidemiología. 

Esto a través de 3 mil 622 unidades médicas rurales, 184 brigadas de salud, 140 unidades médicas móviles, 45 centros de atención rural obstétrica y 80 hospitales rurales.

Sobre cómo hará el IMSS-Bienestar para atender a la población que no cuenta con seguridad social hay más dudas que respuestas, al no haber un plan donde se haya estipulado la estrategia de transición ni un marco normativo ni claridad en el presupuesto.

“Hace falta mucha información sobre cómo se va a hacer esta transición para que ahora IMSS Bienestar se encargue de la población sin seguridad social y cómo se van a ir integrando los estados. Esa falta de información preocupa, porque esto no puede ser otra ocurrencia”, dice Mariana Campos, de México Evalúa. 

En el mismo sentido, Judith Senyasen Méndez, de Ciep, señala que se tendría que estar diseñando ya y presentando un plan, una estrategia sobre cómo hará el IMSS-Bienestar para atender a una población mucho mayor de la que está atendiendo, puesto que el objetivo del Insabi era dar atención a 60 o 65 millones de personas. 

“Con Insabi estuvimos dos años sin saber cómo iba a operar, ojalá que en este caso con IMSS Bienestar esté el esquema más claro, pero no hay un documento oficial, con la estrategia, que podamos revisar, todo es anuncio y anuncio”, señala Méndez.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Bukele contra las maras: policías denuncian que los obligan a cumplir cuotas de detenciones en la guerra contra las pandillas

Representantes del gremio policial advierten que la detención masiva de pandilleros es una “bomba de tiempo” para un sistema carcelario que ya está sobrepoblado.
19 de abril, 2022
Comparte

Los policías capturaron a dos mujeres sospechosas de colaborar con las pandillas en El Salvador. Cuando las trasladaban en una patrulla, el inspector dijo a los agentes que incluyeran en su reporte a tres personas arrestadas en otros operativos como parte del régimen de excepción que aprobó el Congreso a finales de marzo para combatir a las maras.

Los agentes se negaron. El inspector advirtió que si no acataban la orden de presentar a los cinco detenidos dentro de un mismo procedimiento, serían enviados al otro extremo de El Salvador.

Finalmente fueron trasladados y los agentes lo denunciaron en un informe enviado a Marvin Reyes, secretario general del Movimiento de Trabajadores de la Policía, y al que tuvo acceso BBC Mundo.

Reyes explica a BBC Mundo que ese incidente fue el detonante que llevó al sindicato de la policía salvadoreña a denunciar que los jefes policiales exigen cuotas diarias de arrestos a sus agentes en un momento en el que el gobierno del presidente Nayib Bukele se propone capturar a 20.000 miembros de pandillas.

Bukele reclamó al Congreso que aprobara un régimen de excepción, que entra en su cuarta semana, y a modificar el código penal tras el aumento de homicidios el último fin de semana de marzo.

Esas medidas forman parte de lo que Bukele llama “guerra contra las pandillas” y por la que asegura que ya han sido detenidas 10.000 personas.

El sindicato policial asegura haber recibido 15 denuncias de imposición de cuotas de detención en seis de los 14 departamentos que conforman el país.

En BBC Mundo hablamos con Marvin Reyes, que denuncia las presiones pero comparte las medidas impulsadas por Bukele y el Congreso, de mayoría oficialista, contra las maras.

BBC Mundo solicitó al gobierno de Bukele y al comisionado de la Policía, Mauricio Arreaza Chicas, un comentario sobre la denuncia pero hasta el momento de la publicación no obtuvo respuesta.


Marvin Reyes

Marvin Reyes
Marvin Reyes es el secretario general del movimiento de trabajadores de la Policía Nacional Civil de El Salvador.

¿Qué está pasando con las detenciones de los pandilleros durante el régimen de excepción?

Algunos oficiales que dirigen unidades policiales en diferentes partes del país están imponiendo cuotas de detenidos por día. Por ejemplo, en el municipio de Ciudad Delgado, en San Salvador, le están imponiendo a cada patrulla seis detenidos por día. Los compañeros que están en esa zona dicen que no pueden llegar a veces a ese número porque ya no hay pandilleros allí, han huido a otros sectores para esconderse.

No estamos en una competencia para ver qué unidad policial captura más pandilleros. El objetivo de esto es sacar de circulación a aquellos delincuentes que están vinculados a las pandillas. Para eso hay mecanismos, los aparatos de inteligencia ya tienen identificadas las estructuras de las pandillas, los que colaboran con ellos.

Los esfuerzos de los agentes de la policía están enfocados hacia esta gente, pero no para generar un aspecto de presión para que lleguen a un determinado número. En eso no estamos de acuerdo, porque se está empujando al policía a que capture incluso a alguien que no tenga que ver con pandillas, y para llenar ese cupo, meterlo ahí junto con los demás.

¿Qué dicen los jefes policiales? ¿Qué han respondido después de estas denuncias?

Absolutamente nada. No responden, ignoran las denuncias que se están haciendo. Y el director de la policía, el comisionado Mauricio Arreaza Chicas, tampoco responde. Él no está intercediendo por la gente, simplemente está ignorando las acciones que están cometiendo jefes territoriales. El director debería interceder y evitar que se generen estos traslados.

Nayib Bukele

Getty Images
El presidente Nayib Bukele pidió al Congreso aprobar la medida del régimen de excepción.

¿Es verdad que recibieron la orden de detener a los pandilleros de la MS-13 y no a los de Barrio 18?

Es verdad. Hemos recibido muchas denuncias de varios departamentos del país donde los oficiales le han dicho al personal que tienen bajo su mando que no detengan a pandilleros de Barrio 18, no importa si es la facción sureña o revolucionaria. Que se enfoquen en los de la pandilla MS.

No sabemos cuál es el motivo. Los oficiales dicen al personal que son órdenes superiores. Eso es lo único que hasta el momento hemos podido recabar porque no hemos encontrado una razón.

¿Es factible detener a más de 10.000 personas en dos semanas, como ha informado el gobierno?

Sí, porque la policía lleva sus registros de personas detenidas con lujo de detalles.

Manos esposadas.

Getty Images
Los hombres que llevan tatuadas marcas de las pandillas son detenidos en El Salvador.

¿Qué diferencia hay entre el régimen de estado de excepción y otros operativos de seguridad anteriores que se han aplicado para combatir a las pandillas?

El código penal ha sido modificado para que la sola pertenencia a las pandillas sea motivo de delito. Para un miembro de pandillas son 30 años de cárcel. Para un colaborador son 15. Eso no existía antes. Era muy difícil establecer que un sujeto pertenecía a una pandilla, había que reunir alrededor de 12 requisitos por cada pandillero. Ahora es más rápido.

Sabemos que un tipo que anda tatuado claramente pertenece a la pandilla y va preso. Mediante los aparatos de inteligencia de la policía, entrevistas y otros parámetros, se tienen que establecer indicios para determinar la pertenencia a la pandilla de quienes no están tatuados y aplicar la ley.

Aquí hay mucha gente que ha estado colaborando con las pandillas.

Mucha gente ha vivido a expensas de estas colaboraciones y tienen carros y casas lujosas. No se tatúan y pasan como personas normales, pero están colaborando directamente con las pandillas. Esta gente también va presa y lleva 15 años de cárcel.

¿Existe el riesgo de que por ser ahora un proceso más expedito metan presa gente inocente?

Eso es lo que no se debe hacer. En la policía no debe existir el margen de error porque no podemos estar metiendo gente inocente a la cárcel. Es el cuidado que se tiene que tener para establecer plenamente aquellos que no están vinculados a la pandilla.

El Salvador

Getty Images

¿En cuánto se estima la población pandillera de El Salvador?

Estimamos que son alrededor de 70.000 pandilleros solo de la MS a nivel nacional. Hay que multiplicar los colaboradores por cinco o seis. Sobre la 18 hablamos de unos 20.000 a nivel nacional. Hablamos aproximadamente de unos 100.000 pandilleros diseminados por todo el territorio de El Salvador.

¿Qué impacto pueden tener estas detenciones masivas en la población carcelaria?

Esto es una bomba de tiempo. Ya había una sobrepoblación, quizás del 200% o 300% en casi todas las cárceles del país. Y meter a esta gran cantidad de detenidos va a generar más problemas de los que ya tiene el régimen carcelario. Las cárceles no tienen la capacidad ni están diseñadas para albergar a esa gran cantidad de población. Se va a sobresaturar el sistema.

Las autoridades de centros penales tendrán que buscar un mecanismo para contener a toda esta gente. Buscar algún edificio temporal que puedan adecuar rápidamente para mover a tanta gente. Las bartolinas de la policía, las cárceles pequeñas preventivas dentro de cada base policial, son limitadas. Las más grandes pueden contener 125 personas máximo.

Hombre detenidos en una prisión en El Salvador

Getty Images
Marvin Reyes asegura que las detenciones agravarán el hacinamiento carcelario en El Salvador.

¿Es posible que las pandillas aprovechen las cárceles como un espacio para encontrarse y reorganizarse?

Podría ser. Es una gran posibilidad porque el delincuente siempre está buscando la manera de contrarrestar o superar las acciones de las autoridades, sobre todo los planes de seguridad y los métodos carcelarios. Lógicamente ellos van a tratar de causar inestabilidad dentro del sistema penitenciario.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=nniRPDLfaJ0

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.