close
Suscríbete a nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
close
Agenda de Riesgos
Por Rodrigo Elizarrarás
Consultor y analista político. Interesado en la coincidencia entre movilización social, conflic... Consultor y analista político. Interesado en la coincidencia entre movilización social, conflictos políticos y violencia. Ha pasado de la Z a la A (del zapatismo a las autodefensas) en los últimos 20 años. Cuando puede intenta surfear, educar a dos hijos y siempre soñó con ser cronista de viajes o corresponsal de guerra. Vive con un pie en el DF y otro en BCS. (Leer más)
#RIPVaquita
La vaquita se nos va este año, porque el Estado Mexicano no sabe resolver problemas.
Por Rodrigo Elizarrarás
26 de marzo, 2019
Comparte

Llegó el final. El último de los reportes del CIRVA (Comité Internacional para la Recuperación de la Vaquita Marina), fechado el 19-21 de febrero de 2019 indica que no quedaban más de 22 vaquitas en agosto de 2018, por lo que los cálculos actualizados son de aproximadamente 15 vaquitas agonizando en el Alto Golfo. En mi opinión prácticamente hemos perdido una especie endémica a pesar de que el CIRVA todavía da un poco de esperanza.

Todos los que hemos estado siguiendo con detalle cada una de las medidas, programas, planes y ocurrencias de la pasada administración (escribí del tema cada año en 2017, 2016 y 2015 ) sabíamos que solo se buscaba “patear el bote” más allá del sexenio. Fue una estrategia de dilación para que no se extinguiera durante el sexenio de Peña Nieto y que la tragedia recayera en su sucesor. De eso se trató el plan de Peña-Pacchiano, además de simular con una estrategia mediática exitosa, dirigida desde Los Pinos.

Así, entre las ocurrencias de Pacchiano, la inutilidad del Inapesca –lo dice la ASF, no yo– y la inoperancia de la Conapesca no lograron coordinarse efectivamente para rescatar a la vaquita, detener el tráfico ilegal de totoaba y desarticular la delincuencia organizada en la región. De verdad, ¿es tan difícil? ¿es imposible la coordinación interinstitucional? En fin, que tampoco ayuda que la Profepa sea más corrupta que la policía de Naucalpan y la Marina solo sirve de chaperones de las ONG´s y testigo ocular.

Sin duda a este gobierno le cayó una papa en llamas, donde realmente hay poco margen de maniobra y solo un milagro puede salvar a la vaquita. Mientras tanto en las comunidades de Santa Clara y San Felipe la desesperación y frustración han llegado a su límite, y exigen continuar con la “compensación” o regresar a la pesca, pues es urgente resolver la situación económica y social de las comunidades.

En esas estábamos cuando el gobierno federal salió con un anuncio de acciones conjuntas entre varias dependencias –Semarnat, Conanp, Profepa, Conabio, Sader, Inapesca, Conapesca, Semar, entre otras– para presentar lo que denominaron la “Iniciativa para la Sustentabilidad en el Norte del Golfo de California”, que lamentablemente fue rápidamente opacada por la respuesta de algunos pescadores de la región y por la movilización de pangas en San Felipe al día siguiente, rompiendo la veda de más de cuatro años.

Esta iniciativa es precisamente eso: un conjunto de ideas dispersas no necesariamente bien articuladas, por lo que parece más una ocurrencia del gobierno que una estrategia integral para salvar a la vaquita. En donde no queda muy claro el por qué se trata de una “oportunidad única para recuperar la gobernanza y el estado de derecho” como lo menciona el documento. En todo caso la iniciativa da tratamiento de un “problema de seguridad nacional” a la desaparición de la vaquita sin justificación alguna y donde buscarán “replantear paradigmas y estrategias para la atención a tan compleja problemática de manera urgente…” (sic).

El documento está plagado de frases grandilocuentes pero carente de ideas originales, claras y que realmente atiendan una emergencia ambiental en la zona. A pesar de que se menciona que son medidas de corto y mediano plazo, muchas de ellas son más bien de largo y muy largo plazo, y no se notó el seguimiento al anuncio en piso pues no hay realmente presencia de las dependencias.

La iniciativa se divide en 5 ejes, con un total de 28 metas que por su relevancia solo me centraré en dos de los ejes que considero centrales.

El Segundo eje: Gobernanza y seguridad. Buscarán generar un espacio de diálogo permanente, combatir la pesca ilegal, reducir el comercio ilícito (¿van a detener la oferta o la demanda?, porque la demanda está medio en chino, pero la oferta no lo han logrado en 30 años, por lo que no queda claro) y cero redes fantasmas en el refugio de la vaquita marina (de nuevo, ¿solo en el refugio? ¿debemos entender que fuera de éste seguirán las redes fantasma?).

Son buenas intenciones sin duda, pero supuestamente eso se viene haciendo desde tiempo atrás y no se han visto resultados claros. ¿Por qué ahora sí va a funcionar?  ¿Quién se va a encargar? ¿La Marina o la nueva Guardia Nacional? ¿Profepa? ¿Conapesca? ¿todas las anteriores? Sin embargo, llama la atención que no se involucró ni a la Secretaría de Gobernación ni a la Comisión de Desarrollo de los Pueblos Indígenas que son indispensables para abordar la complejidad con los Cucapá, pueblo originario de la región del delta del río Colorado.

El Tercer eje (entrando en terreno pantanoso): Pesca sustentable y responsable. Inicia con frases del tipo “Los nuevos sistemas de pesca sustentables desarrollados han sido transferidos a los pescadores del Norte del Golfo de California” Perdón, ¿de qué nuevos sistemas hablan cuando el Inapesca no ha podido demostrar que puede implementar un arte de pesca alternativo? No se ha podido monitorear y vigilar la zona sin presencia de pangas ilegales y hablan de “sistemas de pesca alternativos”, no queda claro a qué se refieren con esos sistemas alternativos ni cómo o cuándo pretendan implementarlos. ¿Qué significa esto? ¿Se trata de los pescadores ilegales? ¿Los van a regularizar, es decir, a premiar con permisos?

En fin, el documento sigue el mismo tenor y pues da la sensación de que faltó pensarle un poco más o quizá rebotarlo con expertos con más de 30 años trabajando en la región y que dominan la problemática pesquera y ambiental.

A manera de recomendaciones les dejo tres lecciones inmediatas para futuras iniciativas de este tipo:

  • Lección 1: Si van a hacer un anuncio que afecta a toda la economía de una región, primero hay que buscar el acuerdo de los afectados/beneficiados con los principales términos para que no se inconformen a los 15 minutos.
  • Lección 2: Si vas a hacer un plan o iniciativa presenta metas medibles y factibles en plazos reales y concretos; hablar de restablecer el estado de derecho en la región es igual a hablar de regresar el agua del río Colorado al Alto Golfo: nunca va a suceder.
  • Lección 3: Si vas a hacer un plan o iniciativa invita a los expertos y funcionarios experimentados a revisarla y aportar para que no parezca que descubres el hilo negro con un documento plagado de obviedades sin mucha originalidad.

En fin, la vaquita se nos va este año, y solo queda agradecer a los pescadores legales y cumplidos, a las OSC´s que se partieron el lomo por tratar de sacar adelante una situación muy complicada. La vaquita desaparece por una sola razón: porque el Estado Mexicano no sabe resolver problemas; los alarga, los administra, los complica, los demora, los enrarece y pocas veces se llega a un final feliz.

#RipVaquita

 

@rodaxiando

¡Gracias por leer! Ayúdanos a seguir con nuestro trabajo. ¿Cómo? Ahora puedes suscribirte a Animal Político en Facebook. Con tu donativo mensual recibirás contenido especial. Entérate cómo suscribirte aquí. Consulta nuestra lista de preguntas frecuentes aquí.
Comparte