¿Y la inversión en primera infancia…. cuándo? - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Aprender es mi derecho
Por Mexicanos Primero
Mexicanos Primero es una iniciativa ciudadana integrada por activistas con diversas experiencias,... Mexicanos Primero es una iniciativa ciudadana integrada por activistas con diversas experiencias, formaciones e historias, unidxs a favor de una causa: promover y defender el derecho a aprender de todas las niñas, niños y jóvenes en México, así como el de sus maestrxs. Buscamos contribuir a la construcción de una sociedad incluyente y justa en la cual cada persona puede llegar a ser la mejor versión de sí misma, convencidxs de que la vía principal para desarrollar esa sociedad es la educación. Como unidad de investigación aplicada, realizamos estudios y desarrollamos propuestas para fortalecer la política educativa y activar a la sociedad a favor de la educación en México. (Leer más)
¿Y la inversión en primera infancia…. cuándo?
En los últimos 9 años se redujeron 32 mil millones de pesos del presupuesto dirigido a primera infancia, por lo que, en lugar de avanzar, hemos ido retrocediendo y propiciando la ampliación de brechas sociales.
Por Katia Carranza
27 de noviembre, 2020
Comparte

En los últimos cuatro años se han logrado avances importantes en Primera Infancia en nuestro país, específicamente, la creación de la Comisión de Primera Infancia del Sistema Nacional de Protección Integral de Niños, Niñas y Adolescentes (SIPINNA), la elaboración de un Diagnóstico Situacional, la creación de la Ruta Integral de Atenciones, la obligatoriedad de la educación inicial y la publicación de la Estrategia Nacional de Atención a la Primera Infancia (ENAPI). Sin embargo, existe una deuda histórica que las autoridades tienen con las niñas y niños (NN) menores de 6 años: asignar el presupuesto suficiente a los programas destinados a atender a este grupo etario para que puedan tener garantizado el cumplimiento de sus derechos, así como su desarrollo integral.

En los últimos 9 años se redujeron 32 mil millones de pesos del presupuesto dirigido a primera infancia, por lo que, en lugar de avanzar, hemos ido retrocediendo y propiciando la ampliación de brechas sociales. A esto hay que sumarle que la emergencia sanitaria por la COVID-19 ha privado a muchos NN menores de 3 años de los servicios básicos destinados a su desarrollo integral, generando que las brechas sociales sean aún más grandes para estas generaciones. Uno de esos servicios es el acceso a la educación inicial, que desde mayo de 2019 es obligatorio en todo el país.

En el nivel inicial se busca promover que las intervenciones educativas sean de calidad y pertinencia, pues a través de ellas se provee a las NN de vínculos afectivos sólidos y condiciones de aprendizaje necesarios para su desarrollo y bienestar. Sin acceso a alguna de sus modalidades, las NN no pueden desarrollar a su máximo potencial sus capacidades cognitivas, físico-motoras, socioemocionales ni de lenguaje.

El programa U031, destinado a la expansión de la educación inicial se creó en la Cámara de Diputados en 2008 con el objetivo de diseñar un Modelo de Atención con Enfoque Integral para los servicios de educación inicial. Desde 2013 la inversión en este programa se ha mantenido constante en el tiempo a pesar de que a partir del año pasado su expansión es una obligación constitucional. Aunado a esto la expansión enfrenta un problema de diseño que ha limitado el crecimiento de la cobertura del programa ya que más del 50% total del presupuesto que se le asigna, no se destina para dicho fin.

Por ejemplo, en 2020 se le destinaron 800 millones de pesos, de los cuales 500 mdp fueron acaparados por el Partido del Trabajo para subsidiar con un modelo costoso y poco transparente a los CENDIS del Movimiento Tierra y Libertad, asociados a este partido político. ¿Por qué se permite semejante robo a la educación de los más pequeños? Porque la modalidad de subsidios de este programa no está sujeto a reglas de operación y estos se otorgan mediante convenios, es decir, los recursos se pueden dar a discrecionalidad. A pesar de los esfuerzos que ha realizado la Dirección General de Desarrollo Curricular (Unidad Responsable de dicho programa) al incorporar indicadores y acciones relacionadas con la expansión de la educación inicial, estos han sido insuficientes para evitar ser despojados de la mayoría de los recursos destinados a operar el programa.

En el Proyecto de Egresos de la Federación 2021 (PPEF) se le asignó un presupuesto de 825 mdp, que representa un incremento de 25 mdp respecto al año anterior; la pregunta es qué porcentaje de este dinero se utilizará realmente para la expansión de la educación inicial, su consolidación como nivel educativo obligatorio, así como el fortalecimiento de sus distintas modalidades, y cuánto se seguirá entregando para solventar gastos de operación y prestación de servicios de 81 CENDIS ubicados en 14 estados del país, que en su mayoría atienden a niñas y niños en educación preescolar y no de inicial, lo que es una grave y constante irregularidad.

Le exigimos al Secretario de Educación Pública que promueva con la Secretaría de Hacienda y Crédito Público el cambio de modalidad del programa U031 para que sea sujeto a reglas de operación, para que se asegure la ampliación de la cobertura en educación inicial, se posibilite su progresiva universalización en todas sus modalidades y se consolide como nivel educativo, reduciendo los riesgos de que algunos grupos y asociaciones generen dependencia de estos recursos para su operación.

Otro de los programas presupuestarios que demuestran la deuda histórica que tienen las autoridades con los NN menores de 6 años es el programa P025, que es con el que se coordinan las Instancias que Integran el SIPINNA. Aunque no es necesariamente un programa destinado a primera infancia, en el PEF 2020 se le otorgó 15 millones de pesos para operar la ENAPI; sin embargo, estos recursos nunca se entregaron y se eliminaron por completo en el PPEF 2021, poniendo en peligro la posibilidad de implementación de todos los componentes que incluye la ENAPI. Así que el cuestionamiento es ¿cómo es posible operar una Estrategia (publicada en el DOF y mandatada con la reforma del artículo 3ero. constitucional de 2019) a nivel federal, estatal y municipal si no se otorgan los recursos necesarios para hacerlo? Sin dichos recursos estamos hablando de una simulación, de un compromiso que sólo está en el papel y no en la realidad de las y los niños más pequeños.

Hace dos semanas la coalición dominante en la Cámara de Diputados aprobó sin cambios la propuesta de gasto para educación inicial que el Ejecutivo presentó. Esto fue lamentable ya que implicó una abdicación de sus facultades para modificar no sólo los recursos de los programas sino también para influir en su diseño operativo. Además, fue indignante ver que muchos diputados no asumen su responsabilidad con el futuro de millones de menores de tres años sino con la línea dictada desde Palacio Nacional. Tal vez por eso terminaron felices festejando el cumpleaños del presidente de la República.

* Katia Carranza (@backsb14) es Investigadora en Mexicanos Primero.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.