Hacia una propuesta estratégica en la relación con Asia - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Arena Ciudadana
Por Arena Ciudadana
Somos una iniciativa que busca impulsar la agenda de la sociedad civil por medio de la tecnolog... Somos una iniciativa que busca impulsar la agenda de la sociedad civil por medio de la tecnología y desde una visión distinta. Queremos traducir información, generar contenidos y fomentar la discusión para alcanzar la acción participativa de la ciudadanía. (Leer más)
Hacia una propuesta estratégica en la relación con Asia
Por Arena Ciudadana
19 de junio, 2012
Comparte

Simón Levy

 

“La política exterior no gana votos” es un término a menudo empleado en las campañas electorales en México; sin embargo, en un México del siglo XXI, abierto al comercio, las inversiones y las comunicaciones internacionales – en una sola palabra: globalizado – la estrategia internacional se relaciona y se torna en política interior, porque la adecuada formulación de la política exterior, apegada a una intensiva evaluación de los intereses nacionales de México, resulta una condición sine qua non  para el desarrollo económico mexicano y la adecuada inserción del país en el concierto internacional.

Así pues, a menos de un mes de las elecciones presidenciales de 2012, resulta conveniente analizar las propuestas en materia de política exterior que presentan los candidatos de las tres principales fuerzas políticas del país. En esta ocasión, se analizarán las propuestas del PRI, PRD y PAN para fortalecer las relaciones de México con Asia; por ser esta última de vital importancia para el presente y futuro económico, político, social y comercial de nuestro país, al ser el continente con el mayor crecimiento y dinamismo económico, el cual busca expandir sus inversiones a nuevas economías, entre las que México debería saber posicionarse estratégicamente.

Comenzando con  Enrique Peña Nieto, candidato por el Partido Revolucionario Institucional, PRI, su equipo de estrategia en materia de política exterior  plantea  recuperar el liderazgo y reputación internacionales que ejerció México durante los cuarenta años anteriores a la administración panista y que se han difuminado bajo la cortina de inseguridad que la comunidad internacional percibe del país, es decir, la visión internacional de México es la de un país con serios problemas de seguridad y faltas graves al Estado de Derecho. La política exterior, según los priistas, debe ser consistente con los objetivos de la política interna: respetar el Estado de derecho, mejorar la seguridad pública y la procuración de justicia, lograr un crecimiento económico sustentable, mitigar la pobreza extrema, generar una conciencia ambiental y aumentar la inversión en investigación y desarrollo, entre otros.

La propuesta priista de política exterior para Asia se centra en tres ejes fundamentales. Primero, se propone evaluar el ingreso de México al TPP, a la luz de los retos y beneficios que este presenta para la diversificación y presencia de México en importantes mercados asiáticos. Segundo, se propone cambiar la concepción que el actual gobierno tiene de China, como un país adversario, por una visión más estratégica, reconociendo el enorme potencial de la relación con este país. Critican que, a la fecha, ha existido una total falta de coordinación del gobierno mexicano con la industria privada para mejorar el intercambio comercial con China, lo cual ha resultado en un déficit comercial bilateral importante; en este sentido, la propuesta priista se basa en la coordinación público-privada para llegar a acuerdos que incrementen  nuestras exportaciones sustantivamente. Otra oportunidad que se reconoce con es la inversión y el turismo provenientes de China, por lo que se pretende atraer inversiones de este país, para enfocarlas principalmente en proyectos de infraestructura.

Por último, el tercer eje de la plataforma priista para Asia,  comprende fortalecer los nexos tecnológicos, educativos, políticos y económicos con India y China, a fin de aprender de los modelos exitosos que estos países han llevado a cabo en la creación y desarrollo de ciertas industrias, los programas educativos que se han implementado, así como su creciente capacidad de innovación científica y tecnológica. Todo ello con el propósito de convertir a México en una economía del conocimiento, en la que podamos producir productos con alto valor agregado mexicano.

Por su parte, Andrés Manuel López Obrador, candidato por el Partido de la Revolución Democrática, PRD, critica que la estrategia panista al exterior, llevada a cabo en los últimos 12 años, ha sido un reflejo de la caótica gestión interna del país. Por ello, la propuesta perredista de política exterior está encaminada a expandir al ámbito internacional el desarrollo progresista que se busca al interior de México, apegándose estrictamente a los principios constitucionales de política exterior.

En este sentido, el PRD  buscará ampliar las relaciones de México con los BRIC’s, además de Corea del Sur, Indonesia y Turquía, quienes se encuentran en un ascenso acelerado para convertirse en potencias globales. Sin embargo, la estrategia hacia estos países no podrá enfocarse exclusivamente en el ámbito comercial, sino que deberán complementarse en las áreas de la cooperación tecnológica, la innovación, las empresas conjunta y los organismos regionales de cooperación en Asia-Pacífico.

De esta forma, López Obrador buscará diversificar las relaciones internacionales mexicanas que actualmente se encuentran eclipsadas por la cooperación con Estados Unidos en materia de seguridad. Siguiendo sobre esta línea, López Obrador buscará prioritariamente desarrollar el mercado interno y las industrias mexicanas para competir exitosamente con China. Jorge Eduardo Navarrete, que de ganar López Obrador sería el titular de la Secretaría de Relaciones Exteriores, en su más reciente libro ha enfatizado la complejidad de la construcción de una buena relación con China porque, a diferencia de otros países latinoamericanos, México no tiene una gran cantidad de recursos exportables que pudieran  interesar a China. También, ha mencionado que la entrada de México al Acuerdo Transpacífico de Asociación Económica, TPP por sus siglas en inglés, no ha sido dimensionada adecuadamente, critica que se ha buscado ingresar sin siquiera entender completamente el trasfondo de dicho acuerdo internacional, a saber, la contención de China por parte de Estados Unidos, lo cual podría dificultar aun más las relaciones Sino-Mexicanas.

Finalmente, el equipo en lo internacional de Josefina Vázquez Mota, candidata del Partido Acción Nacional, PAN, propone formular una política exterior para posicionar a México como una potencia emergente dentro del concierto internacional. Para ello, se buscará que no se responsabilice de la política exterior a una sola dependencia, sino que ésta sea construida de forma transversal mediante la creación de un Gabinete de Política exterior y su subordinada Comisión Nacional de Política exterior, presididos por el presidente de la república, pero abarcando a las diferentes secretarías de Estado involucradas en la materia.

Vázquez Mota y sus estrategas reconocen la importancia que ha adquirido la relación con China, por lo que están interesados en fortalecer la relación con este país, en términos políticos y de intercambio económico y comercial. Sin embargo, el eje de la propuesta panista para posicionar a México en Asia-Pacífico es la entrada de México al TPP, lo cual le permitiría al país diversificar sus relaciones con otras economías de la región, incluyendo una amplia gama de temas no contemplados en acuerdos pasados. El riesgo de centrar la estrategia asiática en esta iniciativa radica en que aun es muy limitada en cuanto a su membresía, excluyendo a importantes actores como Indonesia, Corea del Sur y el actor actualmente más importante en la región asiática, China. Además, los nueve países negociadores del TPP se han mostrado renuentes a la admisión de nuevos Estados a las negociaciones del acuerdo, entre los que se encuentra México, por lo que nuestro país tendría poca influencia introduciendo sus intereses más estratégicos en el contenido del acuerdo. En pocas palabras, centrar en el TPP nuestras relaciones con Asia, sería dejar en manos de nueve economías – entre las que se encuentran Brunei, Malasia y Vietnam – nuestra estratégica diversificación internacional hacia Asia-Pacífico.

Simón Levy es licenciado en Derecho con especialidad en Comercio Exterior por la UNAM, maestro en Administración y Dirección Internacional por el ITAM. Es Director General de LatinAsia; Representante del Consejo Consultivo ante la Unidad de Prácticas Comerciales de la Secretaría de Economía y Miembro del Club Líderes del Futuro, auspiciado por la fundación Líderes de México.

 

 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.

close
Información verificada del COVID-19 #CoronavirusFacts