close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Aprender es mi derecho
Por Mexicanos Primero
Mexicanos Primero es una iniciativa ciudadana integrada por activistas con diversas experiencias,... Mexicanos Primero es una iniciativa ciudadana integrada por activistas con diversas experiencias, formaciones e historias, unidxs a favor de una causa: promover y defender el derecho a aprender de todas las niñas, niños y jóvenes en México, así como el de sus maestrxs. Buscamos contribuir a la construcción de una sociedad incluyente y justa en la cual cada persona puede llegar a ser la mejor versión de sí misma, convencidxs de que la vía principal para desarrollar esa sociedad es la educación. Como unidad de investigación aplicada, realizamos estudios y desarrollamos propuestas para fortalecer la política educativa y activar a la sociedad a favor de la educación en México. (Leer más)
Ni aquí ni allá: en los umbrales de la reforma educativa
En tanto el Congreso no elabore las leyes secundarias que darán vida a la reforma educativa de 2019, la admisión, promoción y reconocimiento del Servicio Profesional Docente se encuentra en un limbo jurídico.
Por Mexicanos Primero
7 de agosto, 2019
Comparte

Por: Javier Rojas (@JavierRojas_R)

Desde la promulgación de la reforma educativa el 15 de mayo pasado, uno de los principales desafíos ha sido brindar certidumbre de lo que está por venir a las familias de niñas, niños y jóvenes (NNJ), y, principalmente, a sus maestros. Un futuro que hasta hoy es muy poco claro.

La falta de claridad responde a que nos encontramos en una especie de limbo jurídico, porque en tanto el Congreso de la Unión no elabore las leyes secundarias que darán vida a la reforma educativa de 2019, presenciamos una serie de indefiniciones sobre la operación del sistema educativo mexicano. Incertidumbre que podría extenderse hasta el 12 de septiembre, cuando venza el plazo para ello.

Y es que, si aceptamos la premisa del viejo dicho que señala que “El diablo está en los detalles”, hoy desconocemos los pormenores de cómo los maestros podrán construir una carrera docente exitosa: desde cómo, quienes aspiren a enseñar en las aulas de las escuelas públicas del país, podrán hacerlo, hasta lo que los docentes ya en servicio deben realizar para convertirse en directores o supervisores.

Quienes han sentido de manera más inmediata los efectos del limbo jurídico en el que nos encontramos son los participantes en los procesos de admisión, promoción y reconocimiento del Servicio Profesional Docente (SPD), es decir, de la institución y del marco normativo que reguló el ingreso, la promoción, el reconocimiento y la permanencia de los maestros de 2013 hasta mayo de este año.

Los maestros que participaron en estos procesos están en un periodo que antropólogos como Victor Turner caracterizarían de liminalidad: un momento en el que ni se ha dejado atrás del todo el viejo estado (la reforma educativa de 2013) ni se ha llegado plenamente al nuevo (la legislación secundaria de la reforma de 2019).

Tras la abrogación de la Ley General del SPD, el tránsito entre estos dos momentos ha sido subsanado a partir de lineamientos administrativos que la Secretaría de Educación Pública (SEP) emitió mediante dos oficios: uno el 21 de mayo pasado (ver Animal Político) y otro el 16 de julio.

La emisión de los lineamientos tuvo como propósito establecer reglas temporales para los procesos de admisión, promoción y reconocimiento (ya no la permanencia) en la educación básica y en la educación media superior. Como si no fuera preocupante que los lineamientos no han sido publicados en el Diario Oficial de la Federación, un análisis de lo establecido en los del 16 de julio muestra algunos claroscuros.

Por un lado, los lineamientos aclaran aspectos como el hecho de que las estructuras ocupacionales en las que se basen los procesos de admisión, promoción y reconocimiento deberán ser las que la SEP y la Secretaría de Hacienda y Crédito Público acordaron en 2015. Una aclaración bienvenida porque implica que las entidades federativas que hayan alterado sus estructuras deberán ceñirse a estas normas, lo cual acotará posibles irregularidades.

Por otro lado, hay asuntos inquietantes que dejan entrever el sentido de los cambios de la legislación secundaria de 2013 a 2019; concretamente, el posible retorno de prácticas vinculadas con el escalafón tradicional. Los lineamientos del 16 de julio señalan que las plazas vacantes con funciones de supervisión serán cubiertas por personal de la misma zona escolar que reúna el perfil y cuente con mayor antigüedad en el servicio público. De ser así, aunque estos nombramientos solamente serán por un ciclo escolar máximo, esto supone regresar al escalafón tradicional, uno que premia laborar en una zona en particular y la antigüedad, en vez del desempeño en los concursos de promoción vinculados con el marco normativo de 2013.

Despejar las dudas para salir de la liminalidad en la que nos encontramos es crucial para que la incertidumbre que hoy viven los docentes no sea tampoco la de las familias, las NNJ y la sociedad. Esperemos que las leyes secundarias lleguen antes del plazo perentorio y, sobretodo, que den la certidumbre que el magisterio necesita para construir carreras profesionales exitosas. Pocas cosas tendrán un impacto más significativo en el derecho a aprender de las NNJ que tener claridad de las reglas del juego con las que se garantizarán los derechos profesionales de sus maestras y maestros .

* Javier Rojas es Director de Investigación de @Mexicanos1o.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.