2015: en deuda con nuestros niños y maestros - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Aprender es mi derecho
Por Mexicanos Primero
Mexicanos Primero es una iniciativa ciudadana integrada por activistas con diversas experiencias,... Mexicanos Primero es una iniciativa ciudadana integrada por activistas con diversas experiencias, formaciones e historias, unidxs a favor de una causa: promover y defender el derecho a aprender de todas las niñas, niños y jóvenes en México, así como el de sus maestrxs. Buscamos contribuir a la construcción de una sociedad incluyente y justa en la cual cada persona puede llegar a ser la mejor versión de sí misma, convencidxs de que la vía principal para desarrollar esa sociedad es la educación. Como unidad de investigación aplicada, realizamos estudios y desarrollamos propuestas para fortalecer la política educativa y activar a la sociedad a favor de la educación en México. (Leer más)
2015: en deuda con nuestros niños y maestros
2015 queda en deuda respecto a la renovación del pacto entre Sociedad/Estado y nuestros maestros, y el derecho a una educación de calidad para niñas, niños y jóvenes sigue lejos de ser una realidad.
Por Mexicanos Primero
31 de diciembre, 2015
Comparte

Por: Alejandro Ordóñez González (@alex_ordnz

En el tercer año de la Reforma Educativa, hay ahorros millonarios con la centralización de la nómina, mayor regulación de plazas y promociones, focalización en programas a escuelas, concursos para el ingreso y las primeras evaluaciones docentes. Sin embargo, 2015 queda en deuda respecto a la renovación del pacto entre Sociedad/Estado y nuestros maestros, y el derecho a una educación de calidad para niñas, niños y jóvenes sigue lejos de ser una realidad.

1. Lo político sobre lo educativo

Un viernes 29 de mayo nos sorprendería un escueto comunicado de la Secretaría de Educación Pública (SEP). Éste anunciaba la suspensión de todo proceso de evaluación (ingreso, promoción y desempeño). Con ello, el Estado derrumbaba un pilar de la Reforma Educativa.

Dos días más tarde, el Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación (INEE) acusó a la SEP por invadir sus atribuciones en una decisión que atentó contra el derecho de la niñez y contra el derecho de los maestros a evaluarse. Así, solicitó al Gobierno de la República dejar sin efectos la suspensión.

Ante el silencio de la SEP, el poder Judicial resolvió un amparo y suspendió la suspensión de la prueba. Tras el fallo del juez, el todavía titular de la SEP, Emilio Chuayffet, justificó la decisión por “nuevos elementos encontrados” que comprometían los concursos. Penoso argumento que dejó algo en claro: en días electorales, en una maniobra política para contener a la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), el Gobierno de la República se supo capaz de emitir una comunicado violatorio a la Constitución y Tratados Internacionales, que invadió extralegalmente las atribuciones del INEE, para luego desdecirse.

El INEE ‘se la perdonó’ y declaró: a la siguiente sí habrá controversia. Esta reacción tibia invita a que el gobierno de Enrique Peña Nieto dicte instrucciones como la que dio, por una razón: porque cree que puede. Eso es lo grave, saberse impune. La autonomía conferida al INEE en 2012 no se le otorgó para realizar exámenes; la tiene para reaccionar a la altura de la coyuntura.

2. La evaluación como fin

La evaluación docente contó este año con el aval de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) y con el respaldo de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), por ser un mecanismo planteado para asegurar la calidad educativa atendiendo al interés superior de la infancia y la juventud. A su vez, la evaluación tendría que brindar retroalimentación relevante y pertinente a nuestros docentes acercándoles oportunidades de desarrollo profesional y personal basadas en el mérito. Sin embargo, para los maestros, ésta fue una evaluación forzada, un fin de la administración, mas no un medio hacia su aprendizaje profesional.

Según la SEP, a la evaluación de desempeño acudieron 86.2% de los convocados, casi 129,162 docentes; siendo Guerrero (93.2%), Oaxaca (55.9%), Chiapas (34.2%) y Michoacán (29.3%) donde el porcentaje de participación fue menor debido a actos violentos ejercidos por la CNTE.

Para los maestros no fue una participación exitosa: se evaluaron por temor a posibles consecuencias punitivas; acudieron por miedo al despido. No recibieron información oportuna sobre la evaluación como su derecho a un diagnóstico de las áreas de mejora de su práctica docente; tampoco se aseguró de que cada maestro supiera que un buen desempeño en la prueba impacta positivamente en su promoción y salario. Por el contrario, se les llamó a la fuerza, a cumplir con una obligación.

Sedes militarizadas, traslados y jornadas mayores a 11 horas, complejos saturados, dificultades técnicas en las plataformas, cambios a último momento, bibliografías obsoletas, desinformación, y más, llenan los relatos de maestros. “No nos merecemos ese trato”, comenta una profesora de Nuevo León en cuya sede fue obligada a depositar sus pertenencias en bolsas de plástico; “que se evidencie cómo nos están llevando a evaluar, nos sentimos acorralados”, añade un profesor de San Luis Potosí; “maestros en mi zona descuidaron a su grupo por prepararse para la evaluación, memorizando planeaciones didácticas”, agrega una supervisora de Veracruz.

¿Y el INEE?

  1. Dejó fuera a observadores ciudadanos en los componentes presenciales de la evaluación para la permanencia. Se impidió que hubiese testigos para documentar las condiciones de la aplicación de instrumentos.
  2. Anunció en los criterios de evaluación (p. 15) que los maestros podían no presentar el examen de competencias y conocimientos, la tercera de cuatro etapas establecidas para la evaluación, sin consecuencias, siempre y cuando el docente hubiese presentado las otras etapas. ¿Cómo entonces se podrá dar apoyo a la medida de cada maestro sin un examen que precise áreas de mejora? ¿Quiere decir que la estrategia de formación que se tiene pensada será genérica?
  3. Aceptó, en un congreso nacional, que fue una evaluación apresurada, con plazos impuestos por la SEP. ¿Y su autonomía?
  4. Señaló que por la larga duración de la prueba, las dificultades técnicas y las condiciones amenazantes en las sedes, los maestros habían sido evaluados bajo fuerte tensión.

Es un acierto que la selección para el ingreso al Servicio Profesional Docente (SPD) suceda por concurso, al igual que la promoción y ascensos a directores o supervisores. Pero la voz de los maestros nos obliga a cuestionarnos si esta evaluación identifica a los mejores docentes y si ésta les acerca oportunidades de desarrollo profesional.

Hasta ahora, la evaluación está centrada en competencias y enfoques básicos (de su materia, la normatividad y programación del sistema educativo), pero sigue ausente un enfoque en su práctica de aprendizaje con los niños y de colaboración con sus pares y con familias. Aún falta incorporar aspectos relevantes como la autoevaluación, la observación entre pares, el trabajo en el aula y la voz de los alumnos para que la evaluación sea idónea.

3. La CNTE, Oaxaca y el IEEPO

A inicios de año, en Oaxaca, 81,300 maestros recibieron un sueldo como el que recibieron 6,904 aviadores. El Gobierno local avaló el listado que la Sección XXII elaboró y, bajo sus condiciones, el Gobierno Federal a través de la Secretaría de Gobernación (Segob), accedió a otorgar un pago que, sin ser verificado, violó la ley.

La Sección XXII intentó tomar la Ciudad de México, pero no logró llegar al Zócalo. Quería más plazas: otras 8 mil (la CNTE sin llenadera). Si en Oaxaca hubiera tantos docentes, habría un maestro por cada 12 alumnos y no habría una sola aula saturada ni escuelas multigrado, como las que abundan en las zonas marginadas, rurales e indígenas de la entidad.

El perfeccionado método de presión de la CNTE sumado a la complicidad gubernamental consiguió cinco reuniones –en lo oscurito- los días 8, 9, 10, 11 y 12 de febrero, de las cuales aún no sabemos quiénes estuvieron ni qué se pactó. La autoridad incumplió la instrucción expresa del Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (INAI) de realizar la búsqueda exhaustiva que rinda cuentas sobre los acuerdos, minutas o memorándums, así como los nombres de los presentes en las reuniones.

¿Y los niños? De nuevo sin clases. La respuesta del Estado fue ceder, pues al parecer los niños no generan pérdidas millonarias a la economía -al menos no a corto plazo- ni costos políticos si no van a clases, pero un plantón sí.

Tras la centralización de la nómina a mediados de año, se reestructura el Instituto Estatal de Educación Pública de Oaxaca (IEEPO), rompiendo con décadas de control político y financiero de la CNTE sobre el sistema educativo estatal. Un paso crítico para sacar a Oaxaca del estado de excepción, para acompañar a sus maestros e implementar los programas con transparencia en las zonas con mayor necesidad; con este acto, habrá mayor continuidad de clases y los niños dejarán de pagar el precio de las luchas de poder. 

4. Relevo en la SEP

En marzo, Emilio Chuayffet presumía la recuperación de la rectoría del Estado en Educación a través de los avances de la reforma educativa: reformas, leyes secundarias y locales, centralización de la nómina, arranque del SPD y la polémica entrega de tablets. Sin embargo, fue la acumulación de tres años de desaciertos como titular de la SEP lo que obligó el cambio de estafeta por Aurelio Nuño. Fue su silencio ante las crisis (CNTE, Politécnico, Ayotzinapa e Iguala, Oaxaca, la prueba ENLACE, y un largo etcétera), y tal su incapacidad para implementar una reforma cercana a las comunidades escolares, lo que provocó su salida.

Nuño pisó el acelerador a fondo con 7 propuestas para implementar la Reforma. Un intento de la administración federal por recuperar una imagen maltratada por las crisis sociales, financieras y políticas acumuladas en medio sexenio. Sin embargo, si la Reforma le sigue siendo ajena a los maestros y familias, y si los compromisos de la SEP no se concretizan en mejores oportunidades para que los niños aprendan, el terreno educativo seguirá erosionándose.

5. Robo del siglo y fallo histórico

Se centralizó la nómina, pero no se detuvieron los pagos ilegales (cifra que asciende a 35 mil millones de pesos al año). El Abusómetro, iniciativa que lleva el conteo del desvío, cumplió un año en agosto, pero a la fecha, la SEP sólo ha “corregido” la cifra: redujo a 261,927 los 298,174 pagos irregulares que siguen desviando recursos para la educación. Falta voluntad política por parte del Gobierno de la República, SHCP y SEP por poner orden a la nómina y poner fin al malgasto.

La publicación de sueldos de la CNTE fue reveladora. Hay ya una denuncia penal en contra de Rubén Núñez, y otra en contra de José Ortega, secretarios generales de las Secciones XXII (Oaxaca) y XVIII (Michoacán), respectivamente. Ambos reciben sueldos mensuales superiores a los 100 mil pesos ocupando plazas docentes. Las denuncias documentan faltas injustificadas a su labor “docente” de por lo menos 60 días (Núñez) y 99 días (Ortega) por acciones realizadas fuera de su localidad en horario de clases (mítines, plantones, marchas). La demanda presentada ante la Procuraduría General de la República incluye a funcionarios locales y federales. Un primer paso para corregir las irregularidades. 

En marzo, la SCJN dictó una sentencia histórica que resolvió una demanda de amparo (323/2014) a favor del derecho a la educación. La demanda, elaborada por una Organización de la Sociedad Civil (OSC), incluyó a la Auditoría Superior de la Federación (ASF) por su omisión al no ejercer todas sus facultades para sancionar el desvío ilegal de recursos públicos del Fondo de Aportaciones para la Educación Básica y Normal (FAEB).

La SCJN ordenó a la ASF iniciar con los procesos administrativos y/o penales en contra de servidores públicos federales y locales que pagaron y/o recibieron recursos fuera de la ley. Este fallo sienta precedente al reconocer el interés legítimo de una OSC en la defensa de derechos humanos de terceros y demuestra que el derecho a la educación es exigible y justiciable. Los ciudadanos podemos emplear el juicio de amparo para denunciar la corrupción y asegurar que el recurso de nuestros impuestos se utilice bien.

2016, ¿el año de los maestros?

Para 2016 se espera el plan de fortalecimiento de la educación inicial y de las normales del país, además de un renovado modelo educativo y actualización de los programas de estudio. Es obligación de la Federación dar a conocer a la brevedad el nuevo sistema de formación continua.

El INEE requiere ejercer su autonomía. Aún le cuesta trabajo defenderse y defender a los maestros (a quiénes se debe). La ciudadanía respaldará su firmeza, puesto que no se está evaluando a máquinas, sino a personas cuya responsabilidad es la más grande de una sociedad: la formación de la infancia.

Si la evaluación continúa siendo un fin en sí misma, inconexa de la formación de maestros (inicial y continua), seguiremos maltratando a nuestros maestros y perjudicando a sus alumnos. Urge revisión del perfil docente y perfeccionamiento de los mecanismos para la selección, promoción y permanencia que garanticen dos objetivos: 1. Que las niñas y niños tengan a los mejores docentes al frente de su aula, y 2. Que el proceso se avoque a cuidar y alentar el acompañamiento de nuestros profesionales del aprendizaje.

Con este balance, los ciudadanos tenemos corresponsabilidad:

  1. Ser más exigentes con las autoridades y ejercer los recursos jurídicos que tenemos a nuestro alcance: solicitudes de información, amparos ante actos de autoridad violatorios de derechos y denuncias penales contra los corruptos. Al activar la oxidada maquinaria del sistema, la ley se cumple. Los líderes sindicales corruptos no son invencibles ni intocables.
  2. Ser firmes en la defensa de la cultura de la evaluación pero cautos en la defensa de sus mecanismos. Urge abogar por una evaluación digna, evidenciar el maltrato hacia los maestros y hacer que la autoridad responda a la altura.
  3. Acompañar a los maestros: darnos cuenta de lo que están viviendo, sentir empatía con ellos y exigir a la autoridad el acompañamiento que merecen. Son necesarios: más interacción, trabajo colaborativo, conversaciones y experiencias de intercambio que nos acerquen como sociedad con nuestros maestros y escuelas, necesitamos más campañas de apoyo para reconocer a quienes dan su vida por las niñas y los niños.

Los ciudadanos no podemos permitir que el 2016 vuelva a quedar en deuda con el derecho de niñas, niños y jóvenes a una educación de calidad ni en deuda con nuestros maestros. Los verdaderos maestros –los más- nos necesitan a su lado. La verdadera reforma no ocurrirá desde el gabinete, ésta se gestará desde las aulas siempre y cuando estemos unidos en ellas: la voz de los niños, maestros, familias, ciudadanía y Estado.

 

 

* Alejandro Ordóñez González es codirector de participación en @Mexicanos1o.

[email protected] | www.mexicanosprimero.org

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.