El ABC de los candidatos y su imagen - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Arena Ciudadana
Por Arena Ciudadana
Somos una iniciativa que busca impulsar la agenda de la sociedad civil por medio de la tecnolog... Somos una iniciativa que busca impulsar la agenda de la sociedad civil por medio de la tecnología y desde una visión distinta. Queremos traducir información, generar contenidos y fomentar la discusión para alcanzar la acción participativa de la ciudadanía. (Leer más)
El ABC de los candidatos y su imagen
Por Arena Ciudadana
9 de abril, 2012
Comparte


Por: Enrique Ortega*

 

Es común la consideración entre los mercadólogos el decir que las debilidades se convierten en fortalezas. Desafortunadamente, cuando se trata de política, las debilidades suelen quedarse en ello, en puntos que restan votos.

Un error habitual entre la gente es considerar a la imagen física como un sinónimo de imagen pública. Si bien, una incluye a la otra, no son lo mismo. La imagen pública abarca elementos mucho más profundos y variados; sin embargo, la indumentaria es y seguirá siendo un elemento comunicacional en toda persona. ¿Cuántos de nosotros no hemos padecido el que nos digan un día por la mañana que nos vemos pálidos, enfermos o nos pregunten si nos sentimos bien, simplemente por los colores que elegimos al vestirnos?

En un candidato a la Presidencia de la República, la correcta producción de estímulos en imagen física es toral. Es por ello que durante las siguientes líneas me dedicaré a analizar la de los contendientes a la gran silla para el periodo 2012-2018.

Josefina Vázquez Mota siempre se ha caracterizado por ser una mujer que se cuida en extremo, incluso hasta en su alimentación. De hecho, en el reciente mareo sufrido por la candidata, algunos medios comenzaron a sospechar un posible problema de anorexia. Su anclaje simbólico –elemento con el que es identificada por sus audiencias clave- hasta hace poco era el color blanco, que usaba en todo evento al que asistía. No obstante, en sus más recientes apariciones suele presentarse en colores más oscuros, quizá pretendiendo mostrarse más dura. Este aspecto contradice su eslogan de campaña: “diferente”, ¿o acaso han visto algún candidato que use el blanco como elemento representativo? En cambio, sí hemos visto muchos que usan los tonos oscuros. De una mujer de estilo elegante, alguien en su equipo está intentando transformarla a estilo dramático pero sin adecuar su discurso que se sigue sintiendo tibio, no fuerte como se esperaría de una mujer que estuvo obstinada por más de año y medio por consolidar una candidatura que ahora tiene. Su comunicación verbal se nota actuada, sus ademanes no son dignos de alguien que se ha vendido como conferencista por muchos años. Por supuesto, a pesar de los errores, su postura siempre es erecta y sus trajes están perfectamente cortados, nunca se ven más grandes o más chicos.

Enrique Peña Nieto es el candidato que más ha trabajado –y gastado- en su imagen física, incluso apostaría al afirmar que cada estímulo en su persona ha sido creado con un fin específico. Pensemos en su anclaje simbólico: el copete. Debido a su estatura, ese tipo de peinado lo hace ver ligeramente más alto, pero no sólo eso, sino que se convirtió en su emblema, a tal grado que se levantó un estudio hace ya algunos años donde se encontró que si al candidato del PRI le cambiaran la manera de peinarse, perdería popularidad entre su público votante. No obstante lo anterior, en sus más recientes anuncios de televisión la gran crítica ha sido que se nota un poco pasado de peso, con la famosa “pancita”. Fue tal la crítica en redes sociales, que al día siguiente estuvo circulando una fotografía de Peña Nieto ejercitándose en una caminadora. Reitero: todo estímulo está perfectamente controlado. No olvidemos, por cierto, la brillante corbata roja, misma que usó durante todo su mandato en el Estado de México. Por ello fue tan extraño verlo portando una corbata verde el día que tomó protesta como candidato por el Partido Verde, fue tema de conversación en más de una mesa y el mensaje a comunicar es evidente, busca afirmarse como miembro activo de las instituciones que representa. Reza una máxima de la imagen física (y que Peña Nieto ha cumplido como instructivo): “no te vistas con base en el trabajo que tienes, sino en aquel que deseas obtener”. El candidato se ve presidencial, pero lo que ha estropeado su imagen pública es el destape de una verdad irrefutable: su incapacidad de responder espontáneamente, todos sus mensajes están tan armados, que si se sale de los mismos, lo hace mal. Para muestra, ver su reacción en la Feria Internacional del Libro de Guadalajara, donde no supo qué responder a la pregunta de cuáles han sido los tres libros que lo han marcado.

Quizá el cambio más notorio del que podamos hablar es el de Andrés Manuel López Obrador. Cuando era Jefe de Gobierno en el Distrito Federal, e incluso como candidato a la presidencia en 2006, era casi parroquial el verlo con un traje cruzado, ya sea en color gris o café. Éstos, además de hacerlo ver más grueso en talle, lo mostraban como “burócrata” y no como líder. Su clásico “gallito” era un signo que buscaba ser asociado con la clase popular que no se preocupa mucho por su atuendo, sino por ser eficaz en su trabajo. Su tono de voz y sus ademanes eran sumamente condenatorios, ¿cómo olvidar el “¡cállate, chachalaca!” que le costó la presidencia? Pero hoy lo vemos siempre portando un traje negro de corte recto, camisa blanca y corbata oscura. La talla de sus trajes, sin embargo, es un poco más grande que la que le corresponde. En una conferencia reciente que impartió en la Universidad Anáhuac -en donde tengo el honor de dar clase- se notaba mucho porque al sentarse, los hombros se veían fuera de lugar, cosa que con un traje de la talla exacta, sería imposible que pase. Los colores oscuros, si bien comunican autoridad, no son los más adecuados al mensaje de paz y reconciliación que está intentando enviar a su público, aspecto que intenta ecualizar al usar zapatos de suela de goma, cómodos para caminar pero que pocas personas alcanzan a percibir. Ahora bien, hay que reconocerle que tanto antes como ahora, ha estado producido acorde a su estilo: tradicional con tintes naturales.

Finalmente, el candidato del Partido Nueva Alianza, Gabriel Quadri, se ha intentado posicionar como el hombre de las propuestas serias e inteligentes. Quizá por eso fue motivo de burla su anuncio para televisión donde muestra a un grupo de jóvenes viajando en una combi, no se esperaba un mensaje tan vacío de alguien que busca diferenciarse por su discurso. Su imagen física es acorde a su esencia, pues Quadri es uno de los más respetados ecologistas en el país. Su indumentaria remite a la del “científico loco”, siempre despeinado, despreocupado por el protocolo y más preocupado por resolver las ideas en su cabeza. Es cierto que si su objetivo fuera el ganar la presidencia, no tendría nada qué ver su imagen física, pero seamos realistas, su meta es otra. Al candidato del PANAL solemos verlo con sacos a cuadros de telas gruesas y tallas más grandes a las que debiera usar, usualmente los combina con una camisa azul que comunica accesibilidad. Es el candidato “buena onda”, pero nada más, no emociona y, por supuesto, su mensaje no tiene eco.

Es importante hacer notorio el que todos y cada uno de los candidatos tienen en su equipo de trabajo a especialistas en estímulos de imagen física. Ésto era algo que no se veía hace unos 15 años, pero no debemos olvidar algo: hay que brincar la barrera de la forma. Sin un fondo que la sustente, la imagen se cae de manera muy fácil, por eso es que nosotros, los ciudadanos, tenemos el derecho y la obligación de exigir propuestas y respuestas, en aras de cotejar si los textos y vestuario que nos intentan vender, corresponde con lo que la persona haría de llegar al poder verdadero.

 

* Enrique Ortega es diseñador gráfico y consultor en Imagen Pública especializado en imagen digital, catedrático de la Universidad Anáhuac y del Colegio de Consultores en Imagen Pública, Director de Comunicación de The VES Group, agencia enfocada en el manejo de la imagen de instituciones y productos. Ha colaborado en el desarrollo de la imagen para más de 500 candidatos políticos, cantantes y empresarios.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.

close
Información verificada del COVID-19 #CoronavirusFacts