Cuba, el sistema revolucionario que suprime el ejercicio de derechos en razón de la seguridad nacional - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Altoparlante
Por Artículo 19
Artículo 19 es una organización, de origen inglés, que por más de 20 años ha trabajado en la... Artículo 19 es una organización, de origen inglés, que por más de 20 años ha trabajado en la defensa y promoción de la libertad de expresión en el mundo. El libre flujo de información por cualquier medio, el intercambio de ideas entre actores, y la transparencia gubernamental son elementos indispensables para una democracia. Por ello, Artículo 19 se dedica a proteger el derecho contra todo acto de censura. Síguenos en Twitter: @article19mex. (Leer más)
Cuba, el sistema revolucionario que suprime el ejercicio de derechos en razón de la seguridad nacional
Si bien en Cuba no se mata o desparece periodistas, los agentes estatales, principales agresores de la prensa, cuentan con un amplio abanico de mecanismos legales y extralegales para silenciar y aislar a quien pretende ejercer sus derechos a la libertad de expresión, acceso a la información, participación pública, reunión y asociación.
Por Artículo 19
14 de agosto, 2021
Comparte

El Programa de Centroamérica y el Caribe de Artículo 19 comenzó a operar en diciembre de 2018 con el propósito de ampliar el trabajo de promoción y defensa de la libertad de expresión y el acceso a la información en la región, en particular en Guatemala, Honduras y Cuba.

Dentro de la complejidad de los contextos que hemos estudiado, Cuba es una demostración de la diversidad de escenarios y retos para la libre expresión en nuestro continente: una isla gobernada desde 1959 por un sistema revolucionario que se proclamó como “un Estado socialista de derecho y justicia social, democrático, independiente y soberano (…) para el disfrute de la libertad, la equidad, la igualdad, la solidaridad, el bienestar y la prosperidad individual y colectiva”; un modelo que ha producido dos Constituciones, una en 1976 y otra en 2019, donde se reconoce la libertad de expresión, de manifestación y en especial de creación artística, pero bajo la rectoría de “la fuerza política dirigente superior de la sociedad y del Estado”, el Partido Comunista de Cuba.

De esta forma, desde 1959 Cuba está gobernada por un único partido político que controla y domina los poderes ejecutivo, legislativo y judicial, así como los medios de comunicación y producción del país. Es así que, a 62 años del inicio del proceso revolucionario, la isla se encuentra sujeta a una lógica política, social y económica de férreo control, en donde el Estado controla hasta la narrativa sobre la cultura y la sociedad, el clima y la cotidianidad, y castiga cualquier variación en la versión oficial sobre lo que Cuba es (o debería de ser).

Un Estado construido para perpetuar el poder bajo una sola ideología, ha construido un andamiaje institucional perfilado para anular cualquier muestra de disidencia. Es decir, en el centro está el partido, no las personas ni sus derechos. Bajo esta óptica, cualquier persona que pretenda buscar, recibir y difundir información o ideas de cualquier índole y por cualquier medio, transita por el activismo a favor de la libertad de expresión en un sistema donde este derecho está negado.

Así, la o el periodista que quiere cumplir con su función social de informar, emprende cada día una resistencia tenaz frente a la sistemática persecución gubernamental. Si bien en Cuba no se mata o desparece periodistas, los agentes estatales, principales agresores de la prensa, cuentan con un amplio abanico de mecanismos legales y extralegales para silenciar y aislar a quien pretende ejercer sus derechos a la libertad de expresión, acceso a la información, participación pública, reunión y asociación.

Cuando se analizan las condiciones de Cuba es imposible no mencionar el embargo económico, comercial y financiero que impuso Estados Unidos desde 1960. La Asamblea General de las Naciones Unidas se ha pronunciado de forma unánime contra el embargo desde 1992 al considerar los múltiples impactos que este ha generado, particularmente en el acceso y disfrute a los derechos económicos, sociales, culturales y ambientales. No obstante, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos ha señalado que las medidas impuestas de manera unilateral por los Estados Unidos no eximen al Estado de Cuba de cumplir con sus obligaciones internacionales ni lo excusa de las violaciones cometidas a la Declaración Americana de los Derechos y Deberes del Hombre.

Por su parte, organizaciones de la sociedad civil internacional y organismos de derechos humanos han denunciado que el gobierno de la isla ha usado como excusa dichas condiciones para ejercer una política represiva hacia la libertad de asociación, de expresión y de reunión, todo en nombre de la seguridad nacional.

El año 2021 han sido particularmente complicado para Cuba y su ciudadanía. La pandemia y sus restricciones de movilidad para viajeros que impactó en el turismo hacia la isla, la escasez de alimentos, el previo endurecimiento de las sanciones y restricciones de Estados Unidos que limitaron el envío de remesas durante la administración Trump (y que Joe Biden no ha modificado) además del rebrote del COVID 19, han supuesto un escenario complejo para las ya de por sí difíciles condiciones a las que se enfrentan las y los cubanos en el día a día.

En este contexto, el Programa de Centroamérica y el Caribe documentó de enero a junio de este año, 305 agresiones a 42 personas dedicadas a la labor periodística. En el caso de personas activistas han sido contabilizadas 276 agresiones a 23 hombres y mujeres, al intentar ejercer su libertad de expresión. Aunque los tipos de agresión han sido variados, es posible observar una tendencia importante hacia el arresto domiciliario -no permitir que las personas salgan de sus domicilios sin procedimiento judicial de por medio- y las detenciones arbitrarias, actos perpetrados por agentes de Policía Nacional Revolucionaria y el Departamento de Seguridad del Estado.

Por su parte, el mes de julio estuvo marcado por protestas masivas, registradas el día 11, en más de 50 localidades en Cuba, bajo el grito de libertad y en demanda de alimentos, medicinas y servicio médico, entre otros. Como respuesta, el gobierno implementó un operativo represivo que dejó como saldo 800 personas detenidas/desaparecidas, de acuerdo al registro elaborado por la organización Cubalex.1

En tanto, Artículo 19 documentó agresiones contra 15 periodistas, de los cuales 9 fueron detenidos, y de ellos, 5 fueron sujetos a proceso penal, acusados del delito de desorden público; les fue dictada la medida cautelar de arresto domiciliario, por lo que permanecen en sus casas sin poder salir. En tanto, uno de ellos, Orelvys Cabrera, permanece en prisión.

Aunque el gobierno ha tomado medidas temporales y excepcionales de liberación a la importación de alimentos y medicinas para aligerar la situación para la ciudadanía, es importante que se generen espacios de diálogo para la sociedad civil donde se escuchen sus demandas y propuestas. Para esto es necesario abandonar la idea de que toda expresión de descontento proviene de un plan orquestado para desestabilizar el país y aceptar que en muchas de las voces que se han expresado en los últimos días se encuentra un clamor legítimo que debe ser atendido.

@Article19mex

 

 

1  CUBALEX, Personas detenidas/desaparecidas, excarceladas, desaparición forzada, detenidas, 2021. Disponible aquí.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.