Riesgos políticos y sociales para el 2021 (segunda parte) - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Agenda de Riesgos
Por Rodrigo Elizarrarás
Consultor y analista político. Interesado en la coincidencia entre movilización social, conflic... Consultor y analista político. Interesado en la coincidencia entre movilización social, conflictos políticos y violencia. Ha pasado de la Z a la A (del zapatismo a las autodefensas) en los últimos 20 años. Cuando puede intenta surfear, educar a dos hijos y siempre soñó con ser cronista de viajes o corresponsal de guerra. Vive con un pie en el DF y otro en BCS. (Leer más)
Riesgos políticos y sociales para el 2021 (segunda parte)
Relación con Estados Unidos, brecha de género y violencia contra las mujeres, y derechos vulnerados por la desaparición de organismos autónomos son algunos de los principales retos para 2021.
Por Rodrigo Elizarrarás A. y Cristina Rivas
3 de febrero, 2021
Comparte

Esta semana seguimos describiendo brevemente los 10 riesgos más sobresalientes para el 2021 que enfrenta el gobierno y el país en este año. La semana pasada adelantamos éstos, pero en esta ocasión continuaremos con el listado. No son los únicos, pero sí los más urgentes e inmediatos que el gobierno deberá hacer frente a lo largo del año.

  1. Evitar una mala relación con Estados Unidos: La relación con el gobierno del presidente Joe Biden no empezó con el pie derecho. Después de que el presidente López Obrador se demorara en felicitar al presidente electo Biden y de los últimos capítulos en la agenda bilateral –caso Cienfuegos y esta iniciativa–, no muy bien vistos del otro lado de la frontera, el gobierno de México va a tener que hacer un esfuerzo mayor por tratar de recuperar la confianza y cooperación del país vecino. Biden no nos contempla dentro de sus temas prioritarios; si bien dejará la retórica de que todos los males de EUA vienen del sur, aún estamos muy lejos de construir una agenda de colaboración bilateral. No hay duda de que el Secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, tiene una misión complicada –además de todos los encargos que le dejan– y es la de resanar la relación con EUA. Lo más probable es que estaremos presenciando mayor presión de EUA en temas comerciales, económicos, energéticos, ambientales y de seguridad. La agenda bilateral empieza cuesta arriba y alguien tendrá que emparejarla.
  2. Cambio climático y tormentas tropicales: Lo más grave de este tema es que ni siquiera figura en las prioridades de este gobierno, lo que implica que tiene poco o nulo presupuesto, que pocas personas dentro del gobierno lo consideran un tema dentro de sus actividades cotidianas, y que no le dedican tiempo ni espacio dentro de las reuniones del gobierno federal. Esa es quizá la postura más irresponsable que puede tomar el gobierno, pero va aún más lejos, ya que su política energética es contraria a un disminución de emisiones de gases invernadero. Todo lo contrario. México está dentro de los 15 países de mayor producción de CO2 al ambiente; pero nuestra política energética va en contrasentido a lo que se necesita en estos momentos. Hemos suspendido el avance de energías renovables y se incentiva un mayor uso de hidrocarburos y de carbón como combustible. Mientras tanto, el año pasado se rompió récord de tormentas tropicales en el Atlántico (Mar Caribe), lo que generó enormes daños materiales, inundaciones, pérdidas millonarias en el campo y pesca. Lamentablemente, la agenda medioambiental está en manos de una incondicional con nulo conocimiento del tema, y lo que se requiere es de gobiernos comprometidos con las futuras generaciones, visión de futuro y seriedad en las políticas públicas.
  3. Derechos vulnerados por la extinción de OCA’s: Con el pretexto de un gasto oneroso –aunque sólo representan cerca del 1% del presupuesto– y duplicidad de funciones está en marcha una reforma que busca la disminución de facultades de los organismos autónomos (OCA’s). Con la reducción de su presupuesto, la captura de decisiones por parte del gobierno y la amenaza de que la administración pública federal absorba sus funciones prácticamente condena a la inoperancia a los reguladores y se convierte en una seria amenaza para el INE, CNDH y Banxico. Sin la autonomía de estos órganos autónomos se pierde la protección a los consumidores de violaciones a sus derechos y las prácticas abusivas de los privados, para ceder al gobierno la toma de decisiones sobre temas sensibles de los ciudadanos. Aunque son instituciones que requieren fortalecerse para ser contrapesos reales, han sido clave en la protección de personas en temas como salud, comunicaciones, derechos humanos, procesos electorales, así como la política monetaria. De lograrse esta reforma significa un serio retroceso democrático para el país, además de una mala señal para la inversión y es muy probable que se incrementen los procesos legales en contra del gobierno federal.
  4. No hay defensa para las mujeres: Una de las grandes fallas del gobierno federal continúa siendo revertir la brecha de género y sobre todo combatir frontalmente la violencia en contra de las mujeres y grupos vulnerables. No se trata solamente de que más mujeres sean visibles en todos los ámbitos sociales, sino de que exista una política pública con perspectiva de género que garantice el libre desarrollo de la personalidad, la vida libre de violencia, se rompan los techos de cristal, acabe con estereotipos y revierta la desigualdad. Se sigue haciendo oídos sordos a las propuestas y demandas de las cada vez mayores movilizaciones de mujeres, se perpetúan desde las mañaneras los roles de mujeres como cuidadoras y se minimiza el doloroso saldo de víctimas de violencia, a pesar de que en 2020 se rompieron records en feminicidios y llamadas de emergencia. Cada día 11 mujeres perdieron la vida. Además, la pandemia ha hecho aún más profunda la desigualdad, al expulsar del mercado laboral a alrededor del 16% de la fuerza laboral femenina. No solo las expresiones de inconformidad se multiplicarán con diversos grados de violencia sino que, también, va creciendo un movimiento reaccionario cada vez más agresivo en contra de las demandas justas de mujeres. Afortunadamente, desde la sociedad civil avanzan iniciativas para llevar esas voces a la toma de decisiones públicas, pero sin el respaldo del gobierno, difícilmente se lograrán revertir las desigualdades.
  5. Pulverización de las opciones democráticas: Este año la oferta política para los ciudadanos se ve poco atractiva. Por un lado se puede votar por apoyar y fortalecer al gobierno federal actual (apoyo a las políticas del presidente); por el otro lado, se puede efectuar un voto de castigo ante las medidas adoptadas (preferentemente el manejo de la pandemia, de la economía, seguridad) por el gobierno federal, para dar un voto a la oposición con la esperanza de recuperar cierto grado de contrapeso en la cámara de diputados, reduciendo la mayoría de Morena. En ese escenario, todo indica que el PRI, PAN y PRD forman una coalición en las elecciones federales, pero al mismo tiempo la oferta política para el electorado se amplía con tres nuevos partidos que buscan captar el voto de ciudadanos buscando alejarse de las opciones tradicionales. La oferta política en 2021 parece ser un terrible escenario para la oposición y uno muy favorable para el partido en el gobierno, con una alta pulverización de la oferta política y un muy probable alto abstencionismo, dadas las condiciones actuales del país. Por si fuera poco, el debate público en los últimos años ha perdido sustancia por ganar lugares comunes y frases simplistas, alejadas de la técnica, la ciencia y la evidencia que de sustento a las políticas públicas. El riesgo es tener un mayor cansancio hacia la democracia por parte de los ciudadanos. El desenlace es conocido.
  6. El saldo del virus intangible: Es un tema que tiene poca atención mediática, pero está presente en prácticamente todos los hogares del país. Detrás del los miles de enfermos y muertos por el COVID-19, del agotamiento de los médicos, enfermeras y trabajadores de la salud, de los millones de familias que llevan meses encerrados, y de aquellas que luchan a diario por mantener su empleo y/o un ingreso; de las maestras sin aulas, de las familias sin empleo, hay un enorme desgaste emocional y mental. Este es un saldo que nos cobrará el virus a la sociedad: la salud mental de jóvenes, madres, niños, adultos mayores es difícil de poder valorar en estos momentos. ¿Cómo poder medir el desgaste emocional de la sociedad? ¿Cuál será el costo de salud mental y emocional de esta pandemia en miles de personas que la han padecido directamente o de cerca? El encierro obligado, el miedo al contagio, las rutinas alteradas, la incertidumbre constante dejan pequeñas cicatrices en el tejido social del país. Pasando la situación de emergencia, va a ser necesario hacer los estudios pertinentes y ofrecer el apoyo humanitario necesario para acompañar en el dolor a miles de familias, niños, ancianos, hijos, madres, víctimas del virus. Ese riesgo es aún intangible.

Les deseamos fuerza, esperanza y mucha resiliencia (aunque les suene neoliberal esta palabra) pero este año será bastante más complicado que el anterior, y las condiciones se van acumulando mes a mes.

* Rodrigo Elizarrarás A. (@rodaxiando) y Cristina Rivas (@chrissierivas) son analistas y consultores de riesgos políticos en @humintmx.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.