Envenenar el pozo de la prensa - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Altoparlante
Por Artículo 19
Artículo 19 es una organización, de origen inglés, que por más de 20 años ha trabajado en la... Artículo 19 es una organización, de origen inglés, que por más de 20 años ha trabajado en la defensa y promoción de la libertad de expresión en el mundo. El libre flujo de información por cualquier medio, el intercambio de ideas entre actores, y la transparencia gubernamental son elementos indispensables para una democracia. Por ello, Artículo 19 se dedica a proteger el derecho contra todo acto de censura. Síguenos en Twitter: @article19mex. (Leer más)
Envenenar el pozo de la prensa
México se encuentra en un escenario donde si periodistas cotejan datos, exigen información o critican políticas, el resultado es la descalificación a su persona.
Por Pedro Cárdenas Casillas
5 de junio, 2020
Comparte

Le muerden la mano a quien les quitó el bozal”. 1

Estamos viviendo en temporada de zopilotes”. 2

Prensa inmunda”. 3

Andrés Manuel López Obrador, presidente de la República

 

En la retórica existe una falacia de argumentación llamada “envenenar el pozo”. En esta figura de estilo se da al público información negativa de un “adversario”, sea esta falsa o verdadera, con la intención de desacreditarle o ridiculizarle. Ésta parece ser la estrategia del gobierno en este nuevo sexenio.

Cuando una periodista pide al gobierno federal que publique sus análisis predictivos sobre contagios y muertes por COVID 19 en la conferencia mañanera del 2 de abril, López Obrador aludió al tema diciendo “es temporada de zopilotes”. Durante los siguientes días las redes sociales de la periodista se inundaron de insultos, ataques a su trabajo, a su persona y memes. Desde entonces, varios periodistas han sido dibujados como animales carroñeros.

Este escenario es sólo una de las más de 600 agresiones que ARTICLE 19 ha documentado desde el inicio de este sexenio. En el informe anual, “Disonancia: Voces en disputa”, se explica cómo en el 2019 los poderes ejecutivos de varios municipios y estados del país utilizaron el mismo tipo de retórica de agresiones contra la prensa en contextos locales. Además de la capital, Quintana Roo, Guerrero, Puebla, Oaxaca y Veracruz surgen como estados problemáticos.

ARTICLE 19 ha expresado en múltiples ocasiones su preocupación y su condena por la estigmatización de periodistas y medios. Pero, ¿por qué es la estigmatización por parte de autoridades considerada una agresión contra la prensa? Después de todo, ¿no están las y los gobernantes simplemente ejerciendo sus derechos? El mismo presidente ha dicho: “La libertad implica mensajes de ida y vuelta porque se habla mucho de la libertad de expresión y se niega la posibilidad de la réplica”.4

Aunque la presidencia y demás funcionarios tienen derecho a la libertad de expresión, esta argumentación ignora un factor de suma importancia: el factor poder. Son funcionarios públicos quienes no sólo hablan por sí mismos, sino por el Estado mexicano. De acuerdo con los estándares de libertad de expresión emitidos por el sistema interamericano de derechos humanos (CIDH y la Corte Interamericana), este rol implica mayor tolerancia a la crítica y al escrutinio público5, así como la obligación de adoptar un discurso público que contribuya a prevenir la violencia contra periodistas6.

El presidente y demás agentes del Estado podrían replicar con más información, cotejar datos, resaltar cuando la prensa se equivoque, o publique información no verificada. Ahí radica su derecho a la libertad de expresión. No obstante, han optado por envenenar el pozo: ridiculizar, atacar la imagen y compartir información negativa sobre las y los periodistas.

México se encuentra en un escenario donde si periodistas cotejan datos, exigen información o critican políticas, el resultado es la descalificación a su persona. Si dos particulares se insultan entre sí, el daño posiblemente se quede entre las dos partes. No obstante, cuando las y los funcionarios públicos denuestan, el efecto puede ser mucho mayor:

Esta gráfica, resultado de un análisis de agresiones documentadas por ARTICLE 19 en el 2019 resalta claramente la problemática. En el eje X (horizontal) se muestran las agresiones contra la prensa por gobernantes y partidos políticos. En el eje Y (vertical) las agresiones por otros tipos de actores. En rojo, los estados donde más se “envenenó el pozo” de la prensa: estigmatizaciones por medios oficiales, bloqueos informativos y campañas de desprestigio vinculadas a gobernantes y partidos políticos7.

Si bien esta visualización no es un análisis de causa-efecto, sí resalta un escenario problemático: Consistentemente, los estados donde más se estigmatiza, se desprestigia, y se bloquea a la prensa son también los estados donde más agresiones hay contra periodistas y medios.

La relación entre el discurso y agresiones también se resalta en la publicación Tecnoartillería Política8, del Signa Lab del ITESO. En un breve estudio analizaron las tendencias de apoyo y crítica a la llamada Cuarta Transformación. En oposición resaltan el rechazo a la figura presidencial: #AMLORenunciaYa, #ElPeorGobiernoDeLaHistoria, #LopezYaSeVa, entre otras. Pero de 18 tendencias identificadas en las redes de apoyo de López Obrador, ocho se enfocan en la prensa. #IrvingChillon, #LadyCarroñera, #LordImbecil son ejemplos de cómo apoyar al presidente no significa defender sus posturas, sino atacar periodistas.

Andrés Manuel López Obrador y las personas agentes del Estado pueden ejercer su libertad de expresión. Pero no deben olvidar que gobiernan uno de los países más peligrosos para ser periodista. El definir a la prensa como “adversarios” es potencialmente justificar y dar pauta a más agresiones.

Envenenar el pozo desde una posición de autoridad implica la censura, la intimidación y el miedo; implica el daño al derecho a la libertad de expresión de periodistas y medios, y un daño al derecho al acceso a la información de todo México. Envenenar el pozo implica potencialmente 609 agresiones, entre ellas 10 asesinatos.

* Pedro Cárdenas Casillas (@pedro_cc90) es investigador de Documentación y Seguimientos de Casos en Protección y Defensa de Artículo 19.

 

 

1    Morales, A. y Canchola, A. (2019, 31 octubre). Le muerden la mano a quien les quitó el bozal. El Universal. Obtenido de aquí.

2    Domínguez, P. (2020, 2 abril). Los temas de AMLO en la mañanera del 02 de abril. Milenio. Obtenido de aquí.

3    Redacción. (2019, 7 noviembre) 17 frases de AMLO contra la prensa, aunque dice que no los estigmatiza. La Silla Rota. Obtenido de aquí.

4  Rodriguez, A. (2018, 5 noviembre). AMLO llama “amarillista” a Proceso; la libertad implica mensajes de ida y vuelta, dice. Proceso. Obtenido de aquí.

5 Comisión Interamericana de Derechos Humanos. (1995, 17 febrero) Informe Anual de la Comisión Interamericana de derechos humanos 1994. Organización de los Estados Americanos. Obtenido de aquí.

6 Oficina de la Relatoría Especial para la Libertad de Expresión (2010). Marco Jurídico Interamericano sobre el Derecho a la Libertad de Expresión. Organización de los Estados Americanos. Obtenido de aquí.

7  Ver metodologías de investigación y definiciones de agresiones aquí.

8  Signa Lab (2020, 6 mayo). Tecnoartillería política. Antecedentes y puntos de partida para abordar los comportamientos anómalos de cuentas en redes sociales. ITESO. Obtenido de aquí.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.