Riesgos políticos y sociales para el 2021 (primera parte) - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Agenda de Riesgos
Por Rodrigo Elizarrarás
Consultor y analista político. Interesado en la coincidencia entre movilización social, conflic... Consultor y analista político. Interesado en la coincidencia entre movilización social, conflictos políticos y violencia. Ha pasado de la Z a la A (del zapatismo a las autodefensas) en los últimos 20 años. Cuando puede intenta surfear, educar a dos hijos y siempre soñó con ser cronista de viajes o corresponsal de guerra. Vive con un pie en el DF y otro en BCS. (Leer más)
Riesgos políticos y sociales para el 2021 (primera parte)
Vacunar al mayor número de personas en el menor tiempo posible y alcanzar una masa crítica de población vacunada e inmune será el reto más grande que enfrente el gobierno y una prueba clave para su evaluación por parte de los ciudadanos, ya que muy probablemente tendrá un efecto en las urnas el próximo mes de junio.
Por Rodrigo Elizarrarás
22 de enero, 2021
Comparte

Con el inicio del año siempre llega ese momento en que dedicamos un tiempo para meditar sobre las metas del año y pensar en qué nos deparará el destino en el nuevo ciclo que inicia. En lo que corresponde a los temas que atañen al gobierno, la sociedad, la política y el Estado les presento una primera parte de los que considero que son los principales riesgos sociales y políticos para el 2021, un año lleno de esperanza para el fin de la pandemia y de cansancio por los ya 11 meses de una vida social y económica muy limitada:

  1. Detener a la pandemia cuanto antes: ¿La gran pregunta es cuándo terminará toda la pesadilla de la pandemia por Covid-19? ¿Algún día podremos regresar con normalidad a las calles? ¿Habrá una normalidad en algún momento del año o seguiremos igual? Lo que resulta crucial para el gobierno federal durante el primer trimestre del año es lograr una logística impecable para vacunar al mayor número de personas en el menor tiempo posible y alcanzar una masa crítica de población vacunada e inmune. Sin duda este será el reto más grande que enfrenta el gobierno y una prueba clave para su evaluación por parte de los ciudadanos, ya que muy probablemente tendrá un efecto en las urnas el próximo mes de junio. El enorme reto logístico de compra, transportación, almacenamiento, distribución y aplicación de la vacuna contra el Covid-19 debe realizarse de la forma más pulcra para que el gobierno salga victorioso ante la situación actual y podamos algún día regresar a la normalidad. Es indispensable evitar la politización, concentración o incumplimiento de reglas y criterios claros (ya establecidos) para la vacunación de la población.
  2. Elecciones 2021 con baja participación y nulas propuestas: Además de todo lo que ya vivimos este año será un año de elecciones federales y estatales importante. Por un lado tiene lugar la elección intermedia de la Cámara de Diputados, donde se renovarán 500 diputados y, por primera vez en la historia tendremos la reelección de aquellos que así lo decidan (492 diputados hasta el momento lo han manifestado). Por otro lado se renuevan 15 gubernaturas estatales, 30 legislaturas locales, y más de mil ayuntamientos en todo el país. Este año, las campañas sucederán durante un escenario con pandemia que complica particularmente la celebración de eventos políticos, reuniones, mítines, y demás eventos típicos de las campañas que buscan congregar al mayor número posible de personas; ¿Cómo es que se llevarán a cabo estos eventos? ¿El INE ya contempló este escenario y está pensando en algunos lineamientos especiales? ¿La mayor parte se concentrará en medios, redes sociales y eventos virtuales durante los meses de abril y mayo? ¿Habrá campañas por Zoom? Hoy es difícil prever si se logrará reducir los contagios para el periodo de campañas. Es muy probable que veamos una jornada electoral con poca participación, con pocas propuestas interesantes para el electorado y con una ciudadanía cansada y enojada con la situación actual. El riesgo más alto es tener poca transparencia y el uso de los programas sociales (vacunación incluida) como estrategias para atraer el voto, así como escenarios de alta polarización y confrontación entre los partidos y sus simpatizantes, en donde poco se discute los temas importantes de fondo.
  3. Evitar una economía estancada: El gobierno enfrenta desde el año pasado el dilema de cancelar las actividades ante la pandemia y detener la economía o mantener ciertas actividades clave y tratar de mantener trabajos activos. Lo hace a medias todo el tiempo, con reglas poco claras y modificables en todo momento. Este escenario ha implicado un enorme sacrificio para los agentes económicos pero sin duda también para la sociedad (paro de actividades recreativas, escuelas, gimnasios, cines, teatros, museos, parques, etc). Es indispensable que el gobierno busque dinamizar la economía y generar los incentivos necesarios para reactivarla lo antes posible, de lo contrario enfrentamos un escenario muy desfavorable en el segundo trimestre del año para la economía del país: están quebrando gran cantidad de empresas y negocios que no pueden sobrevivir bajo las condiciones actuales, se calcula el cierre de 2.7 millones de empresas y más de 8.5 millones de empleos en Latinoamérica. Ya se mostró que se puede tener una recuperación rápida con el retorno de la actividad económica; sin embargo, la gran mayoría de países desarrollados utilizaron incentivos económicos para apoyar a la economía doméstica. El gobierno debe pensar en todos los ciudadanos y no solo en algunos grupos de interés y grupos afines. Esto implica revisar y cambiar el rumbo de proyectos que son inviables dadas las circunstancias actuales; es importante virar a tiempo.
  4. Inseguridad sin resultados, sin estrategia y sin rumbo: La estrategia de seguridad del gobierno federal era transformarlo todo para no transformar nada. Hoy en día hay muy pocas detenciones de capos, casi no hay decomisos importantes (unos kilitos por aquí, un cargamento por allá), tampoco avanza la legislación sobre la regulación de la mariguana (hasta de la heroína prometió la Secretaría de Gobernación en un inicio del gobierno), y como no es un tema de interés del Presidente se corre el riesgo de que quede empantanada en los pasillos del Congreso. En todo caso, algunos delitos de alto impacto se han reducido (más como un efecto del encierro general que como un fruto de una estrategia efectiva), pero los homicidios dolosos son más de 40 mil durante el 2020 y siguen rompiendo record de incrementos anuales. Hoy hay estados en niveles muy alarmantes de violencia e inseguridad (Guanajuato, Baja California, Jalisco, Colima y Zacatecas), frente a otros que han logrado reducir niveles altos, como es el caso de Sinaloa y Guerrero. La geografía del narco está en constante mutación, pero no queda claro que el gobierno federal, con la creación de la Guardia Nacional tenga claro qué debe hacer para detener la violencia e inseguridad en amplios territorios. Todo lo contrario. No se percibe un liderazgo fuerte en el tema y el Ejército sigue siendo el gran ganador en la estrategia de seguridad de esta administración. Mientras siga la pandemia y no regresemos a las calles, la inseguridad puede seguir sin resultados, pero un día tendremos que regresar a las calles y recuperar el espacio.

El resto de los 10 riesgos sociales y políticos más inmediatos se publicarán la próxima semana. Mientras tanto, quédese en su casa.

@rodaxiando

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.