close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Altoparlante
Por Artículo 19
Artículo 19 es una organización, de origen inglés, que por más de 20 años ha trabajado en la... Artículo 19 es una organización, de origen inglés, que por más de 20 años ha trabajado en la defensa y promoción de la libertad de expresión en el mundo. El libre flujo de información por cualquier medio, el intercambio de ideas entre actores, y la transparencia gubernamental son elementos indispensables para una democracia. Por ello, Artículo 19 se dedica a proteger el derecho contra todo acto de censura. Síguenos en Twitter: @article19mex. (Leer más)
Ni perdón ni olvido: a 4 años del caso Narvarte
A cuatro años de los asesinatos se mantiene la impunidad en el caso y las familias han tenido que luchar para lograr la reparación integral del daño.
Por María De Vecchi Gerli y Diego Martínez Valor
31 de julio, 2019
Comparte

El 31 de julio de 2015, la trabajadora del hogar Alejandra Negrete, la modelo colombiana Mile Martín, la activista Nadia Vera, la maquillista Yesenia Quiroz y el fotoperiodista Rubén Espinosa fueron asesinadxs en el número 1909 de la calle Luz Saviñón, en la Colonia Narvarte de la Ciudad de México. El caso, conocido como “Caso Narvarte”, marcó un giro en la percepción del entonces Distrito Federal como un espacio seguro. A 4 años seguimos como sociedad sin saber por qué estas cinco personas fueron torturadas y asesinadas, quiénes ordenaron el homicidio y los feminicidios, en qué contexto se dieron los hechos. Es decir, a 4 años no se ha garantizado el derecho a la verdad de las víctimas y de la sociedad. 

Desde ARTICLE 19, hemos trabajado para entender el contexto y condiciones que permitieron que esto haya ocurrido, cuál fue el papel de los medios en la estigmatización y revictimización de las víctimas, qué impacto han tenido estos hechos y el cómo han sido tratados en las familias de las víctimas. Con este trabajo hemos conocido más de cerca a las víctimas; hemos aprendido que Mile era muy cercana a su familia y le gustaba consentir a sus sobrinxs, que Yesenia era muy amiguera y soñaba con tener una moto rosa, que Alejandra tenía tres hijas y le gustaba comprarse detalles y estaba ahorrando para los 15 años de su hija menor, que a Rubén, además de la fotografía, le movía el ska y la música que hablara de temas sociales; que desde chiquita, Nadia le contaba cuentos a sus compañerxs saliendo de la escuela.  

Lee: Procuraduría quiso pedir perdón por Caso Narvarte con funcionario menor y sin reconocer culpa: CDHDF

También hemos escuchado del impacto que ha tenido en las madres, hermanxs, sobrinxs de las víctimas este suceso. El dolor que han experimentado las familias en este caso, la impotencia y la revictimización por parte de las autoridades son los mismos que viven miles, decenas de miles, cientos de miles de familias de personas asesinadas, desaparecidas, de mujeres víctimas de feminicidios, de familias desplazadas en México. Estos dolores son el resultado de un país en donde la impunidad es la regla y lo ha sido por décadas. Estos dolores son el resultado de una falta de justicia eficaz que garantice de hecho la no repetición de violaciones a derechos humanos. 

Así, a 4 años del multifeminicidio y homicidio de la Narvarte, son las familias de las víctimas directas quienes, convirtiendo su dolor en digna rabia, deben impulsar la continuación de las deficientes investigaciones, pues a pesar de existir una recomendación de la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal (04/2017), a dos años de su emisión ésta no ha sido cumplida ni por la Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de México ni por las otras autoridades recomendadas, como el poder Judicial de la capital del país. 

De esta forma, no sólo debe soportarse el dolor de perder a un ser querido, se debe navegar también ante la impotencia del círculo perfecto de la impunidad que rige en México, del cual el caso Narvarte ha sido un ejemplo emblemático desde el inicio de la investigación. 

Te puede interesar: Gobierno de CDMX incumple con recomendación del caso Narvarte

De esta forma, ni al inicio de la investigación, ni a la fecha, el activismo de Nadia Vera o el fotoperiodismo de Rubén han sido efectivamente desahogados como líneas de investigación sobre el móvil del caso. Asimismo, la única sentencia a uno de los responsables se basó en una declaración aislada y contradictoria de uno de los señalados como responsables materiales, situación que deja más dudas que certezas. 

De esta forma, desde la afirmación de que buscar la verdad de lo ocurrido es una “exquisitez”, realizada por Marco Reyes, entonces Fiscal Central de Investigación para la atención del delito de homicidio, a familiares y abogadxs de las víctimas , hasta el cambio de ministerios públicos encargados de la investigación en tres ocasiones y sin resultado de fondo, la Procuraduría se ha posicionado como una de las principales artífices de una investigación fallida. En este contexto, donde la imposibilidad de conocer la verdad encuentra su origen en el actuar de los mismos responsables de encontrarla, la norma es la existencia de violaciones múltiples a los derechos humanos donde se garantiza que las causas reales de los delitos permanezcan en un plano de desconocimiento para las familias y para la sociedad. 

Por si no fuera suficiente, las familias han tenido que hacer frente a otra batalla, la búsqueda de la reparación integral del daño y la búsqueda de medidas de no repetición. En ambos rubros, ni la Procuraduría Capitalina ni la CDHDF han podido impulsar una adecuada y suficiente reparación, dejando nuevamente a las familias con la carga de impulsar estos procesos que parecen no tener fin, configurando finalmente la doble violencia de la que han sido objeto desde aquel 31 de Julio de 2015. 

Lee: Caso Narvarte: tres años después, no se sabe por qué los mataron; estos son los cabos sueltos del multihomicidio

Pensar en el caso Narvarte nos conecta entonces con la violencia hacia la prensa y con la violencia feminicida, pero más allá de eso nos hace reflexionar sobre el panorama de una crisis de derechos humanos en donde la impunidad es la regla y en la cual se hace cada vez más imperativa la creación de una estrategia coherente en términos de memoria, verdad y justicia para caminar hacia la no repetición; para que efectivamente ningún periodista ni ninguna defensora de derechos humanos sean asesinadxs, y para que no se cometa ni un feminicidio más en el país. Para que este país sea un lugar seguro como las calles que sueña Mirtha Pérez, madre de Nadia Vera cuando dice “una calle para tu nombre no repararía el daño en este país de sombras/tendría que ser una calle donde una mujer pudiera caminar segura/tendría que ser una calle donde cualquier persona pudiera caminar de noche sin sentir miedo”. Sigamos pues trabajando en crear este país lleno de espacios seguros para todxs.

*María De Vecchi Gerli es Coordinadora de Derecho a la Verdad en ARTICLE 19 Oficina para México y Centroamérica Diego Martínez Valor es Abogado de Defensa en ARTICLE 19 Oficina para México y Centroamérica 

**Para conmemorar el cuarto aniversario de los feminicidios de Alejandra, Mile, Nadia y Yesenia y del homicidio de Rubén, hemos creado una plataforma de memoria y verdad en donde se resguardan trabajos relativos al caso. La presentación de esta plataforma se realizará el jueves 1 de agosto de 2019 en Casa Lamm: Av. Álvaro Obregón 99, Roma Norte. 

Les esperamos para acuerpar la exigencia de NI PERDÓN NI OLVIDO de las familias. 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.