Casi (in)visibles - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Aprender es mi derecho
Por Mexicanos Primero
Mexicanos Primero es una iniciativa ciudadana integrada por activistas con diversas experiencias,... Mexicanos Primero es una iniciativa ciudadana integrada por activistas con diversas experiencias, formaciones e historias, unidxs a favor de una causa: promover y defender el derecho a aprender de todas las niñas, niños y jóvenes en México, así como el de sus maestrxs. Buscamos contribuir a la construcción de una sociedad incluyente y justa en la cual cada persona puede llegar a ser la mejor versión de sí misma, convencidxs de que la vía principal para desarrollar esa sociedad es la educación. Como unidad de investigación aplicada, realizamos estudios y desarrollamos propuestas para fortalecer la política educativa y activar a la sociedad a favor de la educación en México. (Leer más)
Casi (in)visibles
Con las acciones que se están llevando a cabo para manejar la pandemia se está (in)visibilizando a los niños y niñas menores de tres años y también a sus cuidadores primarios (padres, madres, hermanos mayores o abuelos y abuelas).
Por Katia Carranza
21 de abril, 2020
Comparte

No cabe duda que la contingencia por el COVID-19 ha modificado la vida de la mayoría de los mexicanos; las afectaciones que más se han visibilizado son las que están sufriendo los adultos, principalmente en su vida laboral y en la organización de actividades en casa. Sin embargo, a pesar de que los niños y niñas de 0 a 3 años son la población menos vulnerable por la pandemia -ya que hasta el 16 de abril sólo había 25 casos confirmados (0 a 4 años) en el país-, son los que tienen más necesidades y éstas no sólo tienen que ver con su atención personal, sino también con la atención a las personas que los cuidan y están al pendiente de ellos.

Con las acciones que se están llevando a cabo para manejar la pandemia se está (in)visibilizando a los niños y niñas menores de tres años y también a sus cuidadores primarios (padres, madres, hermanos mayores o abuelos y abuelas). En el caso de los menores de 3 años, uno de los aspectos en los que se les está (in)visibilizando es en materia educativa. Decimos (in)visibilizando porque el programa puesto en marcha por la Secretaría de Educación Pública desde el 23 de marzo, “Aprende en casa”, no ofrece suficiente atención a la educación inicial, es decir, visibiliza su existencia, pero no ofrece la misma atención que da a los demás niveles educativos.

La educación inicial no estuvo considerada en la programación que se transmitió durante las dos primeras semanas de la contingencia sanitaria. Su reconocimiento se limitó a tener un pequeño espacio en la plataforma digital, a la que no tiene acceso una parte importante de la población, ya que sólo el 53% de los hogares cuenta con conexión a internet fija o móvil. Aunado a esto, de las nueve temáticas que se presentan en la plataforma, solo en dos se considera a la educación inicial (tareas y videos). Si tomamos en cuenta estos dos aspectos, se puede observar que con estas acciones se está propiciando la ampliación de las brechas de desigualdad para las comunidades con mayor grado de vulnerabilidad.

Las actividades para niñas y niños de 0 a 3 años están pensadas para ser trabajadas en contextos familiares favorables sin considerar que hay niños y niñas que viven en hacinamiento, violencia, pobreza y sufren de estrés tóxico. Tampoco consideran que los cuidadores primarios en ocasiones deben atender a más de un niño, lo que les limita el tiempo (o paciencia) para realizarlas, o bien, no manejan las tecnologías de la información, aunque tengan conexión a internet (como puede ser el caso de los abuelos).

Este último punto nos lleva a otro aspecto que se está invisibilizando: la contención a los cuidadores primarios. Se debe considerar que existen diferentes realidades en nuestra sociedad, hay madres y padres solteros, que además de estar al pendiente de las necesidades de sus hijos y de las actividades escolares, deben cumplir con obligaciones laborales en el caso de quienes trabajan desde casa, y del hogar mismo. Esto también sucede con los padres que trabajan en el comercio informal, algunos deben llevarse a sus hijos a sus espacios de trabajo porque de éste depende el sustento diario y no cuentan con una red de apoyo.

Para subsanar estas dos formas de invisibilidad proponemos:

a) Incluir a la educación inicial en la programación televisiva, para que las personas que no tengan acceso a internet fijo puedan conocerlas, saber de qué se tratan y realizarlas con sus hijos.

b) Promover una campaña de comunicación social basada en evidencia, en la que se promueva la salud mental, la crianza con ternura, el trato sensible y la prevención a la violencia. Se puede iniciar su transmisión por radio.

c) Para apoyar a la población que cuenta con internet fijo, elaborar un repositorio dentro de la página de la Subsecretaría de Educación Básica en donde se encuentren todos los materiales y actividades que han estado trabajando organizaciones de la sociedad civil, fundaciones y organismos internacionales enfocadas en primera infancia.

d) Habilitar un programa de consejería telefónica y en línea para promover su salud mental y disminuir el riesgo de violencia al interior de los hogares. De esta forma, si cuidamos a los cuidadores, también cuidamos a los niños, quienes ahora, nos necesitan más que nunca.

* Katia Carranza (@backsb14) es investigadora de Presidencia Ejecutiva en @Mexicanos1o.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.