close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Altoparlante
Por Artículo 19
Artículo 19 es una organización, de origen inglés, que por más de 20 años ha trabajado en la... Artículo 19 es una organización, de origen inglés, que por más de 20 años ha trabajado en la defensa y promoción de la libertad de expresión en el mundo. El libre flujo de información por cualquier medio, el intercambio de ideas entre actores, y la transparencia gubernamental son elementos indispensables para una democracia. Por ello, Artículo 19 se dedica a proteger el derecho contra todo acto de censura. Síguenos en Twitter: @article19mex. (Leer más)
Retos de la Radio Comunitaria en América Latina
En América Latina, la comunicación se ha poblado de una constelación de apellidos emparentados entre sí; la comunicación alternativa, popular, educativa, para el desarrollo, comunitaria y ciudadana son las bases de lo que hoy experimentamos como radios comunitarias y de la lucha por legitimar su operatividad en nuestra región latinoamericana.
Por Artículo 19
13 de noviembre, 2015
Comparte

En semanas pasadas, en la Cumbre de la Alianza para Gobierno Abierto 2015 con sede en México, tuve la oportunidad de exponer los retos de las Radio Comunitarias en América Latina. Si bien es cierto, la información es “PODER” y esta frase la escuchamos a diario en muchos escalafones de la estructura tanto política, económica y social de nuestro país México, así como de los países de América Latina.

Mantener controlada la información permite tomar decisiones lejos de las miradas y las críticas de otros grupos.

También permite beneficiar ciertos intereses sobre otros sin dar explicación al respecto, esconder los errores y las fallas cometidas en la gestión del gobierno, y facilitar la opacidad que favorece las condiciones para la corrupción.

En suma, el control de la información puede, de cierto modo, hacer más fácil la tarea de gobernar, aunque esto siempre sucede a costa de los derechos y los intereses de la ciudadanía en su conjunto.

Contra esta manera de ejercer el poder se erige la democracia, cuya trayectoria histórica también puede interpretarse como un proceso para abrir los controles de la información al escrutinio público y para hacer más transparente el ejercicio del poder y la información que antes se reservaba para quienes gobiernan.

Dentro del papel y surgimiento de las radios comunitarias, desde los años 60’s podemos apreciar su gran participación para cristalizar los mecanismos de participación social en una estructura rígida dentro de las democracias latinoamericanas.

Sin embargo, los medios de comunicación son producto y reflejo de la sociedad, al tiempo que también tienen la capacidad de reforzar y legitimar los valores, las costumbres y las creencias que se comparten en una sociedad.

Un aumento en la concentración de la propiedad de los medios, la disminución en la regulación mediática y una sociedad participativa con más canales de expresión, están dando paso a que una gran concentración en la propiedad mediática disminuya en manos de las grandes corporaciones mediáticas en el mundo, cuestión que las radios comunitarias enfrentan hoy día.

Hay que recordar que el papel de la radio comunitaria no es nuevo. En América Latina, la comunicación se ha poblado de una constelación de apellidos emparentados entre sí; la comunicación alternativa, popular, educativa, para el desarrollo, comunitaria y ciudadana son las bases de lo que hoy experimentamos como radios comunitarias y la lucha por legitimar su operatividad en nuestra región latinoamericana.

Si bien es cierto, el debate entre lo legal y lo legítimo es hito en la concesión de funcionamiento de las radios comunitarias en nuestros países, incluso en México. A pesar de presentarse modificaciones legales hacia la apertura de las telecomunicaciones, los sistemas “democráticos” aún limitan la legitimidad de dichas radios comunitarias callando en muchas ocasiones escenarios de transparencia que llegan a afectar a los sistemas gubernamentales y económicos de occidente.

En América Latina en las décadas de los 70’s y 80’s las radios comunitarias se conocieron muy de cerca en el mundo popular y su importancia en la sociedad. La proliferación de éstas y la apuesta por una organización popular y democrática articulada, llenó y hasta suplió las utopías políticas de ese entonces y que hoy, vuelven a retomarse en otro status quo pero con bases legítimas de apertura social y participación comunitaria.

Dentro de la legitimación de las radios comunitarias y sus retos, la comunidad latinoamericana debe voltear hacia Colombia, quien es unos de los países más avanzados en cuanto a legislación de medios, porque se les da reconocimiento a las “Radios Comunitarias” a partir de su Constitución de 1991, donde estipula que los ciudadanos colombianos tienen el derecho constitucional de recibir información libre, no mediada o censurada; además tienen el derecho a tener medios propios para no ser sólo consumidores de propuestas hechas por otra gente, sino que tengan la posibilidad de ser ciudadanos activos, artífices de sus propios cuentos, de sus propios sueños, de sus propios discursos políticos.

Si bien es cierto el debate de su legalidad continúa, sin embargo, será una realidad activa solamente cuando la sociedad civil impulse estos temas y participe dentro de las radios comunitarias y logren así reactivar su papel dentro de las agendas gubernamentales para lograr voces que equilibren la balanza de poder entre gobierno y sociedad.

Otro punto que se debe considerar dentro de la participación social en las Radios Comunitarias es el apego a una forma profesional de ejercer el periodismo. Este punto, no sólo depende de la convicción ética del propio periodista, sino también del medio en el que trabaja y que le permite la posibilidad de investigar, verificar y presentar la información de forma independiente y autónoma.

Lo anterior, se considera con base en lo que autores como Noam Chomsky sostienen en donde “los intereses corporativos que se imponen en las decisiones de los contenidos pueden terminar por favorecer sólo determinadas versiones de la realidad y esconder otras que, o bien resulten “poco vendibles” o sean contrarias a dichos intereses”, situación que debe anteponerse ante el fungir de la radio comunitaria para realmente garantizar una comunicación legal, democrática, transparente y participativa.

La perspectiva hacia el futuro de las radios comunitarias consiste en lograr una gran red comunitaria formada por instituciones radiofónicas con proyectos claros y sólidos. Esta necesidad de las radios comunitarias deberá operar de manera corresponsable y descentralizada, generando una incidencia en la opinión pública, jugando un rol protagónico junto a otros actores sociales y en donde la sociedad civil sea rectora de la defensa de su voz y democracia.

 

* Luis Furukawa (@LuisFurukawa) es Licenciado en Relaciones Internacionales por la Universidad del Mar, Locutor de Radio y Corresponsal de Noticias, Gestor Cultural , CEO de @FMRadioMX y actualmente estudia la Maestría en Ciencias Políticas por la Universidad Popular Autónoma del Estado de Puebla.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte

¡Muchas gracias!


Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.