close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Aprender es mi derecho
Por Mexicanos Primero
Mexicanos Primero es una iniciativa ciudadana integrada por activistas con diversas experiencias,... Mexicanos Primero es una iniciativa ciudadana integrada por activistas con diversas experiencias, formaciones e historias, unidxs a favor de una causa: promover y defender el derecho a aprender de todas las niñas, niños y jóvenes en México, así como el de sus maestrxs. Buscamos contribuir a la construcción de una sociedad incluyente y justa en la cual cada persona puede llegar a ser la mejor versión de sí misma, convencidxs de que la vía principal para desarrollar esa sociedad es la educación. Como unidad de investigación aplicada, realizamos estudios y desarrollamos propuestas para fortalecer la política educativa y activar a la sociedad a favor de la educación en México. (Leer más)
La rectoría del Estado vs. el extraño retorno de las comisiones mixtas en educación
La decisión de la Cámara de Diputados de especificar que la admisión, promoción y reconocimiento de los maestros se regirá por la Ley Reglamentaria del Sistema de carrera magisterial es una aclaración bienvenida.
Por Mexicanos Primero
10 de mayo, 2019
Comparte

Por: Javier Rojas (@JavierRojas_R)

En las últimas dos semanas, el Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación (INEE) emitió dos comunicados en los que manifestó algunas preocupaciones sobre la minuta de la reforma educativa aprobada por la Cámara de Diputados el 25 de abril. En un primer momento, el INEE advirtió (26/4) que el artículo 16º transitorio abría la posibilidad de “retornar a las prácticas de escalafón por la vía de comisiones paritarias entre sindicatos y autoridad” y a la “asignación directa de plazas con criterios distintos al mérito”.

Si hasta ese momento dicho transitorio señalaba que los derechos laborales de los trabajadores al servicio de la educación se regirían por el artículo 123 constitucional Apartado B, y que los procesos de admisión, promoción y reconocimiento de los docentes se regirían por una nueva ley reglamentaria, ¿qué motivó al INEE a lanzar esta advertencia? ¿Tiene sentido que el INEE incluso haya añadido que en dicha minuta resultaba claro que se había cedido a “intereses políticos y gremiales que buscan recuperar privilegios, por encima del interés supremo de las niñas, niños y adolescentes”?

La respuesta no radica en que la propuesta de reforma al 3º constitucional haya establecido que la Secretaría de Educación Pública (SEP) determinaría los nombramientos de admisión, promoción y reconocimiento de forma paritaria con el Sindicato Nacional de los Trabajadores de la Educación (SNTE). Por el contrario, esta postura obedece a un legítimo temor de que los nombramientos se otorguen en el seno de un organismo como la Comisión Nacional Mixta de Escalafón (CNME).

La CNME, cuyo anclaje jurídico se encuentra en el artículo 54 de la Ley Federal de los Trabajadores al Servicio del Estado, fue fundamental para determinar quiénes podían ascender a puestos de director o supervisor porque una de sus principales facultades es determinar los ascensos de personal. En educación básica esto supuso que los nombramientos a director o supervisor como los de otros trabajadores de la educación se realizaran en un organismo en el que participaban de forma paritaria la SEP y el SNTE: cada uno con un igual número de representantes conforme a lo que el Reglamento de Escalafón de los Trabajadores al Servicio de la SEP dispuso desde 1973.

Como la reforma de 2013 estableció que el ingreso y la promoción en la profesión docente dependería de los resultados de las evaluaciones de quienes participaran en dichos procesos, la CNME perdió atribuciones para determinar quiénes podrían ser nombrados como directores o supervisores. Es decir, al crearse un régimen especial para los docentes, que los separó del resto de los trabajadores de la educación, la reforma de 2013 transfirió esta responsabilidad como algo único y exclusivo de la autoridad educativa, algo que podría estar en riesgo si no hay suficiente claridad respecto a cómo se otorgarán los nombramientos.

Desde esta óptica, el temor del INEE probablemente responde al posible retorno de comisiones similares o análogas a las mixtas de escalafón SEP-SNTE. En otras palabras, organismos en las que la autoridad podría perder la facultad de determinar los nombramientos de docentes, directores y supervisores en materia de admisión, promoción y reconocimiento. Por tal motivo, el que la Cámara de Diputados haya añadido el 8 de mayo que la admisión, promoción y reconocimiento se regirán por la Ley Reglamentaria del Sistema para la Carrera de las Maestras y los maestros, “prevaleciendo siempre la rectoría del Estado” al 16º transitorio sea una aclaración bienvenida. Una adición que no sobra porque deja entrever que el espíritu de la ley es que por ningún motivo la rectoría del Estado quedará perdida o diluida en el organismo encargado de otorgar los nombramientos.

*  Javier Rojas es director de Investigación en @Mexicanos1o.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.