Mensaje a los maestros en evaluación - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Aprender es mi derecho
Por Mexicanos Primero
Mexicanos Primero es una iniciativa ciudadana integrada por activistas con diversas experiencias,... Mexicanos Primero es una iniciativa ciudadana integrada por activistas con diversas experiencias, formaciones e historias, unidxs a favor de una causa: promover y defender el derecho a aprender de todas las niñas, niños y jóvenes en México, así como el de sus maestrxs. Buscamos contribuir a la construcción de una sociedad incluyente y justa en la cual cada persona puede llegar a ser la mejor versión de sí misma, convencidxs de que la vía principal para desarrollar esa sociedad es la educación. Como unidad de investigación aplicada, realizamos estudios y desarrollamos propuestas para fortalecer la política educativa y activar a la sociedad a favor de la educación en México. (Leer más)
Mensaje a los maestros en evaluación
Cuando generalizamos olvidamos que sí hay docentes excelentes en nuestro país. En respaldo a la confianza que maestros y directores están depositando en las instituciones, en las leyes y en el proceso de evaluación; en reconocimiento a su compromiso con ser mejores –por y para los niños- y a su cumplimiento como servidores públicos, nos corresponde acompañarlos de cerca, cuidarlos, defenderlos, reconocerlos.
Por Mexicanos Primero
20 de noviembre, 2015
Comparte

Por: Alejandro Ordóñez (@alex_ordnz)

 

Sosteniendo letras pintadas de colores, en frente del Palacio de Bellas Artes, nos reunimos varias personas para componer un mensaje: “#creoenlosmaestros”. Al mismo tiempo, en sedes distribuidas en 25 entidades, 46 mil 675 maestros y directores de educación básica presentaban –por primera vez en la historia- los exámenes de su evaluación para la permanencia.

A su vez, en redes sociales, ciudadanos de todo el país compartían expresiones de apoyo a los maestros y directores que decidieron evaluarse. Decenas de vídeos y fotografías con la misma declaración: “Yo sí #creoenlosmaestros”, una oración que reafirma nuestro aprecio a la profesión docente y la alta estima que muchos tenemos en la capacidad de nuestros maestros para enfrentar la prueba.

 

creo en los maestros bellas artes final

 

Esta imagen contrasta con los mensajes que los maestros recibieron en semanas previas: amenazas de boicot por parte de algunas cúpulas sindicales y avisos de despidos a quien no se presentara a la prueba del lado de la autoridad educativa. Entre los profesores, persiste la incertidumbre acerca de las consecuencias de la evaluación para su desarrollo profesional debido a la falta de información oportuna. Sin embargo, de nuevo dan muestra de su compromiso con la Educación al cumplir con la Ley General del Servicio Profesional Docente (LSPD) que, en su artículo 52, señala que la evaluación del desempeño es obligatoria para los docentes, directivos, supervisores y todo técnico docente en servicio en Educación Básica o Media Superior.

Asistió a la prueba 97% de los maestros convocados al primer fin de semana (cifra que esgrima la Secretaría de Educación Pública), pero valdría la pena cuestionarnos cuántos profesores se presentaron por obligación y cuántos con pleno conocimiento de que la evaluación es también su derecho. No sería sorpresa encontrar que pocos reconocen en la evaluación una nueva oportunidad para aprovechar la consecuencia inmediata del proceso: el diagnóstico de las fortalezas y áreas de mejora de sus prácticas de enseñanza, que derive en el reconocimiento al mérito de quienes obtengan resultados sobresalientes –con impacto en la promoción y beneficios salariales- o bien, en el apoyo a quienes no consigan resultados idóneos a través de la formación continua y alternativas de tutoría por parte del Estado.

Evaluación del desempeño maestros

Así, la evaluación es un acierto del sistema educativo en la defensa del derecho de niñas, niños y jóvenes a una educación de calidad, al desplegar instrumentos –aún perfectibles- que tienen el propósito de procurar que, al frente de su aula, se encuentren los mejores maestros y, a su vez, a garantizar que cada maestro reciba la formación necesaria para mejorar su quehacer. El aval de la Suprema Corte de Justicia de la Nación y el respaldo de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) precisó que los derechos laborales de los maestros no se trastocan y que la evaluación vela por el interés superior de la infancia y la juventud. El gran error, sin duda, ha sido el subrayar a la evaluación como obligación y no acentuarla en su concepción como derecho de niños y maestros.

“Nos hubiera encantado acompañarlos como observadores en esta evaluación”, expresan jóvenes de Tampico en un video, “pero en esta ocasión no fuimos convocados”, complementan. Esto debido a un desacierto del Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación (INEE) que en su Ley, sólo concibió la presencia de los observadores ciudadanos para los concursos de ingreso y promoción del Servicio Profesional Docente:

Ley del Instituto Nacional para la Evaluación Educativa

En respuesta a un comunicado de Mexicanos Primero, que reclamó al INEE por su omisión en la que representaba una evaluación histórica, el Instituto apuntó que ha convocado a observadores en toda ocasión que la Ley lo permite. En dicho boletín, el INEE señala que apoyará a autoridades educativas que convoquen a representantes de organizaciones no gubernamentales y padres de familia a participar como observadores. Sin embargo, la Ley General del SPD estipula que dichas autoridades están sujetas a lo que el INEE defina, como se aprecia en el cuadro siguiente:

Ley General del Servicio Profesional Docente

El INEE también omite en su respuesta que el Manual de la CNSDP sí explicita la presencia de los observadores en los procesos de evaluación de permanencia en los términos que el Instituto lo determine:

Manual de la Organización General de la Coordinación del Servicio Profesional Docente

Como se aprecia, la observación en los componentes presenciales de la evaluación de desempeño sí estaba contemplada y correspondía formalmente al INEE adecuar su marco normativo, determinar las reglas para los observadores y su correspondiente acreditación. En la respuesta del Instituto, éste evade reconocer a la observación ciudadana como una forma de participar como testigos sociales de un avance en el cumplimiento del derecho tanto de los niños como de los maestros. Sugiere, en cambio, un sistema de supervisión cuyos resultados no son públicos ni pueden ser inmediatos.

Ya circulan testimonios en redes sociales (como éste, y éste) donde los maestros expresan su enfado por las fallas del sistema; misma situación que los observadores hemos documentado en los concursos previos de ingreso y promoción. No obstante, sin la presencia de ciudadanos testigos que acompañen y den la bienvenida a los maestros, el único medio -no oficial- que tienen para registrar alguna irregularidad del proceso depende de tener acceso a un celular con conexión a internet (cuyo uso, por cierto, está restringido en la aula del examen).

Además de las fallas en el sistema (que llegó a requerir de la reprogramación de la prueba) a 5,444 maestros se les impidió presentar su evaluación. En 7 entidades (Hidalgo, Morelos, Sinaloa, Sonora, Tlaxcala y Zacatecas) las autoridades federales y locales no lograron garantizar condiciones libres de conflicto con grupos disidentes. Como pareciera costumbre, en Oaxaca y Michoacán la evaluación ocurrirá a destiempo bajo la férrea amenaza de sabotaje de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE).

Es también grave que la autoridad educativa aún no publique la estrategia de regularización para quienes no obtengan resultados idóneos. Cada maestro debiera tener la certeza de poder recibir formación continua pertinente y relevante t sin costo, y que ésta no se traducirá en cursos de “capacitación” centralizados y de baja calidad.

Frente a este escenario, el maestro parece no tener más opción que confiar en que sus resultados serán acompañados de beneficios cuando éstos resulten satisfactorios, y a confiar (a ciegas) en que recibirá formación de calidad en caso de que sus resultados no lo sean. Si sus líderes sindicales desinforman, mientras autoridades con poco tacto subrayan las consecuencias negativas de no evaluarse, es de entender su temor –incluso en quien nada debe-, es de comprender su escepticismo y disgusto.

Hombro con hombro, recorremos la calle peatonal Madero, hacia el Zócalo capitalino. Nos detenemos de súbito y levantamos las letras. Decenas de transeúntes se reúnen a nuestro alrededor. “Creo-en-los-maestros”, leen en voz alta. Unos –los menos- avientan al aire un rezongueo pues “maestros” y “centro histórico” les remite a “manifestación”. -¡¿Es una marcha?!- pregunta nerviosa una policía con radio en mano. –No- respondemos, -Queremos compartir un mensaje de apoyo a los maestros que en este momento se están evaluando. Otros -los muchos- sonríen, posan para la selfie, aplauden; personas de todas las edades se acercan y redactan en nuestros pizarrones mensajes de apoyo, de confianza en nuestros verdaderos maestros.

creoenlosmaestros-madero

Cuando generalizamos olvidamos que sí hay docentes excelentes en nuestro país. En respaldo a la confianza que maestros y directores están depositando en las instituciones, en las leyes y en el proceso de evaluación; en reconocimiento a su compromiso con ser mejores –por y para los niños-; y a su cumplimiento como servidores públicos, nos corresponde acompañarlos de cerca, cuidarlos, defenderlos, reconocerlos.

Hoy que la exigencia es alta hacia nuestros maestros -porque son altas nuestras expectativas y fe en ellos- mayor debe ser nuestra exigencia a las autoridades para que los instrumentos de la evaluación proporcionen a cada maestro un diagnóstico de sus fortalezas y áreas de mejora de sus prácticas, acompañado con alternativas pertinentes y relevantes para su formación; y aun más grande debe ser nuestro apoyo para nuestros profesionales de la enseñanza.

Te invito a expresar un mensaje de apoyo en vídeo o foto, y subirlo a redes y compartirlo con el hashtag #CreoenlosMaestros, ¡hasta el 5 de diciembre!

creo-en-los-maestros-campañacreo-en-los-maestros-participa

 

* Alejandro Ordóñez es  codirector de participación en Mexicanos Primero (@Mexicanos1o)

[email protected] | www.mexicanosprimero.org

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.