Golpes mediáticos - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Arena Ciudadana
Por Arena Ciudadana
Somos una iniciativa que busca impulsar la agenda de la sociedad civil por medio de la tecnolog... Somos una iniciativa que busca impulsar la agenda de la sociedad civil por medio de la tecnología y desde una visión distinta. Queremos traducir información, generar contenidos y fomentar la discusión para alcanzar la acción participativa de la ciudadanía. (Leer más)
Golpes mediáticos
Si la detención de Elba Esther Gordillo es el retorno del Estado de Derecho en el país, habrá que aplicar la ley a todos por igual y eso implica ir por gente allegada al presidente Peña Nieto, no sólo a sus enemigos políticos, como Montiel, Romero Deschamps, Víctor Flores, Marín, Moreira y compañía.
Por Arena Ciudadana
26 de marzo, 2013
Comparte

Por: David Tarrab (@dtarrab)

Muchos piensan que Peña Nieto tardó sólo cien días en regresar al Estado algunos de los espacios que estaban secuestrados por poderes fácticos, que fueron emanados y fomentados desde los anteriores gobiernos priistas. Pero en realidad Peña Nieto tardó sólo cien días en cambiar la percepción de la legitimidad de la elección presidencial, a través de golpes mediáticos que impulsan una imagen que trata de distanciarlo de todo aquello que lo ata a personajes tan desdeñables como Elba Esther Gordillo.

Parece existir un avance en las reformas pendientes que arrastra el país desde hace ya varios años, parece existir un clima de mayor cordialidad política con objetivos comunes a través del denominado “Pacto por México”. Sin embargo, México vive una regresión democrática que lo lleva a un centralismo político, que convierte al inquilino de Los Pinos en el Estado mismo, pues “nada ni nadie se mueve sin la orden del presidente”; exclaman con orgullo algunos simpatizantes, al más puro estilo absolutista.

De las reformas constitucionales, sin duda la educativa llama la atención por la reciente captura de Elba Esther. Su aprehensión parece haber desmitificado varias de las creencias y suposiciones que se tenían sobre la relación de la ex líder sindical y el gobierno peñista, el sistema que la encumbró ahora la destruye. No obstante, el asunto de fondo no sólo es encarcelar y juzgar a Elba, y a algunos de sus allegados por delincuencia organizada y operaciones con recursos de procedencia ilícita, el asunto de fondo es la transformación del sistema educativo a través de una reforma al interior del SNTE. Tal vez más importante es saber si esta acción significa el inicio del fin para los poderes fácticos o si sólo estamos ante un ajuste de cuentas entre el gobierno y Gordillo.

Nadie duda que se debe celebrar el fin de la era de la “Maestra”, pero habrá que acabar también con toda una red de privilegios al interior del sindicato y fuera de éste. Si éste es el retorno del estado de derecho en el país, habrá que aplicar la ley a todos por igual y eso implica ir por gente allegada al presidente Peña Nieto, no sólo a sus enemigos políticos. EPN deberá aplicar el Estado de Derecho y poner límites a los poderes fácticos, y si lo hace, tendrá que hacerse cargo de Montiel, Romero Deschamps, Víctor Flores, Marín, Moreira y compañía. Cuando esto suceda podemos hablar de un Estado de Derecho y no de revanchismo político. Hasta entonces podemos hablar de una transformación profunda del sistema político. El tiempo determinará si se trata de un golpe mediático o si realmente estamos ante un gobierno que transformará distintos sectores del país.

Quiero ser optimista porque se ha empezado a delinear un plan estratégico que el país requería desde hace muchos años, aunque también habrá que estar atentos. Cada espacio recuperado es un espacio que se ocupa nuevamente y que está a merced del botín político y de una nueva ruta para el tráfico de influencias que engrosa la red de privilegios y sobornos. La pregunta es quién o quiénes serán los nuevos benefactores y si el Estado volverá a fortalecerse para refundar sus instituciones o para seguir alimentado la corrupción del sistema.

 

*David Tarrab es licenciado en RI, tiene estudios en Ciencias Políticas por la Universidad de Essex, Reino Unido, así como un posgrado en Dirección y Administración de Empresas por el ITAM. Actualmente estudia la Maestría en Innovación para el Desarrollo Empresarial en el ITESM, en conjunto con la Universidad de Stanford.

 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.

close
Información verificada del COVID-19 #CoronavirusFacts