Lo que no debe faltar en la agenda de los candidatos - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Arena Ciudadana
Por Arena Ciudadana
Somos una iniciativa que busca impulsar la agenda de la sociedad civil por medio de la tecnolog... Somos una iniciativa que busca impulsar la agenda de la sociedad civil por medio de la tecnología y desde una visión distinta. Queremos traducir información, generar contenidos y fomentar la discusión para alcanzar la acción participativa de la ciudadanía. (Leer más)
Lo que no debe faltar en la agenda de los candidatos
Por Arena Ciudadana
5 de abril, 2012
Comparte


Por: Christopher Córdova Rodríguez*

 

Dicen que Albert Einstein dijo que la lógica nos lleva de “A” a “B”, mientras que la imaginación nos lleva a todas partes. Quizá también a todas las soluciones. Pronto habrá elecciones en México y amplios sectores de la población siguen indecisos. Algunos siguen decididos a no votar, otros más votarán con un grado demasiado bajo de convicción, tan bajo como para después negar tres veces al canto del gallo que han votado por quien han votado. Lo cierto es que muchos mexicanos sentimos que no nos gusta lo que vemos, simple y llanamente no nos convence. No nos sentimos atraídos magnéticamente hacia las palabras de los candidatos, no vibramos con sus propuestas, no hay química. Hace falta mejorar la oferta. Hace mucha, mucha falta más imaginación y otras tres cosas…

En su mayoría, los programas económicos y sociales de los partidos pasan hasta hoy por alto tres elementos clave: integridad, innovación y sustentabilidad. Con esto quiero decir que no están vinculando los cuatro pilares del desarrollo sustentable (económico, ecológico, social y cultural), no están vinculando niveles de gobierno (municipal, estatal y nacional) y no están vinculando actores (sociedad civil, iniciativa privada, académicos, estudiantes y gobierno), o por lo menos no lo están haciendo de una forma integral, innovadora y verdaderamente sustentable. Además, están olvidando el hecho de que la ciencia y la tecnología, así como las inversiones de la iniciativa privada en tecnología mexicana, deben estar al servicio del desarrollo económico nacional, y que para eso se necesita apoyo firme y constante. En este marco de poca vinculación y poca visión de lo integral los candidatos se están olvidando de que la iniciativa privada necesita señales claras de parte de la política pública para invertir en que México transite más rápido a una economía sustentable o “economía verde”.

¿Qué es la economía sustentable o verde? Es el modelo económico que está tímidamente naciendo como resultado de políticas públicas valientes que en algunos países están permitiendo a las empresas invertir en nuevas tecnologías con mucho menor impacto ambiental. En los países que no tienen políticas claras al respecto de la innovación tecnológica para el desarrollo sustentable la economía verde es aún más tímida, y además, se tiende a abusar del marketing sin que la imagen publicitaria de muchos productos coincida con su grado de sustentabilidad real.

Los candidatos y sus asesores deben preguntarse sobre cada una de sus propuestas “¿es integral?”, “¿es innovadora?”, “¿es sustentable?”. Esas tres preguntas deben también ser repetidas por la sociedad civil, es decir, por los votantes. En la pregunta está la respuesta y en el pedir está el dar: si los votantes comienzan a pensar y preguntar en un código más integral, las respuestas de los gobernantes deberán ser más integrales. ¿Qué implica esto? Básicamente implica que si los ciudadanos entienden que toda buena política pública considera lo económico, lo social, lo cultural y lo ambiental como un todo, entonces los políticos deberán entenderlo; implica que si los ciudadanos entienden que los tres niveles de gobierno deben actuar más coordinados, los políticos deberán entenderlo; que si los ciudadanos entienden que las empresas, las ONG, los expertos y los estudiantes deben ser siempre parte de la solución, los gobernantes deberán entenderlo. Ya lo dijeron los revolucionarios franceses después de volar las puertas de la Bastilla y pedirle amablemente al rey que desalojara su casa “integralidad, innovación, sustentabilidad, ou la mort!”.

Lo que no debe faltar en la agenda económica y social de los candidatos es vinculación de una con la otra. México debe deshacerse del mito del gobierno paternal que tan altas expectativas crea, pero también debe vencer la tentación de ser el padre ausente en temas donde sí debería proteger y que limita al norte con los Estados Unidos de América, al sureste con Belice y Guatemala, al oriente con el golfo de México y el mar Caribe y al poniente con el Océano Pacífico asegurar la provisión: tal es el caso de la innovación tecnológica, tal es el caso del empoderamiento de las mujeres para que emprendan negocios en los espacios rurales, tal es el caso del rescate urgente que necesita el sistema educativo.

La política económica de quien resulte ganador debe cumplir desde el punto de partida con funciones que cubre hoy la política social (como el combate a la pobreza), y la política social debe cumplir funciones que hoy cubre –o intenta cubrir– la política económica (la creación de capacidades para emprender y competir). Sólo cuando la política económica y la social se complementen de verdad podremos hablar de un gobierno previsor, de un padre responsable que enseña a pescar, que empodera.

Para hablar de la realidad económica del país es momento de dejar de poner el foco en los indicadores macroeconómicos y ponerlo en el desarrollo local, el visible, el sustentable, el que puede llevarnos a una economía más sólida y menos desigual. Ambos programas, el de política económica y el de política social de cada candidato, deben también cerrar filas para generar empleos. El desempleo y el empleo informal no afectan mucho los indicadores macroeconómicos, ya que siempre hay manera de minimizarlos en las estadísticas (aún involuntariamente), no obstante se trata de una realidad dura que sí va minando la capacidad futura del país de dar respuesta a las demandas sociales más elementales. Faltan mejores propuestas sobre incentivos a los emprendedores, sobre todo a los jóvenes, sobre todo a los que generen más empleos, sobre todo a los que sean más sustentables.

Pensar en código integral, vincular los pilares del desarrollo sustentable, los niveles de gobierno y los actores clave para resolver los problemas nacionales debe ser el nuevo Sudoku de los mexicanos. Lo que hace falta en la política económica y social para México es cerebros ejercitados en pensar de forma integral, innovadora y sustentable; campañas construidas sobre estas bases;  imaginación aplicada a soluciones integrales que le den un poco de aire fresco a la sala de debate; y claro, propuestas que les den votos a las urnas que tan caras nos cuestan.

 

* @ChrisCordovaR es Director de Asuntos Internacionales de @pides_org. Como consultor ambiental internacional tiene publicado diez libros, imparte conferencias y colabora frecuentemente en medios.

 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.

close
Información verificada del COVID-19 #CoronavirusFacts