Los retos de Delfina - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Aprender es mi derecho
Por Mexicanos Primero
Mexicanos Primero es una iniciativa ciudadana integrada por activistas con diversas experiencias,... Mexicanos Primero es una iniciativa ciudadana integrada por activistas con diversas experiencias, formaciones e historias, unidxs a favor de una causa: promover y defender el derecho a aprender de todas las niñas, niños y jóvenes en México, así como el de sus maestrxs. Buscamos contribuir a la construcción de una sociedad incluyente y justa en la cual cada persona puede llegar a ser la mejor versión de sí misma, convencidxs de que la vía principal para desarrollar esa sociedad es la educación. Como unidad de investigación aplicada, realizamos estudios y desarrollamos propuestas para fortalecer la política educativa y activar a la sociedad a favor de la educación en México. (Leer más)
Los retos de Delfina
Necesitamos impulsar una política para el aprendizaje mixto a través de la presencialidad intermedia, la reapertura de escuelas y recuperación de aprendizajes para los próximos años.
Por Fernando Ruiz
14 de enero, 2021
Comparte

La Secretaría de Educación Pública (SEP) anunció en diciembre pasado que la estrategia Aprende en Casa II continuará hasta concluir el ciclo escolar 2020-2021. Sin fecha pero con toda seguridad, algunas regiones rurales regresarán primero y paulatinamente a clases, pero aquellas ubicadas en las principales zonas metropolitanas tardarán mucho más en regresar a las escuelas.

Esto hace relevante saber qué rumbo va tener la educación a distancia ahora que el presidente designó a Delfina Gómez como nueva Secretaría de Educación Pública. Es difícil saber qué impacto está teniendo la estrategia en la formación de las niñas, niños y adolescentes sin evaluaciones de aprendizajes de por medio. En este momento sólo contamos con algunas encuestas que nos acercan a la realidad de lo que sucede.

La SEP adelantó los resultados de una nueva encuesta a maestros aplicados en noviembre del año pasado. Los resultados arrojan que 94 por ciento de las maestras y maestros estiman que es “positivo e incuestionable” que se haya iniciado el ciclo escolar 2020-2021 con el sistema de educación a distancia, y más del 90 por ciento calificó de “correcta la decisión” de difundir, en lo general, las clases por la televisión (SEP, Boletín no 2, 04/ene/21). Hay que esperar el reporte completo para ponderar las opiniones de los más de 300 mil docentes de educación básica que la contestaron.

La SEP parece más empeñada en presumir la aceptación de su estrategia de Aprende en Casa (AeC) que en los resultados logrados en aprendizaje de niñas, niños y adolescentes (NNA). En agosto informó que el 57% y 60% de los supervisores y docentes, respectivamente, aprobaba la estrategia tanto en su versión televisiva como a través de internet. Asimismo, también destacaba que el 71% de niñas y niños se encontraban felices y sólo al 13% les desagradaba.

Es importante valorar el esfuerzo gubernamental realizado, pero es necesario matizarlo si está en juego el futuro de millones de NNA. Hemos reconocido el esfuerzo para lograr la transmisión de 4,155 programas televisivos. Se dice fácil, pero ha involucrado la participación de más de 300 personas, de los cuáles 200 son maestros (SEP, Boletín 332, 27/dic/20).

Pero es útil reconocer también que el formato televisivo no es atractivo para todas y todos. En junio MejorEdu reportó que menos de la mitad de estudiantes (32.5%) y padres de familia (46.7%) que encuestó recurrió a los programas de televisión de AeC I; uno de cada tres docentes (34.5%) señaló haber encontrado poca o nula utilidad a los programas; para el 51.3% de los estudiantes resultaron aburridos, y para 46.3% de los profesores sus contenidos no fueron suficientes para que los alumnos siguieran aprendiendo (MejorEdu, 2020). Una encuesta del Periódico Reforma señalaba que los padres opinaron que al 68% de hijas e hijos no les agradaba las clases por tv y el 67% no lograba mantener su atención (Alonso Ruiz, 15/dic20).

Lo que se logró fue consolidar una oferta de contenidos de acceso universal, pero cuya utilidad depende de la vinculación del maestro con sus grupos de clase. Esto deja al aprendizaje a merced de la disponibilidad y acceso a interacciones entre ellos. Y en ese aspecto tampoco pinta bien la situación. MejorEdu identificó que sólo 63% de estudiantes tiene acceso a computadora o dispositivo, que la mitad de los docentes se comunicó con sus alumnos por mensaje (58%) y teléfono (43%), y solo 28% por videollamada. Esto implica que un porcentaje elevado de “clases” se reducen a instrucciones y revisión de tareas y trabajos vía mensajes de celular.

Tal situación parece confirmarse en el sondeo realizado en septiembre y noviembre de 2020 por parte del Sistema Nacional de Protección de Niñas, Niños y Adolescentes (SIPINNA) en el que participaron 578,174 NNA. El 76% de ellos (entre 6 y 17 años) reportan utilizar un teléfono inteligente para conectarse a sus clases y actividades y sólo el 47% de aquellos entre 6 y 14 años reportan aprender en televisión.

Sin embargo, aunque insuficiente para lograr los aprendizajes, AeC es una política necesaria porque complementa y nutre los contactos entre familias y escuelas. El 97% de los maestros buscó mantener contacto con sus alumnos (MejorEdu, 2020). El 68% y 80% de padres y estudiantes, respectivamente, se comunicaron más de 3 veces por semana (SEP, Boletín 2, 04/ene/21). El 80% de los niños 6 a 17 son apoyados por sus madres y hermanos (SIPINNA, 2020).

Aunque las encuestas consultadas no son representativas, permiten aproximarnos a la realidad. Por ejemplo, los datos que arrojan muestran por qué 2021 debe ser un año de cambios en la educación pública. Ahora hay padres realmente interesados en la educación de sus hijos. El 69% desean saber cómo apoyarles en las áreas dónde muestran mayor retraso y 53% desean saber qué tanto aprendió su hijo. Sabemos también que los docentes necesitan reforzar sus habilidades para propiciar aprendizajes a distancia (MejorEdu, 2020). Y lo más alentador, muchos NNA adquirieron competencias importantes. El 83% de adolescentes de entre 12 y 17 años reportaron que aprendieron a buscar información en internet y el 67% a organizar sus tiempos y comunicarse con los demás desde plataformas digitales (SIPINNA, 2020). Ya sabemos qué les gusta, ahora hay que pensar en cómo cautivarlos para el aprendizaje a distancia. Para el 74% de los niños de 6 a 11 años la principal actividad recreativa es la televisión, juegos en casa (68%) o dibujar (53%). Para aquellos de 12-17 años son las películas y series (67%), el celular (58%) y los videojuegos (40%) (SIPINNA, 2020).

El reto de la nueva Secretaria de Educación Pública, Delfina Gómez, será construir una nueva política educativa basada en la dura realidad que nos deja la pandemia. Más que seguir alimentando los mensajes con tufo político-electoral del presidente, lo que necesitamos es impulsar una política para el aprendizaje mixto a través de la presencialidad intermedia, la reapertura de escuelas y recuperación de aprendizajes para los próximos años. Esto implica rediseñar el gasto educativo para renovar el impulso para la autonomía escolar y la participación social en la educación, porque de ellas depende lograr que los aprendizajes sean relevantes y pertinentes para todas y todos.

* Fernando Ruiz (@fruiz_ruiz) es Director de investigación en @Mexicanos1o.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.