Las propuestas de EPN: Reforma Política - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Arena Ciudadana
Por Arena Ciudadana
Somos una iniciativa que busca impulsar la agenda de la sociedad civil por medio de la tecnolog... Somos una iniciativa que busca impulsar la agenda de la sociedad civil por medio de la tecnología y desde una visión distinta. Queremos traducir información, generar contenidos y fomentar la discusión para alcanzar la acción participativa de la ciudadanía. (Leer más)
Las propuestas de EPN: Reforma Política
Por Arena Ciudadana
1 de agosto, 2012
Comparte


Por: Daniel Behn (@DanielBehn )*

Las reformas políticas tienen la intención, entre otras, de empoderar al ciudadano frente a sus representantes e involucrarlo en el proceso de toma de decisiones. En la discusión nacional respecto al tema se han abordado puntos tan diversos como el apoyo a la consulta popular, las candidaturas independientes, la iniciativa ciudadana y la transparencia de recursos públicos entregados a los partidos políticos, entre otros.

La Reforma Política impulsada en el Congreso y aprobada con modificaciones recientemente, fue arropada por el colectivo #ReformaPolíticaYa, un grupo de organizaciones de la sociedad civil (OSC) como Reelige o Castiga, Alianza Cívica, Puebla Vigila, Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad, entre otras. El colectivo aboga principalmente por la iniciativa popular, candidaturas independientes, revocación de mandato y la reelección. Los primeros tres temas sí fueron abordados por el PRI en su plataforma electoral pero de manera muy superficial y sin atender los detalles de implementación. La oposición de miembros del Partido Revolucionario Institucional en lo general, incluida por supuesto la reelección de legisladores y alcaldes ya es de todos conocida.

En cuanto a la agenda del virtual presidente, Enrique Peña Nieto, es interesante revisar su propuesta principal: el tope de representación en el Congreso o la también llamada “cláusula de gobernabilidad, así como su posición en contra de uno de los emblemas de la propuesta original de Reforma Política: la reelección legislativa.

Un contacto involucrado en la iniciativa #ReformaPolíticaYa me describió la manera completamente honesta y burda en la que un diputado expresó su oposición a la reelección.  “Ya ve joven, todas las plazas para los próximos tres sexenios ya están apalabradas” le dijo.

Pareciera que así es la política: funciona a través de un buen “networking”, el uso de relaciones públicas y el sistema de favores. Así, la meritocracia pierde toda posibilidad utópica de existir ante los “apadrinamientos” y relaciones sociales que implica la política. Uno de los problemas de esto es que  las lealtades no son individuales, no sirven para alimentar un juego de favores, negociaciones, y consensos, sino fuerzan un compromiso y más que eso, un encadenamiento a los partidos políticos, el que te cuida, el que te regala una plaza, el que hay que apoyar en todo momento sin importar las incongruencias ideológicas que puede haber en el abanico de temas que se abordan en los Congresos.

A los diputados hay que observarlos, evaluarlos y tratarlos como individuos. Brindarles la oportunidad de reelegirse inmediatamente permite darle seguimiento a sus proyectos, no de partido, pero sí de nación.  Más que un premio, debe la reelección (o no reelección) subirle el costo político a los legisladores inactivos, ineficientes y corruptos.  Sobre todas las cosas, la reelección es una apuesta a, o reconocimiento de, una democracia participativa funcional. Dice Héctor Aguilar Camín: “la relección no sólo no es un instrumento para que la gente se perpetúe en el poder, sino que es un instrumento para que los ciudadanos decidan quién se queda y quién no se queda”.

El riesgo más evidente es que con el rezago democrático, la poca participación ciudadana, y el control que manejan las alcaldías en zonas rurales sobre el proceso electoral, se podrían prestar a mayores fraudes electorales.  Esta manipulación del proceso electoral podría en dado caso promover los ‘caciquismos’, y es el principal argumento de las personas en contra de la reforma.  Sin embargo, frenar la apertura democrática argumentando rezago democrático es una paradoja, en la cual no hay avances.  Si se apuesta por la democracia y se le da la oportunidad al pueblo de México de tomar un rol más participativo en la política, considero que los niveles de interés, información y activismo sin duda aumentarán.

Mi opinión evidentemente es a favor de la reelección entre otros elementos de la Reforma Política discutida y ya aprobada en el Congreso. Pero, ¿cuál es la opinión del candidato ganador Enrique Peña Nieto? En contra de la reelección y a favor, en cambio de la cláusula de gobernabilidad. En términos generales, esta cláusula se refiere a la limitación actual de la sobrerepresentación del 8% de cualquier mayoría. Derrocarla sería un atentado al sistema de pesos y contrapesos, al tiempo que representaría un retroceso a la pluralidad de las cámaras legislativas, opinan muchas voces.

En la evaluación realizada por Arena Electoral, la profesora-investigadora de la Flacso México, Irma Méndez de Hoyos, calificó como la única propuesta concreta la intención de Enrique Peña Nieto de restaurar la “cláusula de gobernabilidad”, una acción que representaría “un enorme retroceso en la vida democrática del país creando mayorías ficticias”, de acuerdo con René Torres-Ruiz, académico de la UIA, quien también evaluó las propuestas de Reforma Política para AE. Por estas y otras razones EPN salió reprobado en la evaluación de estas propuestas por parte de los académicos convocados por Arena Electoral, con un vergonzoso 4.8 de calificación (inferior al 6.2 que obtuvo Josefina Vázquez Mota y al 6.8 que sacó AMLO).

Tanto la reelección como el tope a las mayorías en la Cámara de Diputados están diseñados para debilitar el sistema de partidocracia.  Uno va con la intención de presionar al diputado individual y el segundo se dirige a forzar la negociación, consensos e iniciativas multipartidistas. En mi opinión, debe existir una serie de incentivos para premiar a los diputados que buscan alianzas a través de las barreras del partido, así como mantener una relación más estrecha con sus distritos. En este tema, como en muchos más de la agenda nacional, quedan todavía muchos pendientes.

 

* Daniel Behn es estudiante de Relaciones Internacionales en el ITAM, es miembro del staff @ArenaElectoral y aspira a ser satirista constructivo.

 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.

close
Información verificada del COVID-19 #CoronavirusFacts