Día naranja por las niñas - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Aprender es mi derecho
Por Mexicanos Primero
Mexicanos Primero es una iniciativa ciudadana integrada por activistas con diversas experiencias,... Mexicanos Primero es una iniciativa ciudadana integrada por activistas con diversas experiencias, formaciones e historias, unidxs a favor de una causa: promover y defender el derecho a aprender de todas las niñas, niños y jóvenes en México, así como el de sus maestrxs. Buscamos contribuir a la construcción de una sociedad incluyente y justa en la cual cada persona puede llegar a ser la mejor versión de sí misma, convencidxs de que la vía principal para desarrollar esa sociedad es la educación. Como unidad de investigación aplicada, realizamos estudios y desarrollamos propuestas para fortalecer la política educativa y activar a la sociedad a favor de la educación en México. (Leer más)
Día naranja por las niñas
Que las casas y las escuelas sean lugares seguros, siendo intolerantes ante la mínima expresión de violencia, y que todas y todos pongamos nuestra energía en empoderar a las pequeñas que nos rodean.
Por Jeny Farías
25 de noviembre, 2021
Comparte

Desde hace décadas, el 25 de noviembre ha sido declarado por la ONU como día naranja, color que alude a los futuros alegres y brillantes de las mujeres y niñas en un mundo libre de violencia. Esta conmemoración es un legado de las mariposas, herencia histórica de tres hermanas que lucharon contra las injusticias del régimen dictatorial en República Dominicana y que padecieron por ello.

A pesar de los esfuerzos, de las reflexiones, de los llamados a tener políticas públicas que atiendan la omnipresencia de violencia, hoy la situación no es tan distinta a la de las dominicanas violentadas; niñas y mujeres en todo el mundo siguen sometidas a diversas formas de violencia endémica y devastadora. Además, la escasez de datos y análisis de muestras representativas acerca de violencias ejercidas contra niñas y adolescentes, las pone como las más vulnerables entre las vulnerables.

En nuestro país sabemos -aunque sin mucha precisión oficial- de matrimonio infantil, venta de niñas, abuso dentro del ámbito familiar, acoso escolar y abuso sexual entre otras muestras de prevalencia de violencia contra niñas y adolescentes que convergen con otros sistemas de segregación como la etnia, la clase social o la condición de discapacidad. Pero no hay fuentes confiables y públicas, con estadísticas y datos, que permitan abordar de mejor manera posibles soluciones sistémicas.

La presión que ejercen los grupos feministas, la sociedad civil y la vigilancia de órganos internacionales en otros lugares han logrado frutos colocando en el debate público y en las agendas de los Estados el tema para intentar resolverlo, sin embargo, en México los tres han sido desdeñados por el propio Poder Ejecutivo que ha dejado fuera de sus prioridades los temas de violencia de género.

¿Y entonces, qué podemos hacer ante la apatía de las autoridades? Primero que nada, no claudicar, seguir exigiendo datos y acciones de quienes nos gobiernan, pero también tomando en lo cotidiano la responsabilidad de cambiar las cosas.

Que las casas y las escuelas sean lugares seguros, siendo intolerantes ante la mínima expresión de violencia, y que todas y todos pongamos nuestra energía en empoderar a las pequeñas que nos rodean. Y no, no se trata de dejar atrás a los varones, sino de reivindicar a las niñas. Que estemos alerta no solo de nuestras hijas o sobrinas, sino de lo que vive la hija de la persona que trabaja con nosotros, de la vecinita, de la compañera de escuela, de la nena que vende mazapanes en el semáforo, de la adolescente en tránsito migrante o la que está en algún centro por conflictos con la ley, porque todas importan y sin nuestra intervención están desamparadas y solas.

Erradicar la violencia sí es una obligación del Estado, pero también es una responsabilidad individual y de labores de cuidado que nos atañe. La violencia contra las mujeres es sin duda inaceptable, pero aquélla ejercida y tolerada contra las niñas es aún mas aberrante y nos rebaja como especie humana en conjunto. La tenemos que parar haciendo mucho más de lo que creemos que nos toca.

* Jeny Farías (@Jenyca) es directora de Proyectos Especiales y Operaciones en @Mexicanos1o.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.