Libros de texto gratuitos, un rediseño sin rumbo - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Aprender es mi derecho
Por Mexicanos Primero
Mexicanos Primero es una iniciativa ciudadana integrada por activistas con diversas experiencias,... Mexicanos Primero es una iniciativa ciudadana integrada por activistas con diversas experiencias, formaciones e historias, unidxs a favor de una causa: promover y defender el derecho a aprender de todas las niñas, niños y jóvenes en México, así como el de sus maestrxs. Buscamos contribuir a la construcción de una sociedad incluyente y justa en la cual cada persona puede llegar a ser la mejor versión de sí misma, convencidxs de que la vía principal para desarrollar esa sociedad es la educación. Como unidad de investigación aplicada, realizamos estudios y desarrollamos propuestas para fortalecer la política educativa y activar a la sociedad a favor de la educación en México. (Leer más)
Libros de texto gratuitos, un rediseño sin rumbo
Las autoridades educativas no han explicado a dónde pretenden llegar con este rediseño. Nada se ha dicho sobre qué en concreto se descarta y qué se busca conservar en los libros de texto. Podemos estar frente a unas mínimas correcciones o bien delante del cambio de todas las actividades de los libros.
Por Carolina Crowley
7 de abril, 2021
Comparte

El 22 de marzo, el director de Materiales educativos de la Secretaría de Educación Pública, Marx Arriaga, inauguró el proceso para el rediseño de los libros de texto gratuitos (LTG) que, en un hecho insólito, espera concluir el 31 de mayo de 2021.

Durante el primer evento de capacitación para este rediseño, Arriaga mencionó que desde 1959 en México se utilizó la estrategia de conformar pequeños grupos de autores pagados para diseñar los libros de texto gratuitos. También señaló que, a partir de un diagnóstico de cada uno de los libros vigentes, se tienen identificados problemas graves como: aprendizajes esperados no desarrollados, censura para abordar los problemas que aquejan a la sociedad, una clara intención por erradicar la diversidad cultural, una simulación que intenta evadir los problemas reales, actividades repetitivas, falta de transversalidad en su diseño, imágenes redundantes, retórica visual simplista, abusos de los espacios en blanco, descansos visuales en la edición, entre otros.

De acuerdo con las autoridades educativas, el modelo para elaborar los libros de texto como un trabajo de autor y los problemas encontrados en el reciente diagnóstico, los llevaron a la conclusión de que no podía corregirse el problema si no se modificaba el modelo. Es decir, en lugar de que un grupo de autores -expertos en diferentes materias- elaboren, a cambio de una remuneración económica, los libros de texto, las autoridades educativas proponen que 2,365 personas, seleccionadas a partir de la reciente convocatoria lanzada por la Dirección de Materiales Educativos, hagan el rediseño de manera gratuita y en menos de 50 días hábiles. El punto es que no se ha explicado de qué manera este nuevo modelo podría solucionar los problemas que tienen los libros.

El diagnóstico al que se hace mención no se ha publicado, pero como se aprecia, se trata de problemas que van desde cuestiones técnicas, hasta profundidades ideológicas complejas.

Marx Arriaga ha hecho las siguientes afirmaciones: “…después de 62 años de sometimiento (…) esta invitación hoy permitió que las voces que se encontraban marginadas tuvieran un espacio horizontal para poder contribuir con un diálogo constructivo, en donde no hubiera segregaciones, abusos o subordinaciones”; “para las vísceras conservadoras, ello molesta, porque esperaban que actuáramos imitándolos y que propusiéramos un libro de texto redactado por unos cuantos, con una postura afín al colectivo de izquierda que hoy marca el destino de nuestro país”; “necesitamos una postura carnavalesca que someta los discursos autoritarios y equilibre a los participantes; lo otro, actuar desde el resentimiento, imitando las prácticas hegemónicas del pasado sería un grave error”; “hay quienes piensan que fracasaremos, porque aseguran que solo ellos pueden marcar los rumbos de la ciencia y la educación, pero otros son conscientes que México cambió en estos 62 años, y que hoy poseemos un colectivo docente capacitado y ansioso por corregir este ambiente monológico”.

La actualización y el mejoramiento de los LTG es responsabilidad de la Dirección de Materiales Educativos de la SEP. Ambas acciones deben emprenderse de manera sistemática y permanente, no de forma esporádica e irregular. Si ya se detectó que hay imágenes redundantes, abusos de espacios en blanco, repetición de actividades y demás cuestiones que afectan el aprendizaje de los niños, ¿por qué no corregir lo corregible ya? Si la discusión gira en torno a qué contenidos poner o quitar, qué intenciones tienen estos y quiénes son los que los proponen, el asunto es imposible de resolver con un rediseño exprés. Las discusiones y propuestas de solución sobre la trascendente tarea de formar a las y los niños de México, van más allá de cambiar una actividad en un libro de la SEP. Habrá que recordar que la Dirección de Desarrollo Curricular está obligada a vigilar la articulación curricular y pedagógica para garantizar la continuidad, pertinencia y viabilidad de contenidos, métodos y enfoques; se trata de una actividad de política educativa en la que se define el modelo que va a regir la formación de millones de estudiantes y su importancia es enorme. ¿Qué caso tiene rediseñar los libros de texto, sin discutir el modelo educativo al cual se encuentran articulados?, ¿se trata solo de revisar, agregar o quitar contenidos?

La capacitación para quienes participan en el rediseño de los LTG también fue exprés. Se organizaron cuatro cursos de dos horas cada uno, en los cuales se abarcaron los siguientes puntos: 1) Diseño de material didáctico, 2) La diversidad, la equidad y los valores básicos de México pospandémico 3) ¿Se pueden diseñar materiales didácticos dialógicos? y 4) De los programas y planes vigentes al diseño de materiales didácticos. En serio, ¿las autoridades educativas creen que cuatro mini pláticas sobre temáticas tan complejas son suficientes para que los participantes resuelvan el rediseño de los libros de texto gratuitos?, ¿cuál es la urgencia?

Las autoridades educativas han señalado que quienes rediseñen los libros de texto deben partir de los planes y programas vigentes plasmados en el modelo de Aprendizajes Clave 2017, cuyo enfoque es humanista y competencial. Este modelo no se contrapone con las intenciones del actual rediseño de los LTG que busca “convertirlos en una pieza clave para la solidaridad y la integración del país desde una visión humanista”. Es más, armonizan totalmente. Sin embargo, los propios discursos del director de Materiales Educativos dan cuenta de que los libros de texto gratuitos deben ser objeto de una discusión curricular mucho más profunda y compleja que aquella que puede resolverse en un rediseño veloz.

Las autoridades educativas no han explicado a dónde pretenden llegar con este rediseño. Nada se ha dicho sobre qué en concreto se descarta y qué se busca conservar en los libros de texto. Podemos estar frente a unas mínimas correcciones o bien delante del cambio de todas las actividades de los libros. Los mensajes enviados son confusos y contradictorios. Por un lado, las autoridades educativas proponen un rediseño veloz y, por otro, llaman a desentrañar el currículo oculto de los libros de la SEP. Por el tiempo tan limitado asignado a este rediseño considero que lo único que se podrá lograr será un cambio de forma, pero no de fondo. El amplio espectro de posibilidades que caben en el término “rediseño” sin duda es motivo de incertidumbre.

Ante la parca explicación sobre el alcance de este rediseño, surgen más preguntas: ¿habrá participación de las y los niños, se les preguntará su opinión sobre sus libros de texto? ¿Dará tiempo de hacer una prueba piloto antes del 31 de mayo, para ver cómo funciona el nuevo rediseño? ¿Capacitarán al magisterio para el uso de los nuevos libros? En estos momentos, en los que, debido a la pandemia, ha sido tan duramente golpeada la educación de México y del mundo en general, me pregunto si la SEP tiene la fuerza moral y la aptitud metodológica a punto para pensar en contenidos y currículo oculto.

Estamos frente a un ejercicio que demanda una logística complicada, pero que se está construyendo a marchas forzadas. La SEP espera que sea el resultado del pensamiento y trabajo de un grupo de 2,365 personas y miles más que lo evaluarán e ilustrarán. Por lo tanto, la imaginación queda abierta a cualquier posibilidad, hasta aquélla que nos haga pensar que podemos terminar peor que como estábamos.

* Carolina Crowley (@CrowleyRabatte) es investigadora educativa, especialista en currículum.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.