1 millón de trabajadores de la moda padecen abusos laborales
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Zedryk Raziel

“La precariedad está de moda”: 1 millón de trabajadores en la industria del vestido padecen abusos laborales

Los trabajadores de la industria de la moda no solo son víctimas de abusos laborales, sino que además, en los hechos, tienen prohibido organizarse para defenderse.
Zedryk Raziel
25 de mayo, 2022
Comparte

En México, poco más de 1 millón de personas que trabajan en la industria de la moda –en la producción y venta de ropa, calzado y accesorios– padecen abusos laborales que incluyen bajos salarios, subcontratación y falta de acceso a prestaciones sociales, aun cuando se trata de uno de los sectores económicos que más riqueza generan en el país y el mundo.

El Censo Económico de 2019 señalaba que en a México había 1 millón 948 personas ocupadas en la industria de la moda, cifra que subió a 2 millones 821 mil según la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE) 2021 del Inegi

A partir de la revisión de las cifras oficiales, la organización civil Acción Ciudadana Frente a la Pobreza determinó que 389 mil personas laboran sin salario fijo, y 629 mil trabajan subcontratadas por otra razón social, en el esquema conocido como outsourcing abusivo.

El 98% de quienes no tienen un salario fijo trabaja en pequeños talleres caseros y pequeños comercios, mientras que el outsourcing es un padecimiento especialmente generalizado en “empresas grandes, supermercados y tiendas departamentales reconocidas por su gran rentabilidad”, muchas de las cuales presumen ser “empresas socialmente responsables”.

El informe “La precariedad laboral está de moda”, que fue presentado la mañana de este 24 de mayo por Rogelio Hernández Hermosillo, director de Acción Ciudadana Frente a la Pobreza, señala que el modelo de subcontratación permite a las empresas evadir el reparto de utilidades, reducir el pago de cotizaciones al IMSS y al Infonavit, y no reconocer la antigüedad de sus trabajadores.

La organización advirtió que el modelo del outsourcing se agravó en la industria de la moda al paso de los años. Por ejemplo, mientras que en 2003 había 119 mil personas subcontratadas en otra razón social (el 7% de todo el personal ocupado), la cifra pasó a 525 mil personas subcontratadas (el 30%), y a 629 mil en la actualidad (el 32%).

El reporte precisa que 791 mil trabajadores de la industria de la moda carecen de contrato estable (laboran con contratos temporales o sin contrato). En la actualidad, la mayoría de ellos trabajan en condiciones que violan las normas del derecho al trabajo digno, lo que convierte a sus centros de trabajo en “fábricas de pobreza”.

Dos tercios de la población ocupada carecen de ingresos suficientes para superar el umbral de la línea de pobreza, pues perciben menos del costo de dos canastas básicas, lo que, en los hechos, significa que esos trabajadores no pueden mantenerse a sí mismos y a otra persona.

“No es normal que la mayor parte de las personas trabajen y vivan en pobreza, porque su ingreso laboral no es suficiente ni para adquirir la canasta básica para una familia de dos personas (ellas mismas y una más), y también porque trabajan pero carecen de afiliación al seguro social y por ende de acceso a salud, estancias infantiles, ahorro para el retiro y demás protecciones de la seguridad social. Su trabajo se convierte en fábrica de pobreza”, advierte el estudio.

Los trabajadores de la industria de la moda tienen prohibido organizarse para defenderse.

El informe indica que el sistema de abusos laborales afecta especialmente a las mujeres. De todas las personas trabajadoras en este sector económico, según datos de 2019, 1 millón 87 mil –más de la mitad­– son mujeres.
De esa cifra, 253 mil mujeres tienen trabajos sin remuneración fija y 329 mil están subcontratadas por otra razón social.

Leer más | 39.4% de la población vive en pobreza laboral por la pandemia; CDMX y QRoo, los más afectados

Vestirse de dignidad

Los trabajadores de la industria de la moda no solo son víctimas de abusos laborales, sino que además, en los hechos, tienen prohibido organizarse para defenderse.

El documento indica que el 94% de los trabajadores asalariados carecen de organización para la contratación colectiva, la negociación de las condiciones laborales y la defensa de sus derechos.

Además, 475 mil personas están subocupadas, es decir, trabajan menos horas de la jornada laboral normal, no porque no quieran, sino porque no consiguen trabajos a tiempo completo.

En contraste, 823 mil trabajadores laboran jornadas excesivas con más de 48 horas a la semana. De ese total, 343 mil trabajan más de 56 horas a la semana.

Nada de ese arduo trabajo, sin embargo, garantiza un ingreso laboral suficiente, a pesar de que la de la moda es una industria muy rentable.

En México, según datos de 2019, el sector registró una producción bruta total de 836 mil millones de pesos, lo que representa el 3.8% de la producción bruta total nacional. En este indicador, tuvo una producción superior al sector de hoteles y restaurantes y al de la construcción.

La industria de la moda también tuvo ingresos totales por 2.1 billones de pesos, que significa el 6.1% de los ingresos totales nacionales, cifra superior a lo obtenido por el sector minero, el de hoteles y restaurantes, y el de la construcción.

Rogelio Gómez Hermosillo contrastó que las condiciones económicas de las empresas sí dan para elevar el nivel de vida de sus trabajadores, tomando en cuenta dichas cifras de ganancias.

Precisó que, en la industria de la moda, todas las remuneraciones, tanto las de los trabajadores como de los administrativos y los directivos, representan el 5% del gasto de las compañías, mientras que las erogaciones en publicidad cuestan 6 veces más.

El investigador enlistó una serie de medidas que serán negociadas con empleadores y autoridades laborales, como garantizar que el salario mínimo mensual que perciban los trabajadores sea de, al menos, 8 mil 100 pesos; verificar la erradicación de la subcontratación abusiva; garantizar el pago inmediato de grandes y medianas empresas a proveedores de micro y pequeñas empresas; abolir el trabajo infantil o en condiciones de esclavitud, e incluir medidas de inclusión económica sin discriminación para jóvenes y mujeres.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Ghislaine Maxwell: Condenan a 20 años de prisión a la socia de Jeffrey Epstein por tráfico sexual de menores

Ghislaine Maxwell pidió disculpas por ayudar a Jeffrey Epstein a abusar sexualmente de niñas y lamentó haber conocido al fallecido financiero neoyorquino.
28 de junio, 2022
Comparte

Ghislaine Maxwell fue sentenciada este martes a 20 años de prisión por ayudar al exfinanciero estadounidense Jeffrey Epstein a abusar de niñas.

Maxwell, de 60 años, fue condenada en diciembre pasado por reclutar y traficar a cuatro adolescentes para que Epstein, su entonces novio, abusara sexualmente de ellas.

Una de las acusadoras dijo fuera de la corte, antes de conocerse la sentencia, que Maxwell debería permanecer en prisión por el resto de su vida.

Epstein se suicidó en una celda de la cárcel de Manhattan en 2019, mientras esperaba su propio juicio por tráfico sexual.

Los crímenes de Ghislaine Maxwell ocurrieron durante una década, entre 1994 y 2004.

Al pronunciar la sentencia, la jueza Alison J. Nathan dijo que la conducta de Maxwell fue “atroz y depredadora”.

“Maxwell trabajó con Epstein para seleccionar víctimas jóvenes que eran vulnerables y desempeñó un papel fundamental en la facilitación del abuso sexual”, agregó.

Ghislaine Maxwell llega con ropa carcelaria a su audiencia de sentencia en un boceto de la sala del tribunal en la ciudad de Nueva York, EE.UU., el 28 de junio de 2022

Reuters
Un boceto de la corte muestra a Ghislaine Maxwell llegando con ropa carcelaria.

La magistrada dijo que el caso requería una “sentencia muy significativa” y que quería enviar un “mensaje inequívoco” de que tales delitos serían castigados.

Además de la pena de cárcel, la jueza impuso una multa de US$750.000. Maxwell, vestida con ropa de prisión, miró al frente y no mostró ninguna emoción cuando se dictó la sentencia frente a una sala repleta.

Ghislaine Maxwell se disculpa

Antes de conocerse la sentencia, Maxwell se disculpó con las víctimas.

Dijo que empatizaba con ellas y que conocer a Epstein es de lo que más se arrepiente en la vida.

“Mi asociación con Epstein me dejará una mancha permanente”, dijo y agregó que espera que su sentencia les permita a las víctimas “paz y cierre”.

Ghislaine Maxwell y Jeffrey Epstein.

PA/ Departamento de Justicia de EE.UU.

Maxwell ha estado bajo custodia desde su arresto en julio de 2020, recluida principalmente en el Centro de Detención Metropolitano de Brooklyn, donde se quejó del hedor a aguas residuales sin tratar en su celda.

El caso contra la exsocialité británica fue uno de los más destacados desde el surgimiento del movimiento #MeToo, que alentó a las mujeres a denunciar los abusos sexuales.

Mujer de la alta sociedad

Nacida en las afueras de París el día de Navidad de 1961, Maxwell creció en una mansión de campo, fue a la Universidad de Oxford y habla varios idiomas.

Es la hija menor del magnate de los periódicos Robert Maxwell y tiene ocho hermanos.

Se dice que ella tuvo una relación muy cercana con su difunto padre y tras su muerte en 1991, Maxwell dejó Reino Unido para establecerse en Estados Unidos, donde trabajó en el sector inmobiliario y poco después conoció a Epstein.

Vendió su casa en Manhattan en 2016 y mantuvo un perfil bajo hasta que fue arrestada en julio de 2020 en su mansión en el estado de New Hampshire (noreste de Estados Unidos).

“No debería haber sido tan difícil”

Sarah Ransome y Elizabeth Stein, presuntas víctimas de abuso sexual de Jeffrey Epstein, estaban en la corte.

EPA
Sarah Ransome y Elizabeth Stein, presuntas víctimas de abuso sexual de Jeffrey Epstein, estaban en la corte.

La jueza permitió que cuatro mujeres hablaran en la audiencia de sentencia, además de que se leyera una declaración de una de las víctimas, Virginia Giuffre, que estaba ausente.

Annie Farmer, la única víctima que prestó testimonio con su nombre completo durante el juicio, fue la primera en hablar. Maxwell optó por no mirar a Farmer a lo largo de su declaración, mientras esta última tuvo que hacer una pausa a la mitad de su discurso para contener sus emociones.

Sarah Ransome, quien no testificó en el juicio, brindó una impactante declaración fuera del tribunal junto con la también denunciante Elizabeth Stein.

“Ghislaine debe morir en prisión porque estuve en el infierno y regresó durante los últimos 17 años”, dijo Ransome.

“Yo tenía 10 años cuando Liz Stein estaba siendo traficada. Tenía 10 años. Ese es el tiempo que ha estado funcionando esta red de tráfico sexual. Y debería haber sido suficiente solo una sobreviviente para que se nos tome en serio. No debería haber sido tan difícil”, añadió.

Durante el juicio, Farmer y otras tres mujeres, identificadas en el tribunal solo por su nombre o seudónimo para proteger su privacidad, testificaron que fueron abusadas, cuando eran menores, en las casas de Epstein en Florida, Nueva York, Nuevo México y las Islas Vírgenes.

Contaron cómo Maxwell las había convencido para que le dieran masajes sexuales a Epstein; atrayéndolas con obsequios y promesas sobre cómo el empresario podría usar su dinero y conexiones para ayudarlas.

Jeffrey Epstein y Ghislaine Maxwell

US Department of Justice

Los abogados de Maxwell trataron de mostrar a su cliente como una influencia positiva para otras reclusas en la cárcel a las que les ofrece enseñarles yoga y ayudarlas a aprender inglés.

Los crímenes de Epstein, quien se relacionó con algunas de las personas más famosas del mundo, se publicaron por primera vez en los medios de comunicación en 2005. Luego de numerosas demandas, fue arrestado el 6 de julio de 2019 en Nueva Jersey.

Antes había evitado ser condenado por acusaciones similares en un controvertido acuerdo secreto en 2008 por el cual aceptó declararse culpable de un cargo menor.

Epstein se suicidó el 10 de agosto de 2019 en la celda en la que estaba preso en Nueva York mientras esperaba ser enjuiciado por acusaciones de tráfico sexual y conspiración. Tenía 66 años.

El multimillonario se había declarado no culpable. Se enfrentaba a hasta 45 años en la cárcel en caso de ser condenado.

Antes de los casos penales en su contra, era conocido por su riqueza y sus contactos de alto perfil.

A menudo se veía socializando con los ricos y poderosos, incluido los expresidentes Donald Trump y Bill Clinton, así como el príncipe Andrés de Reino Unido.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=Wdb6YIRv-s0

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.