El PIN Parental y los derechos de niñas, niños y adolescentes - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Aprender es mi derecho
Por Mexicanos Primero
Mexicanos Primero es una iniciativa ciudadana integrada por activistas con diversas experiencias,... Mexicanos Primero es una iniciativa ciudadana integrada por activistas con diversas experiencias, formaciones e historias, unidxs a favor de una causa: promover y defender el derecho a aprender de todas las niñas, niños y jóvenes en México, así como el de sus maestrxs. Buscamos contribuir a la construcción de una sociedad incluyente y justa en la cual cada persona puede llegar a ser la mejor versión de sí misma, convencidxs de que la vía principal para desarrollar esa sociedad es la educación. Como unidad de investigación aplicada, realizamos estudios y desarrollamos propuestas para fortalecer la política educativa y activar a la sociedad a favor de la educación en México. (Leer más)
El PIN Parental y los derechos de niñas, niños y adolescentes
El “PIN Parental” promovido en Aguascalientes, Nuevo León, Chihuahua y Querétaro es una medida que viola los derechos a la educación y a la salud de niñas, niños y adolescentes.
Por Fernando Alcázar Ibarra
19 de junio, 2020
Comparte

El 25 de mayo de este año fue publicada en el Periódico Oficial del Estado de Aguascalientes la nueva Ley de Educación del Estado de Aguascalientes (LEA), así como una reforma a la Ley de los Derechos de las Niñas, Niños y Adolescentes para el Estado de Aguascalientes (LDNNAEA). Bajo el escudo de la armonización estatal de las leyes educativas, el Congreso local aprobó el artículo 4º de la LEA, el cual establece que la autoridad educativa estatal “(…) dará a conocer de manera previa a su impartición, los programas, cursos, talleres y actividades análogas en rubros de moralidad, sexualidad y valores a los padres de familia a fin de que determinen su consentimiento con la asistencia de los educandos a los mismos, de conformidad con sus convicciones” y una redacción similar en el artículo 57 de la LDNNAEA.

A esta medida se la ha conocido como el “PIN Parental”, pues se trata de una “autorización” por parte de las madres y padres sobre la educación que han de recibir sus hijas e hijos y ha causado controversia. El debate sobre esta medida se ha centrado en el “derecho” que tienen las madres y padres para decidir sobre la educación que reciban sus hijas e hijos, dado que varios de ellos consideran que algunos de los contenidos a los que son expuestos sus hijas e hijos, en particular los temas de sexualidad, son contrarios a sus creencias o convicciones. Sin embargo, ¿qué hay de los derechos de niñas, niños y adolescentes (NNA)?

Nuestra Constitución establece en sus artículos 3º y 4º que la educación comprende la educación sexual y reproductiva, y que todos tenemos derecho a formar una familia de manera informada. Por su parte, la Convención de los Derechos del Niño y su Observación General No. 3 establecen que las NNA deben disfrutar del más alto nivel de salud posible, lo cual incluye la educación sexual y reproductiva.

Incluso la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) ya se pronunció expresamente a favor del derecho que tienen NNA a recibir información sobre salud sexual y reproductiva. En el caso1, una mamá y papá reclamaron la Ley General de los Derechos de NNA, por considerar que la garantía de acceso a métodos anticonceptivos, además de la educación sexual y reproductiva, promueven un ambiente nocivo para su hijo y vulneran su patria potestad. La Segunda Sala de la SCJN determinó2 que para que las NNA disfruten del nivel más alto posible de salud necesitan conocer información sobre enfermedades de transmisión sexual (ETS) y prevención de embarazos, de acuerdo a su madurez mental y física. Resolvió, además, que se debe garantizar el acceso a métodos anticonceptivos para prevenir contagios de ETS, así como embarazos no deseados. Ahora bien, esto no significa que el Estado sustituya la función parental o que se pretenda invadir la patria potestad que ejercen madres y padres. Se trata de una función complementaria, ya que solamente se está poniendo a disposición de NNA información y medidas de prevención para que logren el ejercicio pleno de sus derechos, en este caso la salud y la educación.

Esto no es menor, pues además de las leyes de Aguascalientes hay varias iniciativas en otros estados. En el Congreso del Estado de Nuevo León se propuso una reforma a la Constitución estatal que otorgaba a las madres y padres de familia un derecho preferente para “escoger el tipo de educación que habrá de darse a sus hijos”. En este caso, la reforma fue rechazada el 29 de mayo, en gran parte gracias a la presión de medios de comunicación, organizaciones de la sociedad civil e incluso la Secretaría de Gobernación (en conjunto con SIPINNA y el INMUJERES). No obstante, existen todavía iniciativas de reforma de ley para implementar el “PIN Parental” en Nuevo León (ésta aún no se ha discutido en el Congreso), Chihuahua y Querétaro.

Sin lugar a dudas, el “PIN Parental” es una medida que viola los derechos a la educación y a la salud de NNA. La SCJN ya se pronunció en ese sentido. Confiamos en que las iniciativas mencionadas no sean aprobadas, y que los entes legitimados busquen la expulsión del “PIN Parental” de la leyes de Aguascalientes.

* Fernando Alcázar Ibarra (@feralc23) es Coordinador de Estudios Jurídicos de (@Mexicanos1o).

 

1 Amparo en revisión 203/2016

2 Disponible aquí.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.