Venezolanos denuncian deportaciones exprés en el sur de México
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
FOTO: Manu Ureste

Migrantes venezolanos denuncian deportaciones exprés en la frontera sur de México: “Te ponen a caminar para regresarte”

Atorados en Honduras, donde piden ayuda, migrantes venezolanos que intentaron llegar a Estados Unidos relatan que en el sur de México se toparon con un muro verde formado por militares y agentes migratorios que les impidieron avanzar.
FOTO: Manu Ureste
26 de octubre, 2022
Comparte

Son las 8:30 de la mañana en Tegucigalpa, la capital de Honduras. Michel Alejandro, un migrante venezolano de 24 años, aún tiene los ojos hinchados por el sueño. No ha dormido bien, como sus decenas de compatriotas que pasaron la noche en la calle, refugiados en la explanada del Congreso hondureño. Ahí les dijeron que al menos estarían algo más a salvo de las pandillas, de las ‘maras’ que se apoderaron de la ciudad y de todo un país donde ejercen violencia extrema.

Junto a un puestecito pintado de rojo, donde cuelgan portadas de nota policiaca con enormes letras que anuncian noticias como “Mara asesina a joven cuando amamantaba a su bebé”, Michel, que era estudiante universitario antes de abandonar su tierra, se coloca en el cuello una desgastada bandera de Venezuela: amarilla, azul y roja. 

Aunque todavía es temprano, el bullicio en el corazón de Tegucigalpa ya es ensordecedor: cientos de personas caminan de un lado para otro metiéndose por las laberínticas callejuelas estrechas y sucias del casco antiguo de la ciudad.

Michel observa el reloj de la plaza: es hora de intentar buscar unas monedas para comer y para el pasaje del camión. El reto es mayúsculo. Honduras, además de ser uno de los países más violentos del mundo, también está entre las naciones más pobres de América Latina. Aun así, como los otros migrantes venezolanos que lucen banderas para ser rápidamente identificados por quienes dan alguna ayuda, el joven comienza a caminar por la explanada que rodea la catedral y la estatua a caballo de Francisco Morazán, uno de los héroes nacionales de Honduras que da nombre a la cabecera departamental donde se encuentra Tegucigalpa.  

“Por favor, una ayuda. Somos migrantes venezolanos”, pide tímido el joven, que en la mano derecha sostiene un fajo de lempiras hondureñas, que, pese a lo aparatoso de los billetes, apenas suma un dólar estadounidense. 

A diferencia de otros migrantes, que aseguran e insisten en que van a intentar llegar a Estados Unidos pese al reciente anuncio del gobierno de aquel país de que ya solo recibirá a venezolanos que lleguen legalmente por vía aérea, Michel dice que, al menos por el momento, ya tiró la toalla.

—Me arrebataron el sueño americano. Yo ya voy de regreso pa’ tras —asegura con una sonrisa floja, para a continuación afirmar que su próximo destino es Costa Rica. Ahí esperará a que “se calme la tormenta” migratoria que ha llevado a EU a endurecer su política de asilo hacia los venezolanos, mientras que México, en concordancia con Washington, hizo lo propio al anunciar por medio de su Cancillería que también emitió nuevas restricciones para los venezolanos que quieran visitar el país. Entre esas restricciones está presentar documentos que acrediten arraigo, como la escritura de bienes inmuebles o comprobar que tienen empleo o cuentas bancarias. 

Tras girar la visera de su gorra hacia atrás, y con ambas manos metidas en los bolsillos de un ajado y sucio pantalón, Michel cuenta que su particular odisea, tanto la de ida hacia EU como ahora la de vuelta a Centroamérica, ha sido extenuante. 

De Venezuela, de donde salió con su hija de año y medio por motivos económicos —“Allá, si no estás a favor del gobierno de Maduro no consigues trabajo, y si lo consigues te pagan una miseria”—, emigró a Medellín, Colombia. Ahí permaneció un tiempo trabajando para reunir “la plata” suficiente con la que emprender el sueño de llegar a EU. Luego, por medio de autobuses, combis y largas caminatas, se adentró a la frontera entre Colombia y Panamá, a la zona conocida como “Tapón del Darién”. 

—En esa selva ves muertos por todas partes. Es terrible —dice.

FOTO: Manu Ureste

Una vez que gastó todos los ahorros en pagar a traficantes para cruzar la selva, permaneció otra temporada en Costa Rica y Nicaragua, para finalmente cruzar Honduras y Guatemala, y llegar a la frontera sur mexicana. 

Fue ahí, poco antes de llegar a Tapachula, Chiapas, donde Michel se encontró con otro “tapón”: un muro verde de soldados y agentes de migración que le frenó en seco el paso.

—Me agarraron como si fuera un delincuente o un traficante, con un montón de soldados apuntándome con todas esas armas largas —dice, ahora con una sonrisa divertida, aniñada, y sosteniendo con ambas manos un imaginario fusil de asalto—. Y pues, asustado, a uno lo ponen a caminar ese sol tan bravo de vuelta pa’ tras. No sé cuántas millas caminé, mientras ellos iban arriba de una camioneta siguiéndome.

—O sea, ¿no te llevaron a una estación migratoria? —se le pregunta—. ¿Solo te agarraron y te llevaron caminando de vuelta para la frontera con Guatemala?

—Sí, me llevaron obligado para atrás. Te ponen a caminar para regresarte —insiste—. A una muchacha, que tenía dos niños, le hicieron lo mismo. Ella se arrodillaba pidiéndoles que la subieran en la camioneta para poder seguir, pero no la ayudaron. Migración no te regala ni agua, ni te ayuda en nada. Es mentira que ayuden al migrante —dice Michel, que a continuación se guarda el fajo devaluado de billetes en el bolsillo del pantalón. Aún le falta mucho para alcanzar las 100 lempiras con las que espera dormir esta noche en la cama de una vieja pensión del centro de Tegucigalpa. 

“Regresamos con el corazón destrozado y sin dinero”

Cerca de donde está el estudiante venezolano, bajo la sombra generosa de unos árboles próximos a la desembocadura de una larga calle peatonal repleta de restaurantes de comida rápida, pollo frito y las típicas baleadas hondureñas, se encuentra Eduardo Tapia, un albañil venezolano de 38 años que va acompañado de un compatriota de gesto cansado.

Ellos, tras ser detenidos por migración en la frontera del sur de México, también van de regreso, aunque todavía no tienen claro cuál será su próximo destino. Lo único que tienen claro, aseguran al unísono, es que no van a regresar a su país, del que dicen que la situación económica está tan deteriorada que no les alcanza ni para comprar los productos básicos de alimentación ni de higiene personal. 

—Mi sueño era el sueño americano. Pero ese sueño ya se me cayó porque nos cerraron la frontera —dice Eduardo, que sobre la banqueta deja reposar una mochila de la que sale la mitad de una esterilla que utiliza como cama en el suelo de la calle. 

—¿Hasta dónde llegaron? —se le cuestiona. 

—Hasta Tapachula, en México. Ahí nos agarró la patrulla fronteriza mexicana, que hizo que nosotros los siguiéramos caminando. No nos permitían agarrar buses, ni nada. Solo caminar. 

—¿Pero la patrulla fronteriza mexicana no los llevó a ninguna estación migratoria? ¿Tuvieron que caminar de vuelta hasta la frontera?

—Sí, de vuelta caminando, y luego, ya en la frontera, nos subieron a un bus para Guatemala. 

—¿No intentaron cruzar de nuevo a México? 

—No, porque viendo ya lo que está pasando, que están cerrando fronteras, decidimos devolvernos, pues. Y aquí estamos, con el corazón destrozado y pidiendo para devolvernos porque no traemos nada de dinero. 

FOTO: Ethan Murillo

Previo a la publicación de este reportaje, Animal Político preguntó al Instituto Nacional de Migración (INM) acerca de esta práctica denunciada por los migrantes venezolanos, en cuanto a que fueron expulsados de manera exprés y haciéndolos caminar por su propio pie hasta la frontera. Sin embargo, al cierre de la edición, no hubo respuesta. 

No obstante, lo dicho por los venezolanos no representa un caso aislado. Precisamente, el pasado lunes, este medio publicó que Lorena Cano, coordinadora jurídica del Instituto para las Mujeres en la Migración (Imumi), señaló que el gobierno mexicano está orillando a venezolanos como Michel y Eduardo a abandonar el país bajo su propia responsabilidad para ahorrarse los costos de la deportación. 

“Lo que hace México es lavarse las manos para evitar el retorno de las personas y están obligándolas a que por su propio pie salgan y abandonen el país”, expuso la activista. 

Te puede interesar: Venezolanos no solo enfrentan expulsiones desde EU: también encaran restricciones y ser orillados a salir de México

“No nos pueden dejar tirados en la calle”

A eso de las 5:00 de la tarde, el ocaso comienza a descender sobre Tegucigalpa. Con la oscuridad, casi de inmediato la vida se paraliza: los puestos de comida cierran sus puertas, los cafés bajan las persianas, y todo el mundo comienza a caminar frenético para emprender la vuelta a casa. Oficialmente, no hay ningún toque de queda, pero las calles se vacían en minutos por el miedo a las pandillas, los asaltos y las balaceras que se escuchan con facilidad por la ciudad. Solo unos pocos vendedores ambulantes que apuran los escasos rayos del sol continúan vociferando que venden aguacates mexicanos por unas pocas lempiras. 

Everly Velázquez, venezolana de 31 años madre de tres hijos, apura a su cuñada, una joven alta y muy delgada que lleva al cuello una funda de plástico donde guarda con celo algunos documentos, para que comiencen a preparar la vuelta a la explanada del Congreso, donde dormirán junto a otros venezolanos en espera del nuevo día. 

Everly cuenta que, como la gran mayoría que han salido huyendo de su país, decidió migrar por la mala situación económica y por la inestabilidad política y social en la Venezuela del régimen de Maduro. 

—Decidí vender todas nuestras pertenencias para poder llegar a los Estados Unidos, ya que el presidente de allá nos estaba abriendo las puertas. 

Sin embargo, la venezolana, pescadera de profesión, además de peluquera, dice que fue saliendo de la selva del Darién donde la noticia de las nuevas restricciones de EU les cayó como un mazazo inesperado. 

—Ahora nos encontramos con esta mala noticia de que ya no quieren a ningún venezolano. Y pues ha sido muy difícil, porque es como si después de haber dado tantos pasos hacia adelante, después de haber sufrido tanto y de haber vendido todas nuestras pertenencias, ahora quieren que nos vayamos de nuevo para atrás. 

FOTO: Ethan Murillo

A pesar del anuncio estadounidense, Everly asegura que, a diferencia de sus compatriotas Michel y Eduardo, ella no piensa renunciar a intentar acceder a EU, máxime después de haber sobrevivido con su esposo y su cuñada “al infierno” del Darién, donde asegura que vieron “a muchas personas muertas”. 

—Fueron días de desespero —resume con los ojos verdes muy abiertos y frotándose los brazos repletos de tatuajes—. Caminas día y noche por una selva donde no sabes dónde está la entrada ni la salida. Para mí, fue la peor experiencia que he vivido en mi vida. 

Por ello, insiste en que se niega a atravesar esa selva de nuevo: ya salvó una vez el pellejo y no piensa arriesgarse de nuevo. 

—Yo, lo que le pido al presidente de Estados Unidos es que no nos abandone —dice ya con la mochila al hombro, mientras comienza a caminar con su cuñada hacia la explanada-refugio del Congreso, donde varios policías nacionales ya resguardan el recinto legislativo—. Le ruego que no abandone a todos los venezolanos que, como nosotros, ya veníamos en camino cuando anunció su nuevo plan —agrega la mujer—. Porque si aún estuviéramos en Colombia, va, lo entiendo, no se pudo entrar y pues ya. Pero ya habíamos pasado lo peor, la selva. Y ahora que estamos cerca no nos puede dejar así, tirados en la calle y a la deriva. El presidente tiene que abrirnos un poco la mano. Necesitamos ayuda

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
BBC Mundo

'Nos está matando: cómo el consumo de combustibles fósiles está destrozando nuestra salud (y quiénes son los más perjudicados)

En vísperas de la COP 27 en Egipto, un estudio de The Lancet enfatiza el grave impacto del calentamiento global en la salud.
BBC Mundo
28 de octubre, 2022
Comparte

El cambio climático está afectando gravemente la salud de las personas en todo el mundo.

Esta es la conclusión del estudio The Lance Countdown, que asegura que la continua dependencia mundial de los combustibles fósiles aumenta el riesgo de inseguridad alimentaria, enfermedades infecciosas y enfermedades relacionadas con el calor.

“La crisis climática nos está matando”, señaló António Guterres, secretario general de Naciones Unidas, tras la publicación de este estudio y enfatizó que los líderes globales deben modificar sus acciones en función del tamaño del problema.

Líderes de todo el mundo se reunirán el mes próximo para la conferencia climática más importante del año, la COP27, que tendrá lugar en Egipto.

La más reciente edición del informe -que se lleva a cabo desde 2016 y en el que participan cerca de 100 expertos de organizaciones incluidas la OMS- hace hincapié en cómo el clima extremo aumentó la presión sobre los servicios de salud en todo el mundo que ya se han visto afectados por la pandemia de COVID-19.

También destacan la relación entre el cambio climático y la quema de combustibles fósiles (petróleo, carbón y gas natural), a los que se atribuye el 80% de los gases de efecto invernadero generados por el hombre y que acaban calentando la Tierra.

Impacto del calor extremo

De acuerdo con el estudio, las muertes vinculadas al calor aumentaron en dos tercios en las dos últimas décadas.

En 2022 se han batido récords de temperatura en todo el mundo, incluso en Reino Unido, donde se registraron 40 °C en julio, así como en partes de Europa, Pakistán y China.

Persona mayor en una ola de calor

Getty Images

Los impactos en la salud del calor extremo incluyen la exacerbación de condiciones tales como enfermedades cardiovasculares y respiratorias, y provocan insolación y problemas de salud mental.

Por otra parte, las temperaturas cálidas extremas aumentan el riesgo de incendios forestales.


Análisis de Justin Rowlat, editor de Clima

El informe de The Lancet de hoy es un llamado a las armas.

Los autores esperan que la evidencia que presenta muestre la necesidad de una acción urgente en la conferencia de la ONU sobre el clima en Egipto.

Pero la cumbre se enfrenta a fuertes vientos en contra.

Los países en desarrollo exigirán que las naciones que se enriquecieron utilizando combustibles fósiles gasten más efectivo para cubrir los costos de las pérdidas y daños que está causando nuestro clima cambiante.

Y preguntarán: ‘¿Qué pasó con los US$100.000 millones anuales para la acción climática que los países desarrollados supuestamente pusieron a disposición a partir de 2020?’. Todavía estamos miles de millones de dólares por debajo del total.

Los anfitriones egipcios de la COP27 advirtieron sobre una “crisis de confianza”.

Pero el mundo desarrollado está luchando contra una crisis del costo de vida a medida que se disparan los precios de la energía y los alimentos. Muchos de ellos ya están gastando miles de millones en apoyo militar a Ucrania.

Así que prepárate para una conferencia con debates acalorados.


Enfermedades infecciosas

El calentamiento global incrementa la propagación de enfermedades infecciosas.

Malaria en Venezuela

Getty Images
Esta familia en Venezuela espera para hacerse una prueba de malaria.

Los investigadores hallaron que los períodos en que la malaria podía transmitirse se hicieron un 32 % más largos en las zonas altas de las Américas y un 15 % más largos en África durante la última década, en comparación con la década de 1950.

La probabilidad de transmisión del dengue aumentó un 12% durante el mismo período.

Seguridad alimentaria

Los datos recabados por el informe indican que debido al aumento de las temperaturas y a los fenómenos meteorológicos extremos se produjo un menor rendimiento en los cultivos y se redujo su temporada de crecimiento.

Además, alrededor de un 30% más de tierra se ve ahora afectada por sequías extremas, en comparación con la década de 1950.

Sequía en Monterrey

Getty Images
Consecuencias de la sequía en Monterrey, México.

Estos impactos están provocando un aumento del hambre, dice el informe.

Los períodos cálidos en 2020 se asociaron con 98 millones más de personas que no pudieron obtener los alimentos que necesitaban, en comparación con el promedio de 1981 a 2010, y la proporción de la población mundial que sufre inseguridad alimentaria también está aumentando.

Por otro lado, en 2021 se perdieron casi medio billón de horas de trabajo debido al calor extremo. Esto afectó principalmente a los trabajadores agrícolas en los países más pobres, reduciendo el suministro de alimentos y los ingresos.

Aunque la crisis climática nos afecta a todos, el impacto no se distribuye de manera igualitaria, siendo los países pobres los que se ven más afectados, así como los grupos de población más vulnerables, como es el caso de las personas mayores con las olas de calor.

Según The Lancet Countdown, las muertes vinculadas al calor extremo en los mayores de 65 años aumentaron un 68% en el período comprendido entre 2017 y 2021 en comparación con el 2000-2004.

Esperanza

Sin embargo, concluye el informe, hay soluciones.

“A pesar de los desafíos, existe evidencia clara de que la acción inmediata aún podría salvar la vida de millones, con un cambio rápido hacia la energía limpia y la eficiencia energética”, señaló Marina Romanello, directora ejecutiva de ‘The Lancet Countdown’, del University College de Londres.

“La acción climática acelerada generaría beneficios en cascada, con sistemas de salud, alimentación y energía más resilientes”.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.