Médico interno se defiende del ISSSTE: No estaba robando
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Andréa Vega

'No estaba robando, el material era para mi siguiente jornada': Fernando Villalobos, médico interno acusado de robo por el ISSSTE

Fernando explica que traía en su mochila material del hospital para utilizarlo en su jornada del día siguiente, porque es común que escaseé y los médicos internos de pregrado tienen que ver cómo se las arreglan para conseguirlo y cumplir con sus tareas.
Andréa Vega
24 de octubre, 2022
Comparte

Alrededor de las cinco de la tarde del martes 18 de octubre, el médico interno de pregrado, Fernando Villalobos, salió del Hospital 1º de Octubre del ISSSTE abordo de una patrulla.

Las autoridades de la institución lo acusaron de robo de insumos. La policía lo detuvo y lo trasladó al ministerio público. 

El caso se dio a conocer debido a las protestas que realizaron sus compañeros y médicos del país. Tras estar 48 horas detenido,  Villalobos salió libre, pero aún con los cargos en su contra.

En entrevista para Animal Político, Fernando explica que traía en su mochila material del hospital para utilizarlo en su jornada del día siguiente, porque es común que escaseé y los médicos internos de pregrado tienen que ver cómo se las arreglan para conseguirlo y cumplir con sus tareas. 

En una fotografía que hizo pública el ISSSTE, el pasado 20 de octubre, junto con un comunicado en el que advierte que no se tolerarán robos ni conductas indebidas, se ve lo que traía Fernando en su mochila: varios tubos y frascos para tomas de muestras, así como jeringas, agujas y guantes. 

Parece mucho, pero es un material que entre todo no cuesta más de 500 pesos y no dura ni para una guardia completa, dice Andrés Castañeda, coordinador del Colectivo de Médicos en Formación, una de las agrupaciones que ha salido en defensa de Fernando y que acompaña las protestas de estos días para que se retiren los cargos de robo  y se mejoren las condiciones en las que los estudiantes realizan esta etapa de su formación. 

Antes de hacer el servicio social y graduarse, los estudiantes de medicina tienen que hacer lo que se conoce como el internado, en el que durante un año rotan por los diferentes servicios médicos de un hospital de segundo nivel. 

Es común, dice Cynthia Flores, coordinadora de la Asamblea Mexicana de Médicos en Formación (AMMEF)  que a los internos los pongan a tomar muestras, hacer curaciones, enviar solicitudes de laboratorios, capturar los resultados. Son actividades que les tocan a los internos porque no hay suficientes enfermeras, ni químicos, ni médicos, señala. 

Tampoco hay material.

“Es indignante lo que le pasó a Fernando porque nos pudo pasar a cualquiera; no hay hospital que haya yo conocido o en los que han estado mis compañeros donde no haya desabasto de algo, de gasas, de guantes, de jeringas; por eso los internos lo tienen que acopiar, para no quedarse sin recursos para dar el servicio a sus pacientes”.

Sin apoyo de las autoridades 

Fernando cuenta que cuando lo detuvieron venía saliendo de una guardia de 36 horas.  Elementos del Servicio de Protección Federal estaban revisando las mochilas en las puertas del hospital. En la suya encontraron el material para tomar las muestras y de curación. 

“Pensaron que me estaba robando el material, pero nosotros no agarramos nada sin pedirle permiso al personal de mayor rango y sí yo lo tomé fue para tener suficiente para la siguiente jornada, porque luego no hay”, dice. 

Cuando el personal de la Secretaría de Seguridad encontró los materiales en su mochila, lo llevaron con la subdirectora del Hospital 1º de Octubre, Celina Trujillo Estéves. Fernando pensó que todo se resolvería explicando lo que había pasado. Pero no fue así. 

El jefe de Enseñanza del hospital, Israel David Pérez Moreno, ya había salido de la institución cuando los policías retuvieron a Fernando. La subdirectora lo llamó a su teléfono.

“Tardó en llegar y cuando llegó no hizo mucho por defenderme, me dijo: cómo es posible que estés sacando eso, yo no me saco la computadora”, cuenta el médico interno de pre grado. 

Fernando recuerda que la subdirectora, el director del hospital y el jefe de enseñanza lo dejaron solo mientras conversaban. A los minutos llegó la policía para trasladarlo al Ministerio Público. 

“Me iban a sacar esposado, les dije que si eso de verdad era necesario, me dijeron que no, pero que me pondrían las esposas llegando al ministerio público y así fue. Estuve detenido ahí 48 horas. Es una experiencia que no le deseo a nadie”.  

Fernando ya está libre, pero la institución no ha retirado los cargos que levantó por robo. 

Cynthia Flores señala que es indignante que hayan tratado así a un estudiante de medicina que solo estaba haciendo su labor.

“Los mismos jefes de enseñanza, las mismas autoridades saben que no hay material suficiente, ¿cómo es posible que hayan permitido que las cosas llegarán tan lejos?”

Villalobos dice que el trató de explicar los hechos desde el principio, pero que la subdirectora le respondió que ella no tenía reportes de que faltará material en el hospital. 

En referencia al caso, el ISSSTE emitió un comunicado en el que señala que no tolerará actos de robo ni prácticas indebidas que afecten a la derechohabiencia.

Al igual que en otras ocasiones, donde se ha aplicado la ley, en el caso de la detención de un médico interno de pregrado realizada el 18 de octubre por elementos del Servicio de Protección Federal (SPF) en el Hospital Regional 1° de Octubre, derivado de la sustracción de insumos pertenecientes al nosocomio, el instituto informa que el área jurídica presentó ante la Fiscalía General de la República (FGR) la denuncia correspondiente”. 

Cuestionado en su conferencia matutina sobre el caso de Villalobos, el presidente Andrés Manuel López Obrador señaló que si el médico interno es inocente no debe ser juzgado, pero si cometió un delito se tiene que proceder. Y subrayó que no se va a tolerar la corrupción en el sector salud. 

“Este asunto tiene dos opiniones: una, que se trata de un médico cumpliendo con su responsabilidad, en su mochila llevaba material de curación; la otra, es que eran demasiadas jeringas, equipos, esa es la otra opinión, que era un robo. Existen esas dos posturas”, abundó. 

Aaron Rico, representante nacional de la Asamblea Mexicana de Médicos Internos de Pregrado (AMMIP) dice que están tratando a su compañero Fernando como si de verdad fuera un ladrón.

“No estamos de acuerdo en que se nos trate como a criminales cuando estamos al servicio de la sociedad”, subraya. 

El apoyo que sí hay 

Desde que las autoridades detuvieron a Villalobos, médicos internos de todo el país han realizado protestas para pedir primero su liberación y después que el ISSSTE retire los cargos que presentaron contra él por robo. 

Este 23 de octubre, Día del médico y la médica en México, los internos aprovecharon para decir que no tienen nada que celebrar cuando se les criminaliza por realizar su labor y enfrentan malas condiciones en los hospitales.

Axel Vázquez, médico interno de Pregrado del 1º de Octubre señaló, durante la protesta silenciosa que hicieron un centenar de médicos internos de pregrado, que les toca hacer largas guardias y no tienen un lugar para descansar.

“No tenemos ningún lugar donde haya camas, tenemos que dormir en el piso o sentados en una silla. Tampoco tenemos lockers, por eso tenemos que estar cargando el material en nuestra mochilita”. 

Además explicó que durante el año de internado, en el que los estudiantes de medicina rotan por los diferentes servicios de un hospital de segundo nivel antes de concluir su formación académica, tienen que trabajar mínimo 88 horas a la semana, con guardias de hasta 36 horas seguidas. 

Respecto a la disponibilidad de material, Amy Avendaño, también médico interno de pre grado del 1º de Octubre, contó que en el hospital o no hay material suficiente o a ciertas horas de la noche se niegan a darles el material para tomar las muestras, por eso cuando tienen extra que ya no utilizaron con los pacientes lo guardan para la siguiente jornada y eso fue lo que pasó en el caso de Fernando.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

La historia de Rigobert Song, el futbolista que pasó de ser declarado muerto a clasificar a Camerún al Mundial

En 2016, el excapitán de los "Leones indomables" estuvo dos días en coma por una hemorragia cerebral y, aunque muchos pensaron que había muerto, ahora es el hombre que lidera al país en la Copa del Mundo 2022.
27 de noviembre, 2022
Comparte

En octubre de 2016, el entrenador y exfutbolista camerunés Rigobert Song se enfrentó por segunda vez a la muerte.

La primera había ocurrido en 2003. Era junio y la selección de Camerún disputaba la Copa de las Confederaciones que reunía a los campeones de cada confederación de la FIFA en Francia.

Song era un titular indiscutido.

En el minuto 72, Marc-Vivien Foé, quien jugaba para el Manchester City, se desplomó en la mitad del campo. A pesar de los esfuerzos de sus compañeros y del personal de socorro, Foé fue declarado muerto pocos minutos después.

Song vio morir a su compañero de la manera más inesperada.

Trece años después, él sería esta vez quien vería de cerca a la muerte después de sufrir un aneurisma cerebral.

“No recuerdo bien qué fue lo que ocurrió. Nunca tuve muy claro qué tan cerca estuve de morir en aquella ocasión”, dijo Song a BBC.

Y aunque incluso llegaron a anunciar oficialmente su fallecimiento en las redes sociales y en algunos medios, actualmente Song se dirige a su país en el Mundial de 2022, donde espera superar los logros de Italia 90, cuando Camerún llegó hasta cuartos de final.

“Fue una situación difícil. Pero ahora estoy viviendo el presente, no vivo el pasado. Lo importante es que estoy bien de salud, estoy bien”, explicó.

Un pasado que incluye haber sido uno de los referentes de su selección y su lucha contra la vida y la muerte.

Y que lo llevó a este presente como técnico de su país.

Rigiobert Song

Getty Images
Song se abraza a su amigo Samuel Eto’o después de la clasificación a 2022 en marzo de este año.

Capitán Song

Rigobert Song nació el 1 de julio de 1976 en Nkenglicock, una ciudad en el sur de Camerún.

Pronto se le vieron sus cualidades defensivas y debutó en Europa: a los 18 años hizo parte de la plantilla profesional del Metz de Francia.

Y también su talento le hizo un lugar entre los “Leones indomables”, como se conoce a la selección camerunesa: fue llamado a ser parte del equipo que estuvo en el Mundial de 1994.

También fue un portador de larga data de la camiseta verde, que vistió también en los mundiales de Francia 98 y Sudáfrica 2010.

Poco después de disputar el Mundial de Sudáfrica donde Camerún terminó en el último lugar, Song, quien también había sido parte de equipos como el Liverpool y el Leeds de Inglaterra, anunció su retiro del futbol profesional.

Comenzó su carrera como técnico. En febrero de 2016, fue designado para dirigir un equipo integrado solo por jugadores nacidos en Camerún.

Pero la salud pronto le jugaría una mala pasada. El 2 de octubre de ese año, Song se descompuso en su casa y fue llevado de urgencia al principal hospital de Yaoundé, la capital de Camerún.

El diagnóstico fue delicado: aneurisma cerebral que le había causado un derrame. Debido a la gravedad del cuadro, los médicos debieron inducirlo a coma.

Marc Vivien Foe

Getty Images
Eto’o y Song sostienen una imagen de su compañero Marc-Vivien Foé, quien murió en mitad de un encuentro en 2003.

“No sabía lo que me estaba pasando. Era totalmente ignorante. Ni siquiera sabía que estaba luchando entre la vida y la muerte”, contó Song a BBC en 2017.

De inmediato, Camerún se puso en alerta: Song era considerado una leyenda de la selección nacional y su estado de salud atrajo la atención de muchos en el país.

Y en las redes sociales, distintos informes anunciaron su muerte. De hecho, varios medios no solo en Camerún sino también en Nigeria dieron la “triste noticia”.

“Ha muerto Rigobert Song”, se compartía en redes sociales y en varios medios digitales.

Sin embargo, Song, aunque delicado, estaba lejos de estar muerto. Dos días después del ingreso al hospital, el excapitán salió del coma y anunció que no había muerto.

“Cuando regresé (del coma) fue cuando me enteré de lo que realmente había sucedido”, explicó.

Y no pudo evitar recordar lo que había vivido ya con su compañero Marc-Vivien Foé.

“Pensamos que la gente en el deporte, los futbolistas, estamos protegidos. Pero estamos más expuestos”, señaló a BBC.

“Tener un derrame cerebral no es una enfermedad. Es algo que sucede porque tienes algo interno y luego haces cosas que hacen que se precipite”, anotó.

Selección nacional

Tras salir del hospital, Song fue enviado a París para continuar con su recuperación. A los pocos meses regresó a las canchas.

A partir de allí comenzó a dirigir a las selecciones juveniles de Camerún y ocupó otros puestos dentro de la Federación de Futbol de su país.

Liverpool

Getty Images
Rigobert Song jugó para equipos como Liverpool y Leeds.

A principios de 2022, Camerún fue el anfitrión de la Copa Africana de Naciones. La expectativa era alta debido a que los “Leones indomables” han sido uno de los equipos con mayor número de títulos cuatro y, con esta historia sobre los hombros, esperaban quedarse con el trofeo.

Sin embargo, en un irregular desempeño, los jugadores solo lograron el tercer lugar y eso condujo a que el entrenador Toni Conceicao fuera despedido.

Fue reemplazado por Song, quien tuvo que enfrentar los partidos de repechaje frente a Argelia en marzo de este año. Finalmente, en dos agónicos encuentros, Camerún logró un cupo en el Mundial 2022, después de no haber clasificado a Rusia 2018.

Tal vez su experiencia cerca de la muerte ayude al entrenador en sus métodos para que los jugadores de Camerún alcancen el sueño de convertirse en la primera selección africana en ganar un Mundial.

“Si tengo un consejo que dar a los demás, sería: ‘¡Vive tu vida!’. Pero ojo, hay que tomar precauciones, por ejemplo, te puede doler la cabeza… ve al médico. También en la vida se necesita calma, una vida normal, no de mucha presión”.

“Tómalo con calma”, agrega la leyenda camerunesa.

Lee más: La Guardia Nacional se va al Mundial; será un ‘vínculo’ con afición y autoridades de Qatar, dice Ebrard


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.