Arcoíris para Rodrigo
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Aprender es mi derecho
Por Mexicanos Primero
Mexicanos Primero es una iniciativa ciudadana integrada por activistas con diversas experiencias,... Mexicanos Primero es una iniciativa ciudadana integrada por activistas con diversas experiencias, formaciones e historias, unidxs a favor de una causa: promover y defender el derecho a aprender de todas las niñas, niños y jóvenes en México, así como el de sus maestrxs. Buscamos contribuir a la construcción de una sociedad incluyente y justa en la cual cada persona puede llegar a ser la mejor versión de sí misma, convencidxs de que la vía principal para desarrollar esa sociedad es la educación. Como unidad de investigación aplicada, realizamos estudios y desarrollamos propuestas para fortalecer la política educativa y activar a la sociedad a favor de la educación en México. (Leer más)
Arcoíris para Rodrigo
Por Rodrigo y por todas, todos y todes quienes han sido discriminados e invisibilizados, continuaremos trabajando para que se garanticen sus derechos y haya una verdadera cultura de respeto, protección y promoción de la diversidad; para que la escuela sea un espacio seguro de aprendizaje y convivencia, de inclusión, solidaridad y empatía.
Por Tus amigas y amigos de Mexicanos Primero
24 de junio, 2022
Comparte

Cuando pensamos en Rodrigo, nuestro Ro, recordamos su inagotable alegría, su valentía y sus ganas de cambiar el mundo. Fue nuestro compañero, un activista por los derechos humanos que dio batalla y ejemplo de vida hasta su última jornada.

Nos gusta imaginarlo feliz cada que vemos ondear una bandera de colores, pero también nos es inevitable imaginarlo siendo niño cada vez que abordamos, desde nuestra trinchera por la educación, la inclusión.

Pensamos en él, y desde su experiencia pensamos en todas y todos los niños. Lo imaginamos dibujando, sentado en los recreos, conversando y riendo, mientras algunos de sus compañeros juegan fútbol, deporte que, por cierto, no le gustaba. Lo imaginamos en la adolescencia, confundido por los cambios propios de la edad, pero sin perder la alegría y las ganas de hacer coreografías “padres” de las canciones de moda; lo visualizamos cuando empezó a notar que se sentía diferente, con gustos y pasatiempos distintos a los de la mayoría de sus compañeros varones.

Pensamos en Ro, nuestro amigo que tanto amor dio, sintiéndose apartado, incomprendido, acosado, burlado, excluido… y pensamos también en los muchos adolescentes hombres, mujeres y no binaries que -incluso hoy en día- cursan su trayectoria escolar sin la información, contención, protección y respaldo adecuados.

Rodrigo fue un luchador creativo que enfrentó los estereotipos y rompió un mundo para crear otro mejor y más justo; no sólo para él, también para los que caminaron a su lado, para los que vienen y para los que vendrán. Dio todo de sí en ese proceso, y cada paso suyo resonó con honor y arrojo. Basta decir que un día nos sorprendió llegando a trabajar en falda, mostrando que la vestimenta no define a las personas. Aquello no fue un performance, fue una declaración; fue abrazar aquello que le perteneció siempre.

Fue afortunado al contar con una red de apoyo de familiares y amistades, y gracias a su talento pudo combinar dos grandes pasiones: la comunicación y el activismo, defendiendo los derechos de la niñez y la primera infancia. Ro fue y es un gran compañero activista: alegre, risueño, alguien que le ponía mucho empeño al trabajo, siempre dispuesto a apoyar y animar cuando algo no salía bien; conocerlo nos dejó muchos aprendizajes.

Haber hecho un tramo del camino junto a Ro ha fortalecido nuestra convicción sobre la importancia de ser fieles para consigo mismo, con sí misma, con sí misme, pues sólo de este modo transitaremos por la vida liberados de las emociones negativas. La luz interior es tal vez uno de los tesoros que debemos cultivar con mayor ahínco; a Ro le guardamos una permanente gratitud por ese legado. Falta un largo trecho, pero cada esfuerzo en este camino será, de parte de sus colegas y amigos, un arcoíris para Rodrigo.

Ro nos mostró que lo importante es amar, amar mucho, y buscar ser siempre la mejor versión de uno mismo. Que la orientación y la identidad sexual son dimensiones inalienables de la esencia de cada ser humano, como lo son, entre muchos otros, el carácter, la personalidad, los talentos y habilidades que nos hacen únicos, pero que no nos delimitan y encasillan, pues somos mucho más que eso.

Aunque somos diferentes, todas, todos y todes tenemos la necesidad de pertenecer y ser incluidos, lo cual no es una excepción en los espacios y procesos educativos. Cada estudiante merece una escuela como Ro la imaginó, una en la que se le garantice su derecho a aprender y a participar, que son facetas, como en un diamante, del único derecho: el derecho a ser como quiera ser.

La escuela, comunidad de aprendizaje, se convierte en una contradicción, se traiciona a sí misma cuando es excluyente. Justamente como laboratorio y taller de la nueva sociedad que nos toca construir, es responsabilidad de cada persona que sea un espacio sin violencia ni discriminación, un espacio de bienvenida; un espacio que no niegue la diversidad, ni tampoco meramente la tolere… que rechace la desigualdad, que es impuesta y odiosa, precisamente porque abraza y celebra la diversidad, que es originaria y enriquecedora.

Tenemos que dar los pasos -familias, docentes, autoridades, activistas- para que, en forma pedagógica y respetuosa, de manera intuitiva y deliberada, se aborde el tema, no sólo y no restrictivamente como contenido de los planes de estudio, sino desde cada jornada: en el compromiso ético de la conversación y la interacción desde la dignidad, en la construcción conjunta de relaciones auténticas de colaboración y de justicia, de aprecio y de expresión para cada integrante de cada grupo.

En estas fechas que conmemoran la visibilidad y la lucha por los derechos de la comunidad LGBTTTIQ+, hacemos un homenaje a Rodrigo a través de este compromiso: por él y por todas, todos y todes quienes han sido discriminados e invisibilizados, continuaremos trabajando para que se garanticen sus derechos, se sientan y sean representadas, representados y representades; para que haya una verdadera cultura de respeto, protección y promoción de la diversidad; para que la escuela sea un espacio seguro de aprendizaje y convivencia, de inclusión, solidaridad y empatía.

Te celebramos, Ro. Somos afortunados de trabajar y enfrentar la dificultad, y celebrar los logros junto a un gran ser humano como tú; te tenemos presente en la mente y el corazón, cantando feliz y a todo pulmón; muchas gracias por todo lo que nos dejaste aprender de ti. Te recordaremos siempre como un defensor de derechos, principalmente, el derecho a ser feliz.

* Tus amigas y amigos de Mexicanos Primero.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.