México necesita un agregado cultural y de negocios - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Arena Ciudadana
Por Arena Ciudadana
Somos una iniciativa que busca impulsar la agenda de la sociedad civil por medio de la tecnolog... Somos una iniciativa que busca impulsar la agenda de la sociedad civil por medio de la tecnología y desde una visión distinta. Queremos traducir información, generar contenidos y fomentar la discusión para alcanzar la acción participativa de la ciudadanía. (Leer más)
México necesita un agregado cultural y de negocios
Una mayoría de promotores y gestores culturales, en todos los niveles, no quieren admitir que su paradigma tiene que cambiar. Que la estructura y modo de acción debe hacer sinergia con el emprendedor y el empresario cultural, quienes cada día influyen más en la oferta de bienes, servicios y productos culturales.
Por Arena Ciudadana
1 de mayo, 2013
Comparte

Por: Eduardo Cruz Vázquez (@eduardocruzvaes)

En la Secretaría de Relaciones Exteriores, en el Servicio Exterior Mexicano, despunta la necesidad de gestar e incorporar nuevos modelos para el ejercicio de la diplomacia.

Promotores y gestores culturales no pueden quejarse. Por décadas han sido objeto de una envidiable atención. Gran parte de este empeño que les tiene con un amplio reconocimiento por parte de la sociedad, ha provenido sobre todo del aparato institucional y de las universidades públicas. Pero andan estancados. Se encuentran en una zona de confort que no necesariamente significa buenas condiciones de trabajo para la gran mayoría de estos mediadores de políticas y contenidos.

Hay varios elementos que explican lo que sucede. Primero, la burocratización, el haber sido tanto parte como presas del abigarrado sistema administrativo de los organismos culturales de orden público. Segundo, el acompañamiento o la confrontación con el sindicalismo. Tercero, la implantación del Servicio Profesional de Carrera, esa suerte de “Sindicalismo Premier” que transformó el oasis meritocrático en catálogo de farsas. Cuarto, persistir en acudir a modelos formativos de tiempos idos: aquellos en que para cultura, el Estado soy yo. Y quinto: que muchos desde su quehacer independiente se plegaron a los modos dominantes y se olvidaron de la innovación.

Pienso que una mayoría de promotores y gestores culturales, en todos los niveles, no quieren admitir que su paradigma tiene que cambiar. Que la estructura y modo de acción debe hacer sinergia con el emprendedor y el empresario cultural, quienes cada día influyen más en la oferta de bienes, servicios y productos culturales. Si bien ellos emprenden para hacer negocios, dado que en el mercado y el comercio encontraron su forma de vida, los otros tienen, por lo general, la responsabilidad de manejar un flujo significativo de la economía cultural que genera el gasto público. Y esta intervención no sólo tiene años de ser ineficaz; tampoco logran zanjar el abismo que ven entre valor y significado, entre público y consumidor, entre oferta y demanda, entre coproducción, economía social y comercio justo.

Así, entre el promotor, el gestor y el diplomático cultural no hay mucha brecha. Pero también es cierto que al agregado cultural no se le ha dedicado tanto empeño para comprender su labor. Unos cuántos deliberamos sobre ellos y escasa es la repercusión: una de ellas, pasar a la lista de renegados. Al interior del Servicio Exterior Mexicano tampoco lo consideran relevante, en virtud de ciertos cánones sempiternos que alimenta la Todología del diplomático.

Recurro a la experiencia propia para sustentar que para ampliar la diplomacia cultural requerimos formalizar en la Cancillería la entrada de un agregado cultural y de negocios. Dicho a partir de lo aludido: una combinación eficaz entre gestor y emprendedor. Como agregado cultural en la Embajada de México en Chile, era también director de una suerte de modelo de negocio: una Casa de la Cultura.

Una casona de la Comuna de Providencia se adaptó para albergar un restaurante típico, una librería del Fondo de Cultura Económica, una tienda de artesanías de un chileno que regresó del exilio, una galería y una sala de usos múltiples. Los tres primeros espacios se subarrendaban para escaparate de los productos mexicanos y con esos dineros se garantizaba una porción del costo operativo de la Casa. Este prototipo, liderado por el entonces embajador Raúl Valdés, se replicó en otros países sudamericanos. Pronto fracasaron por falta de agudeza empresarial, de pertinencia de programación y por un nacionalismo exacerbado.

En esos años, en el interés de organizar un concierto de Jorge Reyes, una forma de querer venderlo fue llevar sus discos a la cadena mayorista llamada La feria del disco. Un paquete de 30 CD se agotó rápidamente, pero no fue un estímulo suficiente para que un promotor lo tomara. Luego, como agregado cultural en Colombia al lado del embajador Luis Ortiz Monasterio, la mayor parte de la talacha fue de negociación: donativos, acuerdos de coproducción, coinversión, venta de programación, porcentajes de taquilla, intercambios de publicidad, a socios, etc. Sin dejar de lado los mecanismos habituales y necesarios de asistencialismo y la cooperación, la política fue apoyar el intercambio cultural sobre bases comerciales.

Al repasar la historia de la diplomacia cultural mexicana, son identificables periodos, países y responsables que con más o menos intención favorecieron la figura del agregado cultural y de negocios. Ojalá el canciller José Antonio Meade decida dar marca a su gestión de esta manera.

 

* Eduardo Cruz Vázquez es periodista y Coordinador del Grupo de Reflexión sobre Economía y Cultura de la UAM Xochimilco. Su obra más reciente al lado de Carlos Lara es 1988-2012. Cultura y transición.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.

close
Información verificada del COVID-19 #CoronavirusFacts