Discriminan a indígenas en procesos para organos autónomos
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Canal del Congreso

Existe discriminación a indígenas en procesos de selección para órganos autónomos, advierte observatorio

El Observatorio Ciudadano Designaciones Públicas señala que los procesos para elegir integrantes del INAI, el Banco de México o el INEGI reproducen desigualdades estructurales que perjudican a personas indígenas.
Canal del Congreso
11 de agosto, 2022
Comparte

En las convocatorias para integrar los órganos autónomos existe un sesgo que ha impedido a personas indígenas acceder a un cargo de responsabilidad en esas instituciones, lo que configura una discriminación estructural, de acuerdo con un análisis del Observatorio Ciudadano Designaciones Públicas, iniciativa conformada por Fundar y Artículo 19.

El observatorio se centra en supervisar qué perfiles son seleccionados —y mediante qué mecanismos— para integrar 19 instituciones consideradas contrapesos al Poder Ejecutivo, como el INAI, la CNDH, el Banco de México, la Auditoría Superior de la Federación, la FGR, el Coneval, el INEGI, el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación y la Suprema Corte, entre otras. 

En total, el observatorio vigila 125 designaciones en dichas instituciones. Actualmente, ninguna persona integrante de tales órganos se autodefine como indígena, de acuerdo con Marcia Itzel Checa Gutiérrez, encargada de la iniciativa.

En entrevista, señaló que los criterios y requisitos para acceder a altos cargos de responsabilidad pública actualmente vigentes —formación educativa, grados académicos y experiencia profesional— no son neutrales y no permiten la competencia en igualdad de condiciones de grupos históricamente vulnerados.

“Los propios criterios de mérito, de equidad, de capacidades, se tienen que construir reconociendo las desigualdades estructurales que tenemos en el país”, afirmó. 

“En realidad, los requisitos no son neutros, hay condiciones de desventaja por el simple hecho de ser mujer o por el simple hecho de ser indígena, hay un sistema totalmente desigual y esto es estructural, sistémico, y entonces, por la pertenencia o por ciertas condiciones que tenemos, ser mujer, ser indígena, tener alguna discapacidad, ser migrante, pues ya tenemos ciertas desventajas”.

La especialista refirió que, si bien la Constitución contempla, en su artículo 2, que los pueblos indígenas pueden acceder y desempeñar cargos públicos, esto solo es una igualdad en el papel.

“Es un escándalo la nula representación de pueblos y comunidades indígenas en altas responsabilidades públicas, más cuando México se reconoce como una nación pluricultural”, contrastó.

“El estándar (de acceso a los cargos) debe situarse en el contexto, y México es un país de discriminación histórica, y ciertos grupos y ciertas personas tienen mayores desventajas para acceder a la representación”, dijo. “En el observatorio, apelamos a revisar esos requisitos de acceso, porque sabemos que no son neutros, que la experiencia o las capacidades no se miden solamente por el grado de estudios, sino que hay otras formas en las que se pudieran valorar estas cualidades, estas características”.

Lee: Qué celebrar en el día de los pueblos indígenas

El caso del INAI

El Senado tiene pendiente la designación de dos comisionados del Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (INAI), luego de que Óscar Guerra Ford y Rosendoevgueni Monterrey Chepov concluyeron sus periodos el pasado 31 de marzo.

Las comisiones unidas de Anticorrupción y de Justicia del Senado elaboraron un dictamen con 13 propuestas de entre 48 aspirantes. Entre las siete mujeres y seis hombres finalistas, figuran personas que actualmente trabajan en el mismo INAI, o son integrantes de órganos de transparencia estatales y tribunales de justicia, o son familiares de exmagistrados electorales.

Por ejemplo, María de los Ángeles Ducoing Valdepeña y Ana Yadira Alarcón Márquez, que han sido, respectivamente, directora general y secretaria técnica del pleno del propio instituto; Zulema Martínez Sánchez, que ha sido presidenta del Instituto de Transparencia del Estado de México; Miguel Castillo Martínez, funcionario de la Secretaría General de Servicios Administrativos del Senado; Julio César Bonilla Gutiérrez, que ha sido presidente del Instituto de Transparencia de la Ciudad de México, y Luis Felipe Nava Gomar, hermano del exmagistrado del TEPJF Salvador Nava Gomar.

Para Checa Gutiérrez, la convocatoria al concurso de selección del INAI no contempló criterios específicos para garantizar que miembros de grupos históricamente vulnerados pudieran participar en igualdad de oportunidades.

“Tratándose de órganos colegiados como el INAI, pues sí tenemos que apelar a que haya una mayor diversidad de experiencias, incluso geográficas, o sea, en realidad tenemos un patrón muy centrista y muy concentrado en ciertos perfiles, porque en realidad, para acceder a eso, tiene que ver con a quién conoces, quién te apadrina, de dónde vienes, y entonces, se va haciendo un embudo”, señaló.

“Vemos un problema de discriminación estructural y de barreras para acceder a estas responsabilidades públicas; nosotras apelamos a que se revisen los requisitos para acceder, para hacerlos más democráticos, pero también para ir cerrando estas brechas de representación, que se visibilice la diversidad de los distintos grupos que hay y que tradicionalmente no se ven garantizados sus derechos políticos”.

La especialista señaló que en procesos de selección discriminatorios como el del INAI impera una visión de que el Estado es patrimonio de ciertas personas y su administración no es un asunto de todas y todos.

“¿Quieren que hable cantadito?”

El investigador y académico zapoteco Juan Carlos Chávez Martínez participó en el concurso para ocupar uno de los dos lugares que continúan vacantes en el INAI, pero, aunque acreditó tener formación académica y experiencia profesional en el campo de la transparencia y la rendición de cuentas, no quedó entre los 13 finalistas seleccionados por el Senado, instancia encargada de los nombramientos.

Para Chávez Martínez, que es originario de Oaxaca, su exclusión de la lista de finalistas elaborada por los senadores es un acto de discriminación estructural. 

“La convocatoria no contiene elementos que permitan designaciones públicas bajo un enfoque multicultural o que contemple a los pueblos indígenas; es, por tanto, discriminatoria”, acusó Chávez Martínez, quien es candidato a doctor en Política Pública por el Tecnológico de Monterrey y ha sido integrante de la Unidad de Transparencia del municipio de Oaxaca y de la Contraloría Interna Municipal de Santa Lucía del Camino.

“¿Cuántos indígenas están participando en este proceso? No hay nadie, yo soy el único”, añadió en entrevista. “Yo decidí participar porque esto trae una oportunidad histórica para visibilizar a los pueblos indígenas, pero he notado que todo el mundo como que te excluye, como que no te hace caso, no se te da el lugar que te mereces”.

Autor del libro La agenda de políticas públicas para Oaxaca, que publicó por su cuenta en una editorial independiente en 2021, Chávez Martínez expuso que, cuando la discriminación no se manifiesta en actos explícitos de violencia, opera de manera sutil mediante ideas preestablecidas de lo que debe o puede hacer una persona indígena.

Entonces, dijo, suele relacionarse a un indígena oaxaqueño como él con los bloqueos carreteros o las protestas, o pensarse que no puede tener una formación más allá de lo que se aprende trabajando en el campo, o creerse que en los pueblos del sureste reina la “holgazanería”, mientras en los del norte y centro sí se trabaja duro.

“Hay unas prenociones, como dicen en sociología, hay ideas preconcebidas. De seguro dirán ‘¿qué nos puede venir a enseñar un indígena como Juan Carlos?’. Lo veo como una barrera; incluso cuando me preguntan ‘¿a poco eres indígena?’ les digo que sí; a la gente le gustaría que yo tuviera un acento, un tono, hablar más cantadito o no articular bien, no conjugar bien los verbos con los artículos; quieren ver a una persona con huaraches y con calzón de manta, pero es una idea que ya pasó”, criticó.

“Imagínate: ¿alguien de los pueblos indígenas hablando sobre protección de datos personales y sobre transparencia? Bueno, los que eligen en el Senado no pueden ver más allá de: ‘este es bueno para el campo nada más, no para hablarnos sobre transparencia’. Son ideas preconcebidas que tienen y yo trato de romper esas barreras, por eso, cuando me entrevistan, voy de corbata, trato de jugar en la misma cancha que los demás”.

El académico zapoteco —que también fue miembro de la comisión de selección del Consejo de Participación Ciudadana del Sistema Estatal de Combate a la Corrupción de Oaxaca— incluso destacó que la transparencia y la rendición de cuentas son prácticas inherentes a la cosmovisión indígena.

“Nuestros pueblos indígenas han combatido la corrupción desde hace milenios, y la transparencia no es un tema que se está dando ahorita en el siglo XXI; nosotros, los pueblos indígenas, hablamos de transparencia y rendición de cuentas desde hace mucho tiempo, desde antes de que esto se volviera una moda, y entonces, tenemos mucho para aportar en el tema, tenemos prácticas ancestrales de rendición de cuentas y transparencia”, aseguró.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Muerte de la reina Isabel: Por qué los carteles en blanco se han convertido en una forma de protesta en Reino Unido

Tanto en Reino Unido en los últimos días como en manifestaciones en el pasado en Hong Kong y otros lugares, las pancartas en blanco se han usado como un símbolo de resistencia.
18 de septiembre, 2022
Comparte

En los últimos días varias personas han sido detenidas en Reino Unido por protestar durante los actos oficiales con motivo de la muerte de la reina Isabel II y la proclamación de su sucesor, el rey Carlos III.

Paul Powlesland no está entre ellos. Pero este abogado británico fue protagonista de un polémico incidente el 12 de septiembre.

Powlesland dice que mientras sostenía un papel en blanco en Parliament Square, la plaza junto a la sede del Parlamento británico en Londres, fue abordado por un policía que le pidió sus datos.

El abogado, quien filmó parte de su conversación con el policía y la publicó en Twitter, afirmó que le dijeron que lo arrestarían si escribía “No es mi rey” en el papel en blanco.

Manifestaciones “en blanco” similares fueron vistas en Edimburgo durante el paso del cortejo de la reina, sin informes de arrestos. Sin embargo, el video de Powlesland llevó a la Policía Metropolitana de Londres a declarar que el público tenía “derecho a protestar”.

“El público tiene absolutamente todo el derecho a protestar y hemos dejado esto en claro a todos los agentes involucrados en la operación policial extraordinaria que se lleva a cabo actualmente”, tuiteó la Policía Metropolitana el 12 de septiembre.

Manifestantes con carteles en blanco en Edimburgo

Getty Images
El arresto de un manifestante antimonárquico en Reino Unido generó protestas con carteles en blanco en Londres y Edimburgo.

¿Resistencia satírica?

No es la primera vez que se utiliza una hoja de papel en blanco para protestar, pero estas acciones se ven con mayor frecuencia en países donde es común la represión autoritaria de la disidencia.

Por ejemplo, en 2019, un joven activista en Kazajstán, Aslan Sagutdinov, fue detenido por la policía después de llevar un cartel en blanco a la céntrica plaza Abay de la ciudad de Oral, en el oeste del país, y sostenerlo frente a las oficinas de las autoridades locales.

“No participo en una protesta y quiero demostrar que me llevarán a la comisaría, aunque no haya nada escrito en mi cartel y no esté gritando consignas”, dijo el joven de 24 años a la prensa, según puede verse en el siguiente video del incidente.

https://www.youtube.com/watch?v=P0HrQ2y_8Nc

Katrina Navickas, experta en historia de protestas y acciones colectivas de la Universidad de Hertfordshire, en Reino Unido, señaló que las protestas con carteles en blanco siguen los pasos de otras formas satíricas de disidencia que se remontan al siglo XVIII.

“El movimiento democrático cartista en la década de 1840 realizó manifestaciones al aire libre en silencio como protesta contra las autoridades locales que reprimían sus reuniones habituales”, dijo Navickas a la BBC.

(El cartismo fue un movimiento popular obrero que surgió en el siglo XIX en Reino Unido durante la Revolución Industrial. Su nombre deriva de un documento de peticiones llamado la “Carta del Pueblo”).

Navickas contó que también “en Manchester en 1795 se formó un ‘Club de pensamiento’ que celebraba reuniones en silencio para protestar contra leyes sobre ‘reuniones sediciosas’ y grupos democráticos”.

Pero protestar con carteles sin eslóganes, símbolos o incluso colores que representen una causa política es algo que, según la experta, no se había dado en un período más reciente de la historia.

Esto parece ser una innovación, aunque en la tradición de la subversión satírica de las restricciones de autoridad“, agregóNavickas.

(La siguiente foto publicada en Twitter aparentemente muestra el arresto de un manifestante ruso contra la guerra con un cartel en blanco)

https://twitter.com/khadljasays/status/1569701229009281025/photo/1

También se han visto carteles en blanco en Rusia durante las últimas dos décadas, pero se han vuelto mucho más comunes desde la invasión de Ucrania en febrero de este año. Las autoridades rusas han reprimido enérgicamente las protestas contra la guerra y hasta el 17 de agosto se habían producido en el país más de 16.000 detenciones, según OVD-Info, una iniciativa rusa de investigación sobre derechos humanos.

En redes sociales y medios de comunicación independientes han aparecido historias sobre arrestos de manifestantes con carteles en blanco en varias ciudades rusas.

Irónicamente, un viejo chiste de la era soviética se centra en el arresto de una persona que reparte folletos en blanco en la Plaza Roja de Moscú.

Navickas dice que este tipo de protesta puede resultar particularmente “molesta” para las autoridades.

“Al igual que las protestas silenciosas, es más difícil para la policía probar que se está cometiendo un delito o que existe la intención de cometer un delito”, señaló la experta.

“Todo el mundo se sabe el eslogan de memoria”

Las protestas de Hong Kong de 2020 contra una nueva ley de seguridad impuesta por China, que criminalizaba algunos eslóganes a favor de la democracia, también incluyeron carteles en blanco.

Manifestantes a favor de la democracia en Hong Kong con carteles en blanco en 2020

Getty Images
En Hong Kong, manifestantes prodemocracia utilizaron carteles en blanco durante varias protestas en 2020.

Uno de los manifestantes, un hombre de unos 50 años, dijo a la agencia de noticias Reuters que como “todo el mundo se sabe las consignas de memoria”, no había necesidad de escribirlas. Lo importante, agregó, era resaltar la censura.

“Estas consignas siempre estarán en mi corazón y esas palabras siempre quedarán en un papel blanco, que nunca desaparecerá”, agregó el hombre.

Preocupación en Reino Unido

Todos los ciudadanos en Reino Unido tienen derecho a protestar pacíficamente.

Los derechos a la libertad de expresión y de reunión se establecen en el Convenio Europeo de Derechos Humanos, que se incorporó a la legislación británica en 1998 en la Ley de Derechos Humanos o Human Rights Act.

Pero hay límites para estos derechos. Otras leyes permiten que la policía restrinja las libertades cuando sea necesario y proporcionado hacerlo, particularmente para proteger la seguridad nacional y pública o prevenir el desorden o el crimen.

Los manifestantes pueden ser arrestados bajo la Ley de Orden Público o Public Order Act. La sección 5 de esta ley otorga a la policía de Inglaterra y Gales el poder de arrestar a alguien cuyo comportamiento pueda causar “acoso, alarma o aflicción”. Los manifestantes pueden ser además multados si se les acusa formalmente de este delito.

Manifestantes en las afueras del Castillo de Cardiff durante la proclamación del Rey Carlos III en Gales el 11 de septiembre

Getty Images
La respuesta de la policía ante algunas protestas contra la monarquía fue criticada.

Sin embargo, grupos de derechos civiles han expresado preocupación por el arresto de manifestantes antimonárquicos en Reino Unido. Uno de esos grupos, Liberty, dijo que era “muy preocupante ver a la policía haciendo valer sus amplios poderes de una manera tan dura y punitiva”.

“La protesta no es un regalo del Estado, es un derecho fundamental”, dijo Jodie Beck, responsable de políticas y campañas de Liberty.

Al menos en el caso de Paul Powlesland, el clamor en las redes sociales contra la respuesta policial funcionó.

El abogado tuiteó el 14 de septiembre que él y un grupo de manifestantes, algunos con pancartas en blanco y otros con lemas contra la monarquía, protestaron sin problemas frente al Palacio de Westminster.

“Los policías en el terreno siguieron la declaración emitida por la Policía Metropolitana y nos dejaron solos. Creo que esto representa una verdadera victoria, que fue resultado de la reacción y la presión del público”, tuiteó el abogado.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=56aMhD0Mi28

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.