Después de 7 años, Enith consigue libertad y residencia en México
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Pixabay

Después de vivir discriminación y estigmatización, Enith consigue plena libertad y residencia en México; su caso sienta precedente

Enith, quien hace siete años fue detenida luego de llegar de Colombia, finalmente consiguió que se levantaran las medidas que condicionaban su libertad. También obtuvo residencia en México por dos años y logró sentar un precedente para otros casos similares.
Pixabay
Por Marcela Nochebuena 
21 de noviembre, 2022
Comparte

Tras ser detenida en 2015 al llegar de Colombia, privada de la libertad y orillada a librar una batalla por su derecho a la residencia en México mientras cumplía parte de su sentencia en libertad condicionada —ya casada con una mexicana—, Enith Martínez Rodríguez finalmente es libre y obtuvo un permiso de residencia en el país para los próximos dos años.

“Me siento súper feliz, contenta y satisfecha porque, al final, estaba exigiendo un derecho que, consideraba, me correspondía y ya lo tengo. Tuve la fortuna de que las cosas empezaron a cambiar; ha sido una cadenita de ayuda por toda la gente que hubo detrás de todo esto. Derechos Humanos de Morelos estuvo en acompañamiento directo conmigo en Migración, lo cual también generó que la apertura fuera muchísima más”, dice Enith a unos días de recibir las noticias sobre la extinción de la pena y la autorización para quedarse en México.

Recuerda que fue el 11 de noviembre cuando supo que se eliminarían las medidas de la libertad condicional, y el lunes siguiente el Instituto Nacional de Migración (INM) le resolvió el mismo día la residencia por dos años. Fue un proceso largo, pero se presentaron muchos elementos de que estaba cumpliendo a cabalidad con su reinserción social: estudio, trabajo, deporte, servicio a la comunidad, capacitaciones y participaciones.

Hace siete años, Enith fue detenida por la supuesta introducción de un fármaco psicotrópico cuando llegó a México desde Colombia. Más tarde, fue obligada a firmar una declaración bajo amenaza a sus hijos y su familia. Mediante la prisión preventiva oficiosa, fue privada de la libertad primero en Nayarit y luego en Morelos. Tras cuatro años, finalmente la sentenciaron, y poco después obtuvo una reducción para cumplir el resto de la pena en libertad condicionada.

En ese momento, apenas comenzaba una nueva batalla. Decidió empezar la licenciatura en Derecho, consiguió un trabajo donde le daban permiso de ir a firmar al órgano penitenciario e incluso es voluntaria de un grupo para mujeres en rehabilitación. Para ese momento casada con una mexicana, desde mayo de 2021 había solicitado al INM su residencia, que la dependencia le negaba de manera sistemática porque “sus antecedentes comprometían la seguridad nacional”. Además, acusó discriminación por su nacionalidad y orientación sexual

Hoy, su estatus por fin ha cambiado: es una joven migrante colombiana, lesbiana, completamente libre y con residencia autorizada en México para los próximos dos años. Con el cumplimiento de su sentencia, las autoridades penitenciarias han eliminado las limitantes que tenía para desarrollar su vida, en el ámbito jurídico, de una manera más libre en el país, mientras que la autoridad migratoria, que le había negado la residencia temporal, ahora le ha dado la posibilidad de tener una CURP, acceder a otros empleos, contar con registro en el IMSS, realizar otras actividades y permanecer con su pareja.

Un caso simbólico

Enith considera el proceso vivido como un “caminito” para que otras personas en su situación tengan esa guía y sepan qué hacer. Entre lo más complicado, subraya, estuvo la complejidad de las etiquetas sociales, y la tendencia a ligar el pasado con el presente sin saber todo lo que hay detrás. Hoy, dice, está contenta y agradecida porque ha atestiguado que sí es posible conseguir “lo que llamamos derechos”.

“Creo que cuando haces las cosas bien no solo tomas la iniciativa, sino que consideras tener el derecho suficiente para poder exigir lo que corresponde. Lo que sucedió conmigo ha sido parte de saber cómo dirigirnos y a quién llegar. El acercamiento que me hicieron tener con la titular del INM Morelos me abrió la puerta para el profesionalismo con el que me atendieron después; yo me quejaba mucho de la atención, y llegó un momento en que me pasaron a otra instancia y la situación cambió radicalmente”, relata. 

Su caso es simbólico y un precedente sobre el derecho a la migración y la falta de políticas públicas para las personas migrantes que cumplen una sentencia en México, considera la organización CEA Justicia Social, que acompañó el caso, publicado por Animal Político el 20 de septiembre, cuando el INM aún insistía en negarle la residencia y amenazaba constantemente con deportarla.  

“A raíz de que empezamos a dar a conocer el caso, las autoridades, sobre todo del INM en la delegación que está en Morelos, cambiaron radicalmente su actitud con respecto a Enith, y lo mismo sucedió con las autoridades penitenciarias. Es muy importante recalcar que es a partir de lo que Enith ha hecho, que es insistir en defender su derecho a migrar, y también su derecho a reinsertarse en una sociedad como la nuestra, con todo lo que eso implica”, señaló Ángela Guerrero, coordinadora de CEA Justicia Social.

La batalla ganada al final, agrega, es que la autoridad haya reconocido su derecho a vivir en México y a quedarse con su familia por dos años. El caso de Enith resulta simbólico de cómo se pueden entrecruzar distintas situaciones que la han puesto en vulnerabilidad, y por las que fue discriminada, por muchas razones, desde que salió de prisión en 2021. 

Te puede interesar: Localizan a más de 3 mil 200 migrantes en distintos operativos en México en un día 

Migrantes liberados, en el limbo: el caso de Enith sienta precedente

El caso de Enith apunta a la necesidad de un protocolo para las personas que son egresadas de los centros penitenciarios y buscan quedarse en México, subraya Guerrero. Del mismo modo, resulta indispensable un diagnóstico profundo de lo que sucede cuando las personas son trasladadas en total secrecía a estaciones migratorias, donde las pueden mantener por días sin que sus propios familiares sepan sobre su liberación. 

“Esto no es claro, no hay claridad con el Instituto Nacional de Migración. Casos como el de Enith hemos tenido ya varios; es el primero que vemos desde que la organización está funcionando, y esto es importante, que tiene un resultado exitoso. La gran mayoría de ellas son enviadas a las estaciones migratorias, y de ahí las regresan a sus países aun cuando puedan tener incluso hijos aquí o alguna pareja; no se está respetando esto”, acusa. 

De acuerdo con Guerrero, tendría que existir más claridad y certeza de cuáles son las razones por las que personas migrantes pueden ser deportadas después de cumplir una sentencia, y si esto debe aplicar con todos los delitos, o solo algunos, así como de qué manera la autoridad está garantizándoles sus derechos, pues hasta ahora se trata de una dinámica de batallas como la de Enith, y no de reconocimiento de derechos. 

Aunque CEA Justicia Social ha tratado de ubicar datos más amplios sobre personas originarias de otros países que egresan de centros penitenciarios y terminan siendo deportadas, es complejo identificar cuántas son, a pesar de que existe una población importante en centros penitenciarios proveniente del extranjero.

Según la Encuesta Nacional de Población Privada de la Libertad (ENPOL, 2021) del Inegi, 2 mil 799 personas privadas de la libertad en México habían nacido en otro país, 2 mil 557 hombres y 242 mujeres. Del total, 55.2% no contaba con papeles que acreditaran su estancia en México antes de su reclusión. Además, a nivel nacional, 60.9% de las mujeres privadas de la libertad consideró que estar en un centro penitenciario afectaría sus posibilidades de reinserción al cumplir su sentencia.

“La Comisión Nacional (de los Derechos Humanos) creo que sí sería importante que hiciera un diagnóstico específico de las personas que son de otros países y que egresan del sistema penal; saber qué sucede con ellas es muy importante. En el caso de Enith, había un riesgo fuerte de que la regresaran a su lugar de origen sin poder prepararse para ese regreso, lo que podría haberla puesto en un riesgo muy importante”, añadió Guerrero.

A esto se suma que la libertad condicionada, cuyas medidas terminaron hace unos días para Enith, en realidad se trata de un esquema que limita mucho las posibilidades de un proceso de reinserción exitoso. Ahora, Enith incluso podrá viajar para visitar a su familia en Colombia y reingresar sin problema a México.   

“Eran limitantes que se le estaban poniendo; eso no es reinserción social, esas son trabas que está poniendo la autoridad para que una persona pueda reincorporarse, y no tienen sentido. Lo que está buscando la autoridad es que ella no delinca, y todas estas medidas lo que hacen es cerrarle oportunidades de otro tipo de vida. Esto no ha sido fácil”, asegura Guerrero.

Con las nuevas noticias, Enith vislumbra en un futuro cercano la consolidación de los proyectos que se ha planteado en torno a nuevas oportunidades laborales y a la conclusión de sus estudios: “Ahora puedo hacerlo con esa libertad, sigo estudiando y es poder explorar todos los campos que yo quiero conocer”. Además de eso, están las ganas que tenía de trasladarse por territorio mexicano con total libertad, pero también de viajar para visitar a su familia. 

“No solo los planes académicos, laborales, sino en cuestión personal viajar, conocer, ir, poder transitar con esa libertad es algo increíble y más que eso, la visita con mi familia. Tengo siete años sin ver a mi familia, y mi plan ya en dos meses es mi primer viaje a verlos”, cuenta, esperanzada de conservar la vida estable que ya ha construido en México. Nada de lo ocurrido en el pasado, asegura, le quita la intención de seguir aquí.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Trump quería bombardear laboratorios de droga en México y otras 7 revelaciones del libro sobre el expresidente

Para escribir “Confidence Man”, la periodista Maggie Haberman conversó con 200 personas, incluyendo el propio exmandatario Trump.
4 de octubre, 2022
Comparte

Donald Trump temió morir de Covid-19 en octubre de 2020, cuando se contagió de coronavirus; y le pidió a funcionarios como el entonces gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, que no prestaran tanta atención a la enfermedad.

Esta es una de las ocho revelaciones que figuran en el esperado libro sobre el expresidente de Estados Unidos que la periodista del New York Times, Maggie Haberman, escribió y que salió a la venta el martes.

El libro, titulado “Confidence Man”, narra la vida de Trump desde su época de empresario inmobiliario hasta su vida después de la Presidencia. Para elaborarlo la comunicadora conversó con más de 200 personas, incluidos antiguos ayudantes del exmandatario y mantuvo tres entrevistas con el propio Trump.

El expresidente ha atacado a Haberman, escribiendo en su plataforma de redes sociales que el libro contiene “muchas historias inventadas con cero comprobación de hechos”.

1. Miedo a la muerte

El 2 de octubre de 2020 Trump dio positivo de covid-19 y como su condición empeoraba no solo fue trasladado desde la Casa Blanca al hospital militar Walter Reed de Washington, sino que incluso él mismo llegó a temer por su vida.

De acuerdo con el libro, el entonces jefe de gabinete adjunto, Tony Ornato, advirtió al presidente que si su salud se deterioraba aún más tendrían que poner en marcha los procedimientos para garantizar la continuidad del gobierno; es decir traspasar al vicepresidente sus poderes.

Trump no solo temió por su vida, sino por las repercusiones que su contagio podrían tener para su imagen. ¿La razón? Durante el inicio de la pandemia trató de minimizar la gravedad del coronavirus. Haberman asegura que el entonces mandatario pidió a sus ayudantes que se quitaran las máscaras y que aconsejó al entonces gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, que no hablara públicamente del virus en la televisión.

“No le des tanta importancia a esto”, le dijo Trump a Cuomo, según el libro. “Vas a convertirlo en un problema”, habría dicho.

Trump junto a su hija y el esposo de ésta en un acto en la Casa Blanca

Getty Images
Haberman, en su libro, asegura que Trump pensó en despedir a su hija y al esposo de ésta, a quienes designó como asesores nada más llegar a la Casa Blanca.

2. Quiso despedir a Ivanka y a su esposo

Haberman, en el libro, también asegura que Trump estuvo a punto de anunciar, por Twitter, el despido de su hija, Ivanka, y del esposo de ésta, Jared Kushner, ambos asesores suyos.

La decisión la habría tomado el controversial político durante una reunión con el entonces jefe de gabinete John Kelly y el entonces consejero de la Casa Blanca Don McGahn. Sin embargo, la intervención de Kelly lo frenó. El general retirado le aconsejó a Trump que hablara primero con ambos antes de tomar esta medida.

Trump nunca habló con su hija y yerno, y ambos siguieron en sus cargos oficiales hasta el final de su Presidencia en enero de 2021.

El libro también revela que Trump frecuentemente hablaba con desprecio de su yerno, de quien una ocasión dijo “suena como un niño” después de escuchar un discurso que dio en 2017.

El exmandatario ha negado que hubiese pensado en despedir a Ivanka y a su marido. “Es pura ficción. Nunca se me pasó por la cabeza”, ha dicho.

3. Pensó en bombardear laboratorios en México

Haberman asegura que Trump planteó varias veces la posibilidad de bombardear laboratorios de drogas mexicanos, una sugerencia que dejó atónito al exsecretario de Defensa estadounidense Mark Esper.

Trump en un discurso junto a soldados y con un avión caza a sus espaldas

Getty Images
En el libro se asegura que Trump pensó la posibilidad de ordenar a sus fuerzas armadas que bombardeara los laboratorios de drogas que hay en México.

La idea surgió de una conversación que el entonces inquilino de la Casa Blanca mantuvo con Brett Giroir, un oficial de salud pública y almirante del Cuerpo Comisionado del Servicio de Salud Pública de Estados Unidos.

Giroir entró en el Despacho Oval vistiendo un uniforme de gala -como es habitual en los oficiales de salud pública del cuerpo- y le dijo a Trump que las instalaciones que producen drogas ilegales en México deberían ser tratadas como “blanco” para impedir que las sustancias ilícitas lleguen al país. Trump entonces le sugirió a Giroir, a quien por lo visto confundió con un militar, que bombardeara dichas instalaciones.

A partir de allí la Casa Blanca pidió a Giroir que dejara de llevar su uniforme a las reuniones con el mandatario.

Trump y sus seguidores se jactan de que durante su controversial mandato el Ejército de EEUU no se embarcó en guerras.

4. Presiones a Theresa May

El libro de Haberman detalla varios encuentros entre Trump y los líderes mundiales, entre ellos la primera reunión que mantuvo con la entonces premier británica Theresa May.

Durante la cita Trump habló sobre el aborto en los siguientes términos: “Algunas personas están a favor de la vida, algunas personas a favor del aborto. Imagínate que unos animales con tatuajes violaran a tu hija y se quedara embarazada”.

May y Trump a las puertas de Downing Street en 2019

Getty Images
En el libro se dan detalles de algunos de los encuentros que Trump mantuvo con otros líderes mundiales, entre ellos la entonces primera ministra británica Theresa May.

Sin embargo, luego cambió de tema y habló de cómo bloquear un proyecto eólico marino que se instalaría cerca de una propiedad suya en el Reino Unido.

5. “Cualquier cosa” por anular las elecciones de 2020

Cuando se hizo evidente que Trump iba a perder las elecciones presidenciales de 2020 frente al demócrata, Joe Biden, el entonces mandatario llamó al exalcalde de Nueva York y su abogado personal, Rudy Giuliani.

“Bien, Rudy, tú estás al mando. Haz locuras, haz lo que quieras. No me importa”, dijo Trump, después de que otros abogados se negaran a ir tan lejos como él en sus pedidos para anular los resultados electorales, según narra en el libro.

“Mis abogados son terribles”, le dijo Giuliani.

Giuliani dando un discurso ante la Casa Blanca

Getty Images
Haberman, en su libro, asegura que Trump habría dado “carta blanca” a su abogado, Rudolph Giuliani, para que consiguiera anular las elecciones presidenciales de 2020 que perdió.

6. Excusa sobre la marcha

Mientras hacía campaña en 2016, Trump fue preguntado por su director de campaña, Corey Lewandowski, y su secretaria de prensa, Hope Hicks, sobre cómo abordar su negativa a publicar sus declaraciones de impuestos, una cuestión que veían como un problema para su candidatura.

Haberman asegura Trump respondió: “Bueno, usted sabe que mis impuestos están bajo auditoría, siempre me auditan”.

“Así que podría decir: ‘Los publicaré cuando ya no esté bajo auditoría’. Porque nunca dejaré de estar bajo auditoría”.

Desde Richard Nixon, todos los presidentes de EE.UU. han publicado voluntariamente sus declaraciones de impuestos. Una investigación del New York Times de 2020 reveló que Trump pagó US$ 750 en impuestosobre la renta el año en que se convirtió en presidente.

Vsta de la casa de Trump en Florida, durante el allanamiento del FBI.

Getty Images
El libro refuerza las acusaciones de que Trump se hizo con documentos oficiales, en lugar de entregarlos a los Archivos Nacionales de EE.UU. y por ello su casa de Florida fue allanada por la policía.

7. Tiró documentos por el inodoro

Mientras ocupó la presidencia, el personal de la Casa Blanca descubrió que el inodoro que usaba Trump se obstruía frecuentemente por papeles, por lo que sospechaba que se deshacía de documentos oficiales por esa vía.

El político y empresario también habría destrozado documentos, lo que contraviene la Ley de Registros Presidenciales, que establece que los documentos creados o recibidos por un presidente son propiedad del gobierno de EE.UU. y deben ser resguardados por los Archivos Nacionales una vez que termina su período.

Los detalles del libro coinciden con las acusaciones sobre la desaparición de documentos durante el mandato de Trump formuladas por los Archivos Nacionales. El exmandatario también se enfrenta a una investigación penal por parte del Departamento de Justicia por mantener los papeles del gobierno en su residencia de Mar-a-Lago (Florida).

8. Confundía a los funcionarios que de minorías étnicas con camareros

Haberman relata que en una reunión en el Congreso, celebrada poco después de su toma de posesión en 2017, Trump confundió con camareros a un grupo racialmente diverso de empleados de legisladores demócratas, a los que les pidió que trajeran canapés y bebidas.

El libro detalla que Trump hizo los comentarios a los empleados del senador Chuck Schumer y de la representante Nancy Pelosi.

Haberman también documentó un historial de comentarios homófobos supuestamente pronunciados por Trump.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=NMDLd_zwYXY

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.