close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Agenda ICERO: impunidad en la mira
Por Impunidad Cero
Impunidad Cero es una iniciativa de la sociedad civil que mide, analiza y visibiliza la impunidad... Impunidad Cero es una iniciativa de la sociedad civil que mide, analiza y visibiliza la impunidad, para poder combatirla. @ImpunidadCeroMX (Leer más)
¿Qué son las UMECAS y por qué sirven para combatir la impunidad?
En un país en donde casi un tercio (29.37%) de las personas privadas de su libertad no ha recibido una sentencia por el delito que se les investiga, la prioridad debe ser garantizar que las medidas cautelares para delitos que no merezcan prisión preventiva oficiosa sean las idóneas.
Por Impunidad Cero
10 de julio, 2019
Comparte

Por: Bianca Bolaños Aparicio (@Bianca_Bolanos)

La grave crisis de violencia por la que atraviesa nuestro país ha llevado a la falsa creencia de que si las personas investigadas por un delito llevan su proceso penal en libertadno en prisión preventivaexiste impunidad. Y pareciera ser justificable si volteamos a ver los litigios de la nueva Fiscalía General de la República frente a grandes casos de corrupción como el caso Emilio Lozoya, en los que no se logra acreditar una medida que permita que estas personas lleven un proceso penal sin la posibilidad de fugarse de la justicia. Sin embargo, tenemos que entender que la mala aplicación de las medidas cautelares también implica una forma de impunidad. Con esto me refiero a que no debemos de caer en un populismo punitivo por el cual se entiende que tener más personas en la cárcel cumpliendo una medida cautelar de prisión preventiva significa acabar con la impunidad. Para lograr una correcta aplicación de estas medidas, con la entrada en vigor del Nuevo Sistema de Justicia Penal se implementaron las Unidades Estatales de Supervisión a Medidas Cautelares y Suspensión Condicional del Proceso (UMECAS), precisamente como aquellas unidades especializadas en las que se analiza caso por caso para determinar la medida cautelar que deberá aplicarse a la persona investigada, de acuerdo con sus condiciones particulares.

En este artículo expongo en qué consisten estas llamadas UMECAS, la relevancia que cobran en el combate a la impunidad y cuáles son los obstáculos a los que se enfrentan para lograr su completa consolidación en todo el país.

Primero, ¿qué son las medidas cautelares y para qué sirven?

Las medidas cautelares son impuestas a la persona imputada mediante resolución judicial, es decir, con aprobación de un Juez de control. Sus propósitos son evitar la posibilidad de fuga y garantizar su comparecencia; ser un medio de protección a la víctima, testigos o a la sociedad en el desarrollo de la investigación; y evitar reincidencia cuando la persona haya sido sentenciada por un delito doloso previamente.

Estas medidas pueden implementarse en libertad durante la investigación. Esto quiere decir que si el delito cometido no amerita prisión preventiva oficiosa y si el ministerio público lo determina, la persona imputada podrá llevar a cabo su proceso en libertad.(1)

Además, existen diversas medidas cautelares y se puede aplicar varias a la vez, por ejemplo: la presentación periódica ante el juez, el embargo de bienes, la prohibición de acudir a determinadas reuniones o de acercarse a ciertos lugares, la suspensión temporal del cargo, cuando se trate de ministerios públicos, resguardo en su propio domicilio, prisión preventiva, entre otras.

Entonces, ¿por qué son importantes las UMECAS en el proceso penal?

Las medidas cautelares son solicitadas por el ministerio público y deben ser impuestas por el Juez de Control bajo los principios de proporcionalidad, utilidad y necesidad. Para garantizar esto, las UMECAS fueron creadas en este nuevo sistema y son las encargadas de realizar un análisis del perfil de la persona imputada con base en su entorno socioeconómico, antecedentes procesales y comportamiento, para determinar el riesgo que representa para la víctima, los testigos, la sociedad y para la continuación del proceso penal. Su importancia está en garantizar la correcta imposición de medidas cautelares y en evitar la saturación de los centros penitenciarios del país, así como reducir la criminalización de las personas, entre otros costos procesales.

Estas unidades, después de haber realizado una evaluación de riesgos procesales, proporcionan la información recabada al Ministerio Público y a la defensa para que, junto con el Juez de Control, determinen una medida cautelar para el caso en particular. Además, una vez aplicada la medida cautelar, son las encargadas de dar seguimiento al cumplimiento de éstas, a través de llamadas, visitas y oficios tanto al imputado como a la víctima.

Esto quiere decir que las UMECAS garantizan que la medida cautelar aplicada sea la idónea para cada caso en particular. En otras palabras, llevan a cabo un análisis completo del entorno de la persona imputada para determinar cuál es la medida cautelar que mejor se adapta al caso, garantizando la vida y la integridad de la víctima, así como un proceso justo para el imputado bajo el principio de presunción de inocencia.

Sin embargo, la puesta en marcha y el funcionamiento de estas unidades se ha visto retrasado debido a distintos retos que enfrenta su implementación en todas las entidades del país. A pesar de que en 2016 se implementó un Modelo Homologado de UMECAS, de acuerdo con un diagnóstico que se realizó sobre los avances de cada entidad en 2018, la mitad de los estados no ha logrado su completa implementación y ninguno ha alcanzado el nivel óptimo para su correcta operación. Esto nos habla de una falta de voluntad y capacidad política por parte de las autoridades para cumplir y consolidar uno de los pilares básicos del NSJP.

Por otro lado, la falta de implementación de las UMECAS contrasta con la idea de garantizar el principio fundamental del NSJP: la presunción de inocencia; pues lejos de garantizarlo, el 12 de abril de 2019, se reformó el artículo 19 de la Constitución para agregar más delitos al catálogo de prisión preventiva oficiosa. Previo a esta reforma únicamente se establecían seis delitos cuya medida cautelar ameritaba de manera automática la prisión preventiva decretada por el Juez; ahora, con esta reforma, se suman doce delitos a la lista.(2)

En un país en donde casi un tercio (29.37%) de las personas privadas de su libertad no ha recibido una sentencia por el delito que se les investiga,(3) la prioridad debe ser garantizar que las medidas cautelares para delitos que no merezcan prisión preventiva oficiosa sean las idóneas y que realmente se tome en cuenta el perfil y condición de la persona imputada, precisamente la labor de las UMECAS. Esto al tomar en cuenta que existen estudios que demuestran que el 78% de las personas a las que se les determinó una medida cautelar en libertad, sí cumplió con ésta.(4)

Garantizar el buen funcionamiento del sistema de justicia penal también contribuye a combatir la impunidad. #HablemosDeImpunidad.

Consulta el ensayo ganador del segundo lugar del Concurso de Ensayo sobre impunidad en www.impunidadcero.org

* Bianca Bolaños es abogada por la UNAM y analista en Impunidad Cero.

 

(1) Artículo 140 del Código Nacional de Procedimientos Penales.

(2) Diario Oficial de la Federación, “Decreto por el que se declara reformado el Artículo 19 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, en materia de prisión preventiva oficiosa”, 12 de abril de 2019. Disponible aquí.

(3) ENPOL, 2016.

(4) Observatorio UMECAS del Instituto de Justicia Procesal Penal A.C. Disponible aquí.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.