Cuidar de mí no significa “sólo yo”, significa: “yo también” - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
24/7
Por #YoCuido México
YO CUIDO es una colectiva formada por organizaciones y personas cuidadoras cuyo propósito es el... YO CUIDO es una colectiva formada por organizaciones y personas cuidadoras cuyo propósito es el reconocimiento del CUIDADO como trabajo y como Derecho, así como reconocer el TIEMPO PROPIO y su ejercicio pleno. Este espacio es una reflexión multivocal sobre el cuidado, desde sus satisfacciones hasta la invisibilidad, la sobrecarga, la precariedad y la soledad con la que se perpetúa como mandato de género, escrita por quienes cuidamos, en su mayoría mujeres, a las que nos implica jornadas de 24 horas, 7 días por semana. (Leer más)
Cuidar de mí no significa “sólo yo”, significa: “yo también”
Cuando una mujer cuidadora colapsa, se sabe que el origen de ese quiebre está en su historia, en las incontables horas de cuidado, en las enfermedades no atendidas y en los deseos totalmente anulados.
Por Mónica Malinaly Puente Álvarez
17 de marzo, 2021
Comparte

Hablar de cuidados es hablar también de vida, de potencia de vida y de un cuerpo sintiente. Hablar de cuidados significa, también, hablar de cuerpos silenciados, cuerpos que han sido olvidados y que viven en el anonimato. Cuerpos que cuidan y que cuidan en condiciones que atentan contra la propia integridad y seguridad. No hay tiempo en el día a día en que miles de mujeres que cuidan a sus familiares 24/7 puedan sentirse o detenerse. No hay espacios privados para escucharse.

Hablar de cuidados es hablar de nombres, de rostros, de personas, de subjetividades que se van creando para reconocerse como persona que necesita autocuidado, respeto y tiempo propio para poder seguir construyendo cuerpos libres.

No sólo se trata de ir al médico para verificar que los signos vitales están estables o tratar esa afección crónica que se ha generado por olvidarse que tenemos un cuerpo, también se trata de crear espacios que sirvan para dignificar la vida, espacios que sirvan para sentir la vida y su potencia.

No ejercer estos derechos que de tan vitales no están promulgados en ningún sitio es atentar contra la dignidad humana. Cada minuto del año se atenta contra la dignidad de miles de mujeres que están a cargo no sólo del  cuidado de un familiar que requiere de su energía y presencia todo el tiempo, sino de un cuerpo que contiene todos los olvidos de nuestro presente. El olvido de la felicidad, el olvido del bienestar, el olvido del cuidado mutuo.

Mujeres cuidadoras -que sí, hay que decirlo a viva voz que las mujeres son las que cuidan y sobreviven cada día- cuyos cuerpos expresan en múltiples lenguajes lo que necesitan para seguir viviendo, para sentir que son parte de este mundo y para recordar que el presente no es sólo sobrevivencia.

Las mujeres que cuidan, enferman física y psicológicamente después de largas y agotadoras batallas. Cuando una mujer cuidadora colapsa, se sabe que el origen de ese quiebre está en su historia, en las incontables horas de cuidado, en las enfermedades no atendidas y en los deseos totalmente anulados.

No escuchar las expresiones de cansancio y no crear proyectos que luchen por los derechos de las mujeres cuidadoras es silenciar la potencia de la vida y no de la vida del otro, sino de nuestra propia vida. Todas y todos necesitamos y necesitaremos cuidados y depende de nosotras y nosotros si estos cuidados los ejercemos con dignidad.

Nuestro cuerpo como territorio ingobernable, que no sucumbe a los intereses políticos y económicos del sistema, nos dará la fuerza para crear otras realidades donde el autocuidado y el cuidado mutuo sea el lenguaje de la dignidad de todo ser vivo.

Título: “Autocuidado”, 2021.
Autor: Daniel Herández Muñoz.

No hay una sola forma de autocuidado, no hay un solo tipo de cuerpo, somos diversidad de formas de existir que expresan y viven millones de formas diferentes de cobijo, de protección y de sentir que estamos vivas, porque de eso se trata, de vida.

Hay leyes que construir, hay políticas públicas que practicar, pero no olvidemos que esto se trata de algo esencial y vital para toda sociedad. Las empresas de bienestar nos han vendido con o sin buenas intenciones ideas sobre cómo cuidarnos, creando imágenes de bienestar insostenibles, con cuerpos estandarizados y casi inalcanzables.

El autocuidado tiene como primer estallido la conciencia de que somos un cuerpo que siente y que es capaz de sentir dolor, pero también alegría. No podemos cuidar y defender de manera digna a otro cuerpo si silenciamos el propio. El esfuerzo gozoso no se da en la precariedad.

En organizaciones de la sociedad civil como Danzalud acompañamos a mujeres cuidadoras por un camino que tiene como fin devolverles la confianza en sí mismas y la escucha de la voz de su propio cuerpo. Un cuerpo que al saberse atendido, se reconoce sólido, expresivo y diverso. En Danzalud proponemos un camino de escucha, cuidado y autopercepción, no sólo para que las mujeres puedan ejercer el cuidado en situaciones más dignas, sino porque como todas las personas, las mujeres que cuidan tienen derecho a tener tiempos y espacios para poder construirse y vivir una vida propia.

El  trabajo de cuidados se practica en la esfera privada, pero pertenece y se teje en la esfera pública y política porque todas y todos formamos parte de la ciudad, de la polis. La salud, el bienestar y la felicidad son elementos cruciales para la construcción de mundos solidarios y sostenibles. Más que en otro momento de nuestra historia, en esos tiempos de pandemia, se hace más urgente la necesidad de visibilizar y cuestionarnos si queremos ser tratados con dignidad en el momento de cuidar y ser cuidados y cuidadas. ¿Yo cuido? Y ¿tú?

* Mónica Malinaly Puente Álvarez (@Danzalud) es líder institucional de Danza y Movimiento ProSalud Integral A.C en donde se crean espacios para la significación del tiempo propio para mujeres cuidadoras. Es pedagoga y artista escénica y parte de la Colectiva #YoCuido México.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.