close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Agenda de Riesgos
Por Rodrigo Elizarrarás
Consultor y analista político. Interesado en la coincidencia entre movilización social, conflic... Consultor y analista político. Interesado en la coincidencia entre movilización social, conflictos políticos y violencia. Ha pasado de la Z a la A (del zapatismo a las autodefensas) en los últimos 20 años. Cuando puede intenta surfear, educar a dos hijos y siempre soñó con ser cronista de viajes o corresponsal de guerra. Vive con un pie en el DF y otro en BCS. (Leer más)
10 Riesgos para México en el 2019 (primera parte)
La falta de un Plan Integral para combatir la corrupción que no sea la reducción de salarios y el corte en gastos superfluos, es uno de los riesgos que enfrenta el país este año. Urge una propuesta que permita reducir los márgenes de corrupción ahí donde más ocurre (licitaciones, compras del gobierno, permisos, licencias y otros trámites donde se abre espacio a la corrupción).
Por Rodrigo Elizarrarás
18 de enero, 2019
Comparte

Por: Rodrigo Elizarrarás A. (@rodaxiando) y Cristina Rivas (@chrissierivas)

1. Satisfacer las expectativas de la Cuarta Trasformación

Debido a que la narrativa de este gobierno es la de una transformación profunda del sistema político, el grado de la expectativas de la población es mucho mayor a la de un simple cambio de administración en donde lo que se modifican son algunas de las políticas para dar un ligero cambio al estilo de gobierno. Hablar de un cambio de régimen o de instaurar una nueva etapa de la historia provoca una gran expectativa sobre potenciales cambios profundos al país. En este sentido, uno de los mayores riesgos para el gobierno actual es la de consolidar cambios tangibles en el menor tiempo posible con el fin de lograr satisfacer la expectativa generada desde el periodo de transición. No pretenden cambios menores y lo cierto es que seis años no es tanto tiempo para ver resultados de algunas de estas reformas.

2. Establecer una estrategia de seguridad efectiva

Por varios meses no supimos exactamente qué pretendía hacer AMLO en el tema de seguridad, pero en la campaña prometieron que sería algo diferente, no militarizado, que buscaría las causas reales del problema y que no implicaba más violencia. Mostraron una cara diferente, eso “vendieron” en campaña y buena parte del electorado lo compró. En la transición se dio el anuncio de la estrategia de seguridad pública que trajo consigo la llegada de la Guardia Nacional (GN) junto con una mayor militarización de las fuerzas de seguridad. Con las recientes modificaciones a la Constitución, la GN queda adscrita a la Secretaría de Seguridad Pública, pero en términos operativos que da mando y la doctrina militar. El reto para la administración es múltiple: no solo debe lograr una coordinación adecuada del aparente mando mixto, también hacer la armonización de leyes, reglamentos y normas para dar orden a ese monstruito administrativo que se pretende desarrollar. Al mismo tiempo, hay que mostrar resultados en la reducción de los homicidios y combate a la delincuencia organizada. Todo en muy poco tiempo, con más militares en las calles y probablemente mayores riesgos en la seguridad pública.

3. Corrupción, la gran promesa del sexenio

Si algo quedó claro en la campaña presidencial es que AMLO prometió tener una reducción sustancial de la corrupción del gobierno y que lucharía día a día por quitar ese tufo que habían dejado los gobiernos de la llamada “mafia del poder”. La gran promesa era acabar con la corrupción, pero sin ver hacia atrás ni hacer una cacería de brujas mediante propuestas que poco tienen que ver con la corrupción. El riesgo actual consiste en que no se logre concretar una estrategia integral para combatir la corrupción dentro del gobierno y se quede solo en propuestas poco serias y de bajo impacto. Al día de hoy no se ha presentado un Plan Integral para combatirla que no sea la reducción de salarios y el corte en gastos superfluos (aviones, autos, computadoras, remodelaciones), pero falta una propuesta que permita reducir los márgenes de corrupción ahí donde más ocurre (licitaciones, compras del gobierno, permisos, licencias y otros trámites donde se abre espacio a la corrupción) y qué piensa hacerse al respecto. Sería deseable esperar un Plan Nacional de Combate a la Corrupción pronto, con lineamientos claros y basado en las buenas prácticas internacionales, al igual que la publicación de todas las declaraciones (3 de 3) de los funcionarios públicos. Este es un logro clave para el gobierno y es importante ir mostrando avances en el corto plazo.

4. Economía, generar tranquilidad a los mercados

El echar abajo un proyecto tan importante como el NAICM implicó, sobre todo, un mensaje político para sus propios seguidores (y de paso para los adversarios), que un proyecto económico sólido y planificado para atender la creciente demanda aérea del centro del país y mantener el interés de la inversión extranjera. Detener de golpe una obra estratégica ya en curso, mediante las herramientas que utilizó para ello, dejó un precedente de lo que puede sucederle a cualquier proyecto de infraestructura que no tenga el aval del titular del Ejecutivo. Por más que se presente una alternativa -poco alentadora por cierto- al NAICM, lo que se dejó en claro es una nueva forma en la toma de decisiones que no necesariamente significaron señales de confianza y certidumbre para los mercados e inversionistas extranjeros. De alguna manera, se propicia un clima de incertidumbre y desconfianza ante las “nuevas formas” de decisión del gobierno que han de impactar en cierta medida en los indicadores macroeconómicos. Cualquier interesado en invertir de forma importante tendrá que tener mucho cuidado de contar con el visto bueno de AMLO.

5. El Congreso, pluralidad y mayorías

El riesgo de que MORENA y AMLO hagan uso frecuente de su mega-mayoría en las cámaras, sin considerar la voz de las minorías parlamentarias al operar como una maquinaría legislativa aplastante, puede dejar un mal sabor de boca en la búsqueda de consensos, pero el gobierno y su partido se aislarán y en ese sentido el único responsable de los posibles errores será AMLO y su partido, dado que no habrá otras voces a quien culpar. Por otro lado, MORENA también es un “movimiento” de diferentes grupos, personas y organizaciones que no necesariamente tienen un pasado y origen en común, lo que a momentos hace complicado el propio acuerdo interno en el partido, a pesar de que las “voces disidentes” tienen poco peso. Si bien no deben convertirse en una nueva versión del PRI, tampoco es deseable tener un desorden donde cada cámara y legislador presenta todo tipo de ocurrencias sin una agenda legislativa previamente acordada, donde cada uno va por su cuenta y no quedan claras las prioridades para el partido en el gobierno. En este sentido, el riesgo es doble para MORENA: no ejercer una insensible mayoría aplastante, pero tampoco replicar la desgastante lucha interna de las (ya prácticamente extintas) “tribus” del PRD, donde los consensos eran imposibles y las imposiciones una necesidad que terminó por generar fracturas insalvables y se pone en riesgo la viabilidad de articular un proyecto de gobierno sensato. En este sentido, MORENA debería hacer un mayor esfuerzo por acercarse a las OSC´s y sus diversas agendas de política pública para impulsar temas de la sociedad civil, con las que tiene poca interlocución y cercanía.

En fin, en esta entrega les dejamos solo los primeros cinco riesgos del año; pero la próxima semana presentaremos otros cinco riesgos políticos, sociales y económicos que identificamos para este año y que seguramente serán parte de los temas estratégicos del sexenio que apenas inicia.

 

* Rodrigo Elizarrarás y Cristina Rivas son consultores y analistas de riesgos políticos y sociales en HUMINT (@humintmx).

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte

¡Muchas gracias!


Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.