La denuncia (digital) en tiempos de COVID-19 - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Agenda ICERO: impunidad en la mira
Por Impunidad Cero
Impunidad Cero es una iniciativa de la sociedad civil que mide, analiza y visibiliza la impunidad... Impunidad Cero es una iniciativa de la sociedad civil que mide, analiza y visibiliza la impunidad, para poder combatirla. @ImpunidadCeroMX (Leer más)
La denuncia (digital) en tiempos de COVID-19
Denunciar seguirá siendo solamente la mitad del camino, el resto dependerá de que las autoridades resuelvan de manera más efectiva las carpetas de investigación que se abren diariamente, sin importar si se abrieron de forma presencial o virtual.
Por Miguel Ángel Gómez Jácome
26 de mayo, 2020
Comparte

Denunciar un delito del que se fue víctima es todo un reto. Desde investigar a dónde se puede ir a denunciar, hasta darle seguimiento al caso una vez que ya se logró levantar la denuncia. Ahora, en un escenario en donde el distanciamiento social y la solicitud de quedarse en casa como consecuencia del COVID-19 se insertan en la realidad, denunciar puede ser todavía más complicado. Sin embargo, es necesario llevar a cabo la denuncia. Hay que recordar que denunciar un delito es la única herramienta útil con la que contamos para hacer frente a los altos niveles de impunidad que se viven en el país. Por ello, es importante analizar qué acciones están realizando las procuradurías y fiscalías del país para facilitar la denuncia en estos tiempos de cuarentena.

Antes de continuar, debo abordar un tema relevante. La importancia de denunciar un delito radica también en que las carpetas de investigación derivadas de dichas denuncias son, actualmente, la unidad oficial de medida estadística que utilizan las autoridades para analizar la incidencia delictiva en el país. En otras palabras, si eres víctima de un delito y no lo denuncias, para este delito no se abrirá una carpeta de investigación y por lo tanto no se tomará en cuenta como parte de la estadística oficial, la cual es utilizada para elaborar análisis de los patrones delictivos, generar estrategias focalizadas de intervención policial y evaluar y diseñar políticas públicas de prevención y combate al delito, de acuerdo con el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP). Es decir, además de que el delito quedará impune al no denunciarlo, ciertas decisiones de política pública en materia de seguridad pública podrían verse afectadas. De hecho, últimamente se ha debatido más sobre cuál podría ser la mejor forma de analizar con mayor precisión la incidencia delictiva del país. Una de las unidades propuestas son las llamadas que se hacen al 911 y a los números de emergencia, al ser estas el primer contacto de la población con las autoridades, tras ser víctimas de un delito o presenciarlo.

Por ello, vale la pena preguntarse si la “incidencia delictiva” que reporta el SESNSP (las carpetas de investigación iniciadas en fiscalías y procuradurías) realmente está reflejando la evolución de los delitos que se cometen diariamente en el país. Para analizarlo, tomemos como referencia la violencia de género y su evolución en lo que va del año. Se utilizan los siguientes ejemplos principalmente porque existe información oficial tanto de carpetas de investigación como de llamadas de emergencia que permiten ver su evolución durante estos meses de confinamiento. Los datos muestran una considerable diferencia entre lo que reflejan las carpetas de investigación y las llamadas de emergencia. Por un lado, entre enero y abril 2020 tenemos una disminución en las carpetas de investigación iniciadas por delitos como violencia familiar, de 7.9%, o violación simple, de 18.8%; o el caso contrario de violencia de género en todas sus modalidades distinta a la violencia familiar, el cual registró un aumento de 10%. Y por otro lado, en el mismo periodo, tenemos un aumento en las llamadas de emergencia que se han hecho al 911 por violencia familiar y de pareja, (de 15.3% y 15.8%, respectivamente); un aumento en llamadas por violación, de 13%; y coincidente con las carpetas de investigación abiertas por violencia contra la mujer, un incremento de 13.2% en las llamadas clasificadas de la misma forma, aunque también son superiores a las carpetas de investigación registradas. Al tomar en cuenta que la más reciente Encuesta Nacional de Victimización y Percepción sobre Seguridad Pública (ENVIPE 2019) reportó una cifra negra en el país de 93.2%, podemos suponer que esta situación se ve reflejada en la mayoría de los delitos. En otras palabras, es altamente probable que en realidad lo que se está reportando como una disminución en la incidencia delictiva sea una disminución en las denuncias que se están presentando en las agencias del ministerio público, una posible consecuencia de la movilidad limitada en la que estamos viviendo.

Por lo tanto, considerando que es necesario que las personas denuncien un delito ante una procuraduría o fiscalía para iniciar una carpeta de investigación y que sea contabilizado como incidencia delictiva, debemos preguntarnos qué están haciendo estas instituciones para facilitarle a las personas las formas de denunciar sin la necesidad de dejar sus hogares. La Fiscalía de la Ciudad de México tiene un portal de denuncia digital, habilitado incluso desde antes de que comenzara la pandemia. En este caso, como en otros, es necesario registrarse y darse de alta con información personal en el sitio web. En este portal se pueden denunciar delitos como violencia familiar, fraude y robos, entre otros. Una vez descrito el delito, se toman datos de dónde ocurrió e incluso se permite subir fotografías, por ejemplo en robo de autopartes. Otro ejemplo de portal de denuncia virtual es el de la Fiscalía de San Luis Potosí. Desde marzo, esta fiscalía habilitó un sitio en el que también te debes registrar para levantar la denuncia. Además, también se creó un número de whatsapp para hacer denuncias por medio de videollamadas. De igual forma, la Fiscalía de Michoacán puso a disposición de sus habitantes un portal para denunciar en línea, en donde se deben registrar los datos del o la denunciante, los hechos y aportar evidencias.

Por otro lado, la Fiscalía de Chihuahua cuenta con un portal para denunciar en línea, con la diferencia de que no es posible denunciar delitos concretos como robos o extorsiones, sino más bien sospechas de algún delito y posibles actos de corrupción. En este caso, la denuncia es anónima y no se toma ningún dato de quien denuncia, por lo que no es una vía que sustituya acudir a la agencia del Ministerio Público, a diferencia de los tres ejemplos anteriores. La Fiscalía de Baja California también cuenta con una modalidad de denuncia anónima, aunque esta es por medio de una aplicación celular, en la que incluso puedes subir fotografías. Destacan los casos de la Fiscalía del Estado de México y la Fiscalía de Guanajuato. Ambas cuentan con aplicaciones para realizar denuncias en línea desde el teléfono celular. En ambas aplicaciones se puede denunciar, consultar personas desaparecidas, consultar las agencias del Ministerio Público cercanas y en el caso de Guanajuato es posible darle seguimiento a la denuncia que ya se levantó. La Fiscalía de Nuevo León es otro caso en el que es posible descargar una aplicación para recibir asesoría legal, interponer una denuncia y darle seguimiento a la misma o incluso realizar una denuncia por medio de videollamada. El caso de la Fiscalía de Morelos es particular, al haber implementado un portal web para denunciar casos de discriminación por COVID-19, ya sea como paciente o como personal de salud. Por su parte, tanto la Fiscalía de Oaxaca como la Fiscalía de Puebla implementaron un número de teléfono y un sitio web para delitos que no requieran diligencias inmediatas, ambas con la especificación de que se realizan esas acciones debido a la contingencia del COVID-19.

Estas son algunas de las estrategias que las fiscalías y procuradurías estatales han implementado para mejorar sus procesos de denuncia de forma remota, la mayoría debido a la contingencia del COVID-19. Sin embargo, es importante cuestionar dos aspectos principales. El primero es si este tipo de estrategia digital debería implementarse de forma permanente para mejorar y fomentar la denuncia de los delitos, y así ayudar a disminuir la enorme cifra negra del país y poder contar con datos más certeros de la incidencia delictiva que se reporta oficialmente. Y el segundo es reconocer que denunciar seguirá siendo solamente la mitad del camino, el resto dependerá de que las autoridades resuelvan de manera más efectiva las carpetas de investigación que se abren diariamente, sin importar si se abrieron de forma presencial o virtual. Esta será la única forma en la que las personas podrán recuperar la confianza en estas instituciones y en la que herramientas digitales, como las antes mencionadas, podrán contribuir a reducir los índices delictivos y, sobre todo, los altos índices de impunidad en el país.

* Miguel Ángel Gómez Jácome (@MikeGomezJacome) es maestro en Corrupción y Gobernanza, licenciado en Relaciones Internacionales y Coordinador de Comunicación de @ImpunidadCeroMx.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.