Sedena Leaks: Ejército miente sobre cifras de muertos
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Sedena Leaks: el Ejército miente sobre cifras de personas muertas y heridas en enfrentamientos

Una revisión a reportes internos obtenidos por el hackeo de Guacamaya y a información entregada por transparencia por la propia Sedena muestra discrepancias en los saldos de hechos de violencia ocurridos en Coahuila, Michoacán y Tamaulipas.
Cuartoscuro
Por Alfredo Maza
12 de octubre, 2022
Comparte

La Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) ha mentido este sexenio en las cifras de personas muertas y lesionadas en hechos en los que soldados han reportado agresiones por parte de presuntos delincuentes, de acuerdo con lo que muestran reportes internos de la dependencia cotejados con información que el propio Ejército entregó a Animal Político en respuesta a una solicitud por transparencia.

Estas discrepancias fueron detectadas en al menos tres casos que atrajeron la atención pública. En todos, la Sedena reportó internamente una cifra distinta de personas muertas y lesionadas en comparación con lo que públicamente reconoció.

Los reportes internos forman parte de los documentos de la Sedena obtenidos y filtrados por el grupo de hacktivistas Guacamaya, en los que se incluyen correos electrónicos enviados al general secretario, Luis Cresencio Sandoval, con informes sobre ataques a soldados.

Tan solo de diciembre de 2018 a septiembre de 2022 —es decir, durante el sexenio del presidente Andrés Manuel López Obrador—, la Sedena tiene registro de 946 “agresiones a personal del Ejército Mexicano”. 

Según la información entregada por transparencia, en esos hechos murieron 36 militares, 746 agresores y 10 particulares. Asimismo, resultaron heridos 249 militares, 160 agresores y 36 particulares.

Lee más: Sedena quiere reforma para encarcelar a quienes posean, manipulen o conozcan información de seguridad nacional sin autorización

Dejan fuera a policías muertos o heridos

Uno de los enfrentamientos entre militares y civiles armados que han dejado más agresores muertos en lo que va del sexenio ocurrió a mediodía del 30 de noviembre de 2019. Ese día, hombres a bordo de vehículos dispararon contra la presidencia municipal de Villa Unión, Coahuila.

En su respuesta entregada por transparencia, la Sedena señala que en ese hecho murieron 17 agresores y un militar. Sin embargo, el reporte interno de la propia secretaría —obtenido por el hackeo de Guacamaya— consigna que también hubo cuatro policías estatales fallecidos, otros seis lesionados, un cuerpo calcinado, un agresor detenido y cinco personas rescatadas.

En su respuesta entregada por transparencia, la Sedena indica que ese mismo día su personal sufrió otra agresión en Coahuila, en el municipio de Guerrero. De ese hecho se reportaron cuatro agresores muertos y uno detenido.

Dentro del reporte interno sobre lo sucedido se detalla que la agresión ocurrió a las 13:54 horas en las inmediaciones del rancho El Coyote, donde un helicóptero UH-69 de la Fuerza Aérea Mexicana salió como refuerzo a un grupo de policías atacados, fue recibido con disparos y decidió repeler el fuego “realizando 3 barridos con ametralladoras”. 

Sobre los cuatro agresores fallecidos y el detenido, el reporte interno no menciona nada.

Al día siguiente, 1 de diciembre, la Sedena señala en su respuesta por transparencia que su personal sufrió otra agresión en Hidalgo, Coahuila, donde un agresor murió.

Pero en su reporte interno, detalla que a las 18:15 horas personal militar de su Base de Operaciones fue agredido con disparos por alrededor de 20 hombres en dos camionetas. La dependencia agrega que los soldados repelieron la agresión y, más adelante, consigna que derivado de lo sucedido se localizó a tres hombres que “habían sido privados de la libertad y posteriormente fueron asesinados”.

Un caso similar ocurrió el 21 de febrero de 2019. De ese día, la Sedena reporta vía transparencia una agresión en Buenavista, Michoacán, con un saldo de un militar fallecido y uno herido, así como de ocho agresores fallecidos y cinco detenidos (tres de ellos, heridos).

Pero en el reporte interno —descrito como “resumen de novedades” y enviado directamente al general Sandoval—, se indica que el saldo no solo fue de un militar muerto y uno herido, sino también de un policía estatal lesionado. Según el mismo documento, eso ocurrió luego de que soldados del 30 Batallón de Infantería y elementos de la Policía Estatal se desplazaran para atender un bloqueo carretero, donde fueron recibidos con disparos.

El reporte interno detalla que el militar fallecido fue el coronel Guadalupe N., quien murió en el Hospital Central Militar, en la Ciudad de México, a donde fue trasladado en helicóptero.

Te puede interesar: Sedena Leaks: en la Tierra Caliente de Guerrero, el narco negocia con políticos y militares; convive en fiestas y juegos de futbol

En Nuevo Laredo, una posible ejecución extrajudicial

En su reporte entregado por transparencia, la Sedena indica que el 3 de julio de 2020 su personal sufrió una agresión en Nuevo Laredo, Tamaulipas, a raíz de la cual murieron 13 agresores.

Pero en su reporte interno, nuevamente, hay datos distintos.

El documento señala que la agresión ocurrió sobre el Boulevard Aeropuerto, a la altura de la colonia Nueva Era, a las 2:15 horas. Detalla que un oficial y 22 elementos de tropa del 16 Regimiento de Caballería Motorizado, al realizar reconocimientos terrestres, fueron agredidos con disparos por hombres armados a bordo de tres camionetas.

Según la Sedena, los militares lograron repeler la agresión, con un saldo final de 12 agresores fallecidos, no 13, así como con el decomiso de armamento. 

Medios de comunicación informaron entonces que los fallecidos eran presuntos integrantes del grupo Tropa del Infierno, brazo armado del Cártel del Noreste (CDN).

Días después, el 30 de julio de 2020, la Sedena emitió un documento titulado “Diagnóstico de seguridad Nuevo Laredo, Tamaulipas”, en el que reportó que la principal problemática de seguridad en dicho municipio era el CDN, pues lo adoptó como base “donde opera el tráfico de drogas (cocaína, marihuana y en menor medida crystal y heroína), así como de personas, armas y mercancías entre EUA y México”.

En ese mismo documento, la Sedena da cuenta de que tan solo de enero a julio de ese año en el municipio se reportaron 38 homicidios vinculados a la delincuencia organizada, de los cuales 35 ocurrieron en agresiones contra la autoridad. Además, indica que el día de más muertes fue el 3 de julio, cuando “la Sedena abatió a 13 agresores del CDN”.

Semanas después, el 24 de agosto de 2020, comenzó a circular el video de una posible ejecución extrajudicial a manos de soldados de un civil herido y desarmado, ocurrida precisamente después del enfrentamiento del 3 de julio.

El caso tuvo tal impacto que la Sedena incluso elaboró el reporte interno “Temas que han impactado en la imagen de la Secretaría”, que coloca el asunto junto a sucesos como la agresión sexual cometida por soldados contra dos mujeres guerrerenses el 22 de marzo de 2002, el caso Tlatlaya del 30 de junio de 2014 y el caso Ayotzinapa de septiembre de 2014.

Sobre el “caso Tamaulipas”, la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) emitió una recomendación por uso excesivo de la fuerza que derivó en la pérdida de la vida de 12 personas, entre quienes se encontraban tres civiles que hasta ese día estaban “en calidad de desaparecidos”. 

De acuerdo con la recomendación, en principio la Sedena argumentó que su personal actuó para salvaguardar su integridad física frente a una agresión. 

No obstante, la misma Sedena reconoció que el 24 de agosto su personal de la Unidad de Vinculación Ciudadana se trasladó a Nuevo Laredo para realizar “acercamientos necesarios para atención de los familiares fallecidos”, en específico, con deudos de los tres civiles muertos, a quienes informó su intención de buscar una conciliación, aunque sin aceptar responsabilidad.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Martes 13 y otras situaciones, objetos y animales que ¿traen mala suerte?

Según las creencias, el 13 es mala suerte porque es el número de quienes participaron en la última cena de Jesús antes de ser crucificado.
13 de septiembre, 2022
Comparte

En martes, ni te cases, ni te embarques, ni de tu casa te apartes.

El dicho popular recomienda no hacer nada arriesgado el martes, por considerarse un día de mala suerte.

Se trata de un famoso refrán del idioma español que tiene su base en la superstición.

Según detalla la página web del Instituto Cervantes, esto se debe a que este día de la semana estaba consagrado a Marte, el dios de la guerra en la mitología latina, por lo que se consideraba un día de mal agüero para emprender algo importante.

También aclara que en la antigüedad tenía la misma connotación para los egipcios y los turcos y que algunos historiadores españoles relacionaban la superstición porque “los martes se produjeron algunas importantes derrotas de los moros a las tropas cristianas”.

La complicación del 13

Pero parece que, además de martes, el problema se agudiza cuando es 13.

Los países anglosajones tienen su versión también del día de mala suerte: el viernes 13.

Según las creencias, el 13 es mala suerte porque es el número de quienes participaron en la última cena de Jesús antes de ser crucificado.

También es el capítulo del Apocalipsis o Revelación de la Biblia y en el que habla de una bestia, la causa de todo mal.

Y hasta existe la fobia al número 13: la triscaidecafobia.

Número 13

Lo concreto es que no hay una bibliografía que respalde cada una de estas creencias populares que muchas de ellas se remontan a tiempos inmemoriales.

Pero la mala suerte no solo está representada en el número 13 (para muchos), sino que también se aparece en animales, acciones y determinadas situaciones, etc.

Pero, ¿por qué y cuáles son? En BBC Mundo hicimos un listado.

La sal derramada

sal

Durante siglos y siglos, la sal tuvo un rol importante en las culturas.

Desde utilizarla para condimentar y conservar los alimentos hasta utilizarla como una forma de moneda de intercambio que luego dio origen a la palabra salario.

Por eso, derramar sal es signo de mal presagio para muchos.

También existe la superstición de que no se debe pasar el salero de mano en mano, sino que se apoya en la mesa, por la misma razón anterior: por miedo a que se derrame.

¿Qué culpa tendrá el gato?

Gato negro

Muchas personas consideran que es mala suerte que un gato negro se cruce por delante.

Para el cristianismo, los gatos de color negro eran símbolos del mal y estaban asociados a las brujas.

Sin embargo, para la cultura egipcia eran animales de adoración.

La escalera

Mujer camina debajo de escalera

El origen de por qué pasar debajo de una escalera es de mala suerte también es variado.

Una escalera apoyada en una pared forma un triángulo, forma que el cristianismo representa la santísima trinidad, por lo que atravesarlo, era señal de desafiar lo sagrado.

Otra creencia sostiene que está relacionada a las ejecuciones por ahorcamiento, ya que el verdugo debía subir a una escalera para colocar la soga y luego para retirar el cuerpo.

Abrir paraguas bajo el techo

Este es otro caso de superstición que no tendría un origen común.

El paraguas es un antiguo invento chino que fue pasando de cultura a cultura para distintas funciones hasta la actualidad.

Pero en un principio el paraguas era utilizado por reyes como sombrilla para bloquear los rayos del sol, por eso abrirlo en un lugar con sombra era un sacrilegio.

Hombre sostiene un paraguas

Otra creencia sostiene que si una persona abre un paraguas bajo techo, se trata de una doble protección, por lo que trae mala suerte.

Y tal vez, el más racional de todos, es que si abres un paraguas dentro de tu casa, puedes causar un accidente.

Romper un espejo

Espejo roto

La creencia dice que si rompes un espejo tendrás 7 años de maldición.

Todo surge de la catoptromancia, que es la adivinación por medio del espejo.

El espejo era un elemento que se utilizaba para la magia por lo que si se rompía, el futuro sería aterrador.

La mala fama del pie izquierdo

Sin duda esta no aplicaría a los grandes jugadores de fútbol zurdos, pero es una creencia popular que la gente que se levanta por las mañanas de mal humor, es porque lo hicieron con el pie izquierdo.

Además, durante la historia, siempre se dio preponderancia a todo lo que sucedía a la derecha, por el movimiento de la tierra, la mayoría de las personas son diestras, los santos están a la derecha de Dios, etc.

Y, entre tantos otros motivos sobre lo malo del lado izquierdo, la mala suerte también estaría relacionada con que los pescadores no subían a una embarcación por babor, es decir por la izquierda.

Tijeras

Tijeras

La creencia popular sostiene que dejar las tijeras abiertas mientras no se usen son sinónimo de atraer mala suerte.

Otra sostiene que regalar tijeras equivale a desear el mal.

Si bien se desconoce su origen, en la mitología griega la Moira Átropos (una de las tres que decidían el destino) cortaba con tijeras el hilo de la vida.

Y hay más…

Si bien existen innumerables tradiciones que atraen la mala suerte, también existen muchas otras para evitarla y otras tantas que atraen la buena suerte.

Cruzar los dedos

Cruzar los dedos

Además de cruzar los dedos para protegerse de la mala suerte, también muchos lo hacen para pedir que un favor se cumpla, o cuando se quiere incumplir lo que se jura.

Aparentemente, en la antigüedad, existía la costumbre de que dos personas enlazaran sus dedos índices formando una cruz para expresar un deseo.

Tocar madera

Se cree que la madera es un elemento de protección, por eso cuando algo sucede muchos tocan madera para librarse de ese mal.

Su origen provine de los pueblos celtas en Europa que solían adorar a los árboles porque a través de ellos una persona se librara de una dolencia y la enviaba a la tierra.

Y tú, ¿crees en alguno?

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.